in

“Honremos nuestras diferencias 2”

Las necesidades de una mujer primero son el afecto, el afecto simboliza: seguridad, protección, comodidad, aprobación y el afecto no debe ser usado como una guía para el sexo.

Es un hecho innegable. Dios creó hombres y mujeres con diferentes necesidades. Entonces, ¿cómo honrar las insuficiencias únicas de su pareja para cumplir con el diseño de Dios? Bueno, hoy Ron Moore aborda esa cuestión con consejos probados y prácticos.

La sumisión no significa que la esposa se convierta en un participante pasivo en la relación. En la sumisión bíblica, la mujer fue creada para completar al hombre entonces, si la mujer está hecha para completar al hombre, el hombre está hecho para  complementar a la mujer. Y, por lo tanto, la sumisión significa: completar, arreglar, adaptar o combinar voluntariamente para formar un todo completo. Entonces, cuando una esposa se somete voluntariamente a su esposo, ella lo está completando, ella está aceptando el estándar de Dios. “No soy inferior, no soy un participante pasivo, pero me someto a tu liderazgo para completar el matrimonio de la manera que Dios lo pensó”.

Pedro nos dice que esta es la forma en que mujeres del pasado, que pusieron su esperanza en Dios, solían hacerse bellas: estando sumisos a sus propios maridos. Un ejemplo de ello es Sara, quien obedeció a Abraham y lo llamó su maestro. Ahora, es interesante que Pedro use a Sara como un ejemplo de sumisión bíblica, porque si regresas a Génesis 16, 18 y 19, vas a ver que Sara es cualquier cosa menos una miedosa. Sarah tiene una fuerte personalidad y a pesar de eso ella siempre está con Abraham. Ahora, ¿Por qué crees que Dios inspiraría a Pedro a usar a Sara como un ejemplo de sumisión bíblica? Veamos algunas razones:

En primer lugar, la sumisión no quita personalidad y vemos eso en Sarah; ella conserva su personalidad. Y, en segundo lugar, Sara se queda con Abraham incluso durante las decepciones y dificultades y presiones de la vida. Entonces, ella es su compañera, ella está con él siguiendo su ejemplo, ya que él sigue la iniciativa de Dios. Entonces, maridos, si sigues la iniciativa de Dios, para tu esposa no va a ser un problema seguir tu ejemplo, pero si no estás haciendo eso entonces los problemas ocurrirán

Bueno, la esposa piadosa respeta a su esposo. Efesios 5:33 dice: » Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido» Así que tiene que haber respeto y amor. Ahora, tú puedes decir: «Bueno, las Escrituras dicen que debo respetar a mi esposo, pero nunca dice que debo amar a mi esposo». Bueno pues déjame decirte que eso es algo ridículo. Tienes que respetar y amar a tu marido. Vamos a Tito 2: 3 y 4: «Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras,  no esclavas del vino,  maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos” Entonces tiene que haber respeto y amor.

Déjame resumirlo, el líder siervo debe hacer espacio para los dones, fortalezas y debilidades de su esposa, debe honrar sus pensamientos y deseos, debe demostrar que ella es más importante para él, más importante que su familia, su trabajo, su recreación e incluso sus hijos. Ahora escucha esto, los líderes siervos nunca demandan sumisión; la sumisión nunca es forzada. Algo más, una esposa piadosa debe honrar a su esposo mientras honra a Cristo. Ella debe demostrar lealtad y compromiso con él, incluso en el ámbito de sus debilidades. Ella debe esforzarse por mejorar sus dones y fortalezas dentro de su matrimonio.

Bien, quiero plantear cinco necesidades principales del hombre y la mujer. Empecemos con la mujer: afecto; lo primero y de lo que no puede prescindir; el afecto simboliza la seguridad, protección, comodidad, aprobación. El esposo puede demostrar su afecto a través de: abrazos, notas, flores, una cena, abrirle la puerta, tomarla de la mano. Ahora, aqui hay algo que quiero decir a las mujeres: “el afecto no debe ser usado como una guía para el sexo” Miren, el afecto es el ambiente del matrimonio mientras que el sexo es el evento, por lo tanto no debe ser usado como una forma de chantaje.

El segundo es la conversación; ella necesita que él le hable. La conversación que satisface a una mujer debe centrarse en los acontecimientos de su día, en las personas con las que se ha encontrado y sobre todo, en lo que sientes por ella. La conversación demuestra cuidado. Recuerda que la mayoría de las mujeres se enamoran de los hombres que han reservado tiempo para intercambiar conversación y afecto con ellas. Honestidad y apertura, ella necesita confiar en él totalmente. Hay una frase que me gustaría leerte, dice: «La mujer típica necesita la capacidad de comunicarse con su marido a cualquier hora del día o de la noche a fin de mantener la sensación de franqueza y honestidad.” Ella necesita poder hablar con él y esa apertura genera el factor de confianza.

Otra necesidad es el soporte financiero, la mujer necesita suficiente dinero para vivir cómodamente, tiene que haber esa seguridad para no preocuparse por el dinero. El compromiso familiar es otra necesidad de la mujer; ella necesita que sea un buen padre; realizar actividades familiares: comidas juntas, paseos en bicicleta, asistir a la iglesia juntos, jugar, involucrarse con los niños, eso es muy importante.  Y en ese sentido es necesario llegar a un acuerdo sobre criar y disciplinar a los niños; algunos de los conflictos en el matrimonio ocurren cuando la familia de origen disciplinó de cierta manera y usted no está de acuerdo con eso. Es extremadamente importante estar de acuerdo con eso porque es parte del compromiso familiar que ustedes decidieron vivir.

Lo mejor que puedes hacer por tus hijos es amar a su madre o a su padre. Los niños obtendrán más seguridad al ver que se aman y al ver la estabilidad que eso trae, la confianza que eso genera más que cualquier otra cosa que ocurra en la relación matrimonial. Bueno, esas son las cinco necesidades básicas de la mujer. Ahora piensa en lo que hemos estado hablando, este aspecto de ser controlado por el Espíritu, la sumisión mutua, y luego satisfacer las necesidades de los demás, porque todo esto va a significar que tendrás que renunciar a algunas cosas para hacer eso. Vas a tener que invertir mucho tiempo y energía en algunas cosas para hacer eso. Esto parece fácil en el papel, pero toma tiempo, energía y un gran sacrificio. Así que repasa esto con tu esposo y mira cómo puedes aplicarlo prácticamente dentro de su relación.

Bueno, ya vimos las necesidades de la mujer, ahora examinemos las  necesidades de un hombre: número uno, satisfacción sexual. La esposa típica no comprende la profunda necesidad de sexo de su marido más de lo que el marido típico comprende la profunda necesidad de afecto de su esposa. Y es por eso que este es uno de los tres principales perjudicadores de un matrimonio: la comunicación, el sexo y el dinero. Un hombre se siente engañado cuando está de acuerdo en tener una relación sexual y luego su esposa no está dispuesta a cumplir esa relación sexual. Y así la ira, la amargura y el resentimiento se acumulan. La frecuencia con que eso suceda depende de ustedes, y eso es parte de la comunicación, eso es de lo que debes hablar en un matrimonio.

El segundo es el compañerismo recreativo, ellos necesitan tener a su lado a alguien con quien hacer cosas recreativas y desarrollar la amistad. Participa en las actividades recreativas que puedan disfrutar juntos. Piensa en lo que hiciste cuando eran novios, las cosas recreativas que hiciste y lo mucho que se divertían juntos y entonces yo te pregunto: ¿Por qué dejamos de hacer esas cosas cuando se casaron?

Ahora, escucha esto: el hombre puede ser feo, pero si habla con ella y es cariñoso, las cosas irían bien, pero un esposo desea una esposa atractiva; es por eso que se casó contigo en primer lugar y ciertamente vamos a cambiar a lo largo de los años, pero debes hacer todo lo posible para seguir siendo atractivo para tu cónyuge. El trabajo en esta área aumenta la autoestima de la esposa, no sólo en lo personal sino en lo físico. Ayuda doméstica, él necesita tranquilidad, no un caos. Satisfacer esta necesidad no significa que tu cónyuge no ayude con ninguna de las tareas domésticas ni cuide a los niños. Simplemente significa que estás haciendo cosas domésticas que significan más para él.

Una necesidad más, admiración, él necesita que ella esté orgullosa de él. La esposa necesita que el hombre le diga qué tan atractiva se ve, mientras que el hombre necesita que su esposa le diga: «Estoy realmente orgullosa de ti». Ahora escucha esto: el ego masculino es más frágil que el ego femenino.

¿Qué es la amistad? Aristóteles dijo: «Una sola alma que habita en dos cuerpos». Y me encanta esa definición de amistad y es justamente de eso de lo que quiero que hablemos en nuestro próximo programa. Bendiciones.

“Honremos nuestras diferencias”

“La Amistad”