in

“Hablemos”

Cuando dices una palabra, estás comenzando con una emoción en tu corazón,  yendo a un pensamiento en tu mente, formando eso de una manera en que lo vas a decir y está saliendo de tu boca. Cuando hablas, estás compartiendo tu corazón.

¿Cuáles son esos filtros invisibles que confunden los mensajes que pasan entre usted y su cónyuge? Bueno, hoy Ron Moore los identifica para que puedas evitar sus trampas y aprender cómo hacer que tus conversaciones matrimoniales sean más significativas.

Bien, vamos a hablar sobre comunicación. Hay tres cosas que rompen un matrimonio, tres cosas principales; la comunicación, el dinero y el sexo. La comunicación está en la parte superior de la lista porque, si puedes comunicarte, estás comprometido a comunicarte y aprendes a comunicarte, entonces puedes hablar sobre asuntos de dinero y puedes hablar sobre los problemas sexuales de forma clara y segura. De esta forma, la comunicación está muy por encima del tema más importante en la relación matrimonial. La comunicación es la herramienta para resolver los otros problemas. Entonces, si tienes un problema con la herramienta principal, vas a tener un problema con otras cosas.

Bien, hay una gran definición de un tipo llamado Griffin que escribe un libro de texto para la teoría de la comunicación, él dice: «La comunicación es la gestión de los mensajes con el propósito de crear significado.» De modo que, tú tienes dentro de tu corazón mensajes, y la comunicación se convierte en la administración de esos mensajes. De la forma en como los administras, dependerá gran parte de tus relaciones. Así que: ¿Los vas a manejar de una manera reflexiva, disciplinad y cuidadosa?

Ahora, la gestión de los mensajes es responsabilidad tanto del hablante como del oyente. Podría ser el mejor orador del mundo, pero si nadie escucha, acaso ¿se realizó la comunicación? La respuesta es “No”. Ahora, si escuchaste y hubo una comunicación terrible, ¿tuvo lugar una buena comunicación? Yo creo que no ¿verdad? De modo que la gestión de los mensajes es a la vez responsabilidad del orador y del oyente.

En segundo lugar, la comunicación debe ser clara y segura. Ahora puedes usar muchas palabras y figuras retóricas para comunicar lo que vas a decir, pero al final del día la persona tiene que saber lo que quieres decir. Tienes que ser claro y debe ser seguro. Y una de las razones por las que la comunicación se convierte en un problema en el matrimonio es que no es seguro. Entonces, si sé que vamos a entablar una conversación y voy a ser criticado por lo que hago, después de un tiempo voy a dejar de comunicarme con esa persona, por eso es tan importante que seas claro y seguro. Philip Roth dice: «La conversación no es sólo fuego cruzado donde disparas y te disparan, donde tienes que agacharte para salvar tu vida e intentar matar. Las palabras no son sólo bombas y balas, las palabras son pequeños obsequios que contienen significado» Entonces en la comunicación estás expresando tu corazón.

Recuerdo haber hablado una vez con un chico acerca de algunas cosas negativas y desafiantes que él estaba diciendo a otras personas y él me dijo: «Esas son palabras sueltas». Bueno, no hay tal cosa como «palabras sueltas». Cuando comunicas algo es porque ese algo viene de tu corazón. Así que piénsalo, cuando dices una palabra, esta surge de una emoción en tu corazón que se vuelve un pensamiento en tu mente y se traslada a tu boca. Mira, cuando hablas, estás compartiendo tu corazón. Entonces podemos decir que la comunicación es la expresión del corazón.

Veamos una guía bíblica de como Dios usa la comunicación. Comenzaremos con este pasaje: Santiago 1:19 y 20 esto dice así: » Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios» «Rápido para escuchar, lento para hablar». Alguien ha dicho que Dios nos dio dos oídos y una boca, por lo que deberíamos escuchar el doble de lo que hablamos. Escuchar significa hacer un esfuerzo consciente por prestar mucha atención y eso es un trabajo duro, ¿verdad?

Entonces, sabemos que la comunicación es crítica. Sabemos que con la comunicación podemos construir o derribar. Sabemos que las palabras que salen de nuestra boca son una expresión de nuestro corazón, por ello debemos revisar nuestro corazón. ¿Cuáles son las cosas en tu hogar, en tu vida que confunden la comunicación, con los demás? Bueno pues ¿qué te parece si las revisamos?: Primero: las emociones, las emociones ciertamente pueden confundir el mensaje. Segundo: el lenguaje corporal, no siempre es lo que dices sino cómo lo dices. Tercero: preocupación, los investigadores llaman a esto falta de atención. Pueden ser factores internos como: estar cansado, aburrido, estado de ánimo, estar involucrado mentalmente en una situación de consumo. O pueden ser factores externos como: los niños, la televisión, el internet, teléfonos celulares, etc.

Ahora, es necesario tener una correcta salud en tu estado emocional; si está de buen humor, es más probable que hables claro, seguro y cortésmente. Si estás de mal humor, es más probable que no escuches ni hables. Si estás de buen humor, vas a hablar y escuchar mejor. Pre-interpretación: los investigadores llaman a esto expectativa; el oyente tiende a escuchar y entender lo que espera oír y entender, esto hace que un oyente empiece a interpretar el mensaje antes de que se complete. Personalidad comunicacional: algunas personas son mucho más expresivas, algunas personas son más reservadas; es cuestión de personalidad. Aquí hay uno más: generalmente el oyente pone un escudo de escucha para protegerse del dolor de ser golpeado por palabras imprudentes, ellos piensan: “Ya he pasado por eso y me ha dolido mucho, así que estoy poniendo un escudo y no voy a escuchar la mayor parte de lo que dices, pues las palabras realmente pueden doler”

Ahora, la mayoría de las personas tienden a tomar una actitud de defensa debido a lo que sucedió en el pasado y hay algunas cosas que puedes hacer para lidiar con eso: Antes que nada, reconoce que tu memoria no es perfecta. Reconoce que es posible que no te hayas comunicado con claridad, reconoce que, muy probablemente has malentendido la situación, así que hoy te quiero pedir que lo dejes y avances.

Santiago dice que seas rápido para escuchar y lento para hablar. Y, por cierto, gritar está fuera del lugar; si no es una voz normal, no es comunicación. Para expresar o comunicar opiniones, sentimientos, ideas, sueños no necesitas alzar tu voz. Así que hablar es comunicar quién eres, cómo te sientes y con qué estás soñando.

Miremos Proverbios 10:19, esto dice: “La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.” Las palabras imprudentes penetran como una espada, pero la lengua de los sabios trae sanidad. Proverbios 15:1 dice: «La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.» Y Santiago 3: 3 al 12 dice: “He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo. Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas.  He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego! Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad.  La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno. Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana; pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición.  Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos?  Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.”

Santiago no sólo habla de las palabras que salen, sino que también dice de dónde vienen. Y si vienen de una primavera fresca, entonces será agua dulce. Si viene de un manantial salado, va a ser agua salada. Entonces tus palabras demostrarán lo que está escondido en lo profundo de tu corazón. Entonces piensa antes de hablar. La comunicación disciplinaria consiste en sostener la lengua. Proverbios 11:12 dice: “El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; Mas el hombre prudente calla”

Así que, habla abierta, honesta y amorosamente. Recuerda Proverbios 27: 6 dice: “Fieles son las heridas del que ama; Pero importunos los besos del que aborrece.” Proverbios dice que a veces cuando te comunicas va a ser difícil. Entonces, si tienes un hábito molesto, tu conyugue como tu mejor amigo sobre la faz de la tierra, debería ser capaz de decírtelo abierta y honestamente. «Y las heridas de un amigo sanan.

Ahora, es cierto que debemos aprender a decir las cosas con amor, pero eso implica que aprendamos a decirlas en el momento adecuado. Eclesiastés 3 versos del 1 al 2 dice: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir” Y es precisamente de eso de lo que quiero que hablemos en el siguiente programa. Bendiciones.

“Hagámoslo juntos 2”

Luchemos juntos