in

El primer milagro de Jesús

5. El primer milagro de Jesús (Haz click y descarga el texto)

Juan no quiere que nosotros leamos su evangelio y digamos ¡wow, mira lo que hizo Jesús! Él quiere que leamos su libro y digamos, ¡ahora lo entiendo todo! El significado es más importante que el milagro en si mismo.

Jesús inicia su Ministerio con un milagro rico en profundidad y significado, muchas veces nos perdemos de toda esta riqueza y de la intimidad que esto puede traer a nuestra relación con Jesús. En este programa el Pastor Ron Moore explora las profundidades del primer milagro de Jesús para entenderlo con más claridad y mirarlo más de cerca.

Estamos involucrados en una serie de sermones sobre la vida de Cristo, nuestro propósito es que aprendas a amar a Jesús más íntimamente, que desees seguirlo apasionadamente y que lo obedezcas incondicionalmente. Hoy vamos a considerar el primer milagro de Jesús registrado en el evangelio de Juan, así que toma tu Biblia y vamos al capítulo 2, permíteme primero poner todo en contexto, Juan fue testigo ocular de todos los relatos que escribe, y en Juan capítulo 20 versos 30 y 31 dice, “Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre”.

El libro de Juan tiene 21 capítulos y 10 de estos capítulos se los utilizan para demostrar que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, los capítulos 2 al 11 contienen siete señales, Juan deseaba mantener la atención de la gente lejos de los milagros, Juan no quiere que nosotros leamos su evangelio y digamos ¡wow, mira lo que hizo Jesús! Él quiere que leamos su libro y digamos, ¡ahora lo entiendo todo! El significado es más importante que el milagro en si mismo, hay siete señales en el libro de Juan, permíteme considerar cada uno de ellos.

Hoy vamos a estudiar el primer milagro de Jesús, cuando transformó el agua en vino en una boda de Caná, mira el capítulo 2 versos 1 y 2, “Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos”. Parece que, a partir de la lectura del texto, Jesús estaba regresando a Nazaret y como habían sido invitados a la boda se dirigían hacia allá, Natanael era de Cana así que él conocería gente del lugar.

Así que han decidido caminar algo así como unos 10 kilómetros hasta Nazaret y unirse a la celebración, para Jesús esta era una fiesta familiar, su madre tenía un papel importante en esta boda, sabemos que estaba a cargo de los sirvientes, las bodas en ese tiempo duraban hasta siete días.

Parece que Jesús llegó a la boda, luego de algunos días después de que esta había empezado, ahora, cuando tú planificas una boda debes tener mucha comida ¿cierto? Y mucha bebida también ¿verdad? La falta de comida o bebida sería una vergüenza para la familia y humillación por mucho tiempo y por desgracia esta familia no planificó la provisión adecuadamente.

No sabemos exactamente que sucedió, pero si conocemos de un dialogo entre Jesús y su madre, el versículo 3 dice, “Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino”. El tono de su voz debió haber sido una petición innegable, ¡debes hacer algo Jesús! María sabía que él era especial, lo supo desde el anuncio del ángel, lo sabía cuándo lo llevó al templo a los 8 días de nacido para ser circuncidado, y Simeón dijo “este es el Mesías que estábamos esperando, Él será la luz de los gentiles y la gloria de Israel” ella sabía que Él era especial cuando unos años más tarde unos extraños hombres de oriente golpearon a su puerta para adorarle.

Posiblemente, ella está pensando “es un buen momento para un milagro” ahora, mira el versículo 4, “Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora”. Este no es un comentario grosero, la expresión “mujer” en esos días era algo así como “querida madre” Jesús dice, “mi tiempo aún no ha llegado” Pero, de aquí en adelante ya no será más su hijo, de aquí en adelante Jesús será su Señor, mira el verso 5, “Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere”.

Ella se somete ahora a su Señor y Salvador, “Haced todo lo que os dijere” ahora podemos ver a través de los ojos de Juan toda la historia. Pero, cuando Jesús hace su primer milagro sólo había un puñado de personas que lo vieron: María, cinco discípulos y unos pocos siervos. Mira el verso 6, “Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros”. Por lo tanto, estas tinajas estaban allí todo el tiempo para un rito muy importante. En esos tiempos tenían un sistema de lavado ceremonial, vertían esta agua sobre sus manos y también lavaban los vasos para la boda.

En este punto las tinajas ya están vacías y Jesús ordena que las llenen hasta el borde, entonces él les dijo, “Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron”. (Juan 2:7 y 8) Este hombre es el encargado de aprobar los alimentos que se van a servir en la boda, mientras los siervos llenaban las tinajas y Jesús ordenaba llevar una muestra de esta bebida al maestresala sucedió algo milagroso, el agua se convirtió en vino, en un vino delicioso, mira los versos 9 y 10, “Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora”. (Juan 2:9, y 10)

¿Cuál es el significado de este milagro? Siempre que hay un milagro hay un significado, Juan nos dice que no debemos perdernos el verdadero valor significativo del milagro, mira el versículo 11, “Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él”. La palabra hebrea común para Gloria es algo así como una escala de medida, mientras más grande era la “gloria”, era, por así decirlo, más pesada y eso significaba grandeza.

Así, cuando hablamos de la Gloria de Dios estamos hablando de algo realmente grandioso, Él es magnífico, es Digno, cuando los discípulos vieron el milagro de Jesús pudieron percibir “el peso de su Gloria” su grandeza, Jesús podía haber pedido unas uvas y con estas hacer el proceso de generar vino, pero Juan dice, Él es el Cordero de Dios, su Gloria es suprema, entonces pide las tinajas de agua, hay algo más importante sucediendo aquí, ¿por qué utilizar unas viejas tinajas ceremoniales para su primer milagro?

Bien, aquí está el primer milagro del Mesías, y aquí está el significado, las antiguas tinajas de agua representan la ley del Antiguo Testamento, convirtiéndose en lo que la Biblia utiliza para simbolizar alegría, un delicioso vino, el antiguo pacto convirtiéndose en un nuevo pacto, Jesús había llegado para hacer las cosas nuevas, convirtió el agua del Antiguo Pacto en vino del Nuevo Pacto, la misma sustancia que después utilizaría para decirles a sus discípulos este es el nuevo pacto en mi sangre.

Él también vino para cumplir con la ley moral. La ley moral del Antiguo Testamento está resumida en los Diez Mandamientos, cada mandamiento, con una sola excepción, se repite en el Nuevo Testamento, de hecho, Jesús toma la ley que regulaba lo externo y Él lo pone dentro de nosotros.

Por favor quédate con nosotros, el Pastor Ron Moore regresara en unos instantes con una mirada a nuestro próximo tiempo juntos.

La crítica constante que Jesús hizo a los líderes religiosos de su tiempo fue que ignoraban el verdadero significado de las leyes del Antiguo Testamento, Jesús hizo sanidad en sábado ¿Qué quiso decir con esto? La ley decía que no se podía hacer eso en sábado, no a menos que tú seas el Señor del sábado, los líderes le decían, ¿por qué les permites a tus discípulos recoger espigas en el día de reposo? Una vez más, él les estaba demostrando que hay algo más profundo en las leyes del Antiguo Testamento, Jesús dijo muy claramente, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido”. (Mateo 5:17 y 18)

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestra próxima emisión. Bendiciones.

El Cordero de Dios

Empezar de nuevo