in

“Amor 2”

Recuerda que el tiempo es corto y es hora de empezar a hablar con tus acciones.

 Damos gracias al Señor por el privilegio que es para nosotros el saber que usted nos está acompañando. La palabra “don” es la traducción de la palabra griega “xárisma” que significa una dádiva o un regalo. Se habla de don espiritual, porque ese regalo o dádiva es dado a cada creyente por medio del Espíritu Santo. El regalo tiene que ver con capacidad o habilidad para ejecutar determinada función. De modo que, un don espiritual es una capacidad sobrenatural dada por Dios a cada creyente, mediante el Espíritu Santo, para que ese creyente pueda funcionar en el cuerpo de Cristo que es la iglesia y, cada creyente debe usar su don. Solamente así funcionará bien el cuerpo de Cristo.

Quiero que pienses en la última vez que te sentiste como un extraño. Tal vez te mudaste a una nueva ciudad y tuviste que ir a una escuela nueva y caminas por el pasillo y piensas: “me siento fuera de lugar aquí, me siento como un extraño”. Tal vez es un nuevo trabajo, tal vez te mudaste a una nueva comunidad o a un nuevo vecindario, tal vez estabas viajando, estas en otro país; pero si eres un creyente, las Escrituras nos dicen que siempre seremos extranjeros: somos desconocidos, somos extranjeros en el mundo. Este mundo no es nuestro hogar final, pero a veces vivimos como que sí lo fuera, ¿verdad? Seamos honestos, nos ponemos demasiado cómodos aquí. Sé que hablamos de que el cielo es nuestro hogar todo el tiempo, pero sinceramente ¿vivimos cómo si el cielo fuera nuestro hogar? Yo creo que no, somos muchos los que nos encariñamos con las cosas de este mundo, y captamos las cosas temporales con fuerza, pero las cosas eternas no se nos pasan por la cabeza con tanta frecuencia, como las de este mundo, ¿verdad?

Bien hemos comenzamos una nueva serie a través del Libro de 1 Pedro y la hemos titulado «Esperanza viva» y ese título viene directamente de la palabra de Pedro a este grupo al que está escribiendo en el versículo 3 y dice: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,  que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva,  por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible,  incontaminada e inmarcesible,  reservada en los cielos para vosotros,» (1Pedro 1: 3 y 4 ) Eso es lo que Pablo quiere que sus lectores escuchen: “que ellos, que nosotros, tenemos una herencia” Este mundo no es tu hogar y mientras las cosas de este mundo: se oxidan, se descomponen, se descomponen y mueren, hay para ti una herencia en el cielo que se guardará para ti y se te presentará y nunca se oxidará. Nunca se echará a perder, nunca se desvanecerá, nunca podrá perecer, es tuya, así que no te involucres demasiado aquí en esta tierra.

Bien, en el programa anterior vimos que hay cinco cosas que Pedro dice que debes hacer, sin excusas. Hagamos un pequeño recorrido de las tres primeras: lo primero que tienes que hacer es: hacer de la oración una prioridad, lo segundo es tomar la decisión de amar, y la última cosa que vimos en el programa anterior es que debemos tomar la decisión de ayudar a las personas necesitadas

Bien, continuemos con el número cuatro: emplea tu don espiritual. El verso 10 de 1 Pedro capítulo 4  dice: «Cada uno según el don que ha recibido,  minístrelo a los otros,  como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.» Mira, si eres un creyente, si has confiado en Jesucristo como tú Salvador personal, entonces tienes al menos un don espiritual. Y Pedro dice que debes usarlo, debes emplearlo para el bien de otros porque Dios te lo ha dado para que lo uses. Pedro dice que debes administrar tus dones fielmente, de la misma forma en que lo haría un mayordomo.

En el Nuevo Testamento, la idea de un mayordomo era la de un esclavo que tenía un maestro, y el mayordomo estaba a cargo de todos los bienes y riquezas de su amo y de todos los otros sirvientes del amo. Este hombre no tenía nada, nada de lo que administraba era suyo, él hacia lo que el maestro quería que hiciera y fue él quien le dio el salario que el maestro le dijo que diera, él fue quien repartió la comida que el maestro le dijo que distribuyera, él era el administrador de la casa y es Dios mismo quien nos llama a hacer lo mismo. Nosotros somos administradores de lo que Él nos ha dado, Él es el dueño de todo lo que tenemos y Él simplemente nos está dando estas cosas para que las usemos correctamente, porque el tiempo es corto.

Mira, nuestros hijos son un regalo de Dios y nosotros sólo somos administradores de sus vidas; ellos nos llaman mamá y papá pero en realidad sólo somos administradores de sus vidas. Nuestros recursos son de Dios. No tendríamos nada a menos que Él nos lo haya proporcionado. Entonces, hoy quiero preguntarte: ¿vamos a usar Sus recursos para ser más grandes y mejores que los demás? o ¿vamos a usar lo que Él nos ha dado para propósitos del reino? Mira, el tiempo es corto y debe ser usado para Dios, debemos preguntar a Dios: ¿cómo quieres que use mí tiempo?

Ahora, yo te pregunto: ¿Por qué un creyente salvado por Dios para la eternidad, receptor de un don dado por Dios para hacer al menos una cosa y tal vez más, por qué vendrían domingo tras domingo, sábado tras sábado, fin de semana y fin de semana solamente a sentarse aquí sin usar su don? ¿Te digo la verdad? Muchas veces me he hecho esta pregunta y hasta el día de hoy no he logrado darle una respuesta. No puedo entender por qué si el tiempo es corto no haces nada. Mira, si tienes un don espiritual, debes usarlo. Esto no tiene ningún sentido, la vida cristiana no tiene sentido si el pueblo de Dios está lleno de regalos que no serán utilizados, mira, no quiero sonar muy duro pero debes saber que eso es pecado. Mira, Dios te ha dado grandes dones y si vamos a ser una iglesia que demuestre la gloria de Dios, que impacte al mundo, es necesario que usemos nuestros dones en servicio del Señor. El tiempo es corto y todos deben usar el don que Dios les ha dado.

Una cosa más. Mira el versículo 11 » Si alguno habla,  hable conforme a las palabras de Dios;  si alguno ministra,  ministre conforme al poder que Dios da,  para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo,  a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos.  Amén.” El tiempo es corto, es hora de reflejar la gloria de Dios. Pedro aquí toma todos los dones espirituales enumerados en el capítulo 12 de Romanos, y en el capítulo 12 de 1 Corintios, y de alguna manera los reduce a dos categorías principales: hablar y servir. Así que piensa en esto: Hablar sería como: enseñanza y predicación, y  servir sería como: ayuda, hospitalidad, ofrendas y todos los dones de servicio. Pedro dice que no tenemos mucho tiempo aquí. El reloj está corriendo. Jesús podría regresar en cualquier momento, Él sólo lo está posponiendo porque no quiere que nadie perezca, Él quiere que todos se arrepientan y Él es paciente.

Mira, tú puedes morir hoy, puede que no tengas otra oportunidad. Tiempo haciendo clic. Tu reloj está haciendo clic. Entonces usa tu don y si es un don de la palabra, si eres un maestro, entonces es mejor que te asegures de comprender que estás hablando las mismas palabras de Dios. No es tu edad o tus pensamientos, son las palabras de Dios y debes explicarlas bien. Si tienes el don del servicio, debes saber que está sirviendo a través de la fuerza de Dios, no es por tu fuerza que estés haciendo esto, no es porque eres talentoso, dotado y entrenado. Es la fuerza de Dios pasando por ti la que refleja la gloria de Dios ¿Por qué no querrías hacer lo más satisfactorio, lo más significativo, lo que puede glorificar a Dios?

Pedro dice que debes reflejar la gloria de Dios, el tiempo es corto. Pedro dice que es urgente, no es hora de establecerse, no es hora de preocuparse por todas las cosas de las que nos preocupamos. Es hora de amarnos unos a otros, amarnos como si nunca nos hubiéramos amado antes. Es hora de ser hospitalarios, como nunca antes fuimos, es hora de servir como nunca antes lo hemos hecho, es hora de orar como nunca antes lo hicimos. Es hora de reflejar la gloria de Dios como nunca antes lo hemos hecho.

Aprendimos hoy del apóstol Pedro que hay cinco cosas que realmente necesitamos tomar en serio en nuestra vida cristiana. Repasémoslos antes de cerrar nuestro programa. Número uno, tenemos que hacer de la oración una prioridad. El tiempo es corto. Es hora de tomar en serio la comunicación con Dios. Número dos, toma la decisión de amar. El amor no es una emoción, es una decisión de la voluntad que conduce a la acción, el amor es un compromiso. Recuerde que el tiempo es corto. Número tres, toma la decisión de ayudar a las personas necesitadas. El mandato aquí es ayudar a las personas que no conoces a ayudar a las personas fuera de tu grupo de amigos. Ayudar a las personas necesitadas. Número cuatro, emplea tu don espiritual; cada creyente tiene al menos un regalo espiritual y debe usarlo para servir al Cuerpo de Cristo. El tiempo es corto y no hay tiempo que perder. Y finalmente, refleja la gloria de Dios. Vive tu vida de tal manera que demuestres lo que es vivir para Jesucristo, lo que parece ser seguir a Cristo. El tiempo es corto. No hay tiempo que perder. Asegúrese de reflejar la gloria de Dios en todo lo que diga y todo lo que haga.

» Amor”

«Esperanza 2”