in

“Extraños”

Este mundo no es nuestro hogar final, pero a veces vivimos como si lo fuera ¿verdad? Seamos honestos, nos ponemos demasiado cómodos aquí, nos encariñamos demasiado con este mundo.

¿Cómo vives para el próximo mundo cuando la vida en este mundo es razonablemente cómoda? ¿Cómo vives como un extraño en este mundo en lugar de su amigo? Bueno, ese es el objetivo del mensaje de Ron Moore hoy, cuando comienza una serie nueva e intuitiva.

Quiero que pienses en la última vez que te sentiste como un extraño. Tal vez te mudaste a una nueva ciudad y tuviste que ir a una escuela nueva y caminas por el pasillo y piensas: “me siento fuera de lugar aquí, me siento como un extraño”. Tal vez es un nuevo trabajo, tal vez te mudaste a una nueva comunidad o a un nuevo vecindario, tal vez estabas viajando, estas en otro país; pero si eres un creyente, las Escrituras nos dicen que siempre seremos extranjeros: somos desconocidos, somos extranjeros en el mundo. Este mundo no es nuestro hogar final, pero a veces vivimos como que sí lo fuera, ¿verdad? Seamos honestos, nos ponemos demasiado cómodos aquí. Sé que hablamos de que el cielo es nuestro hogar todo el tiempo, pero sinceramente ¿vivimos cómo si el cielo fuera nuestro hogar? Yo creo que no, somos muchos los que nos encariñamos con las cosas de este mundo, y captamos las cosas temporales con fuerza pero las cosas eternas no se nos pasan por la cabeza con tanta frecuencia, como las de este mundo, ¿verdad?

Hoy comenzamos una nueva serie a través del Libro de 1 Pedro. Hemos titulado esta serie «Esperanza viva» y ese título viene directamente de la palabra de Pedro a este grupo al que está escribiendo en el versículo 3 y dice: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva,  por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible,  incontaminada e inmarcesible,  reservada en los cielos para vosotros,» (1Pedro 1: 3 y 4 ) Eso es lo que Pablo quiere que sus lectores escuchen: “que ellos, que nosotros, tenemos una herencia” Este mundo no es tu hogar y mientras las cosas de este mundo: se oxidan, se descomponen, se descomponen y mueren, hay para ti una herencia en el cielo que se guardará para ti y se te presentará y nunca se oxidará. Nunca se echará a perder, nunca se desvanecerá, nunca podrá perecer, es tuya, así que no te involucres demasiado aquí en esta tierra.

Pedro comienza esta carta en el versículo 1 presentándose a sí mismo, veámoslo «Pedro, apóstol de Jesucristo, a los elegidos de Dios, extraños (Aquí está) Extraños (en el mundo) esparcidos por el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia, Bitinia, que han sido elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu,» (1 Pedro 1: 1 y 2) Y aquí está el para qué «para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.» Entonces, vemos, desde la primera palabra, que el autor de esta carta no es otro que el apóstol declarado no sólo uno de los 12 sino uno del círculo interno de Jesús. El nombre de pila de Pedro fue Simón, pero cuando Jesús lo conoció, cambió su nombre. Andrés, el hermano de Simón lo trajo a Jesús y tan pronto como Jesús vio a Pedro Él dijo: tú eres Simón, hijo de Juan. Ese es tu nombre, pero te llamarán Cefas. Ese es el arameo que traducido al griego es Pedro. Y en ambos idiomas significa «piedra» o «roca».

Jesús cambió el nombre de Simón porque dijo: Pedro, quiero que seas el líder. Vas a ser como una roca que va a ser inamovible, serás inquebrantable. Pedro, necesito que seas una roca; cada vez que te llamen por tu nombre, se te recordará quién quiero que seas y quién necesito que seas. Pero Pedro no siempre era inamovible e inquebrantable, ¿verdad? Recuerdas cuando los discípulos estaban la barca en medio del mar, azotada por las olas en el bote y vieron una figura caminando sobre el agua y al principio pensaron que era un fantasma. Entonces Juan dijo, es el Señor. Pedro dijo: y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y Jesús dijo, ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Y luego dice, que él vio el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse y, allí Mateo nos da una de las oraciones más cortas de las Escrituras, pronunciada de los labios de Pedro, mientras descendía «¡Señor, sálvame!». Y Jesús extendió su mano y levantó a Pedro y le dijo: «¡Hombre de poca fe!  ¿Por qué dudaste?» Necesito que seas una roca, no te hundas como todos lo hacen.

En otra ocasión, recordarás que Pedro estaba con Jesús y que Jesús estaba prediciendo su muerte y Pedro dijo: «Mira, si todos los demás huyen, yo no». No correré. Me quedaré contigo, moriré contigo si es necesario. Y Jesús dijo: “bueno, de hecho Pedro, correrás como el resto y me negarás tres veces” Después de esto Pedro estaba esperando en un patio y esa tercera vez negó a Jesús. Lucas escribe que Jesús salió al patio conducido por los soldados y dice que el Señor miró directamente a Pedro. ¿Puedes imaginar eso? Y Pedro dejó ese lugar, se fue solo, Lucas nos dice que Pedro lloró amargamente. Esas tres negativas fueron emparejadas con tres preguntas de Jesús le hizo después de la resurrección.

Mantén tu dedo allí en 1 Pedro, y vamos por un momento al Evangelio de Juan capítulo 21. Ve el versículo 15 «Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás,«. Jesús comienza a llamarlo por su nombre de pila otra vez y, en efecto, está diciendo: Pedro, comencemos todo aquí. «Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?  Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo.  Él le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?  Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo.  Le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?  Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas?  Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo.  Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. «(Juan 21: 15-17)

Y luego Jesús dijo esto en el versículo 18 «De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo,  extenderás tus manos,  y te ceñirá otro,  y te llevará a donde no quieras. Esto dijo, dando a entender con qué muerte había de glorificar a Dios.  Y dicho esto, añadió: Sígueme.» (Juan 21:18 y 19)

La muerte por la cual glorificaría a Dios. Pedro siguió a Jesús en el ministerio público durante 30 años, desde Jerusalén hasta Roma, y ahora está en Roma y se está preparando para morir. Pedro fue ejecutado en 67 a. C. Fue crucificado. Eusebio, el padre de la historia de la iglesia, tiene un relato de un testigo llamado Clemente sobre cómo sucedió. Eusebio dijo que no sólo Pedro había sido crucificado, sino que, para empeorar las cosas, crucificaron a su esposa antes que él para poder tener eso como una de las últimas cosas que vería. Eusebio dice que cuando llevaron a su esposa para ser crucificada, él la llamó y le dijo: «Acuérdate del Señor». Y entonces fue el turno de Pedro. Y les rogó que fueran clavados en la cruz al revés porque dijo que no merecía ser crucificado a la manera de Cristo. Así que lo clavaron en la cruz hacia abajo.

Verás, Pedro sabía lo que era vivir como un extraño en el mundo. Entonces, dos años antes de que eso sucediera, escribe esta carta, la escribe a los creyentes, a los elegidos de Dios, a los dispersos por cinco provincias romanas en Asia Menor, el actual norte de Turquía. La palabra esparcida allí es una palabra griega que significa diáspora. A veces usamos eso para describir a la diáspora judía; los judíos se dispersaron por todo el mundo lejos de su tierra natal.

Pero aquí, Pedro escribe a gentiles y judíos y lo está usando en un término amplio, todos los creyentes que han sido dispersados. Y luego, Pedro en el versículo 2 da una descripción Trinitaria a estos creyentes que han sido dispersados. Analicemos estos primeros 2 versículos. Primero, dijo a los elegidos de Dios «aquellos que han sido escogidos de acuerdo con el conocimiento previo de Dios el Padre«. Aquí él describe aún más lo que significa la palabra elegido. Aquellos «elegidos de acuerdo con la presciencia de Dios el Padre«. Dios Padre miró hacia abajo a través del tiempo y no nos eligió porque íbamos a ser un buen esposo, un buen padre, una buena esposa, una buena madre o un buen ciudadano y dijo que nos quiere en su equipo.

Él nos escogió de acuerdo con Su conocimiento previo, un plan predeterminado para nosotros. Ahora no sé lo que esa verdad hace por su mente, pero esto es lo que se debe hacer, conocer eso debería hacer girar su mente con gratitud y acción de gracias para que Dios, basado en lo que tu hiciste, ósea nada, te elija a ti. Pedro dice que no sólo nos eligió antes de la fundación del mundo, sino que «a través de la obra santificadora del Espíritu», otra indicación de que no habíamos hecho nada para merecerlo, que no fue por nuestro propio mérito. Recuerda que antes de conocer a Cristo como nuestro Señor y nuestro Salvador, estábamos caminando por el mudo concentrados en el mundo y trabajando por el mundo, estábamos caminando sin Dios, no teníamos nada que ver con Dios y, entonces algo sucede, Dios atrae tu atención, ese es el trabajo del Espíritu; estás caminando sin Dios, distraído en el mundo y Él te atrapa y te distingue, Él te santifica. Eso es lo que significa la palabra santificar, y Él te da la vuelta y te pone en un viaje con Jesús.

Por favor quédense con nosotros que Ron Moore regresará en unos momentos con algunos pensamientos de cierre. ¿Qué diferencia hace que estés en un viaje con Jesús? ¿Cómo afecta tu fe en Cristo, tu alegría, libertad y resistencia? y ¿cómo está tu relación con otros creyentes e incrédulos? Bueno, el apóstol Pedro dirigió esas preguntas en sus cartas a los cristianos del primer siglo y son las mismas preguntas que trataremos aquí en “La Biblia Dice”

Ahora Jesús dice Sígueme y eso es lo que haces, pero no lo haces por tus propios méritos, lo haces por el «trabajo santificador del Espíritu». Así que quiero que pensemos en esto: no sólo somos elegidos por Dios, sino que somos santificados por el Espíritu del Dios viviente, es decir estamos separados de este mundo. Si eres un creyente, estás aquí como uno que ha sido elegido por el Dios viviente y santificado, apartado por su Espíritu para hacer algunas grandes cosas.

 

“El Señor es Mi Pastor 4”

“Extraños 2”