in

“Encendiendo un corazón vacío”

¿Estás tratando de descubrir por qué estás tan insatisfecho con esta vida temporal y todo lo que puedes conseguir y hacer para tratar de llenarla? Recuerda esto: sólo una tumba vacía puede llenar el corazón vacío.

Se mueve desde lo profundo de los espacios vacíos del corazón humano. Un rumor de que hay más que esta vida, más que sólo nosotros, más de lo que podemos imaginar, susurra de alegría eterna y amor eterno. Hoy Ron Moore confirma ese rumor de una fuente confiable. Abre tu corazón y llénalo del amor de Dios.

Hemos estado involucrados en esta serie de sermones a los que hemos titulado “Encendiendo” y nuestra oración durante esta serie es que Dios encienda el corazón de cada creyente con una ardiente pasión por seguir a Cristo. Y queríamos encontrar un hombre que nos ayudara a través de esta serie. Entonces encontramos a un hombre en el Antiguo Testamento, el Rey David, y lo hemos seguido a través de esta serie. Elegimos al Rey David por dos razone: número uno, era un hombre cuyo corazón latía después de Dios. Dios mismo dijo: David es un hombre según mi propio corazón. Y segundo, elegimos a David porque es una persona real que pasa por cosas reales; fracasos reales, desilusiones, atraviesa desafíos, él también peca terriblemente, y queríamos ver qué hacía un tipo como ese para seguir a Dios, porque allí es donde vivimos y eso es lo que somos.

Y ahora quiero ver una parte del primer sermón que se predicó después de que Jesús resucitó de entre los muertos y ascendió al cielo. Es un sermón predicado por el apóstol Pedro y para explicar su punto, Pedro cita a este hombre al que hemos estado siguiendo, el Rey David. Entonces, si tienes tu Biblia, tómala y pasa al capítulo 2 de Hechos y mira el versículo 22. Pedro se dirige a la multitud y dice: «Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.» (Hechos 2: 22-24). Mira el versículo 25 «Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza; Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia «(Hechos 2: 25-28).

Ahora bien, este pasaje que Pedro cita aquí, es del Salmo 16 y no sabemos todo lo que estaba sucediendo en la vida de David cuando escribió el Salmo 16, pero sabemos que estaba en una situación peligrosa. Estaba en un momento difícil. Y en el programa anterior tuvimos la oportunidad de estudiar un poco esta declaración de David. Y vimos que, en este Salmo, David dice: Dios, eres tú y solo tú mi refugio. Ahora, aquí en el Antiguo Testamento, David habla de una relación personal con el Dios viviente. Y como lo señalamos en el programa anterior, esta es una relación experiencial, no es solo el conocimiento de la cabeza, no se trata solo de saber que Jesús vivió, no se trata solo de saber que fue a una cruz, no se trata solo de celebrar la Pascua. David tuvo esta experiencia con el Dios viviente. Él sintió a Dios con él y dijo: Él nunca me dejará.

Ahora escucha cómo Pedro explica el Salmo 16. Mira el versículo 29 «Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción» (Hechos 2:29-31). David en el Antiguo Testamento estaba hablando de la Resurrección de Cristo. «Que no fue abandonado a la tumba, ni su cuerpo vio descomposición» Dios dio vida a este Jesús, dice Pedro, y todos somos testigos del hecho.

Verás, Dios enciende el corazón vacío con la certeza de la tumba vacía. ¿Quieres que tu corazón se llene, quieres dejar de vivir con este vacío interior? Dios se enciende o Él encenderá tu corazón vacío, cuando entiendas la resurrección de Cristo por amor a ti. En palabras de David, su corazón se llenó de alegría cuando se dio cuenta de que Jesús no se quedó en la tumba. Su santo no vería decadencia. Jesús no estaba en la tumba. Él fue resucitado y porque Jesús resucitó, cuando lo seguimos con pasión ardiente, no solo lo seguiremos a través de esta vida, sino que lo seguiremos a través de la muerte y la resurrección misma. Hay vida más allá de la tumba y eso es lo que llena el corazón vacío. Ya sea que sea un dicho del Antiguo Testamento o si es el apóstol Pedro o si está viviendo en la iglesia primitiva o si está con nosotros hoy en el siglo XXI, la Resurrección de Jesucristo es el evento que llena el corazón vacío, Dios enciende el corazón vacío con la certeza de la tumba vacía.

¿Ahora por qué es eso? ¿Por qué es eso tan crítico para lo que creemos? Pensemos en eso por un segundo. Dios creó al hombre y a la mujer cuando puso a los humanos en la tierra. Los colocó en un hermoso jardín y les dio todo lo que podían desear, todo lo que alguna vez necesitarían; y Él tuvo con ellos en el Jardín del Edén comunión ininterrumpida. Él podría hablar con ellos mientras estamos hablando aquí. Caminaba con ellos mientras caminamos diariamente. ¿Puedes imaginar una relación ininterrumpida con el Dios viviente? Ahora Dios no quería que el hombre o la mujer fueran robots, así que dijo que quería darte una opción; tienes todo lo que quieres, tienes todo lo que necesitas, pero esta es una elección que vas a tener que hacer, hay un árbol en el medio del jardín y su fruto no se puede comer porque cuando lo comes, este es el trato que debes conocer antes de hacerlo, si lo comes, vas a morir.

Y Adán y Eva fallaron en esa única tarea que tenían, y la muerte entró en la raza humana. Y podemos que desde el capítulo 3 de Génesis, la vida no es la forma en que se supone que debía ser; el pecado ha entrado en este mundo y estamos viviendo las consecuencias del pecado. Todos nosotros moriremos, pero quiero que oigas esto: a menudo pensamos en Génesis 3 y la caída y las consecuencias del pecado, pero esta es la única cosa que nos falta. Recuerde en Génesis 1 y 2 Adán y Eva tuvieron una perfecta comunión con Dios, ellos amaron eso, ellos tenían eso, Dios colocó la eternidad en su corazón. Las Escrituras dicen, al igual que Él, que pone la eternidad en nuestros corazones, ya no solo vivimos con las consecuencias del pecado, sino que estamos viviendo con este ingrediente faltante de la comunión con Dios.

Eso es lo que hace que nuestro corazón esté vacío, eso es lo que deseamos, eso es lo que queremos, pero no podemos tenerlo por nuestra cuenta. Por más que lo intentemos, no podemos abrirnos camino hacia Dios. Entonces Dios vino al hombre. Jesucristo vino. Prometido en el Antiguo Testamento, a través del Rey David y muchos otros. Jesús vino e hizo por nosotros lo que no pudimos hacer por nosotros mismos. Él murió en una cruz por tus pecados y mi pecado y no solo murió por nuestros pecados, no solo fue enterrado como prueba de su muerte, sino que resucitó de la tumba, y si lo seguimos y confiamos en Él, esa es la única manera de tener una relación con Dios. Nuestro corazón vacío se puede llenar no solo durante esta vida sino a través de la eternidad. Jesús es el que nos perdona, por muy terrible que sea tu pecado, Él dijo que eres digno de su sacrificio. Es solo a través de Jesucristo completamente Dios, completamente hombre que murió en una cruz, que podemos pasar de nuestro corazón vacío a un corazón lleno de Él. Si se hubiese quedado en la tumba, entonces no tenemos absolutamente nada para celebrar. Sin la Resurrección, esa verdad definitoria de nuestra fe sería inútil, seriamos, como dice Pablo, entre todos los hombres más dignos de lástima, nuestra fe sería inútil.

Estaba leyendo este libro llamado “La Fe” por Charles Colson, tremendo libro. Necesitas leerlo, habla acerca de los inquilinos de la fe cristiana. Y en este libro él está hablando de que la crucifixión y la resurrección son la verdad definitoria, el hecho definitorio, el momento definitorio del cristianismo. Ahora escucha lo que dice: «Incluso en la iglesia, las dudas continúan siendo elevadas sobre la resurrección. Hace algunos años, el obispo anglicano, David Jenkins, anunció públicamente que no creía en la resurrección física, que era simplemente un «truco de magia con huesos». Estuve en Sri Lanka, dice Colson,» poco antes de su declaración ampliamente publicitada y El sacerdote anglicano le dijo que los budistas y los musulmanes usaban esa declaración para alejar a los creyentes del cristianismo » Y luego Colson dice esto: «Por supuesto que lo harían, Sin la Resurrección, Jesús no es diferente de cualquier otro profeta o Buda. Es por eso que el ataque central al cristianismo siempre ha sido y siempre será el escándalo de la cruz y la tumba vacía”

Ahí es donde todo comienza, la tumba vacía; y si tu corazón está vacío y si estás en la búsqueda y estás luchando por descubrir de qué se trataba realmente esta vida, déjame decirte algo: lo estás haciendo porque Dios mismo ha puesto algo en ti, Él ha puesto la eternidad en tu corazón y estás tratando de descubrir por qué estás tan insatisfecho con esta vida temporal y todas las cosas que puedes comprar y las cosas que puedes conseguir para tratar de llenarlo, pero en este mundo nunca conseguirás llenar tu vacío, sólo una tumba vacía puede llenar el corazón vacío.

Escucha lo que Pablo dice, 1 Corintios capítulo 15 » Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.» (1 Corintios 15: 14-19). Pero luego Pablo dice: » Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.» (1 Corintios 15: 20-22).

Verás, solo la tumba vacía llena el corazón vacío. Al final de un sermón, siempre quieres tener una buena conclusión. Quieres llegar a casa y sentir que fue una predica poderosa, así que aquí está mi confesión, no tengo buenas conclusiones, Dios es el único que puede otorgar excelentes conclusiones a tu vida.

 

“Encendiendo un corazón decepcionado 2”

“Adoradores efímeros”