in

«Soportar”

Esto se trata de tu caminar con Cristo. Se trata de demostrar a quienes te rodean que una vida que sigue a Jesús cambia las cosas, incluso en medio del sufrimiento injusto.

 Un desafortunado resultado de la caída del hombre en el pecado es que nuestro trabajo cayó bajo la maldición. Lo que gastamos en el equilibrio de nuestras horas de vigilia también es el lugar que prueba nuestra alma, especialmente cuando la injusticia ingresa al lugar de trabajo. Entonces, en el programa de hoy Ron Moore ofrece soluciones bíblicas para la injusticia en el trabajo.

El pasaje de hoy se vuelve un poco más personal. Pedro va a hablar con nosotros sobre cómo deberíamos responder cuando sentimos que se están produciendo situaciones injustas en el trabajo. Ahora tomemos un segundo antes de abrir la Palabra de Dios para pensar en cuán importante es esta instrucción. Piensa cuánto tiempo pasas en el trabajo. Tú gastas un ¼ de tu tiempo en el trabajo o, de manera más realista, un 1/3 de tus horas de vigilia, es decir, 40 horas a la semana. Si trabajad 50 horas a la semana, gasta el 42% de tu tiempo en el trabajo. Si trabajas 60 horas o más, te pasas la mitad del tiempo, 50% o más. Eso sin tomar en consideración las emociones y situaciones que traes a casa contigo y piensas en ellas allí, y sin tomar en cuenta el tiempo de conducción. Esa es una gran parte de tu vida, ¿verdad?

Entonces, bajo esa realidad de nuestra vida, tenemos que hacerlo bien. Y hoy quiero decirte que tenemos que ser tan conscientes de vivir la vida cristiana en el trabajo como lo hacemos cuando venimos a la adoración o cuando estamos en casa o en cualquier otro lugar en el que nos encontremos. Así que, toma tu Biblia y pasa a 1 Pedro. Continuamos estudiando nuestro camino a través de este libro. Recordarás que Pedro está escribiendo desde Roma, durante una gran persecución. Él está escribiendo a cinco provincias romanas a aproximadamente 1,200 millas al este de donde él está. Él está escribiendo para decirles que se mantengan firmes. Él está escribiendo para decirles que se preparen, la persecución está en camino. Él les está enviando la instrucción necesaria. Él escribe a los elegidos de Dios, el pueblo escogido de Dios que ha sido apartado por el Espíritu Santo para obedecer a Cristo.

Y luego, en el versículo 3 estalla en alabanza: « Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva,  por la resurrección de Jesucristo de los muertos» Pedro usa la palabra, vivir mucho para describir la vida cristiana: es vibrante, es fresco, es eterno en comparación con lo que ofrecería el mundo que es obsoleto, engañoso y temporal. Y Pedro les ha recordado a los lectores que son poseedores de una herencia eterna que no puede perecer, ni estropearse, ni desvanecerse, y que está guardada en el cielo para ellos y custodiado por Dios mismo. Ellos han sido redimidos por Jesucristo. Él los ha comprado de la esclavitud del pecado. Jesús es la piedra angular en la que puedes construir tu vida. Él es la roca sólida en la que puedes alinear tu vida. Entonces en nuestro pasaje de hoy, 1 Pedro, capítulo 2, versículos 18 al 25, aprenderemos que Jesucristo debe ser honrado y obedecido tanto en el trabajo como en los fines de semana en un servicio de adoración.

Miren el versículo 18 «Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos;» Ahora, cuando leemos la palabra esclavos, pensamos en la esclavitud previa a la Guerra Civil y nos sentimos rechazados de que los hombres y mujeres hechos a la imagen de Dios puedan ser tratados como una mera propiedad. Nuestros antepasados han luchado y han dado sus vidas para abolir la esclavitud en nuestro país, así que cuando leemos la palabra esclavo, hay una emoción que va de la mano con eso. Y aunque la esclavitud nunca es un gran sistema, uno debe saber que en el primer siglo en Roma era un poco diferente. De hecho, en el primer siglo de Roma, la economía y la política estaban todas basadas en el sistema de la esclavitud. Y la palabra esclavo aquí no hace referencia a la esclavitud, sino que hace referencia a «un sirviente de la casa».

Y en ese día, si fueras un sirviente de la casa, o incluso, más amplio, si fueras un maestro, en algunos casos un doctor o un abogado, o si estuvieras en lo que consideramos muchas ocupaciones profesionales hoy, entonces hubieras estado bajo este sistema en el que otras personas te habrían alquilado y un esclavo tenía una existencia bastante normal en el sentido de que de alguna manera se pusieron a trabajar como nosotros y luego se fueron a casa. Algunos de ellos, incluso podrían obtener otros trabajos para poder ganar dinero y comprarse la esclavitud si deseaban hacer eso. Así que, les doy ese trasfondo sólo para decir que nuestra solicitud de hoy es más como la de un empleado, o un supervisor de empleados, y tenemos que pensar junto con esa aplicación; ¿cómo respondemos al supervisor que nos controla en el trabajo?, ¿Cómo respondemos a nuestro jefe? ¿Cómo respondemos al dueño de la compañía? ¿Cómo respondemos a la junta a la que estamos sujetos?

Pedro nos dice que debemos hacerlo con todo respeto, de una manera que honre a Dios. Necesitamos someternos a la autoridad en el lugar de trabajo. Ahora, obviamente, si su supervisor le pide que haga algo inmoral, ahí es donde trazamos la línea; Dios es siempre la autoridad final, Él siempre es un supervisor final. Nuestra total obediencia es para Él, pero en situaciones normales debemos someternos a la autoridad en el lugar de trabajo. Mira nuevamente el versículo 18 «Criados, (o empleados) estad sujetos con todo respeto a vuestros amos;  no solamente a los buenos y afables,  sino también a los difíciles de soportar” Eso es difícil, ¿verdad? Esa palabra “difíciles” es la palabra griega skolios. Literalmente significa «curvado», «sinuoso» o «doblado». El término médico “escoliosis”, curvatura de la columna vertebral, proviene de esa palabra griega y aquí describe a una persona: sin escrúpulos, deshonesta, difícil de trabajar.

Mira el versículo 19 «Porque esto merece aprobación,  si alguno a causa de la conciencia delante de Dios,  sufre molestias padeciendo injustamente.» Lo que estás pasando es injusto. No lo mereces, pero es loable si lo soportas, si te apegas a él, si perseveras. Debido a tu conciencia de Dios, eres consciente de que Dios es soberano. Sabes que Él es realmente Aquel a quien le informas. Eres consciente de que Él está trabajando en tu vida y quieres demostrar a todos los que te rodean, incluso en una situación injusta, que eres consciente de Él y, cuando lo haces, Pedro dice que es aprobado para Dios. Dios lo ve con aprobación porque lo estás haciendo bien.

Ahora, Pedro quiere dejar muy claro un punto importante. Mira el versículo 20 » Pues  ¿qué gloria es,  si pecando sois abofeteados,  y lo soportáis?  Mas si haciendo lo bueno sufrís,  y lo soportáis,  esto ciertamente es aprobado delante de Dios.» Entonces, si no hizo el trabajo, si no cumplió con una cuota desafiante pero realista, si nunca cumples una fecha límite, si usted es habitualmente incumplido, si es flojo, entonces no ande llorando a sus amigos porque no recibió la promoción o no recibió el aumento o fue despedido. ¿Qué crédito merece si es castigado por hacer mal?

Pedro quiere dejar eso en claro; esto no se trata de justicia, esto es sobre la injusticia. Entonces, cuando una situación es realmente injusta y la soportas, eso es loable para Dios, eso es atractivo a su vista. Observa aquí que, el tema no es la injusticia de la situación y observa que el jugador principal aquí no es el supervisor irracional. ¿Quién es el jugador principal aquí? Tú y yo. Y el problema no es la injusticia, el problema es nuestra respuesta al no obtener la mejor asignación, o al no obtener el nuevo territorio, al ser ignorados nuevamente, o al ser tratados injustamente.

Ahora, Pedro no está diciendo que no deberías buscar otro trabajo, si ese es el caso. Mira, esto no está en las Escrituras, pero mi papá me enseñó que si vas a renunciar a un trabajo, debes asegúrate de tener otro, quiero decir, eso es sólo sentido común. Pedro no dice que pueda haber un momento en que necesites seguir adelante y buscar otro trabajo, pero Pedro dice que mientras estás allí, lo debes hacer muy bien. Y cuando salgas de  ese trabajo, será mejor que te vayas bien, con la frente en alto. ¿Estás haciendo tu trabajo, estás trabajando duro y estás sufriendo injustamente? Entonces tienes un par de opciones: puedes hacer que se escuche tu voz de reclamo o puedes hacerlo a la manera de Dios. Recuerda esto: “Pues  ¿qué gloria es,  si pecando sois abofeteados,  y lo soportáis?  Mas si haciendo lo bueno sufrís,  y lo soportáis,  esto ciertamente es aprobado delante de Dios. Pues para esto fuisteis llamados;  porque también Cristo padeció por nosotros,  dejándonos ejemplo,  para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado,  ni se halló engaño en su boca;” 1.Pedro 2:21-22

Ahora hay momentos en que perdemos oportunidades de asenso por cumplir la voluntad del Señor; tal vez nuestra integridad se interpuso en el camino, tal vez nuestros estándares morales nos impidieron obtener la promoción, tal vez nuestra honestidad nos detuvo. Pero hay veces en que no tenemos idea. ¿Cómo vamos a responder a esos tiempos? En este pasaje, Peter se vuelve muy práctico. ¿Cómo funciona esto en la vida real?

 

«Elegido 2”

«Soportar 2”