in

“Imperecedero 2”

Ese mismo fuego refinador que refina el oro y purifica el oro son las pruebas que se te presentan y esas pruebas te refinan, te hacen puro y te fortalecen. Pedro dice que el oro va a perecer. Incluso el mejor oro se perderá o destruirá o lo dejarás atrás, pero esta herencia eterna probada por la experiencia te la llevará contigo. De hecho, cuando llegas al cielo, Dios se lo va a dar a ti, así que esto es todo.

Jesucristo hizo por nosotros lo que no pudimos hacer por nosotros mismos. Jesús murió en la cruz en nuestro lugar, Él murió por nuestros pecados, Él murió para traernos a una relación con el Dios viviente. Así que aquí está la pregunta, ¿has confiado sólo en Jesucristo?

Estamos involucrados en una nueva serie titulada “Esperanza Viva” y hemos visto el mensaje que Pedro quiere dar a sus lectores, él les recuerda que ellos tienen una herencia que jamás perecerá, y que esa debe ser su esperanza, pero esa es una buena noticia, no sólo para ellos, sino para todos nosotros, los primeros lectores de este libro necesitaron escuchar eso tanto cómo nosotros lo necesitamos.

Ahora, recuerda que en esa época los cristianos eran perseguidos, torturados y asesinados, pero leamos el verso 6 de 1 Pedro capítulo 1, aquí Pedro les está dando una esperanza eterna de vida, él dice: “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo,  si es necesario,  tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,” él sabía que los cristianos tendrían que vivir pruebas, pero él también nos dice el para qué, y dice “para que sometida a prueba vuestra fe,  mucho más preciosa que el oro,  el cual aunque perecedero se prueba con fuego,  sea hallada en alabanza,  gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,”

Mira, al final del día si tu inviertes en oro, ciertamente es una buena inversión en este momento, pero el oro no tiene valor en la economía del cielo, lo que tiene valor es esa herencia eterna comprada para ti por Jesucristo mismo. Y Pedro dice que debemos seguir a Cristo y que debemos caminar en pos de Él. Pedro les dice a sus primeros lectores que debes seguirlo, incluso cuando las cosas se ponen realmente difíciles. Él dice en el versículo 8 «a quien amáis sin haberle visto, en quien, creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.» Ese es nuestro objetivo o al menos ese debería ser nuestro objetivo. Nuestro objetivo en la vida no es jubilarnos temprano, no es construir una cuenta bancaria, el objetivo que todo creyente debería tener es esto: la salvación de nuestras almas y eso está probado por la experiencia.

Una cosa más, mira el versículo 10: «Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos. A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.» (1 Pedro 1: 10-12)

«Hasta los ángeles anhelan mirar» en esta cosa de gracia y perdón. Pedro les recuerda a sus destinatarios que nuestra esperanza viviente está confirmada por la Palabra de Dios escrita. Está asegurado por nuestra herencia eterna, está probado por la experiencia y se confirma cuando leemos y estudiamos la Palabra de Dios escrita. Él dice que aquí los profetas anhelaban la salvación que traería la venida del Mesías. Los profetas buscaron atentamente y con gran cuidado para descubrir los tiempos señalados. Ponderaron en su mente cómo en el mundo este Mesías vendría y sufriría, pero luego ellos escribieron las glorias que vendrían después de eso. Podrían escribir sobre esas cosas porque Pedro nos dice que el Espíritu de Cristo estaba en ellas y las señaló a estas cosas.

Setecientos años antes de la venida de Cristo, el Espíritu de Dios los estaba dirigiendo y, por lo tanto, Pedro dice, hombre, puedes tener confianza en la Palabra de Dios. Es el Espíritu de Dios quien dirigió a estos individuos a escribir todo. Por cierto, este es un pasaje tremendo y es en el cual fundamentamos lo que conocemos como la doctrina de la iluminación o la doctrina de la inspiración. Es el Espíritu de Dios escribiendo a través de estos individuos. Pedro lo dice de esta manera en 2 Pedro. Vamos a 2 Pedro capítulo 1 versículo 20 aquí él expone sobre lo que está diciendo acerca del Espíritu de Dios. «entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. »

Así que Pedro quiere que graven esto en su mente y corazón, es la Palabra de Dios la que toma tu vida y la transforma. Es a través de la Palabra de Dios que aprendes del nuevo nacimiento y es a través de la Palabra de Dios que Él nos da esta buena noticia, es a través de la Palabra de Dios que vemos las Palabras de Cristo y podemos vivir en obediencia a Él. Pedro dice que esta esperanza viva está asegurada y confirmada por la Palabra de Dios.

Ahora mira 1 Pedro 1 verso 23. Pedro dice «Porque has nacido de nuevo». Esa es la misma palabra. «siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.» (1 Pedro 1: 23-25)

Si no estás en la Palabra de Dios, no estás confirmando la esperanza viviente, no podrás vivir con la esperanza viva que Dios quiere que vivas. Mira, tú no puedes salir de estas puertas y demostrar a un mundo que vive con una esperanza mundana engañosa, vacía y temporal que sigues a Cristo y que vas a obedecerle y vas a vivir para Él y que vas a hacer lo que Él dice sin confirmar eso todos los días en tu vida con la Palabra de Dios. Simplemente no puedes hacerlo, es por eso que me apasiona comunicar la Palabra de Dios. Es por eso que esta iglesia desde hace más de 40 años ha tenido como tema el versículo de Juan 17:17 » Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad» Aquí en la Biblia Dice no tenemos nada que decir si no viene de la Palabra de Dios y Dios nos está dando la oportunidad de tomar Su Palabra y expandir nuestra enseñanza diariamente, a través de todos los lugares de habla hispana.

Bien, ahora tengo algo que quiero compartir contigo, los miembros de la Biblia Dice teníamos una visión pues Dios estaba poniendo algunas cosas en nuestro corazón, basados en Hechos 1:8 “haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Y entonces dijimos que eso es lo que queremos ser y hablamos acerca de lo que se necesita para desarrollar a las personas y hacer que se involucren en el ministerio y descubran cuáles son sus dones. Y hablamos sobre la participación de la comunidad a través de nuestra app móvil. Pero mientras discutíamos eso creímos en nuestro corazón que Dios nos estaba llamando para hacer un impacto en nuestro país.

Sabíamos que Dios nos llamaba a causar un impacto de alguna manera, y una cosa de la que hablamos fue la expansión del programa de radio “Estudio Bíblico” aquí en La Biblia Dice. Esto no es algo nuevo que acabamos de escuchar, hemos estado pensando en esto y orando por ello durante mucho tiempo y nos encantaría que participaras en esto.

En el proceso de esto, alguien me preguntó, ¿cuál crees que es el mayor problema que enfrenta nuestro país? Tú ¿cómo responderías esa pregunta? Lo pensé un rato y aquí está lo que no creo que sea el problema: no creo que el problema sea el gobierno, no creo que el problema sea la redefinición del matrimonio y la familia; esos son síntomas de un problema mayor, el mayor problema que enfrenta nuestro país es la iglesia anémica y la enseñanza diluida, y cuando tratamos con eso y la enseñanza es fuerte y eterna, entonces las vidas cambian de adentro hacia afuera; y cuando las vidas cambian, las familias cambian y cuando las familias cambian, la estructura de nuestro país cambia

Ahora, déjame hacerte una pregunta, ¿tienes una esperanza viva que sea segura? ¿Tu esperanza está anclada en la persona de Jesucristo? ¿Has confiado sólo en Jesucristo como la única forma en que puede tener una relación personal con el Dios viviente? Él es la única forma en que puede tener una relación personal con Dios. Sabes que la Biblia dice que todos estamos separados de Dios por nuestro pecado, no hay manera de que podamos evitar esa gran separación por nuestra cuenta, así que Dios envió a su Hijo. Así que aquí está la pregunta, ¿Has puesto tu fe en Jesucristo? Si no, voy a pedirte que ores conmigo y lo hagas ahora mismo.

Padre Celestial, reconozco que soy un pecador. Te admito que mi pecado me ha separado de ti, te admito que no hay forma de que pueda cerrar la brecha, te admito que no hay manera de que pueda pagar mi pecado por mi propia cuenta y ahora confío en Jesucristo. Confío en Jesucristo como aquel a quien enviaste a morir por mis pecados para que hiciera por mí lo que no podía hacer por mí mismo. Hoy confío sólo en Jesucristo como la única forma en que puedo tener una relación contigo, el Dios viviente. Te agradezco en el nombre de Jesús. Amén.

Bueno, quiero agradecerles por escuchar La Biblia Dice hoy. Tengo la pasión de compartir la Palabra de Dios a través de este país y el mundo, y su estación lo hace posible, estamos infinitamente agradecidos con Dios por su vida. Bendiciones

 

“El Señor es Mi Pastor 3”

“El Señor es Mi Pastor 4”