in

“La Amistad”

Siempre es divertido y emocionante pensar en el pasado a medida que envejeces en tu vida para recordar los grandes momentos que Dios te ha dado sobre tus hijos, sobre las experiencias.

¿Recuerdas el feliz tiempo que tu pareja y tú experimentaron como pareja joven? Las actividades estimulantes, la amistad y la risa que unieron sus almas. Bueno, hoy Ron Moore examina las características de ese vínculo y cómo puedes volver a capturar esa conexión alegre una vez más.

 Vamos a hablar sobre el desarrollo de la intimidad, la amistad, la diversión y la fe. Veremos la amistad como un alma en dos cuerpos y hablaremos sobre lo que eso significa. Veremos la importancia de la amistad, de la diversión y el poder de la risa en un matrimonio. Una de las primeras cosas que sucede muchas veces en una relación matrimonial es el aspecto de divertirse juntos. Las cosas que hiciste para cortejar y atraerse el uno al otro dejan de hacerse después de casarte. Y luego está el punto de la  fe, ¿recuerdas que hablamos sobre el cordón de tres hilos? Es súper importante demostrar y compartir su fe juntos. Entonces, hoy veremos esas tres cosas.

Ahora, un gran deseo que tienen las parejas es que su pareja sea un amigo. En un estudio realizado con parejas en todas las etapas de la relación matrimonial, se pidió a las parejas que clasificaran una lista de posibles objetivos para el matrimonio. El objetivo individual más importante en la lista era tener un amigo en la pareja.

En otro estudio destinado a determinar por qué los solteros querían casarse, el 84% describió la amistad como la razón principal. Esto no debería sorprender, ya que la esencia del matrimonio es satisfacer la necesidad del hombre de compañía y vencer la soledad. Los investigadores señalan que muchas parejas divorciadas dicen que en el proceso de divorciarse sienten que aunque están pasando por esto sienten que han perdido a su mejor amigo. Todo esto de la amistad a lo largo de tu matrimonio es fundamental, no sólo para tener sino para mantener un matrimonio estable. Así que, veamos las características realmente rápidas de la amistad:

Primero: un amigo es leal. Alguien dijo que un amigo es alguien con quien puedes estar por el resto de tu vida y la Escritura dice «En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.» (Proverbios 17:17). Así que, en el matrimonio pasamos por tiempos difíciles y momentos emocionantes. Y todas esas experiencias en la vida desarrollan la amistad. Proverbios 18:24 dice: » El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.» Un amigo comparte intereses comunes. Hubo algunas cosas que hiciste como pareja antes de casarte: una recreación, un pasatiempo, algún interés común y pueden o no estar haciendo eso ahora, pero es importante que continúes con los intereses comunes.

Un amigo da buenos consejos y es honesto. Puedes ser vulnerable frente a tu cónyuge y, para bien o para mal, ellos te verán y si realmente se preocupan por ti, te darán un buen consejo sobre lo que estás haciendo. Proverbios 27: 9 dice: «El ungüento y el perfume alegran el corazón, Y el cordial consejo del amigo,  al hombre.» Y luego, Proverbios 27: 6 dice: «Fieles son las heridas del que ama; Pero importunos los besos del que aborrece.» Entonces, un enemigo te dirá lo que creen que quieres escuchar o lo que quieren que oigas, van a decirte cosas para que tengas una buena percepción de ellos, pero un amigo verdadero, te dirán lo que necesitas escuchar. La amistad matrimonial implica la asociación y la intimidad. Cantar de los Cantares 5:16 dice: «Su paladar,  dulcísimo,  y todo él codiciable. Tal es mi amado,  tal es mi amigo, Oh doncellas de Jerusalén.» Y por eso, en el Cantar de los Cantares, no solo vemos a un amante y la intimidad sexual, sino también vemos lo importante de ser un amigo.

Cuando un amigo te lastima, duele. Entonces, cuando tienes una relación matrimonial y te lastimas, hay un dolor profundo. Es por eso que la separación y el divorcio causan un dolor tan profundo, porque has sido vulnerable, has confiado, has arriesgado tu vida con esa persona y luego hay una separación y eso es extremadamente doloroso.

Ahora, déjame decirte algo: es muy posible que tus amigos fuera del matrimonio afecten tu amistad en el matrimonio. Proverbios 13:20 dice: «El que anda con sabios,  sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.» Y Proverbios 28:7 dice: «El que guarda la ley es hijo prudente; Mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.» Entonces, escucha esto: con quién salgas va a afectar tu amistad en el matrimonio.

Bien, ahora hablemos sobre lo que debería o no debería compartir con un padre, ¿de acuerdo? Entonces, si mi hija viene a verme y tiene un problema con su esposo, entonces deberías decir: «Mira, te amo pero no voy a intervenir, tú tienes que hablar con él sobre eso porque no voy a ser objetivo en esto.» No vayas a tus padres para tratar situaciones maritales y eso se aplica también a tus amistades ¿Crees que deberías hablar sobre situaciones matrimoniales con un amigo? Nunca vayas a compartir nada que avergüence a tu cónyuge; ningún detalle íntimo ni nada que perjudique la imagen de tu pareja.

Entonces, cuando se trata de amistades y de compartir algunas cosas, debes ser extremadamente cuidadoso con lo que estás compartiendo, cómo lo estás compartiendo. No puede hacer nada que rompa esa sólida confianza, vulnerabilidad, intimidad y amistad profunda  que no se puede igualar en ningún otro lugar con alguien que no esté en esa relación, tienes que ser extremadamente cuidadoso con eso. Y ahora, si eres un amigo  de esa pareja, recuerda que el único asesoramiento efectivo es cuando un esposo y una esposa están juntos y escuchas las dos versiones del asunto, es imposible aconsejar por separado. Entonces, como amigo, eres un guardián. Eclesiastés 4: 9 a 12 dice: «Mejores son dos que uno;  porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren,  el uno levantará a su compañero;  pero  ¡ay del solo!  que cuando cayere,  no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos,  se calentarán mutuamente;  mas  ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno,  dos le resistirán;  y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.»

Recuerda, la parte fundamental de nuestro matrimonio es Cristo. Dos son mejor que uno. Nunca olvidaré cuando estábamos pasando por un momento muy difícil y mi esposa dijo: «Sabes, no te preocupes por eso, vamos a estar juntos sin importar nada» ​El aliento que eso me dio fue grandioso. Entonces, cuando tienes esa inversión en una amistad que a la vez es tu relación, eso es un estímulo continuo el uno para el otro.

Entonces, ¿qué es la amistad? Aristóteles dijo: «Una sola alma que habita en dos cuerpos». La amistad proporciona apoyo, compañía, alguien con quien ser abierto y honesto, rendición de cuentas, disfrute en tareas hechas en conjunto, protección. La amistad en un matrimonio debe mantenerse y protegerse. Sin embargo, la amistad no autoriza decir cosas hirientes a tus amigos.

Un autor escribió: «Cuanto más se acerca una relación con una persona, más necesario se vuelve el tacto y la cortesía». Y a menudo, cuando tenemos gran confianza, diremos cosas más hirientes a aquellos a quienes amamos, más de lo que diríamos a un completo extraño. Creo que es extremadamente importante que protejas esa amistad y para eso es vital que realcen planes a futuro; determinar su misión juntos. En el matrimonio hay una persona con la que puedes compartir tus sueños y que no va a pensar que estás loco. Alguien que debería apoyarte en tus sueños, alguien en quien puedes ser honesto con cómo te sientes y te aceptan de todos modos.  Así que, disfruta las cosas que Dios te ha permitido hacer a su lado, comparte aspectos tuyos que son preciosos y vulnerables, comparte tus miedos, sé abierto el uno con el otro. Planea un retiro de fin de semana. Enriquece tu matrimonio y amistad a través de citas nocturnas y reuniones semanales

Bien, pensemos en esto, la diversión es el factor más importante para entender la felicidad conyugal en general. «Entre todas las variables, la cantidad de parejas divertidas juntas surgió como el factor más importante para comprender la felicidad marital en general». Eso no quiere decir que otras cosas no estuvieran sucediendo en estas relaciones, pero las buenas relaciones se vuelven geniales cuando se preservan tanto la cantidad como la calidad de tus momentos de diversión juntos.

Discuta una estrategia para divertirse juntos. Los investigadores dicen que si no van a divertirse juntos, se producirá una desconexión y la grieta crecerá, crecerá y crecerá y, por otro lado, una de las cosas más vinculantes que podrían hacer juntos es divertirse. Reír y disfrutar juntos. Así que discute una estrategia para que ocurran tiempos de diversión. Asegúrate de que vas a hacer esto, no para completar una tarea, sino para divertirse haciéndolo. Cuando los pasatiempos se convierten en obligaciones, pierden su diversión porque se parecen demasiado al trabajo. Entonces trabajen en ello.

Hay cinco elementos esenciales de los que quiero que hablemos, y estos son: estar en la palabra, ser un adorador, conectarse con otros, servir y compartir; estos elementos son indispensables en tu crecimiento espiritual, y para ello es vital que oren juntos. La encuesta nacional de 1995 encargada por “Family Life” descubrió que las parejas que oran juntas, al menos tres veces por semana, tienen un mayor nivel de satisfacción mutua que las que no lo hacen, así que si no están orando juntos, es muy importante que lo hagan.

“Honremos nuestras diferencias 2”

“Disfrutemos de la intimidad”