in

“Pedir 2”

Mira, el silencio es aprobación y, como creyente, tienes que amar profundamente tienes que amar desde el corazón, hasta el punto de tomarse el tiempo para decir a su hermano en la fe, hombre, esa prenda que llevas puesta apesta, esa actitud que mantienes no es la correcta.

¿Has experimentado la bondad del Señor? Como cristiano, ¿has experimentado su gracia, has experimentado el nuevo nacimiento, has experimentado la transformación dentro del Espíritu Santo que vive en ti? Si es así y experimentaste que Dios es bueno estoy seguro de que ahora anhelas Su Palabra. La anhelas tal y como un bebé anhela la leche, la leche espiritual pura de la Palabra de Dios para que puedas crecer.

Mira, tú debes estar lleno del amor proveniente solamente de la esperanza viva. Pedro dice: “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otro entrañablemente,  de corazón puro”

Ese amor es el que debe habitar en tu vida y es con ese mismo amor con el que debes ir hacia tu hermano en la fe y decirle que la actitud que está llevando es incorrecta. Mira, vivir en comunidad es difícil y la comunidad significa que tienes que ayudar a tus hermanos en la fe a poner revestirse de amor. Así que cuando te encuentras con alguien y comienzan a entrar en pecado, es tu responsabilidad como creyente, decirles, lleno de amor, que tiene que quitarse esas cosas sucias de su vida. Debes decirle, “Quítatelo, mira, te amo, pero ese traje de malicia está fuera de moda. Te amo, pero esos grandes y viejos pantalones de hipocresía te los debes quitar. Ese remolino de envidia debe desaparecer” fue Lori, mi esposa, quien me ayudó con eso, y pido al Señor porque en tu camino Dios ponga personas que te ayuden y a quien tu ayudes.

Mira el versículo 23 » siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre» Es por eso que no puedes usar estas cosas de nuevo. Es el Espíritu Santo el que obra en nuestro corazón. Es el Espíritu Santo el que nos despierta de los muertos espirituales y nos hace creer y para eso, Dios usa Su Palabra. El escritor de Hebreos dice: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” Y Dios le dice a Isaías: “así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” Cuando mi palabra salga, nunca volverá vacía. Siempre cumplirá el propósito que le envié a hacer, es viva y activa, es perdurable, estará aquí para siempre. Ahora, Pedro quiere apoyar eso desde las Escrituras y regresa al Antiguo Testamento, mira el versículo 24 y 25. Ahí está citando el capítulo 40 de Isaías y dice: » Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.»

Entonces yo te pregunto, ¿por qué quieres escuchar las palabras de los hombres? ¿Por qué quieres escuchar las filosofías del mundo? ¿Por qué quieres seguir los modelos comerciales del mundo y los modelos financieros del mundo? Si estos modelos están hechos de hombres que son como hierba, se marchitan. Es la Palabra de Dios que está viva, activa, y permanece para siempre.

Por cierto, Isaías 40 fue escrito originalmente para judíos en el exilio que estaban en una situación desesperada, ellos estaban bajo la opresión y entonces Dios le habló a Isaías para recordarles que esperaran que van a regresar a su Tierra Prometida, Dios dice: “Sé que estás en la opresión en este momento, pero estas personas a tu alrededor, todos los gobernantes, van a morir; pero mi Palabra perdura para siempre” Estas personas, aquí en la parte norte de Turquía estaban preparándose para enfrentar la persecución y necesitaban escuchar, frente a esa persecución, que las promesas de Dios para ellos permanecerían para siempre y que lo que sea que viniera, la Palabra de Dios era verdad.

Nosotros necesitamos escuchar lo mismo, ¿verdad? Sé que algunos de ustedes pasan por momentos difíciles, algunos de ustedes están nerviosos con su trabajo o han perdido su trabajo, y hoy quiero que escuches la promesa de la Palabra de Dios viviente y perdurable. En el Salmos 37 David dijo: » Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan» (Salmo 37:25).

¿Alguna vez te cansaste? Isaías dijo en el capítulo 40 que incluso los jóvenes hacen eso. «Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán;  caminarán,  y no se fatigarán.» (Isaías 40:30 y 31). Algunos de ustedes enfrentan la muerte. Pablo dice en 1 Corintios: » Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?  ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. «(1 Corintios 15: 54-57)

Mi papá murió cuando yo tenía 19 años, él tenía 59 años y el día de su muerte todos estábamos en la habitación: mis cuatro hermanos y mi madre. Sé que algunos de ustedes han experimentado en la muerte de un ser querido la presencia de Dios a través de la voz de aliento de una persona, o en el funeral de este ser querido una vida fue ganada para el Señor y eso fue un gran alivio para ti, pero yo no tuve esa experiencia; yo vi cómo el cáncer le quitaba la vida a mi padre fue una muerte muy fea y nadie conoció a Cristo en su funeral. Entonces, por algún tiempo yo estaba tratando de descubrir los propósitos de Dios en todo esto hasta que un día mientras me dirigía a la universidad, abrí mi Biblia en Juan capítulo 5 versículo 24 que dice: «De cierto, de cierto os digo:  El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.» Y justo en ese momento recordé esa terrible imagen de mi padre al morir y entendí que fue justo en ese momento en el que mi padre había cruzado a la vida misma.

Algunos de ustedes están pasando por una relación rota, tienes un hijo descarriado, estas pasando por una separación emocional o estas en medio de un divorcio, pues hoy quiero pedirte que escuches la Palabra del Dios viviente y perdurable que hoy te dice: «Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón;» (Salmo 34:18). «El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.» (Salmo 147: 3).

En octubre de 2008, cuando la bolsa de valores colapsó, había mucha gente nerviosa alrededor, nosotros éramos algunos de ellos. La tensión se sintió muy fuerte incluso en la iglesia, así que escribimos varios devocionales al respecto y les pedimos a las personas que nos envíen sus versos favoritos de consuelo durante ese tiempo. Y bueno, ahora 10 años más tarde, sólo quiero leer algunos de esos versos para ti:

Esdras 7:27 y 28 «Bendito Jehová Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la casa de Jehová que está en Jerusalén, e inclinó hacia mí su misericordia delante del rey y de sus consejeros, y de todos los príncipes poderosos del rey.  Y yo, fortalecido por la mano de mi Dios sobre mí, reuní a los principales de Israel para que subiesen conmigo.»

2 Corintios 4:17 y 18 «Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.»

Salmo 27:1 «Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?»

Proverbios 3: 5 y 6 «Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.»

Habacuc 3: 17-19 «Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales; Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación. Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar. Al jefe de los cantores, sobre mis instrumentos de cuerdas.»

¿No es grandioso? Aunque el mundo a mi alrededor se está desmoronando, estaré feliz en Dios, mi Salvador. Ahora, ¿de quién quieres tener un consejo? ¿El mundo o la Palabra de Dios? Mira el versículo 2, Pedro dice por eso, por quién es Dios, porque su Palabra permanece para siempre, porque sus promesas son verdaderas, porque es viviente y duradera, porque es la única capaz de hablar a nuestro corazón. Pedro dice: «desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor » (1 Pedro 2: 2 y 3)

Entonces, ahora te pregunto ¿puedes deshacerte de esas prendas sucias de la malicia, engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, de las que Pedro habla? Si es así entonces permíteme hacerte otra pregunta: ¿puedes demostrar el amor ágape a quienes te rodean? Déjame decirte algo, si tú eres has experimentado el gozo de tener una esperanza viva, entonces tú debes mostrarle a todo el mundo lo que significa seguir verdaderamente a Jesucristo. Debes anhelar la leche espiritual, tienes que estar en la Palabra todos los días. Venir sólo un domingo por la mañana no te hará crecer en tu salvación. Entonces ¿Qué vas a hacer ahora?». No será que tal vez tienes la Biblia y piensas que ya la has leído lo suficiente, si es así entonces hoy te digo, “ya es hora de ponerlo en práctica»

 

“Pedir”

“Piedra viva”