in

Empezar de nuevo

6. Empezar de nuevo (Haz click y descarga el texto)

La crítica constante que Jesús hizo a los líderes religiosos de su tiempo fue que ignoraban el verdadero significado de las leyes del Antiguo Testamento, Jesús hizo una sanidad en sábado ¿qué quiso decir con esto? Él les estaba demostrando que hay algo más profundo en las leyes del Antiguo Testamento.

la Gloria de Dios es algo realmente grandioso, Él es magnífico, es Digno, Jesús había llegado para hacer las cosas nuevas, convirtió el agua del Antiguo Pacto en vino del Nuevo Pacto, la misma sustancia que después utilizará para decirles a sus discípulos este es el nuevo pacto en mi sangre.

Y tú ¿Estás listo para empezar de nuevo? ¿Estás listo para pasar de lo viajo a lo nuevo? Hoy el Pastor Roon Moore te ayuda a descubrir, cómo empezar de nuevo.

En el programa anterior vimos a Jesús realizando su primer milagro, Él transformó el agua en vino en una boda de Caná. Para esto, Jesús uso unas antiguas tinajas ceremoniales que servían para lavar sus manos y los vasos para la boda.  Pero estas antiguas tinajas de agua representan la ley del Antiguo Testamento, convirtiéndose en lo que la Biblia utiliza para simbolizar alegría, un delicioso vino. El antiguo pacto convirtiéndose en un nuevo pacto. Jesús había llegado para hacer las cosas nuevas, convirtió el agua del Antiguo Pacto en vino del Nuevo Pacto, la misma sustancia que después utilizaría para decirles a sus discípulos este es el nuevo pacto en mi sangre.

Él también vino para cumplir con la ley moral. La ley moral del Antiguo Testamento está resumida en los Diez Mandamientos. Pero, pensemos en esto, ¿Cómo Jesús vino para cumplir la ley? La ley moral del Antiguo Testamento está resumida en los Diez Mandamientos, cada mandamiento, con una sola excepción, se repite en el Nuevo Testamento, de hecho, Jesús toma la ley que regulaba lo externo y lo pone dentro de nosotros.

En el Antiguo Testamente, hay tres capítulos de la ley, ahí encontramos tres tipos de vertiendes referentes a la ley: existe la vertiente civil de la ley, hay una vertiente de la ley moral y existe otra vertiente, la de la ley ceremonial.

El derecho civil en el Antiguo Testamento era para aquellos que vivían en Israel, ellos tenían Reyes, pero Dios era la norma, vivían en una Teocracia que necesitaba de una declaración civil para los asuntos cotidianos, por ejemplo, si tú eras un granjero y alguien te pedía tu buey prestado para arar en su tierra y mientras esa persona lo hacía, si tu buey se moría ¿Qué se podía hacer? Así que debías tener estas leyes civiles en la nación de Israel, y tenían muchas en el Antiguo Testamento y podemos obtener grandes principios de ellas, pero no tenemos que lidiar con esas leyes sobre bueyes en la actualidad ¿verdad?

Jesús vino y cumplió la ley civil porque la Biblia dice que fuimos comprados con su sangre, todos: hombres y mujeres de toda nación, tribu, lengua y pueblo fuimos comprados. Creo que hay un futuro para la nación de Israel, pero, por ahora, es la Iglesia la que representa el reino de los sacerdotes. Estamos en el reino de aquellos que representan a Dios en esta tierra. Israel representaba a Dios como una nación en el Antiguo Testamento y ahora es la Iglesia, pero la Iglesia está dispersa por todo el mundo, ya no vivimos en una teocracia. Así que todo el mundo a través de la Iglesia se convierte en el reino, Jesús vino y cumplió con las leyes civiles del Antiguo Testamento.

Él también cumple con la ley moral. La ley moral del Antiguo Testamento está resumida en los Diez Mandamientos, cada mandamiento, con una sóla excepción, se repite en el Nuevo Testamento, de hecho, Jesús toma la ley que regulaba lo externo y Él lo pone dentro de nosotros, ¿recuerdas? Jesús dice, oísteis que fue dicho “no mataras”, pero les diré lo que realmente significa esto, Si tienes odio en tu corazón, si deseas para alguien el mal, eres tan culpable como el que mata.

La ley dice “no cometerás adulterio” pero no te felicites por no haber dormido con otra mujer que no sea tu esposa, si miras con lujuria a alguien, ya eres culpable de este pecado, este es el significado de las leyes morales, no están solo para lo externo, sino para lo interno, para aquello que no pueden ver los demás, pero que tú sabes que lo has hecho, la ley moral es una ley para el corazón.

Aquí está un mandamiento que no es mencionado por Cristo en el Nuevo testamento, y que nos recuerda sobre el día de reposo, el sábado; en el Antiguo testamento este era un día de descanso, el escritor del libro de Hebreos dice que Jesús es nuestro descanso sabático, Él vino para que descansemos de nuestras cargas todos los días en Él, esta es la vertiente de la ley ceremonial, todas estas costumbres y ceremonias del Antiguo testamento, Jesús vino para terminar con todo eso, a través de su sacrificio.

El Cordero de Dios vino una vez y para siempre, para cumplir con todas estas leyes, una vez y para siempre, no necesitamos del sistema ceremonial, Él no vino para abolir la ley civil, la ley ceremonial o la ley moral, Hebreos capítulo 9 versos 11 y 12 dice, “Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención»

El libro de Hebreos es muy rico en citas del Antiguo Testamento, este libro muestra como Jesús llegó a ser nuestro Sumo Sacerdote y como Él cumple con las leyes del Antiguo Testamento. Jesús cumplió con la ley una sola vez, para que no se repita, ahora, leamos los versos 13 y 14, “Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?”

Así que, si las cosas en el Antiguo Testamento servían para limpiarnos exteriormente, ¿Cuánto más el sacrificio de Cristo que se ofreció a si mismo sin mancha ni pecado? Mira el versículo 15, “Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna”. Hebreos es un precioso libro que nos permite ver cómo Jesús cumple completamente con el Antiguo Testamento. Él es el único que hace nuevas todas las cosas. Hablemos de eso, ¿Jesús ha hecho las cosas nuevas en su vida? Algunos todavía tienen un agujero en su corazón, un vacío que sólo Cristo puede llenar, ¿Estas cansado de las cosas viejas?

La buena noticia es que la Biblia dice que Jesús puede hacer de las cosas viejas cosas completamente nuevas, Jesús toma las antiguas tinajas ceremoniales y las convierte en los recipientes de algo completamente nuevo, Jesús tomará el pecado de tu vida pasada y lo transformará en una vida nueva y bendecida, ¿Estás listo para empezar de nuevo? ¿Estás listo para pasar de lo viajo a lo nuevo? Hoy tienes la oportunidad de confiar en este Jesús, mira lo que dice Pablo a los Corintios en 2 Corintios capítulo 5, verso 17, “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. En Cristo todo está seguro, todo es nuevo y todo ha sido perdonado.

“Si alguno está en Cristo”, ¿Qué es? “nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. Tú ya sabias esto, recuerdas cuando el peso de tu pecado fue retirado de tu vida, cuando te diste cuenta de que no podías llegar solo hasta donde está el Dios del perdón y entonces Cristo pagó el precio con su sacrificio en la cruz, es verdad, aun no estamos en el cielo y, a veces volvemos a caer, somos creyentes renovados, pero aún tenemos algunos de esos viejos hábitos, hoy es uno de esos días en los que puedes decir, ¡estoy cansado de todo esto! Quiero volver a empezar.

Soy un hijo de Dios, pero aún estoy viviendo una vida vieja y hoy quiero pasar a una vida renovada y fresca, sé que esto es algo que sólo Jesús puede ofrecerme. Sin importar cuán fuertes sean los vientos de nuestras tormentas, Dios nunca falla, esta esperanza es un ancla para empezar de nuevo.

Nuestra gratitud no debe estar basada en lo que tenemos nosotros, sino, en que el Dios vivo, por su carácter inmutable, es fiel de generación en generación y nos ama con un amor eterno, y sus promesas nunca fallarán. Jesús dijo muy claramente, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplirla

Por favor, quédate con nosotros, el Pastor Ron Moore regresara en unos instantes con una mirada a nuestro próximo tiempo juntos.

Jesús dice que hay un pre-requisito que cumplir, si deseas participar del Reino de Dios, si deseas experimentar la vida abundante que Dios tiene para ti, ahora, y pasar la eternidad con Él en el cielo, debes nacer de nuevo. Esperamos que puedas acompañarnos en nuestra próxima emisión.

El primer milagro de Jesús

NACER DE NUEVO 1