in

“Encendiendo un corazón solitario”

Ya sea emocional, físico o posicional, hay momentos en tu vida en que te encontrarás solo y entonces hoy quiero preguntarte, ¿qué proporcionará Dios en esos momentos?

La soledad es un regalo envuelto en dolor frío. Dentro de su cubierta gris tiene un propósito brillante y una esperanza ardiente. Hoy, Ron Moore ofrece instrucciones de desenvolvimiento que encenderán esa esperanza e iluminarán el propósito de Dios en su vida.

Muchas veces nos preguntamos, ¿De dónde viene toda la gente solitaria? Pero la verdadera pregunta debería ser, ¿a dónde pertenecen? Estamos involucrados en esta serie de sermones que hemos titulamos “Encendiendo” y el objetivo de nuestro estudio es simplemente eso, encender el corazón de cada creyente con una ardiente pasión por seguir a Dios a pesar de todos los problemas de la vida, nuestro deseo en esta serie esa ver desde la Palabra de Dios este tema para que juntos nos ayudemos a orar mutuamente para que Dios encienda nuestro corazón con esta pasión ardiente. El único anhelo de este su ministerio, “La Biblia Dice” es que cada uno de ustedes amen a Dios profundamente, este único deseo, esta magnífica obsesión, esta santa ambición de seguirlo fielmente, solamente tiene sentido junto a Dios.

Hoy queremos hablar acerca de seguir a Dios a través del fuego de la soledad. Ya sea una soledad emocional, física o posicional. Hay momentos en tu vida en que te encontrarás solo, y qué es lo que deberías estar buscando en esos momentos, pero en realidad, la verdadera pregunta que deberías hacerte es ¿qué proporcionará Dios en esos momentos?

Ahora, un ejemplo de alguien que encendió un corazón para Dios es la vida del Rey David, un hombre conforme al corazón de Dios. Así que vamos a 1 Samuel capítulo 19, aquí es donde David está comenzando su viaje. Mientras te diriges hacia allí, déjame establecer el contexto. David ha sido ungido rey. Él estaba fuera atendiendo a las ovejas y Samuel subió con aceite y susurró al oído de David, tú eres el próximo rey de Israel, fue en ese punto que la vida de David despegó.

Después de su triunfo con Goliat, de liderar a la nación en victoriosas batallas, y de que se escribieron canciones sobre él, David se casó con la hija de Saúl, pero recuerde que mientras Samuel le decía a David que era el próximo rey, nadie le había dicho a Saúl que él ya no es el rey.

Así que Saúl vio a David obtener toda esta popularidad, y a la luz de las escrituras, vemos que Saúl mantuvo un ojo celoso de David y muy pronto se convirtió en algo más que un ojo celoso. Mire el capítulo 19 versículo 1 «Habló Saúl a Jonatán su hijo, y a todos sus siervos, para que matasen a David». Saúl fue muy sutil en lo que quería que sucediera. Y es en ese momento, cuando Jonathan oye esto, se interpone entre David y Saúl, el versículo 1 dice: «pero Jonatán hijo de Saúl amaba a David en gran manera, y dio aviso a David, diciendo: Saúl mi padre procura matarte; por tanto cuídate hasta la mañana, y estate en lugar oculto y escóndete. Y yo saldré y estaré junto a mi padre en el campo donde estés; y hablaré de ti a mi padre, y te haré saber lo que haya. Y Jonatán habló bien de David a Saúl su padre, y le dijo: No peque el rey contra su siervo David, porque ninguna cosa ha cometido contra ti, y porque sus obras han sido muy buenas para contigo; pues él tomó su vida en su mano, y mató al filisteo, y Jehová dio gran salvación a todo Israel. Tú lo viste, y te alegraste; ¿por qué, pues, pecarás contra la sangre inocente, matando a David sin causa?»(1 Samuel 19: 1-5).

En el versículo 6 «Saúl escuchó a Jonatán y tomó un juramento» Él dijo: «Con la misma seguridad con que vive el Señor, David no morirá». Jonatán le dice a David lo que dijo su padre y aun así, David regresa para servir a Saúl. ¿Recuerdas que una de las cosas que David hace para servir a Saúl es tocar el arpa para Saúl en medio de su angustia mental? Pues en medo de eso, una noche, cuando Saúl está siendo atormentado, “Saúl procuró enclavar a David con la lanza a la pared, pero él se apartó de delante de Saúl, el cual hirió con la lanza en la pared; y David huyó, y escapó aquella noche” (Verso 10) Pero esa fuga, fue asistida, en gran medida por Jonathan.

Ahora, déjame hacerte una pregunta. ¿Recuerdas quiénes son estas personas? Saúl es el ex rey que no sabe que él es el antiguo rey. Y Jonathan es su hijo y luego David es el rey ungido. Ahora ¿qué pasa si David muere? ¿Quién es el siguiente en la fila? Jonathan, ¿verdad? Entonces, ¿por qué Jonathan arriesgaría su vida por David? ¿Por qué sería Jonathan el que se interpondría entre Saúl, su padre y David? ¿Por qué Saúl amaba a esta persona que va a tomar el trono?

Bueno, para responder a esa pregunta regresemos y trataremos de armar los eventos que nos llevaron a este punto. Poco tiempo antes del capítulo 18 Israel había sido completamente dominado por los filisteos, el desaliento y la desesperación están sobre Israel y esto empeoró. Israel se despertó un día para ver que los filisteos se estaban aburriendo de simplemente oprimirlos, querían matarlos, pero tenían un problema. Saúl tenía 600 hombres y no tenía armas. Entonces aquí están, miles de los filisteos acamparon en una ladera y los israelitas solo esperaban que ocurriera lo inevitable. Bueno, fue en ese momento que Jonathan tomó el asunto en sus propias manos. “Dijo, pues, Jonatán a su paje de armas: Ven, pasemos a la guarnición de estos incircuncisos; quizá haga algo Jehová por nosotros, pues no es difícil para Jehová salvar con muchos o con pocos” (1Samuel 14:6)

¿Oyes esa confianza? «Nada puede impedir que el Señor salve, ya sea por muchos o por pocos». No importa si ellos tienen miles y nosotros tenemos unos pocos. Si Dios quiere salvarnos, lo hará. Él es más que capaz de hacer eso.

Entonces «su paje de armas le respondió: Haz todo lo que tienes en tu corazón; ve, pues aquí estoy contigo a tu voluntad»Dijo entonces Jonatán: Vamos a pasar a esos hombres, y nos mostraremos a ellos. Si nos dijeren así: Esperad hasta que lleguemos a vosotros, entonces nos estaremos en nuestro lugar, y no subiremos a ellos. Mas si nos dijeren así: Subid a nosotros, entonces subiremos, porque Jehová los ha entregado en nuestra mano; y esto nos será por señal” (1 Samuel 14:7-10).

Y subió Jonatán trepando con sus manos y sus pies, y tras él su paje de armas; y a los que caían delante de Jonatán, su paje de armas que iba tras él los mataba. Y fue esta primera matanza que hicieron Jonatán y su paje de armas, como veinte hombres, en el espacio de una media yugada de tierra.  Y esa matanza provocó el pánico en los filisteos y huyeron. Entonces, los israelitas, los 600 hombres indefensos, corren tras estos miles y derrotan a los filisteos. Y todo fue porque Jonathan tenía esta pasión por Dios, Él tenía la confianza de que cuando Dios está de su lado, no importa quién esté del otro lado.

Los filisteos se reagruparon y salieron a luchar nuevamente contra los israelitas, pero esta vez se reagruparon con su líder, un gigante de 10 pies llamado Goliath. Por 40 días Goliat salió y habló muy mal de los israelitas y más importante aún, hablo mal de su Dios. ¿Quién es su Dios que no están dispuesto a venir contra mí? Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra mí. Hoy yo he desafiado al campamento de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo. “Venía, pues, aquel filisteo por la mañana y por la tarde, y así lo hizo durante cuarenta días” (1 Samuel 17:16)

Oye, ¿recuerdas quién también estuvo en el campamento de los israelitas? Pues Jonathan, aquel hombre que subió al acantilado y ahora está muerto de miedo. ¿Alguna vez has estado en esa situación? ¿Una vez enfrentaste al mundo con Dios y la próxima vez te encogiste de miedo? Piensa lo que está pasando en el corazón de Jonathan; fe versus miedo. En el día 41, Goliat sale y Dios envía soberanamente a David. Y cuando David llega, escucha a Goliat haciendo estos cargos contra Israel y Dios, y él dice: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente? Y entonces David, ese joven pastorcito avanza. Ahora, cuando dijo que quería ir en contra de Goliat, los soldados primero lo llevaron a Saúl y Saúl intentó convencerlo de que no lo hiciera.

Ahora pregunto, ¿Quién probablemente hubiera estado allí con Saul? Pues Jonathan. Y así como Jonathan había subido por ese acantilado completamente vulnerable, pero sabiendo que Dios estaba de su lado y sabiendo que cuando tienes a Dios de tu lado, no necesitas a nadie más, así mismo David salió completamente vulnerable y mató al gigante. Y ahora, después de cortarle la cabeza a los gigantes y sostener la cabeza de Goliat por los pelos y pararse frente a Saúl, “aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo»

Pero ¿por qué sucedió esto? Pues porque Jonatán había experimentado lo mismo que David, él había experimentado lo mismo y ahora el corazón de Jonatán se hizo uno con David. Tenían el mismo propósito de vida, honrar a Dios, ellos tenían la misma pasión por Dios. Estaban dispuestos a subir acantilado o pelear contra gigantes, y esto era como si estuvieran compartiendo el mismo corazón.

Bueno, retrocedamos una vez más. Hasta este momento de su vida, David había estado solo. El fue el hijo más joven, por lo cual obtuvo el trabajo de atender a las ovejas, un trabajo de un solo hombre. Él estaba solo por días y noches, David pasó solo físicamente, y cuando se puso de pie contra Goliat, David también estuvo solo. Desde que mató a Goliat, Saúl mantuvo a David con él y no lo dejó regresar a la casa de su padre. Entonces David está experimentando la separación de su familia. Él está solo, y es justo en este momento que la popularidad de David hace volar cohetes y ya dijimos que el éxito puede ser uno de los lugares más solitarios de la tierra.

Entonces David sabía lo que era estar físicamente solo. Él sabía lo que era estar emocionalmente solo. Él sabía lo que era estar posicionado y solo. Pero esta no sería la última vez en la que él estaría solo. Y entonces Dios hace algo, Dios enciende su corazón con una verdadera amistad. Dios lo hizo con David y puede hacerlo por ti. Ya sea que tu soledad sea física, ya sea emocional, ya sea que provenga de su posición de liderazgo, cualquiera que fuera tú soledad, déjame decirte algo, “Dios enciende el corazón solitario con una verdadera amistad”. La razón por la cual este tipo de amistad es tan importante es que Dios permite esto para mantener una relación primero con Él, luego con los demás.

Él nos hizo para la comunidad. Es por eso por lo que la iglesia en la comunidad de creyentes es tan crítica. Nunca encontrarás la palabra “solo”, en un contexto positivo, dentro de las Escrituras. Esta palabra, dentro de las escrituras, siempre estará en un contexto negativo. Fuimos creados para una relación, pero permítanme ser rápido para decir esto. La razón por la que fuimos creados para la relación es para que podamos hacer lo que se nos encargó en la tierra: honrar a Dios.

Aquí hay algunas cosas que no debes hacer. En primer lugar, si vas a comenzar a desarrollar este tipo de relación si aún no la tienes, asegúrate de que sea hombre con hombre y mujer con mujer.

 

“Encendiendo un corazón para Dios 2”

“Encendiendo un corazón roto”