in

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 8

Hola amigo, amiga oyente, hemos llegado al último programa de esta serie en la que hemos visto a Dios hacer grandes cosas a través del sufrimiento y hoy, antes de finalizar quiero decirte algo que espero lo recuerdes siempre que atravieses por momentos difíciles; Damas y caballeros, el cáncer, el SIDA, la enfermedad mental, los tornados, terremotos, huracanes y tiroteos en las escuelas no tienen la última palabra. Las tragedias inesperadas no tienen la última palabra. Dios tiene la última palabra. La cruz no fue el fin, ¿recuerdas que pasó al tercer día? Él resucito y esa es la última palabra. Dios tiene la última palabra todo el tiempo. Y la belleza para el pueblo de Dios es que cuando caminamos por el sufrimiento, el sufrimiento no es el final. Dios es el fin. Ese es el Evangelio, esa es nuestra respuesta eterna, y el resultado de eso es la adoración eterna.

Ahora, hay algo que quiero preguntarte: ¿estás seguro que disfrutarás de Dios por toda la eternidad? ¿Estás seguro de que cuando termine esta vida, pasarás la eternidad con Dios libre del pecado, la tristeza, la enfermedad, el dolor y el sufrimiento? La única forma de saberlo con certeza es a través del Evangelio. Entonces quiero que sepan que el poder de Dios es grandioso. Él es justo. Él es misericordioso. Él es el creador de todas las cosas y Él es el creador de tu vida. Él es la única razón por la que tienes aliento en este momento. Y su propósito no es solo garantizado, su propósito es grandioso. Él envió a su Hijo a morir en una cruz por tus pecados para que puedas soportar el pago del pecado y el sufrimiento, para que puedas ser reconciliado con Dios para siempre y liberado del pecado, libre del sufrimiento.

Estoy convencido de que este momento, Él te ha permitido escuchar este programa aun en medio de las circunstancias, Él te ha permitido escucharlo y vivir este momento divino donde su misericordia es extremadamente agradable y Él está extendiendo su mano hacia tu corazón y diciendo que confíes en Él. Créeme, no juegues tu relación con Él, no vivas por los placeres de este mundo. Este día Dios te dice: “Confía en mí para salvarte de tus pecados, para liberarte de tu sufrimiento y darte la esperanza de la vida eterna”. Esta es la maravilla de los momentos de dolor, en esos momentos puedes ver a Dios con mucha más precisión. En esos momentos reafirmas el cambio de tu vida para toda la eternidad al confiar en el Evangelio, confiando en lo que Cristo hizo en la cruz por ti.

Y si nunca has hecho eso, entonces quiero suplicarte y exhortarte a no seguir buscando placeres vacíos en este mundo sino a confiar en el placer infinito de Dios. No hay nada más importante en toda la eternidad que eso de ver a Dios como el tesoro que vale la pena confiar en Él sobre todo lo demás. Y para aquellos de ustedes que han confiado en Él, sé que hay una lucha cuando caminamos por el sufrimiento que nos hace cuestionar las cosas. Nos hace preguntar cosas. Y la realidad es que cuando atravesamos el sufrimiento en este mundo, Dios es digno de nuestra confianza, devoción, y adoración. Entonces quiero que te des la oportunidad de regocijarte en Dios a través de escuchar diferentes historias que revelan la grandeza, el amor y el cuidado de nuestro Padre Dios, en medio del sufrimiento.

Escucha esto, esta historia es la de un hermano y su familia de fe que ha sufrido una insuficiencia renal, diabetes, un ataque al corazón, pérdida de visión en un ojo, un trasplante de riñón, neuropatía severa, mielopatía, esclerosis espinal en la parte inferior y superior de la columna vertebral, un accidente cerebrovascular que ahora altera su equilibrio y lo dejó tomando 43 píldoras al día y más de 100 unidades de insulina, ya que vive con un dolor insoportable y una capacidad para caminar limitada. Como si eso no fuera suficiente, las luchas financieras lo han llevado a él y a su familia de vivir con un salario de seis cifras a prácticamente no tener dinero. Y él escribe estas palabras: «¿Por qué?  Fue la pregunta que definió una gran parte de mi vida. Seguí preguntando por qué resistir egoístamente una relación más estrecha con Dios y usar mi fachada del domingo hasta que tocara fondo. Sin dinero, con una salud que se deteriora rápidamente y sin ningún lugar a donde acudir. Incluso al punto de querer terminar mi vida. Fue en este punto que me sumergí en mi Biblia y me arrodillé».

«Continué durante meses preguntándome egoístamente ¿por qué? pero gracias a su gracia Él comenzó a enseñarme; empezó a mostrarme cosas que nunca había visto antes y me dio una comprensión de cosas que nunca había entendido antes. Comenzó con un pequeño grupo de hombres que me amaron, estudiaron conmigo y me ministraron y, finalmente, la pregunta cambió de ¿por qué? a ¿qué me quieres enseñar a través de todo esto? Y Dios respondió. Él dijo: «Te enseño a vivir por la fe». Mira, Él es soberano. Mi vida no es más que una parte de su plan, y como Él es soberano, no necesito temer o preocuparme de cómo se desarrollará todo esto en mi vida, en mi muerte o en lo sucesivo. Sólo quiero ser obediente hasta la muerte. Veo su mano y su trabajo en mi vida a través del sufrimiento y ahora todo vale la pena sólo para conocerlo más y estoy seguro de que continuará siendo así «.

Ahora, leamos la carta de una estudiante universitaria que ha atravesado años de un trastorno alimentario. Ella escribe: «Hay muchas cosas que podría contarte acerca de cómo este desorden me destrozó la vida. Puedo decirte que a veces sólo quería arrastrarme a un agujero y morir. Puedo contarte sobre mis muchos atracones que hice solo para tratar de llenar un agujero que había estado tratando de llenar, pero que nunca se llenó. Mi vida se convirtió en un desorden. Todos mis pensamientos y emociones se mantuvieron seguros en esa única cosa. Me sentí cómodo con eso. Era la única cosa a la que pensé que podía recurrir y encontrar consuelo para evitar enfrentar las realidades de la vida. Pero hoy me encuentro en un proceso de curación. Veo mi vida en una luz completamente nueva. Si me preguntas si ¿todavía lucho con los pensamientos de mi trastorno alimenticio? Claro que sí, pero ahora hay una diferencia. Estos pensamientos no me controlan porque ahora es Dios quien lo hace. Estoy segura de que si alguien me preguntara hace cinco años cómo sería mi vida ahora, nunca hubiera soñado que hubiera sido así; pero eso es lo que mi vida no está bajo mi control. Soy suya y yo lo alabo porque Él ha usado esta lucha para acercarme más a Él «.

Y finalmente estas palabras de una mujer que detalló cómo ella y su esposo se arruinaron financieramente. Un par de semanas después, su madre falleció. No mucho después, ella estaba preparando la cena para su esposo de 24 años y sus dos hijas cuando recibió una llamada de la sala de emergencias de un hospital donde le dijeron que fuera inmediatamente. Al llegar escuchó las palabras del doctor, «lo siento. Hicimos todo lo que pudimos, pero su esposo ya no está «. Se quedó allí sin marido, sin padres, sin hogar, con una semana de pago en su cuenta de cheques y dos hijas que cuidar. Según todas las apariencias, ella estaba sola. Y ella escribe: «En ese mismo momento, con mi mundo arremolinándose a mi alrededor, sentí la mano de Dios sobre mí. No estaba sola. Sabía que no importaba lo que sucediera después, mi futuro estaba seguro en Dios y sabía que Él nos protegería a mí y a mis hijas. Cuando enfrenta la falta de vivienda, el hambre y el dolor, ¿de dónde proviene su fuente de fortaleza y esperanza? Él puso una nueva canción en mi boca y alegría en mi corazón a través de las Escrituras; clamé al Señor en mi sufrimiento y Él escuchó mi clamor. Alabado sea mi Padre, mi Consolador, mi Verdad, mi Aliento y mi Salvador «.

Ahora, quiero que escuches a tres mujeres de nuestra familia de fe que han compartido cómo perdieron niños durante el embarazo o inmediatamente después de que nacieron sus hijos. En el verano del 2006, uno de ellos escribió: «Estaba embarazada de mi primer hijo. Mi esposo y yo estábamos tan emocionados. En nuestra primera consulta médica, nos hicimos una ecografía y vimos al bebé y escuchamos el latido de su corazón. Recuerdo ver a ese niño en la pantalla de ultrasonido y pensar: “ese es mi hijo”. Fue mi primera experiencia de maternidad y fue la cosa más hermosa que jamás había visto o sentido. En poco tiempo comencé a ver a Dios trabajando de una manera diferente a lo que esperaba. Un día, mi esposo y yo fuimos al médico, me hice otro ultrasonido y el ecografista nos dijo en voz baja: «Ya no veo el latido del corazón». Evito revivir ese momento porque fue sin duda la peor experiencia que he tenido». Esta esposa dice muy honestamente, «En los meses que siguieron al perder a ese niño, perdí toda apariencia del Dios en el que había creído. Mi esposo respondió con fe, pero yo respondí con enojo. Dios ahora parecía cruel, indiferente y aunque no lo rechacé como a Dios, lo rechacé como digno de amor y merecedor de fe. Nunca dudé de su grandeza, pero cuestioné su bondad». En los meses que siguieron, ella y su esposo quedaron embarazados otra vez. Cuando nació su hijo, ella describió su viaje de fe pérdida tras la pérdida de su primer hijo y cómo todavía lucha con el plan de Dios. Quiero que escuches su conclusión, ella dijo: «Todo lo que puedo decir ahora es que el trabajo de Dios en nosotros puede parecer duro, pero Él todavía es digno. Si puedo ver eso y confiar en Él, aunque no siempre lo siento con toda sinceridad y fe, entonces no he sufrido en vano. Dios ha despojado mi fe superficial en Él y la ha reemplazado con algo diferente. Él quiere que lo vea, ya que no es un escaparate de una vida fácil, sino un ancla para sostener cuando todo lo demás está en medio de una tormenta y dentro de mí. Me alegro de haber pasado por esto porque ahora puedo decirles a otras mujeres en mi situación lo que me gustaría que alguien me hubiera dicho, decirles que, a pesar de las apariencias, se puede confiar en Dios, que Él puede ser amado por un corazón roto y tal vez la mejor lección que aprendí es que Dios es demasiado grande para que yo pueda entenderlo y no lo quisiera de otra manera. Debería sospechar de un Dios que me diera todo lo que quiero y me diera una vida fácil».

De otra mujer que tiene a su cuarto hijo, su hijo, vivió un breve mes en el hospital. Ella escribió: «Fue todo el mes de diciembre que vivió y durante ese mes tuve que someterme a una cirugía de emergencia, mi hija mayor se rompió un brazo, mi hija, la segunda, sufrió estreptococo, era Navidad y estábamos prácticamente viviendo en el hospital.  La vida estaba al revés, pero solo por un tiempo. Nuestra esperanza estaba en Dios. Si bien ese mes fue el momento más difícil que he pasado, también fue el momento más querido de mi vida, incluso hasta el día de hoy. No conocería a mi Salvador como lo hago ahora si Dios no hubiera permitido ese sufrimiento en mi vida. Fue y es una gran bendición para mí. Tanto que ahora es difícil llamarlo sufrimiento debido a todo lo ganado que obtuve de eso. Yo alabo a Dios en su nombre. Fue todo Él y para Él. Que Él sea glorificado».

Y finalmente una mujer cuyos dos hijos biológicos nacieron con defectos cardíacos. Uno de ellos no sobrevivió y ella escribe: «Lo dije antes, pero fue tan doloroso como la pérdida de nuestro primer hijo, tan doloroso como fue llevar a nuestro segundo hijo a cirugía para que nuestro primogénito no sobreviviera. Por más dolorosas que esas cosas fueron para nosotros, nunca cambiaríamos un momento debido a lo que hemos aprendido de la verdad sobre nuestro asombroso Dios. Esta es la esencia de la vida eterna que conoce a Dios tal como es. Cuán a menudo somos culpables de verlo como nos gustaría que fuera. He dicho que a lo largo de nuestro viaje con nuestro primer hijo me sentí como si estuviera en el exterior de mi cuerpo viéndome pasar por un sufrimiento aplastante casi cuando estaba mirando a alguien más. He notado que, si hubiera sido así, probablemente no hubiera sobrevivido a la experiencia y después de todos estos años, el Señor finalmente me mostró al leer mi Biblia, una mañana, que la razón por la que me sentía de esa manera era porque no era para mí sino Cristo en mí que vivió esos días. En mi debilidad Él fue tan fuerte que creo que literalmente vivió esos días dolorosos en mí, a través de mí y para mí. Cristo en mí es la esperanza de la gloria».

Dios, oramos para que nos levantes, para que seamos hombres y mujeres que vean tu gran naturaleza en nuestro sufrimiento y que se den cuenta de la gloriosa esperanza de Cristo en nosotros. La esperanza de gloria, la esperanza de un sufrimiento final y la esperanza del día en que veamos tu rostro y cantaremos tus alabanzas por toda la eternidad. Toda la gloria sea a tu nombre oh Dios. Amén.

Palabras grandiosas Pt. 1

La necesidad de la fe Pt. 2