in

“Responsable 2”

Si piensas que por tu propia fuerza puedes sacar el pecado de tu vida, estas muy equivocado. Y si piensas que todo lo que haces es sobre ti, entonces tú estás viviendo en una falsedad,  tu vida no es más que una falsa vida de religión.

Mira, el Espíritu Santo es suficiente para este trabajo, todos los caminos sin Él son inútiles. Él es quien lo hace, Él es quien nos da vida y nos fortalece. Es Dios mismo, a través de su Santo Espíritu que vive en nosotros, quien hace el trabajo en nuestra vida.

Si tu vida sigue el patrón de alguien que vive en la tierra del pecado, que vive en la oscuridad, seguramente vas a morir, pero si por el Espíritu matas las fechorías del cuerpo, entonces vivirás. En Romanos 8:13 Pablo nos lo dice de esta manera: «porque si vivís conforme a la carne,  moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne,  viviréis.»

Esto significa que si vivimos por la fuerza del Espíritu Santo, entonces destruimos la fuerza del pecado. Así que aquí está el trato: todos los días presentaré mi vida al Señor y, sin embargo, eso no hará que todas las cosas que me tientan sigan en mi vida. Entonces, aquí estoy como un creyente, armado con la armadura del Señor, listo para enfrentarme a la tentación y poder decir: “no, no voy a hacer eso, no voy a ir allí de nuevo” y veré como la tentación se va, pero eso regresa y viene fuerte, entonces, una vez más me fortalezco en el Señor y digo: “no, no voy a hacer” Pero una vez más, la tentación vuelve, pero esta vez no es tan fuerte y una vez más, fortalecido en el Señor, me niego a ceder a la tentación y parece tenerlo controlado y olvido fortalecerme en el Espíritu Santo, pero debo recordar que esta tentación puede volver tan fuerte como siempre y no puedo descuidarme en esa área.

¿Recuerdas que estamos involucrados en este estudio sobre Pedro? El escribe en una época de plena persecución a los cristianos y les escribe para decirles que deben estar preparados. Vamos a 1 Pedro capítulo 4 verso 1, Pedro dice: “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne,  vosotros también armaos del mismo pensamiento;  pues quien ha padecido en la carne,  terminó con el pecado,”

“terminó con el pecado,” Esto no quiere decir que hemos terminado con el pecado y nunca más pecaré. Esto quiere decir que he dejado la tierra del pecado, que el pecado no es un patrón de mi vida. Mira, cuando el creyente peca, está fuera de lugar. Cuando el creyente cae en pecado, alguien dice: “no puedo creer que esa persona haga eso” Pero debes entender que tú, como cristiano estás fuera de lugar, el pecado no debe ser tu punto de estadía. Mira, cuando el creyente entra en la tierra de la luz, él ya no quiere vivir en la obscuridad, sin embargo, cuando volvemos a las visitas eventuales a nuestros pasados, es muy difícil que logremos salir de ellos. Ahora bien, muchas veces, cuando ingresamos a la vida cristiana, queremos salir de  esta vida de obscuridad que mantenemos y a la cual visitamos eventualmente, eso se llama convicción, arrepentimiento y solamente Dios, en Su gracia nos perdona. Mira, Dios es quien controla nuestra vida.

Leamos el versículo 2 «para no vivir el tiempo que resta en la carne,  conforme a las concupiscencias de los hombres,  sino conforme a la voluntad de Dios.» Como resultado de haber terminado con el pecado, como resultado de lo que Cristo hizo en la cruz por mí, el Espíritu que vive en mí, dejando la tierra de las tinieblas, viviendo en esta luz maravillosa; como resultado de eso, el patrón de mi vida no todos los días, ni todos los pensamientos, ni todas las situaciones, sino el patrón de mi vida, es el anhelar vivir para la voluntad de Dios y no para mis propios deseos terrenales.

Mire el versículo 3, ahí Pedro dice: » Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles,  andando en lascivias,  concupiscencias,  embriagueces,  orgías,  disipación y abominables idolatrías.» Ustedes han estado suficiente tiempo viviendo de esa manera, pero tú no puedes volver allí. Ahora, algunos de ustedes dicen: “oh, saben que mi tentación principal no está en la lista aquí, así que estoy bien.” Pero eso no es así, Pedro sólo nos está dando una lista de muestra de pecados.

Verás, para un incrédulo es suficientemente malo vivir en esas cosas, ¿no es así? Pero es peor cuando un creyente vuelve para visitas o realizar estadías prolongadas. Ahora, cuando haces esta ruptura con la vida anterior, la gente puede no entender: primero, ellos van a pensar que eso es un poco extraño. Mira el versículo 4 «A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución,  y os ultrajan; » Ellos pueden pensar que es un poco extraño que no participes de las cosas que hacen ellos,  tal vez  estén sorprendidos, pero después los ultrajan. Pedro les dice a los lectores que se preparen porque viene la persecución y la gente que solía ser tu amiga, ya que ahora eres un creyente, pueden ser los mismos que te entreguen.

1 Pedro 4: 5 dice: “pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. Nosotros daremos cuenta a Dios, 1 Pedro 4: 6 dice: «Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos,  para que sean juzgados en carne según los hombres,  pero vivan en espíritu según Dios.» Probablemente Pedro está pensando en quienes han muerto en Roma, él dice que ese es el poder del Evangelio, que es por eso que se predica. Varios hombres ahora están muertos, ellos fueron  juzgados pero Dios revirtió el juicio. Los hombres los mataron en el cuerpo pero Dios los hizo vivos de acuerdo con Su Espíritu.

Ya es bastante malo que un incrédulo vivir en la tierra del pecado; pero es peor para un creyente regresar a sus visitas frecuentes o estadías prolongadas en el pecado. Vamos al versículo 19. La mayoría de los comentaristas creen que los versículos del 19 al 22 son como un paréntesis que Pedro hace, él dice en 1 Pedro 3 el verso 18 «Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados,  el justo por los injustos,  para llevarnos a Dios,  siendo a la verdad muerto en la carne,  pero vivificado en espíritu;» Y luego Pedro hace una especie de un paréntesis. Ahora bien, este es un pasaje extremadamente difícil de interpretar, ahí Pedro habla acerca de Pablo. Así que esto es lo que voy a hacer: voy a leerlo y luego voy a darte algunas interpretaciones y aterrizaremos en uno, ¿está bien? Mira el versículo 19: “en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, los que en otro tiempo desobedecieron,  cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé,  mientras se preparaba el arca,  en la cual pocas personas,  es decir,  ocho,  fueron salvadas por agua. El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva  (no quitando las inmundicias de la carne,  sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios)  por la resurrección de Jesucristo, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios;  y a él están sujetos ángeles,  autoridades y potestades.» (1 Pedro 3: 19-22)

¿De qué está hablando Pedro aquí? Bueno, antes que nada, debes comenzar con lo que sabes, ¿verdad? Sabemos que el contexto se trata de Noe, la inundación y algo que sucedió con respecto a eso. Hay alrededor de tres interpretaciones principales. Algunos creen que entre la muerte y la resurrección de Cristo, Jesús descendió al infierno y ofreció a las personas que vivían antes del diluvio una segunda oportunidad para la salvación. Ahora, el problema con eso es que no hay absolutamente ningún apoyo de las Escrituras. Hebreos 9:27 dice: «Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez,  y después de esto el juicio,» y entonces no hay lugar en las Escrituras donde nos dé una idea de que vamos a tener una segunda oportunidad después de morir. Otros dicen que el pasaje describe el descenso de Cristo al infierno después de su crucifixión para proclamar la victoria a los ángeles caídos y encarcelados.

Pero eso no es de lo que creo que Pedro está hablando aquí, creo que los espíritus no se refieren a los ángeles sino al contexto como seres humanos. Espíritus humanos que fueron desobedientes en los días de Noé y el diluvio. Y como Noé construyó el Arca, por cierto, ¿recuerdas cuánto tiempo llevó a Noé construir el Arca? Ciento veinte años. Así que, durante 120 años no sólo le dieron el tiempo para construir un bote, sino que Dios esperó pacientemente mientras se proclamaba el mensaje. Noé les está diciendo que deben arrepentirse, él les está advirtiendo que la destrucción viene, que deben subir al bote, pero al final del día, sólo ocho personas subieron al barco, y el resto ahora están encarcelados esperando el juicio final. Ahora aquí está el punto. Mira el versículo 21 «y esta agua simboliza el bautismo».

Ahora, quiero asegurarme de que fue una verdadera inundación, era agua real, era literal; pero junto con que sea literal también simboliza algo y Pedro dice que el agua simboliza el bautismo que ahora los salva. Pedro no está diciendo que el bautismo te salve, pero está diciendo: (no quitando las inmundicias de la carne,  sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios)  por la resurrección de Jesucristo» Esto es lo que Pedro está diciendo: usted necesita hacer una declaración de que todos están listos para Cristo y deben hacerlo por medio del bautismo. Tienes que demostrarlo yendo al agua, esa es una forma de identificarte con la muerte de Cristo. Debajo del agua te identificas con el entierro de Cristo, fuera del agua te identificas con la resurrección de Cristo, cuando haces esa declaración, no darás marcha atrás, has hecho una declaración pública y ya no eres más un cristiano secreto, y es por eso que hacemos el bautismo. Una cosa es ver que un incrédulo vive en la tierra del pecado, ¿verdad? Pero otra cosa, es ver a un creyente, que después de haber proclamado públicamente su identificación con Cristo, vuelva a visitar frecuentemente la tierra del pecado.

La Biblia dice que cuando confiamos en Jesucristo como nuestro Salvador personal, dejamos la tierra del pecado y nos mudamos a un nuevo país donde Jesús reina como el todopoderoso. Ese viejo país no es cosa del pasado, servimos a un nuevo rey; quizás hoy entendamos eso en nuestra mente, pero podemos estar teniendo problemas con la verdad en nuestros corazones. Hay algunas cosas atractivas en esa vida anterior que te invitan a regresar y disfrutar y disfrutarías esas cosas de la vida anterior por un tiempo porque la Biblia dice que el pecado es divertido por un tiempo. Pero hoy te pido que quemes algunos puentes, aparta de tu vida las cosas que te tientan a regresar, es posible que tengas que hacer nuevos amigos, es posible que tengas que dejar de ir a algunos sitios antiguos, es posible que debas cortar las relaciones inapropiadas y deberás pedirle a un amigo cristiano que te ayude con ello. Ahora, no estoy diciendo que estas son cosas fáciles de hacer, pero tienes que hacer lo correcto sin importar cuán difícil sea, porque lo único peor que un incrédulo que vive en la tierra del pecado es un creyente que regresa para visitar frecuentemente el pecado.

» Responsable”

» Amor”