in

Principios espirituales importantes para manejar las pruebas en la vida cristiana

Saludos cordiales amable oyente. Es un gran gozo para mí darle la bienvenida al estudio bíblico de hoy. Estamos estudiando la segunda carta de Pablo a los Corintios, en la serie titulada: El legado de un siervo de Jesucristo. En esta oportunidad vamos a considerar principios espirituales importantes para manejar las pruebas en la vida cristiana.

Qué bendición es abrir la Biblia y dejar que Dios nos hable por medio de ella. Esta es la única manera como Dios se está comunicando con el hombre en la actualidad. Deseche cualquier otra pretendida forma de comunicación de Dios con el hombre. No haga caso de los falsos profetas que se atribuyen haber recibido mensajes directamente de Dios, aparte de la Biblia. Dios habla hoy en día por medio de su palabra, la Biblia. En nuestro último estudio bíblico, Pablo compartió su testimonio personal en cuanto a una gran prueba que tuvo que soportar cuando estaba en la provincia romana de Asia, tal vez en la ciudad de Efeso. Según sus propias palabras, él y sus colaboradores fueron abrumados sobremanera, más allá de sus fuerzas. La palabra “abrumados” es la traducción de una palabra que literalmente significa “cargados” Pablo y sus colaboradores tuvieron que soportar una carga tan grande que parecía que estaba más allá de sus fuerzas. La situación fue tan difícil que Pablo y los suyos perdieron la esperanza de conservar la vida. Note lo que dice 2 Corintios 2:8 Porque hermanos,  no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia;  pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas,  de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida.
Lo primero que podemos aprender en cuanto a las pruebas es que son parte de la vida de todo creyente. Hoy en día existe una corriente de pensamiento entre algunos evangélicos, según la cual si un creyente tiene suficiente fe, debe ser siempre rico, siempre sano y siempre feliz, pero si fuera así, entonces, tendríamos que llegar a la conclusión que Pablo no tenía la suficiente fe, porque en Asia fue atribulado sobremanera, al punto que había perdido la esperanza de conservar la vida. Pero no hay tal, amable oyente, porque las pruebas son parte de la vida cristiana, independientemente de cuanta fe tengan los creyentes. Si usted está en medio de una prueba en este instante, no piense que esto es un accidente. Para Dios no hay accidentes. La prueba que está pasando ha sido permitida por Dios con un buen propósito. En segundo lugar, Dios tiene el control en medio de las pruebas. Aunque en medio de la prueba, Pablo y sus acompañantes sentían que estaban siendo abrumados más allá de sus fuerzas, al extremo de perder la esperanza de conservar la vida, sin embargo, ninguno de ellos llegó a morir sino que salieron bien de la prueba. Esto demuestra que aunque la prueba fue muy severa, sin embargo, Dios estaba en control de ella, para evitar que sea más de lo que ellos podían soportar. Alguien ha dicho que cuando los creyentes somos probados es comparable a ser introducidos en un horno de fuego, pero Dios tiene su mano en el termostato y sus ojos en el termómetro, para asegurarse que la temperatura no termine por asarnos. Esto debe traer gran ánimo a su vida, amable oyente. Si Dios le está probando, no olvide que Él jamás va a permitir que la prueba sea más allá de lo que puede resistir. 1 Corintios 10:13 dice: No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana;  pero fiel es Dios,  que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir,  sino que dará también juntamente con la tentación la salida,  para que podáis soportar.
En tercer lugar, para salir bien de la prueba es necesario reconocer que no tenemos los recursos para enfrentarla y por tanto es necesario depender de los recursos de Dios. Ponga atención a lo que dice 2 Corintios 1:9  Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte,  para que no confiásemos en nosotros mismos,  sino en Dios que resucita a los muertos;
Explicando la razón por la cual Pablo y sus colaboradores perdieron la esperanza de conservar la vida, Pablo dice que tenían sobre ellos sentencia de muerte. Probablemente alguna autoridad romana había tomado esta fatal decisión, pero con lo que no contaba esta autoridad romana es que Dios es soberano y por tanto Él es el único quien tiene poder para otorgar y quitar la vida. Pero como toda prueba pretende enseñar algo importante, Pablo comunica lo que él y sus colaboradores aprendieron en esta difícil prueba. Dice que todo pasó para que Pablo y sus colaboradores aprendan a no confiar en ellos mismos sino en Dios que resucita a los muertos. Cuando enfrentamos pruebas, nuestra primera reacción es mirar hacia adentro de nosotros para ver con lo que contamos para enfrentar las pruebas, pero Pablo aprendió que dentro de él no había lo que hacía falta para enfrentar lo que estaba experimentando. Pablo y sus colaboradores aprendieron por tanto a no confiar en ellos mismos. La única manera de enfrentar la prueba era confiar en Dios, sabiendo que Él es tan poderoso que no reviste ningún problema para él resucitar a los muertos. Se dice que Dios jamás va a obrar en una persona hasta que la persona reconozca que ha llegado al final de sus posibilidades. O dicho de otra manera, donde terminan las posibilidades del hombre es donde comienzan las posibilidades de Dios. Si usted está en prueba, amable oyente, no luche más tratando de sacar fuerza de usted mismo para enfrentar esa tribulación, haga como Pablo y sus colaboradores, quienes aprendieron a no confiar en ellos mismos sino en Dios que resucita a los muertos. Es necesario morir a nuestras propias posibilidades para comenzar a ver a Dios obrando en medio de nuestras pruebas. En cuarto lugar, aprendemos que Dios nos libra de las pruebas en su tiempo y a su manera. Observe lo que dice 2 Corintios 1:10  el cual nos libró,  y nos libra,  y en quien esperamos que aún nos librará,  de tan gran muerte;
Cuando reconocemos nuestra incapacidad para enfrentar por nosotros mismos nuestras pruebas, Dios comienza a utilizar su poder maravilloso para librarnos de las pruebas. Esto fue lo que sucedió con Pablo y sus colaboradores. Es tan significativo lo que dice Pablo. Dios les libró en el pasado, les libra en el presente, y les librará en lo futuro, no importa cuan compleja sea la prueba. Así es Dios amable oyente. Por tanto no se desanime en medio de su prueba. No dependa de sus propios recursos, ponga la situación en la mano de Dios, confíe en Él y espere en Él y en su tiempo y a su manera usted será librado y como Pablo podrá dar testimonio de que Dios le libró de la prueba, le libra de la prueba y le librará de la prueba. Finalmente, en quinto lugar, tenemos que las pruebas sirven para que Dios sea colmado de acciones de gracias. Esto es lo que tenemos en 2 Corintios 1:11. La Biblia dice: cooperando también vosotros a favor nuestro con la oración,  para que por muchas personas sean dadas gracias a favor nuestro por el don concedido a nosotros por medio de muchos.
Cuando los creyentes de Corinto se enteraron de la profunda tribulación que en Asia estaban experimentando Pablo y sus colaboradores, comenzaron a orar por ellos. Esto es lo que todos los creyentes deberíamos estar haciendo cuando llegamos a saber que otro creyente está pasando por alguna prueba. Es recomendable por tanto que cuando estemos en diversas pruebas, tengamos la oportunidad de compartirlo con otros hermanos para que cooperen con nosotros por medo de la oración. Cuando los creyentes en Corinto recibieron la noticia que Pablo y sus colaboradores, habían sido librados de la prueba que tuvieron en Asia, estos creyentes expresaron su gratitud a Dios en oración por el regalo inmerecido, o el don concedido por Dios a Pablo y sus colaboradores, al haberlos librado de las pruebas. Estas acciones de gracias resultan en gloria y honra para Dios. Así que, amable oyente, no olvide que las pruebas son inevitables en la vida cristiana. Las pruebas vienen de Dios. Dios ejerce un estricto control sobre las pruebas, para que no vayan más allá de lo que podemos soportar, debemos reconocer también que para salir victoriosos de las pruebas es necesario que confiemos en Dios que resucita a los muertos, como resultado, Dios nos libra de las pruebas, lo cual es motivo para que muchos expresen acciones de gracias para glorificar el nombre de Dios. Al mirar así a las pruebas, usted tiene todas las garantías para salir bien librado.

LA BIBLIA DICE… es un ministerio sin fines de lucro, que se mantiene gracias a las oraciones y ofrendas de muchos hermanos alrededor del mundo, si Dios ha puesto en su corazón el deseo de apoyarnos, contáctese con nosotros para indicarle la forma de hacerlo y… antes de finalizar el programa de hoy quiero invitarle a visitar nuestra página Web y conocer la respuesta a la PREGUNTA DEL DÍA Si una pareja se casa ante un juez, pero no recibe la bendición sobre su matrimonio en la iglesia, ¿viven en adulterio? Nuestra dirección es: labibliadice.org, le repito nuestra dirección triple w.labibliadice.org. Bendiciones y le esperamos en nuestra próxima edición.

La manera como Pablo logró sobreponerse a las aflicciones de la vida

Un siervo de Jesucristo debe ser un hombre de palabra