in

“Encendiendo un corazón en espera”

Algunos de ustedes han estado esperando durante mucho tiempo un sueño o deseo de hacerse realidad, pero la pregunta sigue siendo la misma, ¿se han rendido? Eso es lo que Dios está esperando.

A veces, esperar es la mejor forma de hacerlo, pero es difícil, ¿no? Más difícil que apresurarse delante de Dios y terminar en un lugar frío y solitario, pero Ron Moore viene a decirnos, que si nos rendimos al tiempo de Dios Él calentará nuestros corazones y nos usará para hacer su voluntad en el lugar de que Él ha escogido

¿Anhelas algo? ¿Has deseado algo? Quieres que pase algo, sientes que Dios ha puesto ese deseo en tu corazón y has orado mucho por ello, entonces has seguido y luego has esperado y esperado y esperado, y has esperado tanto que ese deseo se ha convertido en una profunda decepción. Pero ¿qué haces cuando Dios pone tu corazón en espera?

Estamos involucrados en una serie de sermones que hemos titulado “Encendiendo” y nuestra oración a través de esta serie es que Dios encendería su corazón con una ardiente pasión para seguirlo. Elegimos a David, el rey del Antiguo Testamento de Israel, para guiarnos a través de esta serie, y elegimos a David por dos razones: primero, David vivió con la ardiente pasión de seguir a Dios, de hecho, Dios mismo describió a David como un hombre según su propio corazón. Esta es la segunda razón por la que lo elegimos. David sabía lo que era vivir en tiempos de desafíos y dificultades. Cuando David tenía 15 años, él era un pastorcillo, él estaba en los campos y Dios envió al profeta Samuel para ungirlo como rey de Israel. Samuel le susurró al oído, David, eres el próximo rey. Y ungió la cabeza de David con aceite. Y durante los siguientes cinco años, David no supo nada más que el éxito. Alguien ha dicho que lo más peligroso que le puede pasar a un joven es tener demasiado éxito muy temprano, y quizás por eso, después de cinco años de cortejar el corazón de Israel, Dios puso el futuro liderazgo de David en espera.

Saúl, que todavía creía que era rey de Israel, se volvió loco de celos y echó a David fuera de su palacio y persiguió a David por el campo durante los siguientes 10 años. Algunos de ustedes pueden estar en ese modo en espera; saben lo que es esperar y esperar, orar y esperar. Pero ¿qué pasa por tu mente cuando tu corazón está en espera?, ¿qué clase de emociones se acumulan dentro de ti cuando tus oraciones quedan sin respuesta durante un mes, un año, cinco años o una década o más? Bueno, vamos o al Salmo 13 y veamos qué estaba pensando y sintiendo David.

David está atravesando un momento desafiante. No sabemos exactamente cuándo fue. Solo podemos suponer que fue en estos 10 años de ser perseguido por Saúl. Y esto es lo que David ora cuando clama a Dios en el Salmo 13 versículos 1 y 2 “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, Con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?» Dios, ¿cuánto tiempo? ¿Alguna vez has estado allí? Señor, ¿me has olvidado? ¿Te estás escondiendo de mí?

David debe haber dicho algo como: “Señor, yo me estaba ocupando de mis propios asuntos, estaba cuidando a las ovejas y fuiste Tú el que envió a Samuel. Tú eres quien lo envió a ungirme como rey. No pedí esto, pero me diste una promesa y ahora estoy huyendo durante 10 años. «¿Cuánto tiempo más estará mi corazón en espera?” ¿Alguna vez has estado allí? Pues bien, ahora mira los versículos 3 y 4. David dijo: Tengo que decirte, Dios, si no apareces aquí pronto, Saúl me atrapará y me matará. «Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte; Para que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.», y mis enemigos se regocijarán cuando caiga » Él está derramando su corazón a Dios.

¿No te alegra que tú también puedas hacer eso? No sabemos cuánto tiempo David estuvo en este estado. No sabemos cuánto tiempo estuvo cuestionando en los versículos 1 y 4, pero en los versículos 5 y 6 David llegó a una conclusión y da un gran suspiro. «Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación. Cantaré a Jehová, Porque me ha hecho bien. (Salmo 13: 5-6). ¿Ves lo que hizo David en los versículos 5 y 6? Él se rindió.

Dios enciende un corazón en espera con la rendición; sacas la bandera blanca y dices: “Dios, Tú ganas. Tú eres Dios y yo no, me rindo, quita este deseo, quita este anhelo. Dirige mi corazón completamente hacia ti, porque es tuyo”

Ahora, en mi vida he aprendido que esta rendición tiene dos partes. La primera parte, al menos para mí, ha sido una declaración; Dios, tú ganas, pero no estoy muy feliz por eso en este momento. Eres Dios y yo no y voy a trabajar en ello. Esa es la declaración. Y después de un tiempo, no solo hay una declaración, también hay una aceptación; de acuerdo, ahora estoy dispuesto a vivir con las circunstancias. Ahora estoy dispuesto a escuchar y hacer lo que Tú quieres que haga. Ahora estoy dispuesto a aprender lo que quieres que aprenda. Dios enciende un corazón en espera solamente cuando nos rendimos.

Bueno, veamos cómo funciona la rendición en la vida. Así que vamos a 2 Samuel. En el primer capítulo de 2 Samuel, David se entera de que Saúl y Jonatán han muerto en la batalla. El mensajero le trae la noticia y el mensajero que le trae la noticia tiene en sus manos la corona de Saúl y se la da a David. Diez años de correr han terminado. La corona es suya. Ahora, este debería ser un tiempo de celebración y de coronación, pero el corazón de David se rindió; él llora y llora, se lamenta por Jonathan uno de sus verdaderos amigos, pero no sólo llora por Jonathan, David también llora por Saúl. Este hombre lo ha estado persiguiendo porque nuevamente se rindió y ve a Saul y lo que está haciendo bajo otra luz. En 2 Samuel, capítulo 1, versículo 19, David en realidad escribe un lamento por Saúl y Jonatán. Y luego, después de un período de lamento, David aún con el corazón entregado a Dios, le pide la dirección y el tiempo para el siguiente movimiento.

David no hubiera hecho esto antes, pero después de 10 años y un corazón entregado, ahora está listo para decir: “Dios, está bien ¿Cuál es el próximo paso?” ¿Qué quieres que haga? Mira el capítulo 2 «Después de esto aconteció que David consultó a Jehová, diciendo: ¿Subiré a alguna de las ciudades de Judá? Y Jehová le respondió: Sube. David volvió a decir: ¿A dónde subiré? Y él le dijo: A Hebrón» (2 Samuel 2: 1) y luego saltó al versículo 4 «Y vinieron los varones de Judá y ungieron allí a David por rey sobre la casa de Judá. Y dieron aviso a David, diciendo: Los de Jabes de Galaad son los que sepultaron a Saúl» Finalmente, David ha sido ungido como rey, quince años antes por Samuel en privado, pero ahora, será ungido en público. Sin embargo, el corazón de David todavía tiene que esperar. En este momento, Israel era un país dividido; el reino del norte se llamaba Israel y el reino del sur se llamaba Judá, y David solo fue ungido rey sobre el reino del sur de Judá.

Entonces Dios le prometió que iba a ser el rey de toda la nación, pero ahora solo es rey de la mitad. En realidad, mientras se llevaba a cabo la coronación con David, se estaba llevando a cabo otra coronación en el reino del norte. Un hombre llamado Abner, que era el comandante militar de Saúl, estaba coronando a uno de los hijos de Saúl, un hombre llamado Is-boset. Él lo estaba coronando rey del norte. Entonces, el país estaba inmerso en una guerra civil y David tuvo que esperar otros siete años y medio, así que esperó, esperó y esperó.

Hubo un momento en que el norte y el sur tuvieron una batalla el uno contra el otro. Abner era el comandante del ejército del norte y Joab el comandante del ejército de David y se reunieron para la batalla en el estanque de Gedeón. Entonces el ejército de David ganó esa batalla y Abner y su ejército del norte, comenzaron a correr, mientras David y su ejército iban tras ellos.

Entonces, Asael el hermano de Joab, comandante de David, comenzó a perseguir a Abner, pero él tomó su lanza y la estrelló contra el estómago de Asael, y la Biblia dice que murió en el acto. Ahora recuerden que ese era el hermano de Joab por lo que esta batalla entre el norte y el sur se tornó muy personal. Mira el capítulo 3 «Hubo larga guerra entre la casa de Saúl y la casa de David; pero David se iba fortaleciendo, y la casa de Saúl se iba debilitando» (2 Samuel 3:1) lo que significa que David pudo haber entrado y tomar por la fuerza la casa de Saúl, pero su corazón se rindió y está esperando a Dios. En medio de esta guerra civil, un el conflicto interno se produce en el reino del norte, puedes leer sobre esto en los capítulos 3 y 4, ahí el hijo de Saúl, Is-boset, el rey, acusa a Abner, su comandante, de dormir con una de las concubinas de Saúl. Ahora en esos días, si te acostabas con una concubina, significaba que estabas tratando de asumir el poder y la autoridad de quien lo poseía, es decir Saúl, quien ahora está muerto.

Y cuando Is-boset acusa a Abner de eso, Abner se vuelve loco. Él dijo: “He estado contigo todo este tiempo. Te ungí rey. He peleado tus batallas y a pesar de eso ¿me estás acusando?” Entonces Abner decidió reunirse con David y prometerle llevarle el ejército del norte. Todo parecía bueno, salvo recordar que Abner había matado a Asael, el hermano de Joab. Entonces, cuando Joab se enteró de la reunión secreta, se puso serio y se escabulló por la noche y mató a Abner en venganza personal por la muerte de su hermano. Y el asesinato continuó pues dos de los consejeros de Is-boset lo mataron. Así que, ahora la gente del ejército del norte había perdido a su rey y a su comandante, aquello por lo que David había esperado, pero él no los tomó por la fuerza, sino que espero.

Entonces ellos vinieron en paz con él, y ungieron a David por rey sobre Israel. Esta es la tercera vez que David ha sido ungido rey, pero esta vez, finalmente fue ungido sobre todo Israel. David esperó 22 años desde el momento en que Samuel dijo que vas a ser rey hasta el momento en que fue rey de todo Israel. Esperar es difícil, ¿verdad? Es frustrante y desesperante.

Tal vez algunos de ustedes han estado esperando algo durante mucho tiempo. Han esperado y orado y orando y esperado, esperado y orando y muy seguramente, has gritado como David: «¿Hasta cuándo, Señor?» Mira, muchas veces pedimos cosas y queremos que suceda ahora, y cuando pasa el tiempo y no pasa nada, preguntamos: ¿cuánto tiempo más? Podemos vivir con desilusión, amargura, tristeza y frustración, podemos tomar las cosas en nuestras manos y tratar de arreglarlo, o podemos rendirnos y dejar que Dios encienda nuestro corazón porque Dios siempre encenderá un corazón que se le entregó.

Entonces, ¿puedes, entregarás tu corazón a Dios? Te invito a que este día te decidas y le entregues tu vida por completo al creador del universo

 

“Encendiendo un corazón roto”

“Encendiendo un corazón en espera 2”