in

«Elegido”

Al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido en los ámbitos celestiales con toda bendición espiritual en Cristo. Efesios 1: 5 dice: “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad»

Jesús nos dijo en Juan 6 verso 37: «Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí;  y al que a mí viene,  no le echo fuera.» ¿Qué quiso decir con eso y qué significa para ti? Bueno, hoy, a partir de un pasaje de las Escrituras, Ron Moore habla sobre el significado y la comodidad para los creyentes anclados en una verdad que es difícil de aceptar.

Somos personas a las que les gustan las elecciones, ¿verdad? Nos gusta tener una variedad, nos gusta tener opciones y nos gusta poder obtener cosas cuando lo deseemos, donde lo deseemos y cuando lo deseemos. Nos gustan las elecciones y nos gusta el control de nuestras elecciones. Algunas personas dicen que el mejor amigo del hombre es un perro, pero yo digo que el mejor amigo del hombre aquí, es el control de la televisión. El control remoto; cuando estás en la sala de estar viendo la televisión, debes tener esta cosa en tu poder.

Nos gustan las opciones, nos gusta la variedad, nos gusta la capacidad de elegir y también nos gustan las opciones y la variedad y la capacidad de elegir cuando se trata de nuestra teología. Hay algunas cosas que aceptamos fácilmente, otras que preferiríamos ignorar, algunas que podemos comprender y algunas cosas que simplemente no podemos entender. Una de las razones por las que amo predicar a través de los Libros de la Biblia y los temas de la Biblia es que no se puede eludir las doctrinas difíciles. Y hoy llegamos a una doctrina difícil, a medida que continuamos nuestro estudio a través del Libro de 1 Pedro y se llama la doctrina de elección. Así que toma tu Biblia y vuelve conmigo a 1 Pedro. Vamos a ver solo dos versículos hoy, están en el capítulo 2, versículos 9 y 10.

En el capítulo 2, versículos 7 y 8, Pedro acaba de explicar que hay algunos que van a desobedecer el mensaje de Cristo, él dice: “pero para los que no creen,  La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; y: Piedra de tropiezo,  y roca que hace caer,  porque tropiezan en la palabra,  siendo desobedientes;  a lo cual fueron también destinados.”  y ahora, en contraste con lo que dice aquí, en el versículo 9 dice: «Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios, » y he aquí por qué «para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo,  pero que ahora sois pueblo de Dios;  que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia,  pero ahora habéis alcanzado misericordia» (1 Pedro 2: 9 y 10)

Ahora, Pedro usa en estos versículos descripciones que fueron usadas por primera vez en la nación de Israel del Antiguo Testamento. La nación elegida de Dios. Pero Pedro no usa estas descripciones para decir que los creyentes ahora se han hecho cargo de las promesas de Israel o que de alguna manera la iglesia reemplaza a Israel en el plan de Dios, en absoluto. Pedro las usas porque los privilegios que Israel tenía, ahora se otorgan a la iglesia por este tiempo. Somos real sacerdocio, igual que el sacerdote del Antiguo Testamento y ahora podemos adorar a Dios corporativa e individualmente. Podemos ministrar a otras personas. Somos un pueblo que pertenece a Dios, somos su posesión, hemos sido comprados con un precio.

Hay una descripción más, mira nuevamente el versículo 9 «Pero tú eres» ¿qué? » pueblo adquirido por Dios” La palabra elegida es la palabra griega eklectos y significa «elegir» o «seleccionar». Es una palabra recurrente en la carta de Pedro, en el Nuevo Testamento. Hoy vamos a centrarnos en Pedro, él escribe a ¿quién? A los Eklectos. Para los elegidos de Dios, ellos son los destinatarios de su carta. Y en el versículo 2 él dice que han sido eklectos, que han sido “elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu »

En el capítulo 5 versículo 13, escribe «La iglesia que está en Babilonia,» Babilonia es probablemente una palabra clave para Roma. Es más que probable que escriba desde Roma, por lo que está diciendo «La iglesia que está en Babilonia,  elegida juntamente con vosotros» Eklectos. Dos veces usa esta palabra para describir a Jesús. En el capítulo 1 versículo 20 él dice: «ya destinado desde antes de la fundación del mundo,  pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros» Y luego en el capítulo 2, versículo 4, «Acercándoos a él,  piedra viva,  desechada ciertamente por los hombres,  mas para Dios escogida y preciosa» Y ahora en el capítulo 2 versículo 9 vemos que somos elegidos. Esto es llamado la doctrina de la elección o la doctrina de la predestinación y esa es una enseñanza que se encuentra en toda la Escritura.

Ciertamente, la verdad ha sido debatida a lo largo de la historia de nuestra iglesia con gran emoción y a menudo con gran error. Pero es una verdad que tenemos que entender porque aquí está lo que hace la verdad: hace hincapié en el trabajo de Dios y su iniciativa para llevarnos a sí mismo. Los teólogos tienen algo a lo que llaman la orden de salvación; diez eventos en el orden de salvación y hoy quiero repasarlos, pero comenzaremos con el número dos:

El número dos es la llamada del Evangelio; escuchamos el Evangelio, alguien comparte el Evangelio con nosotros y ahora sabemos lo que significa confiar en Cristo, ahora sabemos que Jesús murió por nuestros pecados.

Luego está la regeneración en la que nos identificamos con Dios y Pablo dice que estamos muertos en nuestras transgresiones y pecados y, de repente, hay vida que se respira en nosotros. Y decidimos confiar en Cristo y esa es la tercera cosa que hacemos; la conversión. Confiamos en Cristo La fe y el arrepentimiento. Entonces hay justificación. Tenemos una posición correcta ante Dios.  Adopción. Somos miembros de la familia de Dios. Santificación. El Espíritu Santo vive dentro de nosotros y tenemos el poder de hacer lo que Dios nos llama a hacer en la vida. Luego hay perseverancia y a veces lo llamamos la seguridad de la salvación. Dios nos preserva en nuestro caminar con él. Luego está la muerte. Morimos y vamos a estar con Dios. Y luego está la glorificación. Nuestro espíritu cuando morimos está con Dios. Nuestro cuerpo está en la tumba. Un día, cuando Jesús regrese, los muertos en Cristo resucitarán. El cuerpo resucitado se reunirá con el alma y viviremos en un cuerpo resucitado por toda la eternidad. Glorificación.

Ahora eso es del 2 al 10, pero retrocedamos al orden de salvación. Número uno. ¿Sabes lo que es? Es elección. La elección de Dios de las personas para ser salvado. Pablo dice esto en Efesios 1 versos 3 al 5 dice: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo,  para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo,  según el puro afecto de su voluntad» Volveremos a eso en otro momento. Pero ahora, como puedes imaginar, hay muchas ideas sobre cómo funciona esto.

Algunos dirían bien, este es el trato, esto es lo que sucede, Dios es omnisciente, así que, en su conocimiento previo, mira hacia abajo a través del túnel del tiempo. Él ve a Nelson, Él ve a Lucy y piensa: “Lucy va a ser una gran madre, ella va a ser una gran esposa. Nelson va a ser un gran esposo, él va a ser un gran padre, gran empleado, gran empleador. Me gusta Nelson, voy a elegirlo, lo quiero en mi equipo” Ahora bien, si así es como lo hizo Dios, ¿en qué se basaría nuestra salvación? ¿En obras? Incluso en el conocimiento previo de Dios, Él sabría lo que habíamos hecho y, por lo tanto, nos elegiría según lo que habíamos hecho; y sabemos que no somos elegidos por obras sino por gracia. La salvación es un regalo que se da sólo a través de la fe en Cristo Jesús.

Otros dirían, “bueno, así es cómo funciona, Dios en Su conocimiento previo, en Su omnisciencia, mira hacia abajo a través del túnel del tiempo y Él ve quién lo va a elegir y hace su elección en base a aquellos que lo van a elegir”. Bueno, el problema con eso es que realmente no está eligiendo a nadie. Eso es sólo reconocer que alguien lo ha elegido y hay un problema más profundo en eso. Tú sabes que en nuestro estado caído tenemos libre albedrío; podemos elegir lo que queremos, pero en nuestro estado caído, el problema es que no deseamos a Dios.

Romanos capítulo 3 versos del 10 al 12 dicen: «Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda. No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.» Tú ves que debido a nuestro pecado original no deseamos a Dios y por lo tanto, la elección de Dios para nosotros para la salvación comienza con Él, es su obra.

Aquel que respira vida nueva en nosotros. Él es el que nos permite confiar en Él. La salvación de la eternidad pasada o de la eternidad futura tiene que ser de Dios según Su voluntad soberana y según Su beneplácito. 2 tesalonicenses versos del 13 al 14 dice: «Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo»

 

“Piedra viva 2”

«Elegido 2”