in

“Encendiendo un corazón para Dios”

Te prometo que, si cedes a Él y le permites encender tu corazón con una ardiente pasión para seguirlo con firmeza, veremos a Dios hacer cosas tremendas, milagrosas y poderosas.

Las llamas de la fe victoriosa no se encuentran en la comodidad fresca. Están entusiasmados con las lecciones difíciles, sucias y decepcionantes de la vida. Ron Moore está a punto de compartir, cómo poder avivar esas llamas en tu corazón y en tu mundo.

Compararnos con los demás siempre será una pésima decisión. O vamos a vernos por delante y se nos enorgullece el corazón, o vamos a vernos inferiores y el desaliento se instala. Compararnos con cómo Dios está obrando en la vida de otra persona y sentir envidia o celos nos pone en una depresión. Jesús dijo: “no te preocupes por eso, si bendigo a esta persona y no sienten que están recibiendo esa bendición, recuerda: Debes seguirme».

El verano pasado, varios de nosotros tuvimos el privilegio de dirigir una conferencia de una semana para misioneros en España. Fue una semana inolvidable. La conferencia finalizó un viernes al mediodía y la tarde anterior, Lori y yo estuvimos en el área de la cafetería, hablando con una pareja misionera que atravesaba momentos difíciles. Nunca olvidaré que, en medio de esa conversación, una persona entró corriendo a la habitación y gritó: «¡HAY UN FUEGO EN EL TERCER PISO!». «Bueno, por supuesto, el pánico se instaló en nuestros corazones y salimos disparados de la habitación en búsqueda de los niños; Lori fue por un lado y yo por el otro. Sólo recuerdo haber pensado, oh Señor, esta ha sido una semana fantástica, por favor, no dejes que termine en tragedia. Entonces comencé a buscar de nuevo en el edificio y en ese momento alguien vino y me dijo que los niños estaban seguros en la playa. Así que bajé y cuando bajaba a verlos con mis propios ojos, uno de los misioneros me detuvo y me dijo: «Hemos encontrado a todos los niños, excepto a Brittany».

Brittany es nuestra hija mayor, yo sólo corrí a buscarla nuevamente, pero después vi que ella estaba con Lori y por fin, todos estaban a salvo. Entonces todos nos reunimos en la playa y nos sentamos en una pared mientras veíamos el fuego. Esperamos unos 30 minutos, mientras el fuego ardía, para que los camiones de bomberos vinieran y finalmente apagaran el fuego.

Ahora en muchos lugares un fuego como ese se habría extendido como loco, pero no aquí; la piedra y el cemento, mantuvieron ese fuego contenido en una pequeña habitación. Creo que muchos de nuestros corazones están construidos como ese hotel. Hemos dividido nuestros corazones en estas lindas habitaciones o compartimentos. Tenemos nuestra sala de relaciones donde hacemos una relación. Tenemos nuestra sala de matrimonio donde hacemos matrimonio. Tenemos nuestra sala familiar donde hacemos crianza. Tenemos nuestra sala de carreras donde vamos a trabajar todos los días. Tenemos nuestra sala social donde hacemos esa parte de nuestra vida. Tenemos nuestra sala recreativa, y luego tenemos otra habitación que la mayoría de la gente tiene, la habitación de Dios, y es en esa habitación de Dios que nuestra vida espiritual comienza. Dios enciende en nosotros un deseo, una pasión para seguirlo mientras el fuego comienza a arder.

Pero, debido a que hemos construido muros en nuestro corazón, el fuego nunca se propaga. Y entonces, este fuego arde en nuestra habitación de Dios, pero déjame decirte algo, cuando el fuego está contenido como en este edificio, finalmente se apaga. Y luego, como cristianos, esperamos hasta el siguiente seminario, o el próximo libro que leemos, o el próximo estudio bíblico en el que nos involucramos, para tratar de encender la llama de nuevo, pero lamentablemente nunca dejamos que arda a través de las paredes de nuestro corazón.

¿No crees que si los cristianos permiten que el fuego se extienda, ¿Puedes imaginar el impacto que tendríamos en un mundo que nos rodea?

Creo que el fuego que arde solo en las pequeñas habitaciones de nuestro corazón no es suficiente. Necesitamos derribar algunas paredes en nuestro corazón para permitir que los incendios se propaguen. Para que podamos encender el corazón de cada creyente con una ardiente pasión por seguir a Dios, a pesar del fuego, los desafíos y las dificultades de la vida.

Ahora, quiero hacerte la siguiente pregunta, ¿Qué persona crees que deberíamos seguir, a través de las Escrituras, para encender el fuego en nuestros corazones? Debe ser una persona según el corazón de Dios, ¿verdad? Pues entonces vamos a seguir a David a través de algunos eventos, desafíos y desilusiones en su vida, además veremos cómo Dios encendió su corazón. Incluso durante la noche más oscura, su corazón se mantuvo encendido con una ardiente pasión por seguir a Dios.

Bien, hoy vamos a aprender de David y vamos a ver cómo eso también puede suceder en nuestras vidas. Así que vamos a 1 Samuel capítulo 16. El pueblo de Israel dice: Dios, te amamos y eres un gran Dios, pero no podemos verte. Queremos que nuestro Líder sea visto. De hecho, hemos estado mirando a las otras naciones y tienen un rey y queremos un rey como las otras naciones, queremos ver a alguien con túnica real, queremos ver a alguien que viaja en un carro flanqueado por caballos, queremos un rey. Entonces Dios dice, bien, te daré el rey que deseas y te daré el rey que mereces. Y Dios les dio un rey llamado Saúl.

Cuando el profeta Samuel los reunió, ellos vieron a Saul y ¿sabes por qué lo eligieron? Lo eligieron por una razón profunda y espiritual. Era alto. El problema con Saul era esto, era una figura impactante pero tenía un corazón arrugado. Él fue imprudente, impulsivo y desobediente, pero la peor parte fue que no se arrepintió. Cada vez que Saúl se acercaba al verdadero arrepentimiento, siempre retrocedía. Y finalmente Dios dijo que es suficiente y rechazó a Saúl como rey. Así que, aquí estamos en 1 Samuel capítulo 16: «El Señor le dijo a Samuel:» ¿Hasta cuándo llorarás a Saúl, ya que lo he rechazado como rey sobre Israel? Llena tu cuerno con aceite y sigue tu camino; Te envío a Jesse de Belén. Elegí a uno de sus hijos para ser rey «.

Nota esto: Dios dice, «he elegido». Dios dice que eligió el último. Entonces Samuel fue a Belén y encontró a Isaí y le pidió que trajera a todos sus hijos ante él para poder elegir al próximo rey de Israel. Mira el capítulo 16 versículo 6: «Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido» Samuel estaba viendo algunas profundas razones espirituales para esta conclusión. ¿Sabes cuales fueron esas razones? Pues Eliab era alto e impresionante en su aspecto exterior. “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. » (1 Samuel 16:7).

Mira, si realmente queremos que nuestros corazones se encienden por Dios, con una pasión ardiente de seguirlo a través de cada área de la vida, pues tenemos que empezar por superar el tema de la apariencia externa.

John Blanchard estaba en la biblioteca en Florida y estaba mirando algunos libros. Él se encontró con un libro que no le llamó la atención por su contenido, sino por los comentarios sobre el contenido. Los comentarios fueron profundos, perspicaces y reflexivos. Él vio que el libro había sido donado a la biblioteca por una mujer llamada Hollis Maynell, entonces él pensó en no detenerse hasta encontrarla.

Comenzó su búsqueda y descubrió que ella vivía en la ciudad de Nueva York. Él le escribió una nota y dijo: «Vas a pensar que estoy loco, pero esto es lo que sucedió, estoy intrigado por tu corazón y me gustaría comenzar una relación de correspondencia contigo». Ella estuvo de acuerdo.

Era la Segunda Guerra Mundial y John Blanchard fue enviado al extranjero, él estuvo allí durante 13 meses y durante este tiempo, mientras él luchaba en la guerra, intercambiaron correspondencia. En una ocasión, John le pidió una foto, a lo que ella pregunto: «¿Por qué querrías ver una foto mía?  Si has llegado a ver mi corazón». Después de un tiempo, John regresó a los Estados Unidos y establecieron un tiempo para encontrarse; la estación central a las siete en punto, entonces él pregunto ¿cómo voy a saber que eres tú? Y ella dijo: «Llevaré una rosa en mi solapa” Ahora dejaré que John Blanchard relate el resto de la historia. «Una mujer joven venía hacia mí, su figura es larga y delgada, su cabello rubio, estaba recogido en rizos de sus delicadas orejas. Sus ojos eran azules como flores, sus labios y barbilla tenían una firmeza suave y su traje verde pálido era como la primavera que cobra vida. Camine hacia ella olvidando que ella no estaba usando una rosa. Mientras me movía, una pequeña sonrisa provocadora curvó sus labios. «¿Sigues mi camino, marinero?», Preguntó ella. Casi incontrolablemente, di un paso más cerca de ella y luego vi a Hollis Maynell. Ella estaba parada casi directamente detrás de aquella dama. Una mujer mayor, tenía el pelo canoso, metido debajo de un sombrero gastado. La chica del traje verde estaba caminando rápidamente. Me sentí como si estuviera dividido en dos. Tan entusiasta era mi deseo de seguirla y, sin embargo, tan profundo era mi anhelo por la mujer cuyo espíritu realmente me había acompañado y sostenido el mío. Allí estaba ella; su rostro pálido y regordete era amable y sensato, sus ojos grises tenían un brillo cálido y amable. Esto no era amor, era algo más precioso, quizás algo más que amor, una amistad por la que estaré siempre agradecido. Levanté los hombros, la saludé y le tendí el libro, debo reconocer que sentí una gran desilusión, pero inmediatamente dije: “soy el teniente John Blanchard, ¿y usted debe ser la señorita Maynell? Estoy tan feliz de poder conocerte. ¿Puedo invitarte a cenar?” Inmediatamente, el rostro de la mujer se ensanchó en una sonrisa y dijo: “No sé de qué se trata esto, pero la joven del traje verde que acaba de pasar me rogó que usara esta rosa en mi abrigo. Y ella dijo que, si me invitabas a cenar, debería decirte que te está esperando en el gran restaurante al otro lado de la calle. Ella dijo que era una especie de prueba»

Esa es una gran historia, ¿verdad? Mira, Hollis Maynell quería ver el corazón de John Blanchard antes de que él viera su rostro. Dios quiere un corazón que se enciende con una ardiente pasión para seguirlo con fuerza. Pero eso, sólo podremos hacerlo cuando superemos todas las cosas externas que nublan nuestra visión y pasión.

Bueno, cuando Dios tiene tu corazón, hay algunas cosas que Él hará para movernos más allá de las cosas externas. Cuando Él tiene tu corazón, Él te hará pasar por cosas difíciles.

El hijo mayor de Isaí, Eliab, viene y Dios dice: no Samuel, no el uno. Tampoco era el hijo número dos ni el número tres, siete hijos pasaron frente a Samuel y a cada uno Dios dijo: “no, este no”. Mira el capítulo 16 versículo 11: «Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas” Ahora, ve a Salmos 78 es un gran Salmo de la historia de Israel desde el tiempo de Jacob hasta el Rey David y escucha cómo el salmista describe lo que Dios va a hacer aquí. Salmo 78 versículo 70 dice: «Eligió a David su siervo, Y lo tomó de las majadas de las ovejas; De tras las paridas lo trajo, Para que apacentase a Jacob su pueblo, Y a Israel su heredad. Y los apacentó conforme a la integridad de su corazón, Los pastoreó con la pericia de sus manos» (Salmo 78:70-72).

El mejor ejemplo de un corazón sincero es David, y espero que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa para conocer qué fue lo qué pasó con él corazón de David

 

 

“Después del fracaso: una segunda oportunidad”

“Encendiendo un corazón para Dios 2”