in

«Esperanza”

Como creyentes, no tenemos que preocuparnos por lo mismo que le preocupa al incrédulo, como creyentes, no deberíamos estar tan preocupados por las cosas que suceden en el mundo.

Vivimos en un mundo donde el amor de muchos se está enfriando y los corazones de los hombres están fallando por temor. En vista de esta creciente angustia, ¿cómo vive el creyente en confianza y alegría ante un mundo que observa? Bueno, Ron Moore está por darnos una prueba de libro abierto y si no conoce las respuestas, las descubrirá en esta media hora.

En programas anteriores, leí varias razones por las cuales las personas no van a la iglesia, y una persona escribió: «Hay una verdadera inmadurez espiritual en la mayoría de las iglesias a las que he asistido. Las máscaras son casi una parte necesaria del guardarropa de un cristiano en un domingo por la mañana » Otro dijo: «Sentí que la iglesia era como una pieza de rompecabezas y no encajé en ese acertijo» Bueno, hay muchas razones por las que las personas no van a la iglesia Desafortunadamente, algunas de esas razones pueden ser ciertas, pero aun así no ofrecen ninguna excusa para negarse a seguir las instrucciones de las Escrituras, Mira, si fueras un cristiano en 60 A.D., te habrían notado como alguien culturalmente retrógrado pues, la cultura romana estaba llena de inmoralidad e idolatría, así que cuando te convertías en cristiano, te apartabas de eso, y cuando te retirabas, la gente te consideraba un anticuado y sin embargo el amor de Cristo se mostraba entre ellos y en el exterior.

Cuando un gran fuego arrasó Roma destruyendo gran parte de la ciudad, Nerón encontró en la gran comunidad cristiana un chivo expiatorio fácil y ya odiado, y mientras la persecución azotaba a Nerón, Pedro estaba escribiendo cartas a otros lugares para advertirles sobre la persecución que se avecinaba. 1 Pedro es uno de esos escritos. Entonces, si vuelves conmigo a 1 Pedro, capítulo 3 versículo 13, veremos lo que el sufrimiento puede estar en camino y será mejor que estés listo.

Hay cinco principios acerca del sufrimiento, cinco principios para prepararse para enfrentar la persecución y me gustaría presentarles esos cinco principios y hacerlos más personales. Voy a ponerlos en forma de cinco preguntas para que las puedas responder personalmente. Hoy examinaremos las primeras tres características.

Aquí está el primero, ¿a qué temes realmente? ¿Qué te hace preocuparte? ¿Qué te trae desaliento? ¿Cuáles son los eventos que causan que tu corazón esté inquieto? ¿Qué permite que la desesperación entre en tu corazón? ¿Qué te mantiene en un frenesí emocional? ¿Qué te mantiene herido? ¿A qué le temes realmente?

Mire el versículo 13 de 1Pedro 3: “¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?» Si te entusiasma hacer el bien, ¿quién te hará daño? «Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia«, es poco probable que sufras por hacer lo correcto. «Pero incluso si lo hicieras», dice Pedro, «bienaventurados sois.» no porque seas alegre sino porque eres un privilegiado, eres honrado, eres bendecido. Y luego Pedro cita Isaías capítulo 8 versículo 12 «No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo.» Ahora recuerda que Pedro está escribiendo a un grupo de creyentes que enfrentarán tiempos difíciles. Saber que la persecución puede estar en el camino causaría un poco de angustia en tu corazón, ¿verdad? Pero él dice que necesitas mantenerte enfocado, necesitas seguir haciendo lo correcto. Necesitas seguir viviendo la vida correcta. Incluso si eres perseguido por hacer lo correcto, serás bendecido.

Pero esto es lo que realmente necesito que sepas, “no temas lo que el mundo teme”. No tienes que temer a lo que ellos temen, no tienes que preocuparte por eso. Mantén tu enfoque en Dios; témelo, hónralo, reveréncialo, demuestra respeto a Él. Recuerda que tienes una herencia que no se puede estropear, no se desvanecerá, se guardará en el cielo para ti y está custodiada por Dios mismo. Mantén tu enfoque en Él.

Al final del versículo 13 de Pedro, él cita una parte de Isaías, pero no todo, y eso es lo que sucede mucho en el Nuevo Testamento; un escritor del Nuevo Testamento usa el Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento, muchas veces lo que harán es citar parte del pasaje sabiendo que el lector judío habría sabido todo el pasaje. Es por ello que no citan todo el pasaje, aun cuando el contexto de todo ese pasaje se ajusta a su pensamiento y a lo que quieren expresar.

Así que pensemos en Isaías capítulo 8 versículo 12 El contexto es el siguiente: los asirios están entrando a Israel y van a invadir el país. Ahora, si supieras que eso va a suceder, estarías un poco preocupado, ¿verdad? Entonces Dios le recuerda a la gente que vienen los asirios, pero que ellos no tienen que preocuparse, como hacen los impíos. Es igual para ti, no temas lo que temen, Isaías 8:12 y 13 dice: “No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo.” El Señor Todopoderoso es lo que debes considerar como santo. Él es a quien debes temer. ¿Quieres temer algo? Teme a Dios y con eso quiero decir obedécelo, vive para Él, síguelo. No te preocupes por otras cosas, enfócate en Él.

Como creyentes, no tenemos que preocuparnos por lo mismo que se preocupa el incrédulo. Como creyente, no deberíamos estar tan preocupados por las cosas que suceden en el mundo. Ahora, claro que debemos ser ciudadanos responsables pero nuestra energía y nuestro enfoque debe estar en Dios. Él es Aquel que es santo. Él es a quien temes. Él es a quien debes obedecer.

Esto es algo que decidí hacer hace algún tiempo, hice algunas tarjetas y mientras leía las Escrituras, anotaba los versículos que me ayudan a recordar a quién temer y a quién no temer. Así que aquí están algunos de los que he anotado:

Isaías 41:13 dice: «Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas,  yo te ayudo.»

Isaías 54: 4 «No temas, pues no serás confundida;  y no te avergüences,  porque no serás afrentada,  sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud,  y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria.»

Deuteronomio 31:6 » Esforzaos y cobrad ánimo;  no temáis,  ni tengáis miedo de ellos,  porque Jehová tu Dios es el que va contigo;  no te dejará,  ni te desamparará»

Éxodo 14:14. Amo esto. «Jehová peleará por vosotros,  y vosotros estaréis tranquilos.»

Isaías 59: 1 “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar,  ni se ha agravado su oído para oír; »

Salmo 63: 8″ Está mi alma apegada a ti; Tu diestra me ha sostenido.» Me encanta eso. Aquí estoy aferrado a Dios. Creo que me aferro con todas mis fuerzas. Todo lo que puedo hacer es aferrarme y allí está Él. Su mano derecha me está sosteniendo todo el tiempo. Ya ves, no tenemos que temer a lo que todos los demás temen. Nuestro enfoque debe estar en Dios. Así que, ¿Qué te parece si consigues algunos pasajes que te den un nuevo fuerza y comiences a recordar quién es Dios. Entonces, ¿a quién temes realmente?

Número dos, ¿Jesús es realmente el Señor de tu vida? Mira el versículo 15 «sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones,» Y cuando las Escrituras usan el término “corazón”, es una metáfora para explicar el centro de tu vida, el centro de tus pensamientos, tus emociones y tu voluntad. Ahora mira de nuevo Isaías capítulo 8 versículos 12 y 13 “No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo.”

Jehová de los ejércitos, Él está a cargo de todos los ejércitos del cielo y la tierra, Él es el Comandante. Entonces, con ese verso en la mente de los lectores, Pedro dice: «Pero en sus corazones aparten a Cristo como el Señor Todopoderoso» El comandante, Aquel que está en control total.

El problema no es que tenemos muchos problemas. El problema es ¿quién está a cargo de esos problemas? ¿De quién dependemos? Mira, el cristiano no tiene que ir a la línea de batalla y decir: «Dios mío, ¿qué vamos a hacer?». El cristiano, si sigue a Cristo, irá a la batalla, tendrá batallas, habrá desafíos y habrá problemas, pero debemos saber que es Dios quien está a cargo de nuestras batallas. Gran diferencia, ¿verdad?

Entonces podemos hablar de que Jesús es el Señor de nuestra vida. Ya sabes, algunas personas tienen un cristianismo cultural o su cristianismo es sólo un pasatiempo; ellos vienen a la iglesia, son buenos hombres y mujeres de iglesia, si tú eres uno de esos entonces estás en problemas. Cristo debe ser el comandante de tu corazón.

Número tres, ¿estás preparado para explicar lo que Jesús ha hecho en tu vida? 1 Pedro 3:15 dice: «sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones,» Pedro dice: «Siempre prepárese para dar una respuesta a cualquiera que le pida que dé la razón de la esperanza que tiene». Debes estar siempre preparado.

Mira, la palabra “razón” viene de la palabra apología, recibimos la palabra apologética de ella. La apologética es la rama de la teología en la que defendemos nuestra fe y convencemos a los incrédulos de que Jesús es el camino, ¿verdad? Y es precisamente de eso de lo que hablaremos en nuestro próximo programa.

 

«Armonía 4”

» Responsable”