in

“Encendiendo un corazón roto”

 

¿Qué haces cuando tu corazón se rompe y tú eres el que sostiene el martillo que lo rompió en pedazos? ¿Qué haces cuando te das cuenta de que rompiste tu propio corazón?

Como un impacto repentino sobre el acero debilitado, el dolor puede hacer que tu corazón se doble y se rompa, especialmente cuando el impacto proviene de tu propia mano. En la transmisión de hoy Ron Moore ayudará a encender el horno que repara los corazones destrozados.

Como saben, estamos involucrados en una serie de sermones que hemos titulado «Encendiendo» y nuestro propósito y nuestra oración durante esta serie es que Dios nos hablare a cada uno de nosotros, justo en lo que necesitamos. Él encendería nuestro corazón con una ardiente pasión para seguirlo a través de todas las dificultades y desafíos de la vida. Y elegimos seguir a un hombre llamado David a través de esta serie, de hecho, este hombre es un varón que Dios mismo describió como uno según mi propio corazón. Elegimos a David porque sabíamos por las Escrituras que su corazón tenía una pasión ardiente por Dios. Sabemos que David deseaba seguir profundamente a Dios y sabemos en las Escrituras que David tomó algunas malas decisiones y, queremos ver cómo manejó esas decisiones.

Vamos a 1 Samuel capítulo 27. Déjenme establecer el contexto. La gente de Israel quería un rey, tal y como las otras naciones. Ellos no estaban satisfechos con tener solo a Dios a quien no podían ver y por eso querían un rey y Dios dijo: está bien, elijan a su primer rey y lo hicieron. Eligieron a un hombre llamado Saúl y lo eligieron por su apariencia. La Escritura dice que era una cabeza más alta que todos los demás, dijeron, ese es el chico que queremos. Pero Dios les recordó que mientras miras por fuera a una persona, Dios mira al corazón y el corazón de Saúl fue imprudente y desobediente, fue un corazón que tomó decisiones apresuradas y finalmente, Dios dijo que era suficiente, y salió a los campos y eligió a un joven pastor llamado David. Entonces envió a Samuel, su profeta, y Samuel se acercó a este niño mientras cuidaba a sus ovejas y le susurró al oído: «David eres el próximo rey de Israel».

Samuel derramó aceite sobre su cabeza. Él va a Israel. Israel está batallando contra los filisteos y hay un tipo llamado Goliat, y David mata a Goliat. Luego lidera a Israel en una serie de victorias y se convierte en el ídolo de todo Israel y las jóvenes escriben canciones sobre él y cantan. Bueno, solo hay un problema. Nadie le dijo a Saúl que ya no era rey y Saúl se volvió celoso. David está recibiendo demasiada atención. Él tomó una lanza e intentó clavar a David en la pared, entonces David escapó y comenzó a correr por su vida y ¿sabes cuánto tiempo corrió el rey David por su vida? Diez años.

Después de 10 años de correr, David como era de esperar, se cansó: el estrés, la presión y el miedo colgaban sobre su cabeza y en ese estado de ánimo, David tomó una decisión muy mala. El rey electo, el rey David, se unió al enemigo de Israel. Mire el capítulo 27 versículo 1: «Dijo luego David en su corazón: Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl; nada, por tanto, me será mejor que fugarme a la tierra de los filisteos, para que Saúl no se ocupe de mí, y no me ande buscando más por todo el territorio de Israel; y así escaparé de su mano.”

Ahora mira este versículo. Este es el primer problema «, pensó David para sí mismo. En un momento en que necesitaba la dirección de Dios, en un momento en que necesitaba escuchar a Dios y en un momento en que estaba cansado en cuerpo y alma, en un tiempo en el que necesitaba buscar a Dios, David pensó para sí mismo. Las decisiones aisladas de Dios, siempre conducen al camino equivocado.

En segundo lugar, David se dijo a sí mismo: « Al fin seré muerto algún día por la mano de Saúl; nada, por tanto, me será mejor que fugarme a la tierra de los filisteos” Ahora, recuerda que David ha sido ungido para el rey. Dios le ha dado victorias específicas para confirmarlo, pero el hombre, después de 10 años, David empieza a cuestionarse, él dice: No sé si Dios realmente cumple sus promesas, tal vez lo malentendí, tal vez todo fue solo un sueño, tal vez no soy realmente el rey elegido.

Ahora, cuando tomas una mala decisión, no solo te afecta a ti, sino que también afecta a todos los que te rodean. En este punto, David ha reunido un ejército de alrededor de 600 hombres, por lo que no solo va a la tierra de los filisteos, sino que se lleva a 600 hombres, a sus esposas e hijos, y entonces tiene 600 familias viajando, 30 millas de terreno. Pero el plan pareció funcionar. Mire el versículo 4 » Y vino a Saúl la nueva de que David había huido a Gat, y no lo buscó más.»

Una vez en Gat, David le dijo esto al rey, un hombre llamado Aquis: tengo a estos 600 hombres y a sus familias. Hay mucha gente aquí, no tiene sentido que nos mudemos a la ciudad real, sólo danos un lugar en el campo y podemos establecernos. Entonces Aquis le dio a David y sus seguidores una pequeña ciudad rural llamada Ziklag. Y mira el versículo 7 «Fue el número de los días que David habitó en la tierra de los filisteos, un año y cuatro meses» Ahora esto es lo que hizo David durante ese período de 16 meses. Mire el versículo 8 «Y subía David con sus hombres, y hacían incursiones contra los gesuritas, los gezritas y los amalecitas; porque éstos habitaban de largo tiempo la tierra, desde como quien va a Shur hasta la tierra de Egipto. Y David y sus hombres subieron y atacaron a Gesur y a Girz, y a Amalec».

“Y asolaba David el país, y no dejaba con vida hombre ni mujer; y se llevaba las ovejas, las vacas, los asnos, los camellos y las ropas, y regresaba a Aquis.» (1 Samuel 27:9). Ahora fíjate en esto: “Y decía Aquis: ¿Dónde habéis merodeado hoy? Y David decía: En el Neguev de Judá, y el Neguev de Jerameel, o en el Neguev de los ceneos. Ni hombre ni mujer dejaba David con vida para que viniesen a Gat; diciendo: No sea que den aviso de nosotros y digan: Esto hizo David. Y esta fue su costumbre todo el tiempo que moró en la tierra de los filisteos. Y Aquis creía a David, y decía: Él se ha hecho abominable a su pueblo de Israel, y será siempre mi siervo. (1 Samuel 27:10-12)

Piensa en esto, dieciséis meses de compromiso, asesinato y engaño en la tierra del enemigo. Ahora muchas veces cuando leemos la Biblia, la leemos como un libro de cuentos de la Biblia y esta es la primera historia: David mata a Goliat, una historia muy buena, ¿verdad? Y luego David lleva a Israel a la victoria, otra buena historia. Y luego David escribe el Salmo 23, gran historia. Y así leemos la Biblia como si la vida fuera como una simple historia, pero cuando leemos la Biblia, tal como fue escrita, vemos que no es una simple historia; y cuando miras la vida día a día, cuando miras la vida de David, esto es lo que encuentras, no todos los días eran días de victorias. David tomaba algunas decisiones realmente malas y tenían que vivir con las consecuencias de ello.

La nación filistea se compone de cinco áreas. Aquisto al Rey de Gath que era un área y luego había otros cuatro reyes. Así que un día los filisteos decidieron ir contra Israel y David estaba listo para ir con sus 600 hombres. Estaba en el grupo de Aquis pero los otros cuatro reyes filisteos dijeron: «Oye, espera, de ninguna manera vamos a dejar que David y sus hombres se enfrenten a los israelitas. Lo que va a pasar es justo en el medio de la batalla que va a atacarnos y comenzará a luchar con el enemigo, los israelitas. De ninguna manera vamos a dejarlo ir.”

Entonces Aquis dijo, está bien. Entonces, regresó  y le dijo: “David, si dependiera de mí, te dejaría ir, confío en ti, serás mi sirviente para siempre, pero los otros reyes no quieren que vayas, así que aquí solo toma un descanso de esta batalla. Solo vuelve a Ziklag y disfruta de un tiempo con tu familia” Así que eso fue lo que hizo David y fue entonces cuando las cosas cambiaron de mal en peor. Pero cuando David y sus hombres fueron a Siclag, y ven que su ciudad ha sido quemada hasta los cimientos. Los amalecitas, ese grupo de personas a quienes habían ido y atacado antes, regresaron por una represalia cuando David dejó su ciudad sin defensa. Y habían quemado la ciudad y tomado cautivado a mujeres y niños. Y así es como reaccionan David y sus hombres. Mire el capítulo 30 versículo 4: » Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar” ¿Alguna vez estuvieron allí, en medio de una mala decisión? ¿En medio de algo que está pasando en tu vida? Lloras hasta que no llegan más lágrimas. Estas agotado físicamente, emocionalmente, espiritualmente y luego los hombres culpan a David por todo.

David, ni siquiera podemos imaginar lo que está pasando con los amalecitas y nuestras esposas y nuestros hijos, y todo es tu culpa; nos condujiste al territorio enemigo, dejaste nuestra ciudad, nuestras posesiones más preciadas sin ninguna defensa. David, es tu culpa. Y las Escrituras dicen que recogieron piedras para matarlo. Ahora, ¿puedes imaginar esa situación? ¿Sabes qué? Voy a apostar a que algunos de ustedes probablemente están pasando situaciones muy familiares; has vivido o puedes estar viviendo hoy con el corazón roto. Pero ¿qué haces cuando tu corazón se rompe y tú eres el que sostiene el martillo que lo rompió en pedazos? ¿Qué haces cuando sabes que las consecuencias que te rodean son tan malas como las decisiones que has tomado? ¿Qué haces cuando te das cuenta de que rompiste tu propio corazón?

Bueno, la respuesta es que no puedes hacer nada. Tú eres el que lo rompió, ¿recuerdas? Tú eres el que te pones en esa situación. Si pudieras salirte de eso, lo habrías hecho mucho antes. No puedes hacer nada, pero la buena noticia es que hay alguien que puede hacerlo. Mira lo que hace David: «Más David se fortaleció en Jehová su Dios.» (Samuel 30:6)  Cuando rompes tu corazón, no puedes volver a unirlo, pero hay Alguien que si puede, y las buenas nuevas es que Dios enciende un corazón roto con integridad. Esto no sucede de la noche a la mañana. Habrá algunas cosas que debes hacer pero Dios puede tomar tu corazón y volver a unirlo.

Ahora, la mejor parte de la historia es esta, cuando el corazón de David es restaurado por Dios, sus mejores días están por delante de Él. David se convierte en rey de verdad, él lidera la nación de Israel en tiempos de gran bendición, pero esto no sucedió sino hasta que se recuperó de un corazón roto. Y quiero darles esa buena noticia hoy. No sé cuál es tu situación, pero incluso si te rompes el corazón e incluso si eres tú mismo quien está sosteniendo el martillo, si lo sueltas, tus mejores días pueden estar delante de ti y Dios puede encender un corazón roto con plenitud.

Solamente cuando entiendes que es la gracia de Dios la que te ha restaurado, entonces ahí puedes dar de su gracia a los demás. No tienes que vivir con un corazón roto, no sé cuáles son las situaciones por las que estás pasando. Cuando venimos a la iglesia, nos ponemos la máscara que guardamos en un frasco junto a la puerta y todo el mundo se ve muy bien, por eso es muy difícil que sepamos por lo que los demás están pasando en su interior. Pero estoy seguro de que muchos de ustedes están hoy aquí con un corazón roto. La buena noticia es que hoy puedes abandonar las acciones que te han lastimado y humillarte ante Dios. Tú puedes encontrar la fuerza y la gracia que necesitas para perdonarte a ti mismo y luego extender la gracia a todos los que has herido en el camino, sabiendo que es Dios quien te está dando la fuerza y ​​la ayuda en cada paso del camino.

¿Estás viviendo en la ruina? ¿Estás ahí en tu quebranto debido a algunas malas decisiones? ¿Sientes que realmente no hay escapatoria? Bueno, estás en un buen lugar porque necesitas invitar a Dios a encontrarte allí en tu quebrantamiento. Invítalo a tu situación rota, sombría y aparentemente irreversible. Él puede reemplazar la culpa con gracia. Él puede darle fuerza a tu alma gastada. Él le dará la determinación de seguir adelante y recuperar los años perdidos y las oportunidades perdidas. Dios reemplaza la desesperanza con esperanza. Reemplaza la confusión con la claridad. Reemplaza la tristeza con alegría. Dios encendió el corazón roto de David con plenitud y le prometo que Él puede hacer lo mismo por ti.

“Encendiendo un corazón solitario”

“Encendiendo un corazón en espera”