in

“Esperanza en Crecimiento 3”

Sinceramente a veces preferimos confiar en cualquier otra cosa antes que poner nuestra confianza en Dios.

Ahora yo pregunto: ¿Generalmente en que confiamos? ¿Confiamos en las experiencias que nos deja la vida? o ¿ponemos realmente nuestra confianza en Dios?

Muy a menudo nos deslizamos lentamente en la oscuridad de la desesperación, muchas veces las cosas no salen como esperábamos, la gente nos defrauda y todo esto acelera nuestro descenso. Hoy Ron Moore nos ofrece un asidero firme a través de los escritos del profeta Habacuc. Escucha este programa y acompáñanos en el ascenso hacia la luz de la esperanza en Dios.

La vida está llena de preguntas ¿verdad? muchas de estas preguntas están dirigidas a Dios.

Con mucha frecuencia le hacemos un montón de preguntas a Dios que comienzan con las palabras ¿por qué?: ¿Por qué permites que esto suceda? ¿Por qué no respondes a mis oraciones? ¿Por qué no haces algo en esta área de mi vida?

Otras preguntas comienzan con la palabra “cuando”: ¿cuándo vas a hacer algo con esto? ¿Cuándo va a terminar este sufrimiento? ¿Cuándo sucederá esto o aquello?

Otras preguntas comienzan con la palabra “como”: ¿cómo es posible que tenga que pasar por esto? ¿Cuánto tiempo más voy a tener que seguir orando y no escuchar nada? ¿Por qué parece que no me escuchas? En fin, la vida está llena de preguntas, así que durante este tiempo hemos decidido abordar estas preguntas y responderlas a través de un pequeño libro en el Antiguo Testamento escrito por el profeta Habacuc. Si tienes tu Biblia a la mano busca este libro.

Dios le dice a Habacuc: debes seguirme por fe, no siempre voy a responder como esperas, así que vas a tener que confiar en mi por fe” esto es muy difícil ¿verdad? Sinceramente, a veces preferimos confiar en cualquier otra cosa antes que poner nuestra confianza en Dios. A los seres humanos nos gusta tomar el asunto en nuestras propias manos. Conocemos a Dios teóricamente. Sabemos sobre la fe y la confianza, pero en la práctica ¿En quién confiamos realmente? ¿Acaso confiamos en nuestras experiencias vividas o en nuestras propias fuerzas?

Dios le muestra a Habacuc algunas opciones, no son las mejores pero son las que Dios ha dispuesto. Los babilonios no son la mejor opción, son gente mala, pero debemos confiar en que Dios. Él siempre sabe lo que hace. Habacuc está aprendiendo a confiar por fe.

En primer lugar, Dios dice que hay muchas personas que ponen su confianza en sus propias capacidades. Ellos creen que pueden hacerse cargo de sus asuntos. Hoy en día hay mucha gente que no acepta el obrar de Dios. Mira Habacuc 2 verso 6: ¿No han de levantar todos éstos refrán sobre él, y sarcasmos contra él? Dirán: !!Ay del que multiplicó lo que no era suyo! ¿Hasta cuándo había de acumular sobre sí prenda tras prenda?”

No hay nada de malo en tener dinero, a menos que el dinero se convierta en un sustituto de Dios, y pongamos toda nuestra confianza en el dinero, Mira el versículo 9, !!Ay del que codicia injusta ganancia para su casa, para poner en alto su nido, para escaparse del poder del mal!” Aquí Dios está diciendo: “No pienses que puedes confiar en tus capacidades para solucionar tu vida”

Mira el verso 12, “!!Ay del que edifica la ciudad con sangre, y del que funda una ciudad con iniquidad!” Los babilonios eran conocidos por construir sus ciudades con el trabajo de esclavos de los pueblos conquistados, a sangre y muerte. Ahora mira el verso 15, “!!Ay del que da de beber a su prójimo! !!Ay de ti, que le acercas tu hiel, y le embriagas para mirar su desnudez! Los babilonios eran famosos por hacer cosas inhumanas conquistando a sus súbditos y tratándoles de forma indigna. Dios está diciendo; “Ay de aquellos que usan su poder personal con la finalidad de conseguir sus intereses personales”

¿Así que estás poniendo tu confianza en tus capacidades personales? muchos hombres y mujeres lo hacen, pero, hay muchas cosas que tienen un contexto espiritual y aquí tus capacidades son inútiles.

Algo más, Dios dice que es inútil poner tu fe en dioses personales. Mira esto: “¿De qué sirve la escultura que esculpió el que la hizo? ¿la estatua de fundición que enseña mentira, para que haciendo imágenes mudas confíe el hacedor en su obra?  !!Ay del que dice al palo: Despiértate; y a la piedra muda: Levántate! ¿Podrá él enseñar? He aquí está cubierto de oro y plata, y no hay espíritu dentro de él. (Habacuc 2:18-19)

Lo que sucede realmente es que deseamos sentirnos satisfechos por dentro, deseamos llenar el agujero en nuestro corazón con nuestras propias fuerzas, teóricamente decimos “vivir por fe” pero en la práctica ¿realmente a quién servimos?

Así que Dios termina con estas palabras, “Mas Jehová está en su santo Templo, ¡calle delante de él toda la tierra!” (Habacuc 2:20) La gente puede poner su fe en cualquier cosa pero hay una verdad inequívoca; en el Antiguo Testamento Dios habló por medio de los profetas como Habacuc, pero en el Nuevo Testamento algo cambió. En el Antiguo Testamento Dios estaba en su Santo Templo, la tierra está en silencio ante Dios, mientras que en el Nuevo Testamento, Dios deja su Santo Templo. Él abandona el cielo y se muestra a nosotros, Él envía a su hijo Jesucristo, “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14)

Fue Jesús quién vino, es Jesús quien vivió en medio de nosotros, quién nos enseñó. Pero no sólo fue un gran maestro, no sólo fue un gran líder, él no vino para enseñarnos sus cualidades, Jesús vino a morir en la cruz por nuestros pecados, Él dejó el mismo cielo por nosotros, Él era completamente Dios y completamente hombre. Él era el único que podía proporcionar el sacrificio perfecto por la paga del pecado, nadie más podía hacerlo.

Jesús hizo por nosotros lo que nosotros no podíamos hacer por nosotros mismos. Completamente Dios y completamente hombre, Jesús no es un camino hacia Dios o una manera de llegar a Dios. Jesús no es una forma de Dios, Él es Dios. Los justos vivirán por la fe en Jesucristo y el sacrificio que Él hizo en la cruz fue aceptado por el Padre. Esa fue la paga por el pecado de nuestros pecados. Entonces Dios resucitó a Jesús de entre los muertos. Así que, cuando celebramos la resurrección estamos celebrando al Salvador resucitado también, estamos celebrando el hecho de que Dios el Padre ha hecho su obra completa, no hay nada más que se pueda agregar a ella. No importa cuán poderoso pienses que eres tú, no hay nada que puedas hacer para impresionar a Dios. El único que puede hacerlo es Jesucristo, su obra fue completa.

¿Confías en Jesús? los justos vivirán por la fe, y esto continúa aún en nuestros días, en nuestra vida diaria. ¿Has puesto tu confianza en Jesús? La Pascua es mucho más que un evento divertido e interesante de una vez al año. No se trata de panes de pascua o deliciosas cenas, no tengo ningún problema con eso.

Una Cena en familia para celebrar la muerte y la resurrección de Jesús no tiene nada de malo, es una buena oportunidad para agradecer y meditar en el sacrificio de Jesús, No tengo ningún problema con estas tradiciones, pero a veces la Pascua está llena de actividades sin ninguna profundidad espiritual. Nosotros no celebramos la Pascua solamente un fin de semana, celebramos la Pascua cada día, servimos a un Salvador resucitado cada día, podemos marcar la diferencia.

A los seres humanos nos gusta aferrarnos a las cosas del pasado y tal vez tú estás manteniendo una tradición de tu infancia y eso te está afectando ¿Recuerdan los programas de televisión antiguos? Mis padres me hacían ver un programa llamado “Los Waltons” Cada programa terminaba cuando las luces se apagaban y sólo se escuchaba: “Buenas noches mamá, buenas noches papá, buenas noches Jim, buenas noches Jhon”

El actor Ralph Waite, ahora de 83 años de edad, hacía el papel de papa en “Los Waltons” él estaba viviendo en algún lugar de California y los productores de la película “cartas a Dios” querían que él estuviera en ella. Después de conversar un poco con el niño y mientras estaban filmando, Ralph realmente se descompuso y empezó a llorar mucho, él se quedó sentado en el suelo y la gente pensó que algo estaba mal, así que buscaron a alguien para ayudarle.

Luego de recuperarse les dijo que él tenía una hija de 9 años y que la niña murió, él tuvo que enterrarla y después fue a su habitación, guardo todas sus cosas en una caja y las puso en una bodega. No había ido a la iglesia durante 60 años y luego que leyó el guion de la película, empezó a asistir a la iglesia nuevamente. Él estaba comenzando un camino de vuelta a una relación con Dios.

Creo que cada uno de los que están escuchando este programa ha tenido algún tipo de experiencia con la iglesia; quizás en su niñez o tal vez en alguna celebración navideña, como la que acabamos de pasar. Pero hoy quiero pedirte que regreses nuevamente a la casa del Padre.

Bien, me parece que cuando las personas están pasando por tiempos difíciles son más vulnerables a cualquier cosa que pueda ayudarles. Recuerdo el tiempo después de que mi hermana perdió a su esposo debido al cáncer, fue un tiempo muy difícil en su vida. Alguien le prestó un libro que hablaba sobre la filosofía de la nueva era, este amigo le dijo a mi hermana que este libro lo había ayudado mucho, mi hermana era una firme creyente en Dios pero al estar pasando por un valle de aflicción considero la lectura de este libro.

Las circunstancias le llevaban a aferrarse a todo lo que le pudiera ayudar, ella sabía que las escrituras son la única base sólida, pero el dolor de su aflicción le hizo buscar ayuda en ese libro, al menos en ese momento. En su dolor, posiblemente cuestionaba la bondad de Dios y su amor.

Tal vez hoy tú estás buscando en un lugar distinto responder las preguntas que todos nos hacemos, pero Dios es el único que puede responder, a través de su amor eterno, a nuestras inquietudes.

Hoy quiero invitarte para que no dejes pasar la oportunidad de buscar respuestas en el único fundamento sólido qué es la palabra de Dios. Las escrituras nos dicen quién es el único en quién podemos confiar. En medio del dolor, en medio de la decepción, en medio de las pruebas, incluso cuando estamos confundidos, y dudamos, la Roca sólida nos puede brindar aliento y esperanza.

Acompáñanos en el próximo programa para seguir considerando estas desafiantes y consoladoras palabras del profeta Habacuc, un libro antiguo y al mismo tiempo tan actual como ninguno, invita a un amigo para acompañarnos aquí en “La Biblia Dice” Que Dios te bendiga

 

 

 

“Esperanza en Crecimiento 2”

“Esperanza en Crecimiento 4”