in

» Armonía 2”

Reconozcámoslo, si estás viviendo, estás envejeciendo. Pedro dice que te enfoques en la belleza interior. «La belleza inmarcesible de un espíritu apacible y tranquilo» La belleza, tu belleza debe encontrarse en tu ser interior.

El escritor de Hebreos, mira directamente a los ojos de cada hombre y dice que el lecho matrimonial debe estar incontaminado. Dios mismo es el autor del matrimonio, Él es quien se une a ustedes deciden casarse. Sus instrucciones para el esposo y esposa deben ser obedecidas. Tu vida en común debe tener como punto central al Señor Jesucristo.

Estamos trabajando en el Libro de 1 Pedro y hoy llegamos a un pasaje en el capítulo 3 versículos 1 al 7 que habla sobre el tema del hogar. En el programa anterior vimos que como creyentes debemos hacer el matrimonio a la manera de Dios. Así que 1 Pedro capítulo 3 versículo 1 y 2 dice: «Asimismo vosotras,  mujeres,  estad sujetas a vuestros maridos;  para que también los que no creen a la palabra,  sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos,  de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno,  el del corazón»

Mira, cuando lees la palabra corazón en las Escrituras, no se trata del músculo que bombea sangre por todo tu cuerpo. Es el asiento, es el centro, es la fuente de su pensamiento y sus emociones y su voluntad, es donde tomas decisiones, es donde te relacionas con Dios. Ahí es donde debería encontrarse la verdadera belleza. No se está enfocando en tu forma. Se está enfocando en cómo formas a tu personaje. La persona interna del corazón. En eso es en lo que deberíamos esforzarnos, en eso es en lo que deberíamos trabajar y eso es lo que deberíamos enseñar a nuestros hijos.

El versículo 4 de 1 Pedro capítulo 2 dice que la verddera belleza es aquella que proviene del corazón: “sino el interno,  el del corazón,  en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible,  que es de grande estima delante de Dios” «La belleza inmarcesible de un espíritu callado». Esa palabra significa «tranquilo», «estable», «no aturdido», «sin alejarse de la verdad todo el tiempo», un gentil, humilde y considerado espíritu. Esas son las palabras que Jesús usa para describirse a Sí mismo. Leamos Mateo capítulo 11 verso 29: » Llevad mi yugo sobre vosotros,  y aprended de mí,  que soy manso y humilde de corazón;  y hallaréis descanso para vuestras almas” Ahora, volvamos a 1 Pedro capítulo 2, mira los versículos 5 y 6, ahí Pedro va al Antiguo Testamento para apoyar esto y por cierto, amo lo que hace aquí, él dice: «Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios,  estando sujetas a sus maridos;” Y luego da un ejemplo específico. “como Sara obedecía a Abraham,  llamándole señor;  de la cual vosotras habéis venido a ser hijas,  si hacéis el bien,  sin temer ninguna amenaza.»

Me encanta el hecho de que Pedro usa a Sara como un ejemplo inspirado de sumisión bíblica. Esto hace que nuestra definición cultural de sumisión salga del agua. Tómate el tiempo para leer el capítulo 11 al 23 de Génesis y verás que Sara no era solamente una hermosa mujer. Me encanta el hecho de que Pedro usa a Sara para describir la sumisión bíblica en las Escrituras porque no es como el mundo nos enseña que una esposa se debe comportar dentro del matrimonio. En la presentación bíblica, la esposa es un jugador, un socio fuerte que contribuye y participa en la misión y la dirección de la familia. Su contribución no sólo se aprecia, sino que es vital para la salud de la familia. Su voz y decisiones toman buenas decisiones y detienen malas decisiones. Ella tiene que ser una mujer involucrada, pero fíjate en Sarah ¿qué hace esta mujer fuerte? Ella no cuestionó a Abraham

En el capítulo 12 de Génesis cuando Dios dijo: «Quiero que abandones a tu familia y a tu país y te vayas a una tierra y, por cierto, ni siquiera voy a decirte dónde está». ¿Qué hizo Sara? Ella fue con él, ella estaba al lado de Abraham a pesar de todo. Ella lo tenía en tan alta estima que incluso cuando Abraham la puso en una situación comprometedora al final del capítulo 12 de Génesis, ella se quedó con él. Ella reconoció a Abraham como el líder de la familia, estaba dispuesta a seguir a su lado, ella era una buena compañera. Ahora, esa es la verdadera sumisión bíblica. No dejes que el mundo te diga lo contrario.

Mira el final del versículo 6 «de la cual vosotras habéis venido a ser hijas,  si hacéis el bien,  sin temer ninguna amenaza.» ¿Qué significa eso? Bueno, la verdad es que los comentaristas no están de acuerdo con esto; algunos dicen que en aquellos días la gente temía a sus maridos, y que Pedro ahí está diciendo: “no temas a tu esposo, pon tu esperanza en Dios” Bueno, eso podría ser pero creo que es más que eso, creo que Pedro se refiere a que no cedas al miedo de perder el control.

Es muy posible que algunos de ustedes, con personalidades fuertes, digan que no van a hacer eso porque no tendrán el control que creen que necesitan. Y Dios está diciendo en este pasaje que esta mujer, Sara, es un ejemplo de lo que tú debes hacer; debes poner tu esperanza en Dios. Ellas viven por fe. Tenían la expectativa de que Él cumpliría todas sus necesidades, no es su esposo, su esposo nunca satisfacerá las necesidades que sólo Dios puede cumplir cuando pones tu esperanza en Él. Ahora, para que eso suceda debes hacerlo a su manera, no cedas al miedo.

Mira el versículo 7 «Vosotros,  maridos,  igualmente,  vivid con ellas sabiamente,  dando honor a la mujer como a vaso más frágil,  y como a coherederas de la gracia de la vida,  para que vuestras oraciones no tengan estorbo» Bien, vamos a trabajar en eso. La palabra considerada significa literalmente «de una manera comprensiva». El esposo debe ser un alumno de su esposa, debe conocer sus gustos y aversiones. Un líder siervo no sólo conduce a los lugares a los que quiere ir, él conduce a los lugares que son mejores para su familia, él conduce a los lugares que Dios quiere que vaya y a su familia. Un líder servidor no siempre se sale con la suya, está comprometido para asegurarse de que las cosas sucedan a la manera de Dios.

Un hombre duro y desconsiderado obstaculizará el crecimiento espiritual de la familia. Maridos, deben tratar a sus esposas, dice Pedro “como a vaso más frágil” Escucha esto, Pedro no quiere decir que ellas son intelectualmente más débiles,  emocionalmente más débil o espiritualmente más débil, de ningún modo. Él acaba de decir que los esposos y las esposas son coherederos juntos, ellos estás en el mismo terreno espiritual, ellos, los dos, están Cristo y en Cristo no hay hombre o mujer más importante para Dios. Él nos ama por igual a todos.

Pedro sólo dice eso, biológicamente hablando, porque biológicamente el hombre es más fuerte que una mujer y Pedro dice: hombres, nunca permitas que tu fuerza haga que tu esposa haga algo con lo que no se siente cómoda. Nunca levantes tu mano contra tu esposa. Hombre, tengo que decirte esto: si alguna vez levantaste la mano contra tu esposa, busca ayuda porque eso es inaceptable, eso se llama abuso. Aquí en la Biblia Dice nunca aconsejamos acerca del divorcio, incluso cuando hay una razón bíblica, creemos que Dios puede restaurar y reconciliar, pero tengo que decirte que cuando hay abuso físico, si aconsejamos que exista una separación, no queremos que una mujer permanezca en una situación en la que pueda sufrir daños.

Chicos, si eso es un problema en ustedes, si tienen antecedentes con temperamento, si eso alguna vez sucedió, busca ayuda, eso no es algo que se arregla de la noche a la mañana. Mira al final del versículo 7 y haz estas cosas: «para que vuestras oraciones no tengan estorbo» Esa palabra “obstaculizar” significa: debilitar, frustrar o prevenir. Ahora, ¿puedes ver que una relación creciente y saludable con Dios depende verticalmente de la relación sana y en crecimiento con otras personas? Mira, para que tu relación vertical con Dios funcione correctamente, primero debes tener una correcta relación horizontal con quienes te rodean. Esposo no pretendas amar a Dios si no amas a tu esposa.

Ahora, ninguna relación de marido y mujer va a ser perfecta, ¿verdad? Cuando dos pecadores se juntan va a haber mucho pecado, pero por la gracia de Dios puedes hacer esto a la manera de Dios. Por la gracia de Dios, cuando ambos nos sometemos a Él, cuando ambos seguimos sus instrucciones, podemos vivir una vida que lo honre y podamos reflejarlo en nuestro matrimonio. Entonces, hombres, ¿van a ser el líder que Dios quiere que sean? Y mujer, ¿vas a respetar a tu marido lo suficiente como para seguir a Dios en el liderazgo?

El matrimonio es la idea de Dios. Está ordenado por Él, está regulado por Sus mandamientos y es bendecido por nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Y a medida que cerramos el programa de hoy, quiero hablar directamente con los esposos y esposas y exponer su responsabilidad de las Escrituras; maridos, la Escritura dice claramente que usted es el líder de su hogar. Después de su relación con el Señor, su primera responsabilidad es siempre con su esposa. Debes amarla no sólo con palabras, sino en cada acción, dispuesto a dar, si es necesario, tu propia vida para ella. Debes alimentar a tu esposa, proporcionándole todo lo que necesita: emocional y físicamente. Debes alentar y apoyar su crecimiento espiritual y maridos, eso significa que también tú debes estar creciendo espiritualmente. La Escritura dice que debes apreciar a tu esposa como un valiosísimo tesoro del Padre celestial. Siempre debes ser fiel a ella.  Liderar, amar, nutrir, apreciar y fidelidad: esposos, su responsabilidad es asombrosa y su obediencia depende totalmente de que permitan que el Espíritu Santo los controle. Debes ser obediente a la Palabra de Dios. Maridos, Dios no espera nada menos de ti.

El salmista dice: a menos que el Señor edifique una casa, en vano trabajan quienes la construyen. Así que hoy, los desafío, esposos y esposas a que no trabajen en vano. Pon tu nueva vida en común en el control del Señor, sigue sus instrucciones, ten compañerismo con su pueblo, crece en tu conocimiento de Él y crece en tu amor por Él y luego podrás crecer en tu amor por los demás y honrar a Dios con tu matrimonio.

 

» Armonía”

«Armonía 3”