in

“Imperecedero”

Dios guarda tu herencia en el cielo para ti. Él la está sosteniendo allí y esa herencia nunca puede perecer, nunca puede estropearse, nunca puede desvanecerse. Dios lo tiene en las fortalezas del cielo y Dios mismo lo vigila.

Más seguro que un amanecer del este, más seguro que los cimientos de la tierra. Esa es la esperanza a la que estamos anclados en Cristo. Hoy Ron Moore detalla esa seguridad y su evidencia.

Toma tu Biblia y vamos a 1 Pedro mientras continuamos nuestro estudio a través de este libro. Pedro escribe desde Roma en el año 64 A.D durante una época de gran persecución, esta persecución se desató, bajo el emperador, Nerón. ¿Recuerdas que cuando Roma ardió, Nerón fue culpado por eso y entonces él culpó a los cristianos desatando una tremenda persecución a los seguidores de Cristo? Tácito, un historiador dijo que algunos de ellos estaban atados con pieles de animales y se les ponían perros salvajes, algunos de ellos fueron crucificados y otros fueron bañados en brea o alquitrán e incendiados para servir de iluminación nocturna, cuando el día hubiera acabado.

Pedro estaba allí, morirá dos años después, pero ahora está allí en Roma y probablemente estaba viendo todo esto escondido, entonces él escribe una carta a los creyentes que se encuentran a más de 1,200 millas de distancia y les está escribiendo para decirles que se preparen para la persecución; tienen que mantenerse firmes. Él comienza diciéndoles que han sido elegidos por Dios, ellos no son creyentes por error, han sido apartados por el Espíritu y han sido escogidos y apartados para obedecer a Cristo. Ahora, Pedro sabe que va a ser muy difícil obedecer a Cristo pues la persecución está en camino.

Justo después de la introducción, Pedro comienza un himno de alabanza. En el versículo 3 de 1 Pedro, y dice: «Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva«. Esa frase «esperanza viva» es justamente como hemos titulado a esta serie. Pedro usa la palabra vida para describir lo que es vibrante, lo que es seguro, lo que es cierto, lo que es eterno y a aquello que se encuentra en oposición a la esperanza que el mundo da, una esperanza que es engañosa, vacía y temporal.

Pedro dice que tú has sido llamado a una esperanza viva, con la certeza de que cerrarás tus ojos en la muerte y verás a Jesús. La esperanza que tienes de que Él te dará la fortaleza que necesitas a través de cualquier prueba que Él nos traiga. Una esperanza viva y se hace verdad gracias a la resurrección de Jesucristo. Pedro lo dice claramente en el versículo 3, él dice: “por la resurrección de Jesucristo de los muertos,” Esa es una palabra en griego y significa «causada para nacer de nuevo».

Cuando Pedro escribió esto, él pensaba en ese momento cuando un fariseo, miembro del consejo gobernante judío, vino a Jesús bajo la protección de la noche. ¿Recuerdas su nombre? Nicodemo. Y Jesús le dijo: “Nicodemo, para entrar en el reino de Dios tienes que nacer de nuevo” Pero Nicodemo estaba pensando en una esperanza terrenal, en una esperanza temporal y entonces pregunto: ¿cómo en el mundo podría un hombre nacer de nuevo? ¿Cómo podría un hombre entrar en el vientre de su madre por segunda vez y nacer de nuevo? Y Jesús dijo, Nicodemo, ahí es donde te lo estás perdiendo; la carne da a luz carne, pero el Espíritu da a luz al Espíritu, y es el Espíritu el que hace que una persona nazca de nuevo. Verás Nicodemo, este es un problema de corazón, tu corazón debe cambiar de adentro hacia afuera debes nacer de nuevo y confiar en mí

Así que detengámonos allí por un segundo. Si quieres vivir la vida con una esperanza viva, si quieres tener una esperanza que sea vibrante y segura, todo comienza con un nuevo nacimiento. ¿Ha tenido lugar eso en tu vida? ¿Has confiado sólo en Jesucristo? Pues déjame decirte que esa es la única forma en que puedes tener una relación con el Dios viviente. Has llegado a ese punto en tu vida donde entiendes que no puedes salvarte a ti mismo: tu dinero no puede salvarte a ti mismo, tu herencia cristiana no puede salvarte a ti mismo, crecer en un hogar cristiano no te convierte en cristiano, lo único que te salvará es confiar solo en Jesucristo. Y tú ¿Lo has aceptando como tu Salvador? ¿has confiando en Él como tu Señor? Eso es algo que debes hacerlo desde tu interior, eso es lo único que hará que tengas un nuevo nacimiento y como consecuencia de ello tendrás una esperanza viva.

Ahora bien, estos creyentes que estaban leyendo la carta de Pedro eran aquellos que tenían una esperanza viva a pesar de que ellos sabían que iban a pasar por momentos difíciles. Verás, una cosa es decir que eres cristiano, en nuestra cultura es fácil decirlo, ¿verdad? Es fácil ir a la iglesia y cantar algunas canciones y volver a tu hogar cálido sin preocuparte por eso, pero esta gente tenía que saber que su esperanza estaba viva porque tal vez podían llegar a ellos y preguntar ¿eres cristiano? Y si su respuesta era afirmativa, eso sería todo, serian asesinados por admitir ser seguidores de Cristo.

En aquella época había muchas discusiones, acerca de la forma en cómo iban a deshacerse de los cristianos, y cómo iban a comprobar que ellos eran cristianos, ellos se preguntaban ¿qué debían ver en sus vidas para matarlos? Y la decisión a la que llegaron era hacerles una simple pregunta, ¿eres cristiano? y si su respuesta era que sí eso sería todo ellos serían torturados y asesinados.

Ese tipo de encuentro no es para cristianos culturales, ese tipo de encuentro no es para buenos hombres de iglesia y mujeres de iglesia, ese tipo de encuentro no es para aquellos que dicen ser cristianos porque asisten a un servicio de nochebuena y se mezclan en un servicio de Pascua. Mira, cuando sabes que responder afirmativamente a si eres cristiano, te costará la vida, entonces tienes que tener una esperanza viva para poder aceptar quien es tu Dios aun conociendo que cuando dices que sí, te atarán con pieles de animales y te pondrán perros salvajes para que tu esperanza sea real. Entonces Pedro estaba escribiendo esta carta para contarle a sus destinatarios que ellos deben saber con certeza quienes son y que cuando les hagan esa pregunta, debido a la esperanza viva que hay dentro de ellos, puedan decir desde su corazón, sí, soy cristiano y tomaré aceptaré todo lo que eso significa

Entonces, cuando Pedro les escribe, él está tratando de alentarlos acerca de esta esperanza viva y les dice tres cosas acerca de la esperanza que está dentro de nosotros. Primero, dice que nuestra esperanza viviente como creyente está asegurada por nuestra herencia futura. Mira el versículo 3 «¡Alabado sea Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo! En su gran misericordia él nos ha dado un nuevo nacimiento en una esperanza viva a través de la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, y en una herencia que nunca perecerá, se estropeará ni se desvanecerá … guardado en el cielo para ti, quien por la fe está protegido por Dios poder hasta la venida de la salvación que está lista para ser revelada en el último tiempo «(1 Pedro 1: 3-5). Pedro dice que tu esperanza está asegurada por tu herencia futura, tu esperanza está asegurada por la resurrección de Jesús; Jesús también sufrió, también lo pusieron en una cruz, pero resucitó de los muertos y porque Cristo resucitó de entre los muertos, puedes seguirlo, no sólo a través del sufrimiento sino también a través de la resurrección de la vida. Eso da esperanza, ¿verdad?

Él les dice que Dios guarda tu herencia en el cielo para ti, Él te está esperando. Lo que sea que vayas a atravesar por Dios lo mantendrás allí y la herencia guardada por Dios nunca podrá perecer, nunca se puede echar a perder, nunca se puede desvanecer. Él les dice que esta herencia está protegida por el poder de Dios. Esa palabra protegida es una gran palabra de hecho, es un término militar que significa tener una fortaleza y tener soldados que la vigilan, por lo que la imagen que Pedro quiere dar a los creyentes de esta esperanza viva es que Dios la tiene en las fortalezas del cielo y Dios mismo está protegiéndola y, pase lo que te pase, Él te la entregará. Tu esperanza es segura porque se guarda en el cielo para ti. Debes saber que esta tierra no es tu hogar final y que tu eternidad está establecida por quién es Dios, no por quiénes somos nosotros sino por quién es Dios.

Ahora, hasta este punto, Pedro les ha dado conocimiento teológico y ahí es donde comienza, pero Pedro va a decir que es más que sólo conocimiento, porque la persecución viene hacia ti y vas a tener que tomar algunas decisiones. Entonces, lo segundo que dice Pedro es que nuestra esperanza viva está probada por la experiencia. Puedes hablar mucho de Dios y de lo que significa ser cristiano, pero un día alguien te preguntará ¿por qué si eres cristiano, no vives cómo tal? Mira, tú esperanza viviente debe ser aprobada por tu forma de vivir.

Ahora mira el versículo 6. Pedro dice «En lo cual» y el «En lo cual» se refiere al conocimiento que él les acaba de dar acerca de su herencia eterna. «En lo cual vosotros os alegráis,  aunque ahora por un poco de tiempo,  si es necesario,  tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,» Ahora, incluso si no fuera la persecución tendrás otras pruebas que vendrán. Leamos el verso 7 «para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual, aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,» Pedro dice que para que el oro sea tan bueno, este debe ser refinado por el fuego, incluso cuando esté en su forma más pura, aún perecerá; pero tu esperanza viviente no lo hará.

Ese mismo fuego refinador que refina el oro y purifica el oro son las pruebas que se te presentan y esas pruebas te refinan, te hacen puro y te fortalecen. Pedro dice que el oro va a perecer. Incluso el mejor oro se perderá o destruirá o lo dejarás atrás, pero esta herencia eterna probada por la experiencia te la llevará contigo. De hecho, cuando llegas al cielo, Dios se lo va a dar a ti, así que esto es todo.

 

“Extraños 2”

«Esperanza 2”