in

“Disfrutemos de la intimidad”

Cuando nuestro Creador ideó la relación de una sola carne, colocó con ella el potencial de intimidad sexual que podría bendecir el matrimonio casi increíble. La intimidad sexual genuina tiene el poder de sanar, restaurar y mantener la relación matrimonial.

La intimidad sexual es esencial para un matrimonio satisfactorio, pero tratar de satisfacer las necesidades de intimidad de tu pareja dándoles lo que deseas resultará en una experiencia menos que satisfactoria. Entonces, en el programa de hoy, Ron Moore comparte el producto y el proceso de convertirse en una sola carne y lo que cada socio necesita del otro.

Bien, hemos hablado sobre la amistad, hemos hablado sobre la diversión, hablemos sobre hacer cosas juntos con respecto a su fe. Y nuevamente estas son cosas críticas.

Desarrolla intimidad espiritual. Antes que nada, debes comenzar con una relación personal con Cristo. Debes asegurarte de estar en la misma sintonía cuando se trata del Señor, pero debes comenzar con una relación personal con Él. No casaremos individuos a menos que ambos tengan una relación personal con Cristo. No defenderemos ni apoyaremos un matrimonio a menos que sepamos que están en pie de igualdad con Cristo; desarrollándose individualmente como un seguidor de Cristo, antes de que puedan desarrollarse juntos. Hombres, muchas veces, lo que sucede en una iglesia es que las mujeres crecen más rápido que los hombres y ustedes no se mantienen al día y eso genera un gran estrés en un matrimonio. Entonces, cuando piensas en lo que debería unirte, ahora se convierte en un elemento de estrés y ahí es cuando tu matrimonio parece un mal negocio.

Escucha esto: el 95 por ciento de las parejas cristianas no oran juntas según las estadísticas ¡El 95%! ¿Por qué crees que pasa esto? Pues porque la oración es el momento en el que más vulnerable eres; estas delante de Dios quien lo sabe todo y tu cónyuge está ahí, quien también pronto sabrá todo. Mira, Satanás no quiere que ores y es por ello que deben estar fortalecidos en la fe. Pero debo decirte que, al principio esto no será nada fácil, cada uno de ustedes tendrá diferentes asuntos que conversar con Dios, lo cual hace de la oración en conjunto algo muy difícil de realizar. Y mira, si no pueden orar juntos y si no desarrollan eso como un hábito y no te sientes cómodo haciéndolo, entonces ora silenciosamente pero juntos y luego ya al terminar, realicen una corta oracíon juntos, en voz alta. Ese es un gran comienzo, y con el tiempo, desarrollarán la disciplina de ser vulnerables en la oración juntos. Tengan devocionales juntos, adoren juntos. Y la adoración es más que sólo cantar un domingo por la mañana o ir a la iglesia, una vez a la semana. Y a propósito, también queremos animarlos a servir juntos. Busquen un área en la que puedan brindar servicios juntos; ya sea una enseñanza, detrás de escena o incluso limpiando el salón principal.

Algunos de los momentos más divertidos que Lori y yo hemos tenido en nuestra relación matrimonial han sido los momentos en que servimos juntos. Fue un momento divertido para que crezcamos en nuestra fe, para hacer algo juntos y servir al Señor. Así que busca algo que realmente disfruten y háganlo juntos. Ahora, sé que cuando se trata de la iglesia, todos tienen una preferencia sobre cómo hacer las cosas; pero una de las cosas que realmente me gustó es que he visto tantas veces que las familias se reúnen en un rincón del centro de culto y oran juntas, eso es muy importante.

Ahora, permíteme hablarte acerca de uno de los factores necesarios para que un matrimonio marche bien: el sexo. El sexo es la idea de Dios, Él lo ordenó y lo diseñó. Leamos Efesios 5:31 dice: «Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre,  y se unirá a su mujer,  y los dos serán una sola carne.» Ahora, hemos dicho que nosotros estamos formados por: espíritu, alma y cuerpo; y ese acto de carnalidad física es el acto que demuestra más que cualquier otra cosa, la unión y la unidad de un esposo y una esposa.

Ahora quiero que comprendamos que Dios diseñó no sólo el producto de una sola carne, sino que también diseñó el proceso de una sola carne. La sexualidad es el producto, la sensualidad es el proceso. La principal queja de la mayoría de las mujeres con respecto a la relación sexual es que su marido está más ocupado con la mecánica del sexo que ignora la sensualidad. Una vez más, la forma en que los hombres están conectados normalmente está más interesada en el producto que en el proceso, mientras que la forma en que las mujeres se conectan está relacionada tanto en el proceso como en el producto.

Los hombres, principalmente dan intimidad durante el juego previo y reciben intimidad durante el coito. Las mujeres experimentan intimidad durante todo el proceso: tocar, compartir, abrazarse y comunicarse. Entonces, puedes ver que incluso cuando los hombres y las mujeres se comunican físicamente, hay algunas expectativas diferentes y diferentes experiencias que surgen de eso. Según algunos estudios, los hombres tienen una necesidad biológica de liberación sexual regular cada 48 a 72 horas. Y veremos más adelante que, cuando hay una necesidad de eso que está privada, entonces pueden ocurrir muchos sentimientos equivocados. Y cuando esa necesidad se comunica o se demuestra sin la parte de intimidad, puede producirse mucha amargura.

El sexo es uno de los tres grandes motivos de discusión, sin embargo es tan personal que rara vez se discute de manera constructiva, y es sorprendente que incluso entre marido y mujer casi nunca se discuta. Esa es un área donde somos los más vulnerables. La Escritura dice en Génesis 2:25 «Y estaban ambos desnudos,  Adán y su mujer,  y no se avergonzaban.» Pero luego viene el capítulo 3 ¿qué es lo primero que hacen? Cubrieron aquello que los distinguía el uno del otro. Y así, desde el principio, cuando entró el pecado, se debe cubrir esas partes distintivas.

Ahora, hay algo de lo que quiero hablar con todo eso, y es que el mundo pone enormes expectativas en los actos sexuales y, por lo tanto, cuando no se cumplen, entonces sentimos que alguien nos ha defraudado o hemos defraudado a alguien. Resultados decepcionantes de expectativas poco realistas. Es muy probable que te sientas usado o privado en esta área de la relación y es ahí cuando surge una desconexión. Entonces, si hay desconexión en un matrimonio y luego se unen en el acto sexual, el cual debería mostrar unidad, entonces eso simplemente resalta el hecho de que esto no es todo lo que se supone que es y veremos que la sexualidad es un paquete, no es un acto sino un paquete de la relación matrimonial.

Ahora, ¿recuerdas los problemas ocultos de los que hablamos? Pues la gente puede entrar y tener muchos problemas ocultos en la sexualidad. Ahora, hay algo que quiero compartir y es de un gran libro escrito en 1977. Escuche lo que dice: «Cuando nuestro Creador ideó la relación de una sola carne, colocó con ella el potencial para la intimidad sexual que podría bendecir el matrimonio casi más allá de toda creencia. El potencial no siempre se ha entendido, pero hoy los terapeutas e investigadores están descubriendo que la intimidad sexual genuina tiene el notable poder de sanar, renovar, refrescar, restaurar y mantener la relación matrimonial«. Y creo que lo contrario es la intimidad sexual no genuina, la cual tiene el poder de demostrar la desconexión que está ocurriendo en el matrimonio.

En la Canción de Salomón hay tres palabras que describen la sexualidad. Estas son palabras y conceptos realmente importantes en todo el libro del Cantar de los Cantares. El primer concepto se refiere a un amor espiritual, tiene el aspecto de conexión y, a menudo, se traduce por la palabra amigo; las relaciones sanas comienzan con la amistad. Es por ello que es tan necesario convertirse en un amigo antes de involucrarse en algo más. Cantar de los Cantares va a hablar sobre ello y, hoy quiero invitarte a alentar a tus hijos a participar de este programa, mira es sumamente importante tener un grupo de jóvenes sanos en una iglesia, porque ahí podrá formar amistades fortalecidas en el Señor antes de comprometerse en una relación de noviazgo. Proverbios 27: 9 dice «la alegría del amigo se desprende de su sincero consejo»

El segundo concepto se refiere a un amor del corazón, se refiere al compromiso y a menudo se traduce como uno que ama mi corazón. Así que aquí está el aspecto de la exclusividad; estoy comprometido con esta persona. No sólo es un amigo más, ahora hay otro nivel: estoy comprometido con él o ella. No es sólo un buen amigo, es a quien ama mi corazón.

El último concepto se refiere a acariciar,  a abrazar, a ser consumado. Así que aquí significa «hacer el amor». Es la consumación física del amor y, a menudo, se traduce como amante. Estos tres conceptos juntos crean una tremenda relación física. Conexión, compromiso y luego consumación. ¿No es esa una bella imagen? Primero hay una amistad, simplemente disfruta de estar con esta persona. Pero luego va más profundo que eso, la amas, te comprometes emocionalmente y luego está esa oportunidad de tener unidad física. Si separas estos tres, tienes algunos problemas. La perfección sin conexión es simplemente animalista. La conexión y la consumación sin compromiso se llama adulterio o fornicación y la conexión y el compromiso sin consumación llevan a mucha frustración y tentación. Pero cuando juntas esos tres, entonces estamos hablando del Cantar de los Cantares, expresado como amor íntimo.

Bueno, en el próximo programa quiero dar algunas observaciones generales de las Escrituras, algunas verdades sobre el sexo, luego quiero ver brevemente la Canción de Salomón y luego un pasaje en 1 Corintios. Que Dios te bendiga.

“La Amistad”

“Disfrutemos de la intimidad 2”