in

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 6

Bienvenidos a un programa más de esta nueva serie en la que estamos estudiando la vida de Job. Bien lo que quiero hacer hoy es mostrarles cuatro títulos principales que se le atribuyen a Dios en estos capítulos, empecemos:

Título número uno, Dios es nuestro Creador. Esto está en todos los capítulos de Job, pero especialmente en el capítulo 38. Lo que Dios hace en este capítulo es llevar a Job a una caminata imaginaria a través de los cielos y la tierra. Dios le dice a Job: “quiero que veas mi grandeza en todas las cosas y veas que soy yo quien las creó”.

Bien, empecemos, mira en el versículo 4: “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios? » verso 8 “¿Quién encerró con puertas el mar, Cuando se derramaba saliéndose de su seno, Cuando puse yo nubes por vestidura suya, Y por su faja oscuridad, Y establecí sobre él mi decreto, Le puse puertas y cerrojo, Y dije: Hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, Y ahí parará el orgullo de tus olas?” (Job 38: 4-11). ¿Lo ves? Dios le habla sobre el mar y la tierra.

Ahora, llegas al versículo 19 ahí habla de la luz y la oscuridad. Vamos a leer algunos extractos aquí. Verso 19: “¿Por dónde va el camino a la habitación de la luz, Y dónde está el lugar de las tinieblas, Para que las lleves a sus límites, y entiendas las sendas de su casa? ¡Tú lo sabes! Pues entonces ya habías nacido, Y es grande el número de tus días. ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, O has visto los tesoros del granizo, Que tengo reservados para el tiempo de angustia, Para el día de la guerra y de la batalla? ¿Por qué camino se reparte la luz, Y se esparce el viento solano sobre la tierra? ¿Quién repartió conducto al turbión, y camino a los relámpagos y truenos, Haciendo llover sobre la tierra deshabitada, Sobre el desierto, donde no hay hombre, Para saciar la tierra desierta e inculta, Y para hacer brotar la tierna hierba? ¿Tiene la lluvia padre? ¿O quién engendró las gotas del rocío? ¿De qué vientre salió el hielo? Y la escarcha del cielo, ¿quién la engendró? Las aguas se endurecen a manera de piedra, Y se congela la faz del abismo” (Job 38: 19-30).

Después Dios habla de la lluvia, la nieve y la escarcha, leamos Job 38 del 31 al 34: “¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión? ¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, O guiarás a la Osa Mayor con sus hijos? ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra? ¿Alzarás tú a las nubes tu voz, Para que te cubra muchedumbre de aguas?” y luego, Él habla sobre las estrellas en el versículo 31 al 33 y si desciendes al versículo 35, escucha lo que Dios le dice a Job: «¿Enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿Y te dirán ellos: Henos aquí?» (Job 38:35). Verso 36: “¿Quién puso la sabiduría en el corazón? ¿O quién dio al espíritu inteligencia? ¿Quién puso por cuenta los cielos con sabiduría? Y los odres de los cielos, ¿quién los hace inclinar, Cuando el polvo se ha convertido en dureza, Y los terrones se han pegado unos con otros?”  (Job 38: 36-38). Lo que Dios está haciendo es llevar a Job a recorrer los misterios de esta tierra y dice: «Job, hay miles y miles de misterios en esta tierra y en los cielos de los que no tienes idea. Y el misterio que has visto en tu vida es uno de los miles, miles y miles de esos misterios y yo sé sobre todos ellos y mi poder reina sobre todos ellos, yo fui quien los creé a todos ellos”.

Segundo, Dios no sólo es nuestro Creador, sino que Él es nuestro sustentador. Ahora, hay un cambio en el versículo 39, pasas del mundo inanimado al mundo animado y tienes esta imagen de animales. Y no sólo a Dios como el que los creó sino al Dios que los sostiene. Escucha los versículos del 39 al 41 en el capítulo 38: «¿Cazarás tú la presa para el león? ¿Saciarás el hambre de los leoncillos, Cuando están echados en las cuevas, O se están en sus guaridas para acechar? ¿Quién prepara al cuervo su alimento, Cuando sus polluelos claman a Dios, Y andan errantes por falta de comida?”.

Dios es quien alimenta a todos los animales en este planeta. No es una selección natural, es una disposición sobrenatural. Todos los animales en este planeta alimentados por la mano de Dios. La mano sustentadora de Dios. Ahora, vamos al capítulo 39, esto dice: “¿Sabes tú el tiempo en que paren las cabras monteses? ¿O miraste tú las ciervas cuando están pariendo? ¿Contaste tú los meses de su preñez, Y sabes el tiempo cuando han de parir? Se encorvan, hacen salir sus hijos, Pasan sus dolores. Sus hijos se fortalecen, crecen con el pasto; Salen, y no vuelven a ellas” (Job 39: 1-4).

¿Ves esto? Dios no sólo da vida y sostiene la vida, Él controla la vida. Ahora, bajemos un poco y leamos el verso 9, esto dice: “¿Querrá el búfalo servirte a ti, O quedar en tu pesebre? ¿Atarás tú al búfalo con coyunda para el surco? ¿Labrará los valles en pos de ti? ¿Confiarás tú en él, por ser grande su fuerza, Y le fiarás tu labor? ¿Fiarás de él para que recoja tu semilla, Y la junte en tu era?” (Job 39: 9-12) Y luego Dios trae el avestruz a la imagen. Mira el avestruz, Job. «¿Diste tú hermosas alas al pavo real, O alas y plumas al avestruz? Escucha esta descripción: “El cual desampara en la tierra sus huevos, Y sobre el polvo los calienta, Y olvida que el pie los puede pisar, Y que puede quebrarlos la bestia del campo. Se endurece para con sus hijos, como si no fuesen suyos, No temiendo que su trabajo haya sido en vano; Porque le privó Dios de sabiduría, Y no le dio inteligencia” (Job 39: 13-17). Dios dice: “¿Ves cuán absurda es el avestruz? Yo la hice así”.

¿Alguna vez te has preguntado acerca de las cosas en la creación que no tienen sentido? Por ejemplo, los insectos. Dios ¿por qué tantos insectos? Sé que algunos de ustedes son muy hábiles en su conocimiento de los insectos y todos los efectos que son positivos en el mundo como resultado de ellos, pero no necesitamos tantas especies de hormigas. Y el punto es que son así porque Dios las ha diseñado y las sostiene de esa manera. Dios dice: “Job, hay misterios en toda la creación, que ni siquiera puedes comenzar a comprender”.

Regresa al capítulo 38, mira el versículo 25, esto dice: Lo leímos hace un momento, pero piensen conmigo: «¿Quién repartió conducto al turbión, Y camino a los relámpagos y truenos, Haciendo llover sobre la tierra deshabitada, Sobre el desierto, donde no hay hombre”. Entonces, ¿por qué llueve donde nadie vive? Muchas veces nos hacemos esa pregunta porque creemos que el orden de la creación está destinado a girar en torno a nosotros. Y la imagen completa que Job 38: 25 y 26 nos está dando es que Dios trae agua simplemente por su buen placer. Hay cosas que Dios hace en toda la creación que no giran alrededor de nosotros. De hecho, el objetivo de la creación no gira en torno a nosotros. El diseño de Dios en la creación gira en torno a Dios.

Debemos entender eso y debemos ser capaces de aplicar esa realidad en medio de nuestro sufrimiento para darnos cuenta de que tú y yo no somos el juego final aquí. Dios es el objetivo; todo en este universo, todo en nuestras vidas gira no a nuestro alrededor, sino en torno a Dios. Ahora, las buenas nuevas del Evangelio es que Dios nos ha creado para experimentar nuestra más profunda satisfacción en su gloria. Pero la belleza de lo que estamos viendo aquí en Job 38 y 39 es que Dios ha creado todo, no para tu gloria o mi gloria, sino para su gloria y esto afecta radicalmente la forma en que caminamos a través del sufrimiento. Eso es clave para comprender el trabajo de Dios en el sufrimiento. Su gloria es el final. Él es nuestro creador, Él es nuestro sustentador.

Tercero, Él es nuestro Salvador, Dios hace una pausa en el capítulo 40 para darle a Job la oportunidad de responder. Leamos el verso 6, esto dice: “Respondió Jehová a Job desde el torbellino, y dijo:  Cíñete ahora como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me responderás. ¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú?” Recuerda que esto es lo que Job ha estado haciendo. Él ha estado impugnando, difamando, la justicia y el carácter de Dios. Y Dios dice «¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú? ¿Tienes tú un brazo como el de Dios? ¿Y truenas con voz como la suya? Adórnate ahora de majestad y de alteza, Y vístete de honra y de hermosura. Derrama el ardor de tu ira; Mira a todo altivo, y abátelo. Mira a todo soberbio, y humíllalo, Y quebranta a los impíos en su sitio. Encúbrelos a todos en el polvo, Encierra sus rostros en la oscuridad; Y yo también te confesaré Que podrá salvarte tu diestra” (Job 40: 8-14).

Job ha estado cuestionando el gobierno moral de Dios en el universo y Dios lo mira y le dice: ¿tienes autoridad?, ¿tienes sabiduría?, ¿tienes el poder para gobernar el universo moralmente?

Job no tiene idea sobre la justicia de Dios y su gobierno moral. Y lo que hace en el resto del capítulo 40 y 41 es que Dios interviene y dice: “si quieres gobernar el universo con tu autoridad, entonces permíteme traerte dos criaturas para que pruebes y practiques para hablar”. La primera criatura se llama: “behemoth” literalmente traducido como “súper bestia”. La segunda criatura aparece en el capítulo 41, el “Leviatán”, una palabra que se traduce literalmente para retorcerse. La mayoría de los eruditos bíblicos han dicho que el Behemoth es más pariente de un hipopótamo y el Leviatán es más parecido a un cocodrilo y la imagen es muy elaborada.

Ahora, te animo a que leas los capítulos del 38 al 42 por completo. Pero ahora, sólo me detendré en estas dos majestuosas imágenes de estas criaturas sacadas de Dios como ejemplos. Dios le dice a Job que no puede manejar a ninguno de estos, mucho menos podrá manejar todo en toda la creación.

Bien, ahora vamos al capítulo 41, versículo 10. Escucha lo que dice. Dios está hablando del Leviatán y dice: » Nadie hay tan osado que lo despierte; ¿Quién, pues, podrá estar delante de mí? ¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya? Todo lo que hay debajo del cielo es mío”. Dios es el dueño de todo, Él lo gobierna todo. Dios lo juzga todo y lo juzga bien. Sólo Dios puede salvar. Job, no puedes hacer nada sin Él, no puedes salvar. Él es Salvador, Creador, Sustentador.

Cuarto, Dios es nuestro amigo. Ahora, aquí es donde quiero ser muy cuidadoso porque si miramos todo esto, extrañamos el punto en el que comenzamos a pensar que esto parece casi cruel de la manera en que Dios cuestiona a Job, pero ese no es el efecto que tuvo en Job. Vemos eso en su respuesta en el capítulo 42, pero vuelve al capítulo 38, versículo 1: “Entonces respondió Jehová a Job”, esta es la segunda vez que se menciona un título para Dios; cada vez que sus amigos hablan de Dios, dicen: “El, Elohim” palabras que enfatizan la grandeza y el poder de Dios. Pero “Jehová”, es el nombre del pacto para Dios que enfatiza su bondad. No sólo la grandeza sino también la bondad, su amor hacia su pueblo, su compromiso con su pueblo. Y la imagen que tenemos tan pronto como Dios comienza a dirigirse a Job es que Él lo ama, Dios que está comprometido con Job. Él no es su enemigo.

Cuando llegas al capítulo 42 del versículo 7 al 9, ves que Dios se refiere a Job como su siervo, este es un término mucho más personal. El mismo término cuando vimos a Dios referirse a Job como en Job 1 y 2. Ahora se está refiriendo a él nuevamente. Cuatro veces en esos pocos versículos allí. Este es un buen recordatorio, espero un buen recordatorio para nosotros cuando caminamos por el sufrimiento de que el Creador y el Sustentador de todas las cosas, el Salvador del mundo entero es también nuestro amigo. Si eso no te sorprende, entonces sabes muy poco acerca de Dios. Alabado sea Dios que hace los relámpagos, las nubes, la nieve y el granizo, el Dios que sabe dónde vive la luz y la oscuridad. El Dios que da comida al león y las aves, el Dios que creó todos los misterios de esta tierra y en los cielos, ese Dios, señoras y señores, ese Dios es nuestro amigo.

 

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 5

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 7