in

“Honremos nuestras diferencias”

Queremos ver los aspectos de la diferencia entre hombres y mujeres únicos. Y aquí está nuestro propósito. Nuestro propósito es tratar de entendernos mejor para apoyar, alentar y satisfacer las necesidades únicas que cada uno de nosotros tiene.

 Si los dos se vuelven uno en el matrimonio, ¿cómo conservan sus identidades individuales? ¿Se debe volver pasivo para funcionar eficazmente como pareja o hay una forma mejor? Bueno, para responder esa pregunta hoy, Ron Moore analiza el tema desde una perspectiva bíblica.

 Está bien, vamos a comenzar mirando un pasaje de las Escrituras. Pero antes, quiero decirte que en la Biblia no sólo encontramos un pasaje que hable sobre el matrimonio, en realidad, cada pasaje de las Escrituras se relacionará con la relación matrimonial. Entonces, cuando lean Efesios 4:32: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” Eso debería aplicarse primero a la relación matrimonial. Así que cada pasaje de la Biblia se relaciona con la relación matrimonial.

Pero aquí hay un pasaje de las Escrituras donde Pablo nos dice lo que debemos hacer en la relación matrimonial. Aquí están las instrucciones y él va a compararlo con la iglesia. Lo encontramos en Efesios 5: 21-33 y te invito a que en la intimidad de tu habitación lo leas. Y lo que hoy quiero que hagamos es que analicemos esto y determinemos lo que Pablo nos está diciendo. Cuando vas a un pasaje de las Escrituras, ¿qué es lo más importante que debes hacer para comprender verdaderamente ese pasaje de las Escrituras? Pues ver el contexto. Entonces, cuando tiene un pasaje de las Escrituras y lo recoges en medio de un capítulo, necesita volver al menos a un párrafo antes y ver cuál es el contexto. Así que el contexto de este pasaje comienza en Efesios capítulo 5 versículo 18 «No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu» Entonces, hay un contexto primordial en el cual Pablo coloca este pasaje del matrimonio y es estar controlado por el Espíritu Santo. Entonces ahí es donde comienza todo. Cuando hablas de una relación matrimonial, cuando hablas del papel del esposo y la esposa, debes comenzar por ser controlado por el Espíritu. Pablo está diciendo que no te emborraches con el vino, sino que te controle el Espíritu Santo.

En segundo lugar, Pablo dice en el capítulo 5 versículo 21 «Someteos unos a otros en el temor de Dios.» Así que lo primero en estos roles de esposo y esposa es que hay sumisión mutua. No siempre te saldrás con la tuya. Y la sumisión mutua es evidencia de que Dios está controlando tu vida y va a ser evidencia de un matrimonio fuerte. Significa que no siempre obtendrás lo que quieres, no siempre vas a ir al lugar al que quieres ir, no siempre vas a gastar el dinero de la manera que quieres gastarlo y no siempre vas a hacer las cosas a tu manera.

Ahora, si una persona siempre está cediendo y la otra persona nunca, ¿es esa sumisión mutua? ¡Claro que no! Pero cuando hay una sumisión mutua haremos nuestro mejor esfuerzo bajo el control del Espíritu Santo para satisfacer las necesidades del otro. Por cierto, Pablo usa la palabra “someterse” 23 veces en sus escritos. Se nos dice que nos sometamos a las autoridades civiles, a los padres, a los líderes de la iglesia, a nuestros jefes. De hecho, toda la estructura de la sociedad depende de nuestra voluntad de someternos a las leyes de la sociedad. No puedes vivir sin sumisión en el mundo.

Entonces, la sumisión mutua en el matrimonio es simplemente otra forma de expresar lo que Pablo dijo en Filipenses, capítulo 2 versos del 3 al 5 dice: «Respondió Jesús y le dijo:  De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?  ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús:  De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.» Y luego Pablo continúa explicando que Cristo se sometió hasta el punto de vaciarse para descender a esta tierra y morir por nuestros pecados. Entonces, ¿este pasaje, antes de cualquier otro lugar se aplica a la relación matrimonial.

Ahora Pablo continúa presentando el ejemplo de lo que un esposo y una esposa deberían hacer. Entonces esto es lo que queremos hacer. Repasemos el capítulo 5 de Efesios mirando las responsabilidades del hombre y de la mujer. Empecemos con el hombre: Primero, el papel de un esposo piadoso es ante todo liderazgo siervo. Dios llama a cada hombre a ser un líder servidor y en Efesios 5 tenemos algunos componentes de lo que eso significa. Aquí está el primero. El liderazgo siervo significa un amor sacrificial. Efesios 5:25 dice: «Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella«. Ahora piensen que Pablo está tomando la relación de Jesucristo y Su Iglesia. Está tomando esa imagen macro de lo que todos podemos ver y está diciendo que estas mismas cosas que se aplican a Jesús y la Iglesia se aplican a la relación matrimonial. Entonces él está hablando de un amor de sacrificio. Cristo se sacrificó por la Iglesia para que los esposos estén dispuestos a sacrificarse por sus esposas. Ahora, pensemos en este amor sacrificial. 1 Corintios 13: 7 dice: “el amor todo lo soporta” Entonces este amor sacrificial nunca se da por vencido. Siempre busca lo mejor. Nunca mira hacia atrás, pero continúa hasta el final. El amor nunca muere. Entonces este amor sacrificial se demuestra en 1 Corintios 13 y eso es lo que Dios pide a los esposos hacer.

En segundo lugar, llama a los maridos a tener un amor santificador. » Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla» Eso es lo que significa la palabra santificar: separar. Ahora déjame hacer una pregunta. ¿Cuáles son algunas de las cosas prácticas que los esposos podrían hacer para santificar a sus esposas o ayudarlas a apartarse para Cristo? Pues algo fundamental es guiar los tiempos de oración juntos. Entonces, ¿qué podría hacer un esposo para ayudar a sus esposas a pasar tiempo con el Señor? Asumir los deberes del bebé una mañana o una tarde. Bueno, piensa en las cosas prácticas que podrías hacer para ayudarlas.

El siguiente es un amor nutritivo. «Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos.  El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,” Nadie odia su propio cuerpo, así que, cuida tu cuerpo.

Amor satisfactorio. «Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.» Entonces un amor satisfactorio es parte de este liderazgo siervo. Así que, las responsabilidades del esposo es brindar un amor de sacrificio, un amor santificador, un amor nutritivo y un amor satisfactorio.

Ahora, consideremos las responsabilidades de la esposa: El primero es la sumisión. ¿Qué piensas cuando oyes la palabra sumisión? Generalmente los jóvenes se asombran al escuchar la palabra “sumisión” porque en esta cultura es una palabra negativa. Entonces, hablemos de algunos conceptos erróneos con respecto a la presentación bíblica. Así que, pensemos de esta manera: tenemos una palabra que es negativa en nuestra cultura, ¿verdad? “Sumisión”. Entonces vamos a pensar en esto en términos de lo que dice la Biblia. Ahora ya dijimos que tiene que haber una presentación mutua, pero ahora lo estamos reduciendo al rol de esposa. Entonces digamos que esto es lo que no es, la sumisión no significa que la esposa sea inferior a su marido. Ya lo hemos establecido a partir de Génesis 1, donde fuimos creados a imagen de Dios y, Gálatas 3:26 y 27.

La sumisión no significa que la esposa pierde su identidad y se convierte en otra persona. La macro ilustración aquí es Jesús y la Iglesia. Entonces pregunto: ¿La Iglesia pierde su identidad al someterse a Cristo? No, claro que no. Cada iglesia tiene una cultura y una identidad. Eso es parte de ser del Cuerpo de Cristo. En realidad, no perdemos nuestra identidad, sino que ganamos identidad. La sumisión no significa que la esposa se convierta en un participante pasivo en la relación, este es un concepto erróneo y no es en absoluto lo que Dios quiso.

Nunca olvidaré una consejería prematrimonial que di a una pareja y cuando hablé sobre la sumisión, el futuro novio se puso realmente rígido. Y podría decir que no le gustó lo que estaba diciendo. Yo lo conocía, era una buena pareja. Pero ese tema de la sumisión realmente le molestaba. Entonces pensé: «¿Qué pasa con eso?» Bueno, su padre, su verdadero padre había muerto cuando tenía unos tres años. Realmente nunca conoció a su verdadero padre, y su madre se había casado con un creyente fuerte y había muchos abusos. Hubo abusos a su madre y hubo abuso a los niños, todo en nombre de la sumisión. Y cuando escuchó eso, simplemente no pudo manejarlo porque había sido abusado innumerables veces.

Mira, cada vez que abusas de una relación estás fuera de lo que Dios tiene en mente. Entonces en estas cosas, la sumisión no significa que hay inferioridad. No significa una pérdida de identidad. No significa participación pasiva. El esposo y la esposa están en esto juntos y hay una participación plena en ambas partes.

Expondré las cinco necesidades principales de una mujer y esto es de un libro Ella necesita que él le hable. La conversación que satisface a una mujer debe centrarse en los acontecimientos de su día, en las personas con las que se ha encontrado y, sobre todo, en lo que sientes por ellos. Espero que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa. Bendiciones.

“Luchemos justos 3”

“Honremos nuestras diferencias 2”