in

«Esperanza 2”

¿Entonces tu vida está caracterizada por la esperanza? Ahora la esperanza no es un optimismo infundado, la esperanza no es una declaración de temor, la esperanza es la seguridad del futuro basada en el amor de Dios por nosotros, que es revelado por el Espíritu Santo demostrado por Cristo en su muerte y resurrección y confirmado a través de nuestra experiencia.

Hace un tiempo, un vecino me pidió que orara para que Dios lo mantuviera lo suficientemente sano como para cuidar a su esposa, ellos habían estado casados por casi 69 años y, pude ver en ellos un amor tan genuino, demostrado en un hogar donde el marido cuidaba a su esposa, no a regañadientes sino lleno de amor, y él lo hizo hasta que ella dejó de respirar. Mira, cuando eso tiene lugar en un matrimonio, cuando eso ocurre en un hogar y luego, eso llega a la iglesia, pues entonces nada puede detenernos.

Una esperanza viva es fresca, vibrante y eterna, no tiene comparación con la esperanza que ofrece el mundo, que es: incierta y temporal. La esperanza viva está asegurada por nuestra herencia futura. Nosotros, como creyentes, tenemos una herencia que nunca puede perecer, estropearse ni desvanecerse. Una esperanza que está guardada en el cielo para nosotros y está protegido por el poder de Dios.

Mira, hay cinco principios acerca del sufrimiento, cinco principios para prepararse para enfrentar la persecución y me gustaría presentarles esos cinco principios y hacerlos más personales. Y hemos decidido colocarlos en forma de cinco preguntas para que las puedas responder personalmente. En el programa anterior vimos las primeras tres y hoy continuaremos examinando los dos restantes. Entonces ¿Qué te parece si hacemos un pequeño resumen de las preguntas anteriores?

Cinco principios para enfrentar el sufrimiento y la persecución:

Primero, ¿A qué le temes realmente? Recuerda que Su mano derecha te está sosteniendo todo el tiempo, no tienes que temer a lo que todos los demás temen. 1 Corintios dice: “El amor es sufrido,  es benigno;  el amor no tiene envidia,  el amor no es jactancioso,  no se envanece; no hace nada indebido,  no busca lo suyo,  no se irrita,  no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre,  todo lo cree,  todo lo espera,  todo lo soporta. El amor nunca deja de ser;  pero las profecías se acabarán,  y cesarán las lenguas,  y la ciencia acabará.” Y es precisamente ese amor el que hecha fuera todo temor que hay dentro de ti.

Segundo, ¿Jesús es realmente el Señor de tu vida? Mira, el cristiano, si sigue a Cristo, irá a la batalla, tendrá batallas, habrá desafíos y habrá problemas, pero debemos saber que es Dios quien está a cargo de nuestras batallas.

Tercero, ¿Estás preparado para explicar lo que Jesús ha hecho en tu vida? Pedro dice que es mejor que sepas lo que crees porque es posible que se te pregunte formalmente sobre tu fe en Cristo. De hecho, puedes comparecer ante un tribunal y ellos pueden preguntarte si eres seguidor de Jesucristo, entonces es mejor que sepas lo que crees porque si lo no sabes, si esa verdad no está en lo más profundo de tu corazón, es probable que no sepas que decir y empieces a dudar sobre tu fe. Mira, si no sabes lo que crees, no sabes si estás dispuesto a morir por ello. Y entonces, Pedro está diciendo: es mejor que sepas lo que crees para que cuando te lo pregunten, puedas decir con confianza, “sí, Jesús es mi Señor”. No retrocederé por eso, iré a prisión por eso, moriré por eso. ¿Podrías explicar lo que crees?

Ahora, si eres un nuevo cristiano; estás aprendiendo, estas creciendo, pero si llevas un tiempo aquí, y dices que no sabes cómo hacerlo, eso es un problema. Debes saber por qué crees lo que crees y hasta que estés seguro de ello, hasta el punto de morir por ello no serás diferente a los demás pues realmente no conocerás realmente a Jesucristo. Si Cristo es tu Señor y tú lo estás siguiendo, debes aprender a conocerlo, no tienes que ser teólogo, pero tienes que conocer las cosas básicas de la fe cristiana.

Número cuatro, ¿tu vida está caracterizada por la esperanza? «Siempre debes estar preparado. El verso 15 dice: «y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande” ¿qué?  “razón de la esperanza que hay en vosotros» ¿Eres una persona de esperanza? Asegurémonos de entender qué esperanza hay en las Escrituras. La esperanza no es un optimismo infundado, la esperanza no proviene del temor, la esperanza en las Escrituras es igual a la confianza.

La confianza es la certeza de saber lo que Dios ha hecho por nosotros en el pasado, Él envió a su Hijo a morir por nosotros. Él nos dejó su Santo Espíritu y hemos experimentado su poder en nuestras vidas y, es justamente porque sabemos lo que Él hizo en el pasado que podemos estar aquí hoy con una esperanza viva para el futuro. Nuestra esperanza está en Jesucristo, Él murió en una cruz por nuestros pecados y ahora tenemos la confianza, la certeza y la esperanza de su salvación y es justamente está esperanza la única que triunfa sobre la economía, sobre lo que está sucediendo en el gobierno, sobre cualquier enfermedad que se presente y  sobre cualquier problema que surja. Y somos nosotros, quienes hemos decidido seguir a Cristo, los que debemos vivir y demostrar esta esperanza viva cada día de nuestra vida.

Por último, número cinco, lo pondré sin rodeos; ¿Eres espiritualmente arrogante? Jeremías 17: 9 dice: «Engañoso es el corazón más que todas las cosas,  y perverso;   ¿quién lo conocerá?» Mira, algunas veces el crecimiento espiritual trae arrogancia espiritual. Jerry Bridges, en su libro “La búsqueda de la santidad» dice esto: «Tenga cuidado de que el crecimiento espiritual no resulte en orgullo. Puedes conocer las doctrinas correctas y estar ciego a tu propia pobreza espiritual” ¡Que gran verdad! Mira, tú puedes ser un paquete de memoria para las Escrituras y todavía tener problemas espirituales importantes y es por eso que Pedro dice: «estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros»

Ahora, probablemente Pedro está pensando en las oportunidades que todos vamos a tener con las personas con las que nos relacionamos y con los que debemos vivir con: gentileza, amabilidad, sin severidad, ni aspereza, ni violencia; eso es parte del Fruto del Espíritu. Y, no pienses ni por un momento que la única manera de ganarte respeto es alzando la voz o siendo violento con los demás. El respeto es algo que debe estar permanenetemente en tu vida. mira, cuando tú respetas a alguien, lo honras y los respetas por lo que son, no por quienes quieres que sean. Los respetas por el lugar en el que están en su viaje, no por donde crees que deberían estar. Recuerda que los cristianos debemos vivir con gentileza y respeto.

Bueno, verás, una relación con Dios realmente comienza con tu visión de Dios. ¿Cuál es tu punto de vista de Dios? Mira, la teología es una parte escencial para conocer a Dios, personalmente pasé gran parte de mi vida aprendiendola y todavía no termino, pero también sé el orgullo que conlleva el conocimiento teológico y esa no es la gentileza y el respeto de los que Pedro habla aquí.

Una ultima cosa, Verso 16 «Teniendo buena conciencia,  para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores,  sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.» Si vas a representar a Cristo, no vas a sé perfecto, no puedes ser perfecto; pero tampoco puedes estar viviendo en flagrante pecado. Si vas a representar a Cristo, no puedes continuar con tu explicación de quién es Él con tus palabras y estar viviendo en pecado en tu vida, eso se llama hipocresía y hace más daño al testimonio de Cristo que cualquier otra cosa.

Recuerda, ¿A quiénes se dirigió Cristo con mayor enfasís? Pues a aquellos que estaban llenos de orgullo espiritual porque son precismente esas personas quienes ni siquiera pueden ver su propio pecado. ¿Recuerdas la parábola del hijo pródigo? Él estaba lleno de orgullo y no pudo ver su pecado, sino hasta que se quedo sin nada ni nadie a quien acudir y no fue hasta que decidio volver a los brazos del padre que empezó a disfrutar de padre. Pero hay algo más en esta historia, el  padre tuvo compasión de su hijo ¿verdad?, y aun cuando su hijo estaba lejos, su padre corrió a su encuentro, le puso la bata a su alrededor, un anillo en su dedo y luego hizo una fiesta para él. ¿Lo ves? La compasión una caracteristica indispensable en la vida de quienes decidimos seguir a Cristo, y la compasion desecha todo rasgo de orgullo.

De nuevo, mantener la conciencia tranquila no es vivir una vida perfecta, pero si estás viviendo en flagrante pecado, si estás coqueteando con el pecado en cualquier área de tu vida, el remedio no es ir a comprar otro libro teológico, el remedio entregarle ese pecado a Dios con humildad.

Tenemos una esperanza viva probada por la experiencia. Pedro dice las pruebas vendrán para someter a prueba nuestra fe.

Mira, la esperanza viva es confirmada por la Palabra de Dios escrita. 1 Pedro 1:21 dice: «y mediante el cual creéis en Dios,  quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria,  para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. »

 

“Imperecedero”

“Imperecedero 2”