in

“Piedra viva”

Siempre me sorprende cómo los estilos cambian cada año. No puedo decirte cuántas veces me dicen mi esposa y mi hija adolescente, que lo que llevo puesto ya no está de moda. Estoy seguro de que no estoy al tanto de la última moda, pero puedo decirte que hay algunas prendas viejas, que como creyente, simplemente no quieres que te atrapen. Pedro nos dice que dejemos a un lado la prenda de malicia; el deseo de infligir una lesión, la prenda de engaño; distorsionando la verdad para engañar, la prenda de la hipocresía; fingiendo ser quien no eres, la prenda de la envidia, codiciando las ventajas o los éxitos o las posesiones de otra persona. Y la prenda de calumnia, atacando la reputación de alguien con sus palabras o por escrito. Estas son prendas que siempre están fuera de moda y si las usas, debes quitártelas y ponerlas a un lado y vestirte con las prendas de la gracia.

¿Cómo construyes una vida que resista las tormentas y los terremotos de la vida? Bueno, Ron Moore está a punto de compartir esa verdad, la cual comienza con una parte crítica y continúa a medida que alineamos cada pared y cada habitación con ese bloque de construcción espiritual.

Toma tu Biblia y busca el Libro de 1 Pedro. Queremos ver hoy el capítulo 2, versículos 4 al 8, y al encontrar su lugar en 1 Pedro, permítanme establecer el contexto de nuestro pasaje. El apóstol Pablo escribió esta carta muy probablemente desde Roma, donde la gran persecución se estaba librando bajo el emperador Nerón. La persecución comenzó después del incendio del año 64 d.C. que devastó gran parte de Roma. Muchas personas, incluido el historiador romano Suetonio, culparon al fuego de Nerón. Él pensó que Nerón comenzó el fuego para reconstruir Roma según su diseño y gusto, pero a Neron no le gustaron las críticas y él necesitaba un chivo expiatorio y encontró un blanco grande y fácil en la población cristiana de Roma.

Tácito, un historiador romano escribió esto «En consecuencia, para deshacerse del informe, Nerón abrochó la culpa e infligió las torturas más exquisitas en una clase odiada por sus abominaciones llamadas cristianas por el populoso. Se agregaron burlas de todo tipo a sus muertes. Cubiertos con piel de bestias, fueron desgarrados por perros, perecieron y fueron clavados en cruces o fueron condenados a las llamas y quemados para servir como una iluminación nocturna cuando expiró la luz del día.» ¿Te imaginas cómo era Roma durante ese momento? Imaginen, ustedes que son padres, no sólo te persiguen a ti, sino que tus hijos también están involucrados en esto. Y, por cierto, hoy en día, aquellos que se hacen llamar cristianos niegan a Cristo mucho antes de que se sumerjan en brea y se incendien. Estos fueron aquellos individuos que se mantuvieron firmes y honestos siguiendo a Jesucristo.

Pedro está escribiendo a un grupo de creyentes a aproximadamente 1,200 millas al este., cinco provincias del norte que, en la actualidad, son el norte de Turquía. Pedro les escribe para avisarles que la persecución está en camino. Ahora bien, en este punto de su carta Pedro les ha recordado a sus lectores algunas verdades esenciales. Veamos algunas de ellas: primero que nada, Pedro dijo que fuiste elegido por Dios. Santificado por su Espíritu por su obediencia a Jesucristo, y va a ser tiempo de obedecer a Cristo. Has recibido un nuevo nacimiento por la misericordia de Dios. Tienes una herencia que nunca puede perecer, estropearse o desvanecerse; está guardado en el cielo para ti y está custodiado por Dios mismo. Debes demostrar que tu fe es genuina al soportar estas pruebas. Debes estar preparado para la acción viviendo tus vidas separadas para Dios. Recuerda que has sido redimido. Jesucristo te compró de la esclavitud por su muerte y su sepultura y resurrección.

Para mí siempre es interesante que Pedro no sólo te diga que te prepares para la persecución, él también te dice que, ahora que vives tu vida, mientras esperas la persecución, debes asegurarte de hacer lo que Dios te ha llamado a hacer, uno con el otro. Él les recuerda que eres parte del Cuerpo de Cristo y que debes demostrar un amor profundo y sacrificado por otros creyentes. Asegúrate de que tus viejos hábitos se dejen de lado como una prenda de vestir vieja y sucia. Debes estar dispuesto para no ser recogido y necesitas seguir anhelando la leche espiritual pura de la Palabra de Dios.

Ahora, en el capítulo 2, versículos 4 al 8, Pedro reta a sus lectores a dos verdades críticas. Él dice que, si vas a estar preparado para enfrentar cualquier cosa que te depare la vida, hay dos cosas que tienes que hacer y estas dos cosas son tan reales para nosotros como lo fueron para estos lectores a fines de los 64 años D.C.

Estas son las dos cosas: tienes que estar conectado de una manera personal, íntima y significativa a Jesucristo, eso es lo primero. Y luego, en segundo lugar, deben estar conectados de manera: íntima, real y significativa el uno con el otro en el Cuerpo de Cristo. Y en este pasaje de las Escrituras, Pedro usa las imágenes de un edificio y las piedras que se utilizan para construir un edificio y construye la imagen de esa conexión con Cristo y la conexión entre ellos. Mire el versículo 4 « Acercándoos a él,  piedra viva,  desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa, vosotros también,  como piedras vivas,  sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo,  para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo» (1 Pedro 2: 4 y 5)

En este pasaje, Pedro describe a Jesús en esa palabra que le encanta usar. Él lo describe como una «Piedra viviente». Hasta ahora nos ha dicho que tenemos una esperanza viva y nos ha dicho que necesitamos anhelar la leche espiritual pura de la Palabra que es la Palabra de Dios viviente y perdurable, es viva y está activa. Es más aguda que cualquier espada de dos filos. Y ahora, él dice que confíes en alguien que también está viviendo. El escritor del Evangelio de Juan dijo: «En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.» (Juan 1: 4) y Pedro está diciendo lo mismo. Confías en Jesús, Él es Aquel que resucitó de entre los muertos, Él es quien conquistó la muerte misma, Él es Aquel que fue devuelto a la vida. En Él estaba la vida y también es el dador de vida y cuando tú vas a Él, tú vienes a la «Piedra viviente».

Ahora las imágenes aquí, cuando Pedro usa la palabra “piedra” no son sólo imágenes de piedras viejas sino la piedra angular. Mira el pasaje del Antiguo Testamento que usa Pedro para apoyar esto. Isaías capítulo 26:16 dice: “por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa,  de cimiento estable;  el que creyere,  no se apresure.” Las piedras angulares fueron cuidadosamente elegidas y fueron muy costosas. Con mucho cuidado, fueron colocados en su lugar.

Un comentarista dice que se encontró una piedra de 69 pies de largo, 12 pies de alto y 13 pies de ancho. Esa es una piedra bastante grande, ¿no? 69 por 12 por 13. Ahora, mi esposa, Lori, ama las piedras grandes, ella creció en una granja en Oklahoma y tenían piedras por todas partes. Entonces, cuando ya nos casamos, hable con su padre sobre esto, y él, decidió ayudarme y cargar su camioneta llena de un montón de piedras enormes que apenas podíamos levantar. Y debido a nuestro gran amor por ella conducimos todo Oklahoma y descargamos todas esas piedras y las pusimos alrededor de la casa, eran piedras pesadas.

Y cuando estaba haciendo eso, pensé en la piedra, 69 por 12 por 13, así que le envié un mensaje de texto a mi hijo que está estudiando ingeniería mecánica y le dije: «Hijo, ¿cuánto pesaría una piedra de 69 por 12 por 13?». Inmediatamente él me dijo: «¡Oh no!, ¿mamá no había encontrado una piedra tan grande como ella?» y yo respondí: «No, no, esto es sólo una ilustración de mi sermón» Y mi hijo me dijo que si fuera de granito, esa piedra pesaría unas 925 toneladas, un muy grande peso. Ahora, con tan grande peso, una vez que esa piedra angular estaba en su lugar, no la iban a mover por ningún motivo. Entonces Pedro quiere que tengamos esa imagen en nuestra mente.

Jesús es la piedra angular, no sólo es el dador de vida, sino que es esa piedra sobre la que el edificio está construido y alineado, porque cuando se estableció la piedra angular, allí se alinearon las paredes. ¿Oyes lo que Pedro está diciendo? Jesús es la piedra angular, Él es la piedra viviente, Él es Aquel sobre quien edificamos nuestras vidas, Él es Aquel en quien alineamos nuestras vidas, Él es Aquel en quien profundizamos, Él es esa base firme que, cuando llegan las tormentas, cuando sopla el viento, nada puede movernos, no por quiénes somos, sino por quién es Jesús; una piedra que no se puede mover, que no se puede sacudir y ese es nuestro fundamento, Jesucristo, la piedra en Sion, elegida y preciosa piedra angular, y el que confía en Él, nunca será avergonzado.

El que confía en Él nunca se avergonzará y nunca nadie avergonzará a aquel que pone su confianza en Jesucristo como piedra angular de la vida. Esa persona nunca será humillada, nunca será deshonrada, nunca se decepcionará. Tal vez tú piensas, ¿cómo que no vendrá la persecución? ¿Acaso no envolvían a los cristianos en pieles de animales y les lanzaban perros salvajes, los mojaban y les prendían fuego? ¿No los asesinaban en cruces? Eso suena un poco humillante para mí. Pero hoy quiero decirte que eso no es humillante cuando sabes que en tu siguiente aliento estarás frente a la Piedra viviente y te dirá: “Bienvenido a casa. He preparado y comprado la eternidad sólo para ti. Esa fue sólo una existencia temporal. Ven y disfruta el cielo conmigo por la eternidad”

Jesús es una piedra angular. Él es Aquel sobre quien edificamos nuestras vidas, Él es Aquel en quien colocamos nuestras vidas; una piedra que no se puede mover, una piedra que no se puede sacudir.

 

“Pedir 2”

“Piedra viva 2”