in

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 5

Si tienes una Biblia y espero que la tengas, te invito a que vayas conmigo al capítulo 42 de Job mientras llegamos a nuestra última semana en esta serie a través de Job.

He tenido ocho cirugías cerebrales en los últimos ocho años. Comenzaron cuando tenía 12 años. La primera cirugía no funcionó en absoluto. El segundo resolvió el problema durante cinco años hasta que un fuerte dolor de cabeza provocó una tercera cirugía de emergencia. Esa cirugía me dejó un dolor indescriptible y nueve meses después tuve otra, ese duró dos meses. Sin embargo, otra cirugía de emergencia llevó a otra y luego a otra en un lapso de aproximadamente 10 días. Si te preguntas si este ha sido este un viaje agotador, pues la respuesta es Sí, absolutamente sí, pero lo sorprendente de todo esto es que realmente puedo decir con toda sinceridad que estoy agradecido por mi proceso.

La gente me mira como si estuviera loca cuando digo eso después de contarles mi historia, pero estoy muy agradecido de haber tenido que soportar esto porque he experimentado la soberanía, la intimidad y la cercanía de nuestro Dios como la mayoría de las personas nunca experimentan en su vida. Sé que el Señor no está limitado por el espacio, la cercanía o la lejanía. Desde mi perspectiva humana finita, me acerqué al Señor y Él se acercó a mí con una seguridad incomprensible. Durante cada una de estas cirugías cerebrales, incluso cuando tenía sólo 12 años, había una tranquilidad que nunca puedo describir. Sí, fue doloroso, sí, cuestioné lo que estaba sucediendo, pero Él me dio la gracia de decir: “Señor, harás tu voluntad en tu tiempo perfecto”.

Una familia me escribió esto la semana pasada desde Carolina del Norte. Su hijo de 25 años ha luchado contra la fibrosis quística toda su vida y ha atravesado largas e interminables peleas en el hospital. En mayo de 2008 recibió un doble trasplante de pulmón. Luego, a principios de agosto de este año, tuvieron que volver corriendo al hospital porque tenía un caso de neumonía grave. Su hijo estaba en estado crítico cuando conocieron a un miembro de nuestra familia en la fe que los invitó a adorar aquí. Fue tres días después de ser admitido en el hospital que esta familia nos escuchó por primera vez y precisamente ahí fue cuando comenzamos esta serie sobre el sufrimiento. Esta madre, su esposo y muchos de los amigos de su hijo que habían hecho el viaje nos pidieron que oráramos por su hijo.

Ahora él tiene una traqueotomía y cada día mejora más y su madre escribió estas palabras: «Le dije al Señor cuando comenzamos este viaje de trasplante que no estaba esperando y si este era su diseño para la vida de mi hijo, entonces tendría que llevarme en cada paso del camino. Él ha sido tan fiel y podemos ver sus huellas digitales en cada aspecto de este viaje. He aprendido que Dios me da la guía para continuar, le he pedido que me proporcione luz suficiente para el paso en el que estoy, sin embargo, mi carne desea un reflector que me permita ver muy adelante hacia donde Dios nos está llevando con este sufrimiento. El deseo del corazón de mi hijo es que Dios sea glorificado en todo, y toda nuestra familia se ha fortalecido al verlo sufrir. Gracias desde el fondo de nuestros corazones por recordarnos que busquemos el amor, la sabiduría, la misericordia y la bondad de Dios a medida que atravesamos este tiempo de sufrimiento».

Este fue parte de los innumerables correos electrónicos que hemos recibido esta semana de familias de esta familia de fe. Y el desafío esta mañana es resumir esos correos electrónicos. No puedo revisarlos a todos. He leído a través de ellos los detalles y las situaciones inimaginables que abundan entre nosotros, pero nuestro objetivo es ver la historia aquí en Job y las Escrituras y luego que hayamos hecho eso, quiero que reflexionemos juntos en la adoración en medio de tantas historias de dolor, y juntos vamos a celebrar el sufrimiento. Y sí, dije eso correctamente, vamos a celebrar el sufrimiento. Porque la realidad es que en medio de todo ese dolor que he leído en sus correos y en el texto que estamos a punto de ver, vamos a ver que algunas de las imágenes más grandiosas de Dios se evidencian en medio del dolor.

Hemos visto esto Job capítulo 1 y 2 sus sufrimientos y vimos la soberanía de Dios en medio del sufrimiento. En Job capítulo 3 al 31 vimos a los supuestos amigos de Job y a la suficiencia de Dios en el sufrimiento. En los programas anteriores, cuando miramos a Eliú, en los capítulos 32 a 37, vimos el propósito de Dios en el sufrimiento. Y llegamos al capítulo 38 y Dios personalmente se enfrenta a Job y hoy quiero que veamos el poder de Dios en el sufrimiento. El capítulo 42 de Job es la respuesta de Job a la confrontación de Dios, en los capítulos del 38 al 41 de Job. Ahora quiero que lean conmigo el pasaje que será una especie de fundamento desde el cual comprendemos el resto de esta sección de Job. Job capítulo 42 versículo 1. Quiero que escuches lo que Job dijo en respuesta a Dios. Escucha sus palabras: «Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto, me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42: 1-6).

Bien, hoy te quiero pedir que, a la luz de estas palabras, hagamos una oración:

Dios te pedimos que nos ayudes a entender estas palabras, no sólo en lo que se refiere a Job, sino en lo que se refiere a nuestras vidas y al sufrimiento que se representa en cada uno de nosotros. Oro para que nos ayudes con el poder de tu Espíritu en tu Palabra esta mañana a ver una gran imagen de tu naturaleza y tu carácter de una manera que nos impulse a la adoración. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Bien, quiero que comencemos con la conclusión de que ya hemos visto los diferentes puntos y eludido los diferentes puntos de esta serie que conducen a este punto y luego vamos a descomprimir cómo se ve en Job del 38 al 42. La conclusión es esta: cuando caminamos por el sufrimiento, cuando vemos a Job caminando por el sufrimiento, lo que queremos es una explicación de Dios.

Cuando caminamos por el sufrimiento, queremos una explicación de Dios. ¿Por qué? Esta es la pregunta que domina nuestras vidas y que domina gran parte del Libro de Job. ¿Por qué está pasando esto? Job no ha hecho nada para merecer esto, entonces, ¿por qué le está pasando este tipo de sufrimiento? Esto es lo que los amigos de Job intentan responder en más de 29 capítulos. Aquí está la respuesta a por qué y son miserables en su esfuerzo. Fracasan en su esfuerzo y nos muestran que cualquier intento, incluso el mejor intento de responder a esta pregunta, finalmente se quedará corto porque el hombre no puede explicar los caminos de Dios, perfecta y completamente. Ahora vimos un poco del propósito de Dios en el sufrimiento a través de la respuesta de Eliú, pero la imagen que queremos es una explicación de nuestro sufrimiento de Dios. Y entonces llegas a Job del 38 al 42. El clímax de este libro se encuentra al final y lo que no encontrarás es una explicación de Dios.

Dios no da una explicación, sin embargo, esto es lo que recibimos. Recibimos una revelación de Dios y hay una gran diferencia. Llegas al final de este libro y lo que encuentras no es una explicación teológica o una justificación de parte de Dios acerca de por qué ha sucedido este sufrimiento. Ves todo tipo de preguntas a lo largo del Libro de Job, como: ¿que está pasando?, ¿dónde está Dios cuando esto está sucediendo?, ¿por qué está pasando esto? Todas estas preguntas: ¿qué?, ¿dónde?, ¿cuando?, ¿por qué?, ¿cómo? Pero la pregunta que domina el Libro de Job, es decir, el objetivo del Libro de Job no es ninguna de estas preguntas, la pregunta que domina el Libro de Job es: ¿quién? ¿Quién es el Dios que está detrás de todo esto? ¿Quién es el Dios que no solo está permitiendo que estas cosas sucedan, sino que que está ordenando que estas cosas sucedan en la vida de Job? y esa es la pregunta que se responde en Job del 38 al 42.

Ahora esto es enorme. Todo el clímax de este libro, a lo que conduce este libro es para mostrarnos quién es este Dios. Ahora si en nuestro sufrimiento queremos que las cosas estén bien, si nuestro objetivo es recuperar nuestras cosas, si nuestro objetivo es tener de regreso los tesoros que disfrutamos en este mundo, entonces no encontraremos esta respuesta satisfactoria en absoluto. Sin embargo, si nuestro objetivo es conocer a Dios, más de lo que queremos recuperar nuestros bienes materiales. Si nuestro anhelo es conocer a Dios, entonces encontraremos esta respuesta muy satisfactoria. No puedo enfatizar cuán grande es esto.

Lamentablemente, la mayoría de los cristianos caminan por el sufrimiento con el único deseo de que todo esté bien, y vuelva a ser como antes. Suelen pensar: “Quiero recuperar las cosas, quiero recuperar los tesoros que disfruto en este mundo, los grandes tesoros: la salud, los seres queridos, todo, quiero todo”, pero déjame decirte algo, mientras ese sea nuestro objetivo, no encontraremos una respuesta satisfactoria. Pero cuando el objetivo de nuestras vidas es Dios y no me refiero a las cosas de Dios sino a Dios mismo, entonces por primera vez el sufrimiento tiene sentido porque el sufrimiento nos hace perder todas estas cosas para encontrar un tesoro cada vez más profundo en Dios. Y mientras ese no sea nuestro objetivo, entonces la realidad es que cada uno de nosotros nos encontraremos en una búsqueda de placer sin fin, una búsqueda interminable, ni siquiera las mejores cosas de este mundo podrán suplir eso. Pero cuando encontramos nuestro tesoro en Dios, entonces el sufrimiento como una realidad en nuestras vidas tendrá un sentido glorioso; y el sufrimiento nos impulsará a ver quién es Dios; y encontraremos en Él un tesoro más profundo de lo que podríamos haber imaginado. Esa es una gran diferencia.

Entonces la pregunta es: ¿quién es el objetivo de tu vida? ¿Cuál es el objetivo de tu vida? ¿Grandes tesoros en este mundo o Dios? Cuando el objetivo de nuestra vida es Dios y esto es lo que el sufrimiento debe hacer para llevarnos a ver que el objetivo de todo lo que es satisfactorio para nuestras almas se encuentra en Dios. Él es nuestro tesoro. Esto es lo que el sufrimiento nos enseña y como resultado no necesito la explicación porque queremos la revelación. Lo que más deseamos en nuestro sufrimiento es una explicación de Dios, pero lo que Dios nos da es una revelación de sí mismo. Ese es el objetivo de Job del 38 al 42, por lo que quiero que descubramos esta revelación.

Entonces, yo te pregunto: ¿de qué se da cuenta Job al hablar de Dios? ¿Qué le revela Dios a Job acerca de sí mismo? Antes que nada, Dios le revela a Job que su poder es grande, su poder es grandioso. Regresa al capítulo 38 de Job conmigo. Vamos a descomprimir esta imagen. Job capítulo 38. Hemos leído 37 capítulos en diferentes partes y hemos visto a Job haciendo todo tipo de preguntas sobre Dios, preguntas como: ¿por qué está pasando esto?, ¿dónde está Dios cuando esto está sucediendo? En fin, Job hace todo tipo de preguntas y hoy quiero que veas cómo Dios le responde.

Mira Job 38, verso 1: «Entonces respondió Jehová a Job desde un torbellino, y dijo: ¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría?”. ¿Lo entendiste? Job ha estado haciendo preguntas y Dios responde ¿con un qué? Con una pregunta. Yo solía ​​odiar cuando mis padres hacían esto, que mis padres me respondan con otra pregunta era realmente frustrante.

Así que Job ha estado haciendo preguntas, y Dios responde y dice: “¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia” (Job 38: 2-4). Y lo que comienza allí en el versículo 4 y continúa hasta el final del capítulo 41 es una lista de alrededor 70 preguntas diferentes que Dios le hace a Job. Es como si Dios le dijera a Job: “estás luchando con todas las preguntas de tu sufrimiento yo tengo 70 preguntas para ti”.

Entonces yo te pregunto: ¿Qué está haciendo Dios aquí? Lo que Dios está haciendo es llevar a Job a la comprensión de lo poco que él sabe sobre quién es Dios. Dios lleva a Job a entender que Él es mucho más grande de lo que Job siquiera haya soñado o pensado. Esto es lo que hace a través de estas preguntas.

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 4

El Evangelio, el Poder de Dios y el Sufrimiento Pt. 6