in

El Evangelio, la Soberanía de Dios y el sufrimiento Pt 4

Si tienes una Biblia a la mano te invito a que la abras en el libro de Job 1 el verso 22, esto dice: «En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno». Job no pecó por lo que dijo. Él eligió no maldecir a Dios. Y quiero suplicarles que vean el poder soberano y la bondad soberana de Dios en medio del sufrimiento. ¿Qué significa eso entonces? Bueno, eso significa que, en cada momento de nuestro sufrimiento, Dios es bueno y está con nosotros. Esta es la imagen completa en Job, él no abandona la fe en Dios porque conoce la miseria de su alma, es por eso que él lucha por un largo tiempo, y lo vemos en más de 30 capítulos. Job sabe que Dios está allí y sabe que Él es justo y ve su sufrimiento.

Ahora, cuando vemos el sufrimiento en nuestras propias vidas, las vidas de las personas que nos rodean, las personas que nos importan inmediatamente comienzan a señalar con el dedo a Dios mientras dicen cosas como: ¿cómo puedes siquiera existir si esto está sucediendo? No se supone que es todo bueno, todo amoroso o todopoderoso. Y quiero instarte, quiero suplicarte que no vaya allí. Hay muchas preguntas con las que luchamos y no vemos respuestas claras para cuando atravesamos el sufrimiento, pero hay algo que sí sabemos y es que, Dios es todo bueno, y Él es todo amor, y Él es todo poderoso. Y decir que no, es pecar, es maldecir a Dios, es negar el carácter de Dios.

Ahora luchar con estas cosas es una cosa. Lo que estamos viendo no queremos. La Escritura dice: «En todo esto, Job no pecó» al acusar a Dios de maldad. «Job no pecó por lo que dijo». Él no maldijo a Dios. Él eligió no maldecir a Dios. Y quiero suplicarles que vean el poder y la bondad soberanos de Dios en medio del sufrimiento.

Aunque parece que nada tienen sentido, Job sabe que Dios está con él. Y quiero recordarles a cada hombre y mujer, niño, niña que cuando caminan por el sufrimiento, nunca están solos. Él está con nosotros, y no solo que está con nosotros, además su soberanía nos asegura que Dios tiene el control de todo. Esta es la clave, Dios no solo está con nosotros, sino que está para nosotros.

La Biblia dice que Job temía a Dios y evitaba maldecirlo. Y la palabra que usa para Dios es “Elohim”, un nombre que refleja su sustento y suficiencia. Job tenía claro que es Dios quien da y quien quita, él dice: “Que el nombre del Señor sea alabado”. Él usa el nombre del pacto de Dios, el nombre que representa el amor y la fidelidad de Dios, la fidelidad personal de Dios, el amor personal de Dios.

Damas y caballeros, cuando caminen por el sufrimiento, sepan que Dios no está 100% con ustedes, sino que Él es 100% para ustedes. Dios no está en contra de su pueblo. Si estás en Cristo, Dios nunca estará en contra de ti, nunca contra ti. Él no es 99,99% para ti, Él es siempre 100% para su pueblo. Es por eso que, Romanos 8: 31-35 nos muestra que en el contexto del sufrimiento podemos clamar: “Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo?”. Nada, porque si Dios es 100% para ti y la soberanía de Dios nos asegura que Él tiene el control con nosotros y para nosotros, nada nos podrá separar de su amor.

Ahora, la soberanía de Dios es el fundamento de la alabanza en medio del dolor, no sólo porque nos demuestra que Dios siempre tiene el control sino porque su soberanía nos recuerda que Satanás ha sido conquistado. Es por eso que alabamos en medio del dolor. Creo que parte del propósito de Job es humillar a Satanás y mostrar su falta de poder.

Esto queda fielmente plasmado a partir del capítulo 2; Satanás es silenciado el resto del libro. Él no tiene nada más que decir y no aparece más en este libro. De hecho, si lees el resto del Antiguo Testamento verás que no parece más. Lo hemos visto en Génesis 3 y Job 1 y 2 siempre tentando al hombre. No lo verás actuar así en el resto del Antiguo Testamento. No vuelves a ver eso hasta que llegas a Mateo capítulo 4, donde Satanás tienta a Jesús tres veces y tres veces Jesús se resiste a él. Sigue yendo hasta el final del Libro de Mateo y ves a Satanás y a Jesús yendo 1 a 1 en la cruz. Satanás coloca con todas las consecuencias del pecado sobre el Hijo de Dios y Jesús lo toma todo sobre sí mismo, entonces va a la tumba por tres días y al tercer día se levanta proclamando a cada persona que confía en Él. ¿Lo ves? Estás batallando con un enemigo derrotado, él ya ha sido conquistado, y él está limitado en todo su poder, él no puede hacer absolutamente nada sin el consentimiento de Dios.

No hay absolutamente nada que Satanás pueda hacer en tu vida o en mi vida fuera de la voluntad de un Dios soberano que está con nosotros y para nosotros en todo momento. Esa es una verdad asombrosa. Martín Lutero dijo: «Fuerte fortaleza es nuestro Dios, un baluarte que nunca falla: Nuestro ayudante Él, en medio del torrente de enfermedades mortales que prevalece. Porque aún nuestro antiguo enemigo busca hacernos daño, su habilidad y poder son geniales y está armado con odio cruel. Por armas deja ver Astucia y gran poder; Cual él no hay en la tierra. Luchar aquí sin el Señor, cuán vano hubiera sido. Mas por nosotros pugnará de Dios el Escogido. ¿Sabéis quién es? Jesús, el que venció en la cruz; Señor de Sabaoth, omnipotente Dios, él triunfa en la batalla. Aun cuando estén demonios mil prontos a devorarnos, no temeremos, porque Dios vendrá a defendernos. Si amenaza con deshacernos, no tendremos miedo, porque Dios ha querido que su verdad triunfe a través de nosotros. El Príncipe de la Oscuridad sombría. Satán, y su furor; dañamos no podrá, pues condenado está por la Palabra santa. Sin destruir la dejará, aunque mal de su grado: es la Palabra del Señor que lucha a nuestro lado».

La soberanía de Dios es el fundamento de la alabanza en medio del dolor porque Satanás ha sido conquistado. Pero, Dios no solo controla ni Satanás solo es conquistado, sino que la soberanía de Dios nos garantiza que algún día nuestro sufrimiento concluirá.

Ahora, te invito a que veas todos tus dolores colisionar en el dolor y el sufrimiento de la cruz. Soberanía y sufrimiento real en la cruz. Dios tiene el control de cada detalle, Él tiene el control con nosotros y para nosotros. Esta es la imagen de la cruz, Satanás derrotado; Jesús se levanta de la tumba como el Rey de reyes elevado y exaltado y Señor de señores que le dice a cada hombre y mujer que confía en Él que mientras caminan por el sufrimiento, algún día se va a terminar, puede que no sea hoy y que no sea mañana y que no sea dentro de 10 años. Puede que no esté en esta vida en absoluto, pero llegará el día en que el Rey de reyes y el Señor de señores literalmente borrarán cada lágrima de tus ojos y te llevará a un lugar donde ya no hay más pecado ni más dolor, ni más enfermedad, no más sufrimiento porque simplemente eso ya no existe, ha concluido para siempre. Esa es la garantía que viene en la soberanía de Dios. Si Dios no es soberano, eso garantiza que Él está ahí, en medio de tu dolor. Esta es la razón por la cual la soberanía de Dios es el único fundamento que alabamos en medio del dolor.

Entonces, Dios diseña el sufrimiento para nuestras vidas. Vamos a ver en un par de semanas el propósito de Dios en eso. La soberanía es clara. La soberanía de Dios es el único fundamento para la alabanza en medio de nuestro dolor.

En última instancia, nuestro dolor en esta tierra solo puede ser entendido correctamente desde la perspectiva de soberanía del cielo. Ahora quiero que veas esto conmigo. No te vayas aún. Solo escucha por un segundo, mira cómo está escrito este libro. Tienes a Job, él está atravesando la oscuridad del sufrimiento; y luego nos tienen a nosotros como lectores con esta vista de pájaro del sufrimiento de Job. Vemos lo que está pasando. Vemos esta conversación en el cielo entre Dios y Satanás. Incluso vemos el final desde el principio. Sabemos lo que le viene a Job; vas a ser restaurado, verás que Dios es grandioso en todo esto. Lo sabemos desde nuestra perspectiva al leer esto. Pero Job no sabe nada de eso. Job no tiene idea de esta conversación en el cielo. Job no sabe lo que viene, él está sentado en un montón de basura con forúnculos sobre él y todo se ha ido, incluso su esposa le dijo que maldiga a Dios y muera; eso es lo único que ve Job. Y la realidad es cuando tú o yo atravesamos el sufrimiento, ¿qué perspectiva tenemos? La misma perspectiva que Job. Vemos la oscuridad justo en frente de nosotros. No vemos esta vista de pájaro que tenemos el privilegio de ver. Vivimos como si Job estuviera viviendo esto y no como si estuviéramos leyendo esto. Hay una gran diferencia entre estas dos cosas.

La soberanía de Dios nos recuerda que hay una perspectiva completa de nuestro sufrimiento en esta tierra. Sin duda, cuando se trata de sufrimiento, hay misterios en esta tierra. Nos preguntamos por qué, luchamos esto o aquello. Hay misterios de esta tierra. Tenemos que darnos cuenta de que estos misterios de esta tierra dependen de los asuntos del cielo y que hay una perspectiva soberana de todo este panorama que cambia, cambia la forma en que vemos el sufrimiento. Ahora no podemos ver esa perspectiva todo el tiempo. De hecho, cuando tratamos de entender esa perspectiva, probablemente nos metamos en más problemas. La imagen está en el sufrimiento, confiamos en que hay una perspectiva soberana que no podemos ver. Quiero decir, imagina en Job 1 que tienes a Satanás delante de Dios rodeado por una multitud de ángeles, digamos unos 100 mil ángeles que rodean y escuchan una conversación entre Dios y Satanás. Satanás le dice a Dios, no eres digno de adoración, tienes que pagarle a la gente para que te adore, quita sus cosas y ya no te adorarán. No eres tan digno, no eres tan bueno. Y Dios le dice: puedes tomarlo todo, entonces Satanás, uno por uno, despoja a Job de todas sus posesiones, de sus hijos y su familia. Ahora tienes a Satanás ante Dios y a Job despojado de todas sus posesiones y acaba de descubrir que sus 10 hijos han muerto. Dios, Satanás y 100 mil ángeles sentados en silencio esperando escuchar lo que dice Job. Y Job recibe la noticia sobre sus hijos y sus hijas. Él cae al suelo en adoración y dice: «Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.» En ese momento se levantaron 200 mil brazos en el aire en el cielo y resuenan 100 mil poderosas voces que dicen: “digno es el Dios de Job”. Esta es la perspectiva soberana del cielo.

No estoy asumiendo ni deberíamos suponer que cada vez que pasamos por el sufrimiento, aparentemente haya ocurrido algo en el cielo. No es necesario que trates de resolver esto, lo único necesario es que sepas que cuando atravesamos el sufrimiento como tu pueblo, mostramos a las huestes celestiales que eres digno. Que mostraremos a las fuerzas espirituales del mal en los reinos celestiales de que eres digno. Digno es el Dios de sus hijos, digno es el Dios de esta familia de fe y digno es el Dios de Job. Que ese sea el grito del cielo basado en la forma en que caminamos a través del dolor en la tierra. Los invito a ver la perspectiva soberana del cielo al final de los sufrimientos de Job. Escucha esto conmigo:

“Respondió Job a Jehová, y dijo: Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. Por tanto, me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza. Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz temanita: Mi ira se encendió contra ti y tus dos compañeros; porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job. Ahora, pues, tomaos siete becerros y siete carneros, e id a mi siervo Job, y ofreced holocausto por vosotros, y mi siervo Job orará por vosotros; porque de cierto a él atenderé para no trataros afrentosamente, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job. Fueron, pues, Elifaz temanita, Bildad suhita y Zofar naamatita, e hicieron como Jehová les dijo; y Jehová aceptó la oración de Job. Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job. Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro. Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, y tuvo siete hijos y tres hijas. Llamó el nombre de la primera, Jemima, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera, Keren-hapuc. Y no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job en toda la tierra; y les dio su padre herencia entre sus hermanos. Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación. Y murió Job viejo y lleno de días”.

Sorprendente ¿verdad? Dios es realmente maravilloso. ¿Lo puedes ver? Dios siempre usará tu dolor y sufrimiento para enseñarte su misericordia.

El Evangelio, la Soberanía de Dios y el sufrimiento Pt 3

El Evangelio, la Suficiencia de Dios y Sufrimiento Pt. 1