in

El llamado de Jesús

14. El llamado de Jesús  (Haz click y descarga el texto)

Cuando Jesús dice ¡sígueme! Esta es una bondadosa llamada a una vida nueva

Hoy Jesús te dice; quiero que estés a cuentas conmigo, quiero que experimentes la mayor aventura de tu vida, quiero que sientas que es la Gracia derramándose sobre ti y lavándote de tus pecados.

Cuando Jesús estaba en la tierra había muchos de estos maestros que se llamaban así mismos Rabinos, y cada uno de estos Rabinos tenía un grupo de personas siguiéndolo que se llamaban discípulos. En griego, la palabra discípulo, significa “un aprendiz” así que estos Rabinos tenían a un grupo de aprendices que los seguían a donde quiera que sus maestros iban, memorizaban y aprendían todo lo que Él decía y enseñaba.

Estos discípulos tenían que aprender y luego transmitir sus enseñanzas, pero había algo diferente con Jesús. Cuando Él llamaba a la gente a seguirlo había una intención diferente en su invitación ¡sígueme! no significa “camina detrás de mí” la intención de su llamado es “camina junto a mí”, Jesús no quiere que caminemos detrás de Él, Jesús quiere que caminemos juntos, lado a lado con el creador del universo.

¡Sígueme! Es la bondadosa llamada que Jesús nos hace, ¿Has aceptado la llamada de Jesús? ¿Recuerdas cuando Jesús habló con Mateo y le dijo “sígueme”? ¡Si…! los discípulos estaban asombrados de que Jesús haya llamado a Mateo, pero estaban aún más asombrados de que Mateo lo haya seguido, Mateo tenía la mejor vida que te pudieras imaginar, materialmente hablando. Él tenía el mejor negocio, pero Lucas dice “Dejándolo todo le siguió” Mateo no estaba dispuesto a aferrarse a las cosas de este mundo, al escuchar el llamado de Jesús simplemente lo dejó todo y le siguió.

Hoy en día hay muchos creyentes que creen que pueden tener a Jesús y tener todo lo demás también, ven a Jesús como una póliza de seguro para cuando mueran y mientras tanto, pueden tener todo lo que quieren y desean en este mundo, piensan que pueden seguir a Jesús, pero no tienen la intención de seguirlo. Hace algún tiempo leí sobre un asaltante muy famoso, era uno muy peligroso que estaba entre los 5 más buscados de su tiempo. En cierta ocasión fue a una reunión de evangelización y mucha gente estaba sorprendida de verlo ahí. Entonces algunos predicadores vinieron para hablar con él y luego de una reunión muy larga él aceptó la invitación de abrir su corazón a Jesús, todos estaban muy contentos.

Pero pasados unos meses todos veían que la vida de este hombre no había cambiado en ninguna manera, él seguía en su vida de delincuencia y asaltos, él seguía siendo un ladrón, entonces, algunos predicadores se reunieron con él y le dijeron que eso no era lo que se esperaba que sucediera en su vida. Ante esto, él respondió; “no me digan que tengo que renunciar a mi trabajo, hay futbolistas cristianos, hay políticos cristianos, ¿por qué no puede haber un asaltante cristiano?” Bueno, puede parecer gracioso, pero hoy en día hay muchas personas tan confundidas como este hombre, quieren tener a Jesús como una póliza de seguro para cuando mueran, pero realmente no están dispuestos a seguirlo, así que, deseo hacerte una pregunta, ¿Has dejado todo para seguir a Jesús? ¿Te estas aferrando a algo en este mundo? ¿Realmente estas dispuesto a seguirlo?

Recuerda, Mateo lo dejó todo para seguir a Jesús. Y aquí está la tercera observación de esta historia; El obrar de la Gracia nunca se mantiene en secreto, la primera cosa que hizo Mateo como un seguidor de Jesús fue organizar un gran banquete en su propia casa. Mateo seguramente tenía una casa lujosa y elegante, con techos adornados y salas espaciosas, una mesa grande servida con todo tipo de manjares, y allí es a donde Mateo invitó a Jesús.

Y también invitó a todas las personas y amigos que conocía, ¿A quienes crees que conocía Mateo? Por supuesto a otros cobradores de impuestos y pecadores, cuando los escritores de los evangelios escriben la palabra “pecadores” están hablando de gente realmente mala, pecadores declarados, pero, estas eran las únicas personas que conocía Mateo, él sabía que eran los que debían escuchar el mensaje de vida de Jesús, así que tengo otra pregunta para ti, ¿Cuándo fue la última vez que le hablaste a alguien sobre Jesús? Cuando vas a un buen restaurante y te sirves un delicioso almuerzo, vas a donde tus amigos y les dices ¡deben probar la comida de ese lugar, es increíble! Entonces vas una noche para ver que tal es la cena y también vas y se los cuentas a tus amigos y haces lo mismo con el desayuno, porque quieres que todos prueben su excelente comida.

Si podemos compartir todas estas cosas con nuestros amigos, ¿Por qué somos tan reacios a compartir con ellos de Jesús? Compartimos las cosas que son importantes para nosotros ¿no es verdad? Un estudio dice que 8 de cada 10 personas no van a la Iglesia porque nadie les invita. Esta estadística es asombrosa, el día de acción de gracias y navidad son una oportunidad muy valiosa para invitar a nuestros amigos a la Iglesia, permíteles saber que hizo Jesús, por qué vino a este mundo, que ha hecho en tu vida, la gente no puede saber esto si no van a la Iglesia, la gente no puede saber de Jesús si sólo escuchan a predicadores en la televisión. Tus amigos necesitan saber que hizo Jesús contigo y como cambió tu vida, y tú quieres que ellos lo experimenten también porque son tus amigos.

¿Cómo ha cambiado Jesús tu vida? ¿Por qué es tan importante para ti? Estas son cosas que tú quieres decirles a tus amigos, quieres que ellos sepan más sobre Jesús, esta es una tremenda oportunidad y es la primera cosa que hace Mateo, él comparte a Jesús con sus amistades. Ahora, esto es algo que no les gustó mucho a los fariseos, ellos dijeron a los discípulos de Jesús, ¿Por qué su maestro pasa tiempo con los ladrones y con los pecadores? Entonces Jesús los escuchó, y mira lo que les dijo, versículo 12, “Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos”. Si tú piensas que estas espiritualmente saludable, entonces Jesús no vino para ti, Jesús vino para los que están enfermos espiritualmente y yo tengo muchos amigos que saben que lo están.

Entonces citó Oseas capítulo 6, “Id, pues, y aprended esto” esta debió haber sido una punzante declaración para los fariseos, los maestros de la ley, Jesús les está diciendo; ¡hey! ¿Quieren aprender algo? Lean lo que dice Oseas 6, “Misericordia quiero, y no sacrificio”. Jesús usa la palabra sacrificio para incluir a todo el sistema religioso que se había vendido, “Misericordia quiero, y no sacrificio” ese sacrificio ha sido preparado para mí, el Cordero de Dios, el salvador, yo quiero que ustedes acepten mi perdón y lo extiendan también a otros, no he venido a llamar a justos sino a pecadores, si tú crees que eres justo, si crees que puedes hacer todo por tu propia cuenta, si piensas que manteniendo todas estas leyes eres bueno para Dios, entonces, estas muy enfermo, y tienes que entender esto, eres un pecador que necesita a un Salvador.

Esta es la segunda observación; La religión se opone a la vida de la gracia, ¿cierto? Mateo dejó todo para seguir a Jesús, él escribió el primer evangelio y sólo habla de si mismo en dos ocasiones. Aquí al contar su historia y cuando menciona la lista de los discípulos, Mateo compartió de Jesús a lo largo de todo Israel y también en el extranjero, después de haber dejado a sus colegas publicanos lo dejó todo y siguió a Jesús. Dice la tradición que fue quemado en una hoguera, él entregó su vida por Jesús, la Gracia de Dios le hizo la invitación y le dijo ¡sígueme! Y él, le siguió hasta el fin, la historia de Mateo nos recuerda que la Gracia de Dios puede abarcar todo pecado y Dios quiere extender esa Gracia a todo aquel que escucha el mensaje de Jesús.

Jesús nos otorgó la salvación ¿verdad? Dios quiere extender su gracia aun a los pecadores más perversos, Él los invita a escuchar el mensaje de Jesús. Tú eres un seguidor de Jesús, estas dispuestos a compartir con tus amigos sobre buenos restaurantes, ¿Estás dispuesto a compartir de Jesús?

¡Sígueme! Es la bondadosa llamada que Jesús nos hace, ¿Has aceptado la llamada de Jesús? Recuerda, Mateo lo dejo todo para seguir a Jesús y tú ¿Qué estás dispuesto a dejar por seguir a Jesús?

Por favor quédate con nosotros, el Pastor Ron Moore regresará en unos instantes con una mirada a nuestro próximo tiempo juntos.

Juan nos está diciendo que Jesús es la palabra, Jesús es el pensamiento y el mensaje de Dios, Jesús es la expresión de Dios para nosotros.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestra próxima emisión.

 

La enorme Gracia de Dios

Yo soy el camino