in

Conozcamos a Jesús

1. Conozcamos a Jesús (Haz click y descarga el texto)

Queremos conocer a Jesús íntimamente. ¿Queremos seguir a Jesús con pasión? ¿Queremos obedecer a Jesús de todo corazón? hoy tenemos la oportunidad de iniciar esta renovada aventura.

¿Qué tan de cerca estás siguiendo a Jesús? ¿Estás lo suficientemente cerca como para ver sus manos encallecidas por el uso del martillo y los clavos? ¿Puedes oír su voz amable y apacible? ¿Puedes ver su determinación para cumplir la voluntad de su Padre? Hoy el Pastor Ron Moore comienza una serie de estudios para que tú puedas conocer y caminar junto a tu Salvador.

Hoy vamos a ir a través de los evangelios para aprender más acerca de aquel que nos amó de tal manera que dejó el cielo mismo para venir a morir por nosotros en una cruz. Conozcamos a Jesús y caminemos con Él durante su ministerio en Galilea, Samaria y Judea, mientras escuchamos sus enseñanzas.

Hay tres cosas que me gustaría que consideremos.
Primero, estudiar sobre Jesús significa conocerle más íntimamente. El mismo Dios que creo los cielos y la tierra, que puso las estrellas en su lugar, Omnisciente, Omnipresente, y Omnipotente, es quien desea tener una relación íntima con usted.

Dios quiere que lo llamemos Padre, Él nos amó tanto que envió a su hijo para morir por nuestros pecados, para que seamos salvados a través de la cruz. Su amor está presente desde Génesis hasta Apocalipsis.
Juan 3:16-17 dice “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él”.

Jesús vino para irrumpir en nuestras vidas y brindarnos una relación íntima con Él, Jesús no sólo quiere que sepamos quien es él teóricamente, quiere que lo experimentemos íntimamente, cada hora, en cada área de nuestra vida, no quiere que lo sigamos emocionalmente, Él quiere que seamos íntimos con Él.

La invitación a sus discípulos fue cara a cara, mirándolos a los ojos y diciéndoles; ¡sígueme! ¿Te acuerdas de la mujer junto al pozo? Jesús se reunió con ella para hablar de asuntos personales e incómodos de su vida.
Nicodemo buscó a Jesús para una reunión privada con Él, después de un día agotador Jesús enseñó a este maestro de la ley lo que realmente significaba nacer de nuevo. Zaqueo, el hombre más rico de Jericó se subió a un árbol para poder mirar a Jesús, y este, le dijo: “Zaqueo, baja de ahí, esta noche cenaré en tu casa”
Muchos de los tiempos de enseñanza de Jesús tuvieron lugar durante una comida hogareña, caminando por la calle o sentados junto a un pozo. Jesús quiere tener un tiempo de intimidad contigo, Él desea una relación personal y vivencial junto a ti.

¿Es el tipo de relación que estás buscando con Jesús? En Filipenses 3 el apóstol Pablo, un experto maestro, y un conocido rabino, nos cuenta cómo su vida fue transformada por el encuentro personal con Jesús, en Filipenses 3:7-11 Pablo, escribió “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo”. ¿Podrías tú decir esto? “Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe, a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos”.

¿Quieres conocer realmente a Jesús? Esperamos que así sea, piensa acerca de tu vida, piensa en las cosas que hiciste esta semana, en tus emociones más relevantes.
¿Qué parte de todo esto fue realmente conocer más íntimamente a Jesús?
Has estado en la Iglesia por algún tiempo, conoces las Escrituras, conoces el Salmo, pero ¿Conoces íntimamente al Pastor?

Segundo: Espero que aprendamos a seguir a Jesús con pasión.
Tengo que decirte que estos tiempos no han sido los mejores para la Iglesia Evangélica, varios maestros han sido despedidos por conductas inapropiadas, otros han hecho noticia debido a sus multimillonarias mansiones, sus extravagantes prácticas durante sus cultos y otros han sido acusados de plagio y mal versación de fondos.

Un artículo de una importante revista de circulación nacional ha mencionado estos asuntos en una publicación titulada “Pastores que pierden Pastores” el artículo habla sobre el principio y el fin de estas mega-celebridades espirituales y de los fans que los siguen. La pregunta que surge es ¿Realmente Jesús es su Pastor? Cualquier persona, en cualquier lugar, por confiable que parezca, puede también decepcionarte. Tú debes confiar con todo tu amor solamente en Jesús.

En Lucas 7 vemos a Jesús durante una cena con un fariseo llamado Simón, entonces aparece una mujer con una vida pecaminosa, posiblemente era una prostituta. Ella entró con un frasco de perfume muy costoso, y cuando vio a Jesús se lanzó a sus pies y comenzó a llorar tanto, que sus lágrimas mojaron los pies de Jesús.

Entonces, la mujer con su cabello comenzó a secar los pies del Maestro y derramó el perfume sobre Él, Simón el fariseo, pensó que Jesús no debía ser quien se pensaba pues de ninguna manera un verdadero profeta hubiera permitido que una mujer de su condición estuviera cerca de Él mucho menos que lo tocará.
Lucas 7: 40-47 dice; “Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama”.

Así que lo realmente importante de ser un creyente durante muchos años es que podamos crecer y madurar ¿verdad? Lo peligroso es que olvidemos lo pecadores que fuimos y cómo se siente ser perdonados. Una Teóloga dijo; “La semilla de todo pecado está plantada en nuestro corazón” y todos sabemos que esto es verdad, porque también hemos sentido la gracia del perdón de Dios, y aunque sabemos que Él nos ha salvado, podemos tener la tendencia a pensar que nosotros somos los que estamos haciendo las cosas bien, hasta que entendemos que ha sido Dios quien nos ha perdonado y entonces decidimos seguirlo apasionadamente.

En tercer lugar, espero que aprendamos a obedecerle de todo corazón. Juan 14:15 dice “Si me amáis, guardad mis mandamientos” y Juan 15:9-11 dice “Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Estas cosas os he hablado”. La alegría que deseas para tu vida se desprende de tu obediencia “para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido”.

Lo ves, obedecer a Jesús implica quitar el enfoque de nuestros asuntos, deseos y necesidades, la verdadera alegría sólo puede venir cuando obedecemos a Jesús, esta es una tarea larga y difícil. Muchos desearían escuchar que al llegar a Jesús sus problemas van a desaparecer y que Dios va a arreglar todo. Dios quiere que tú seas feliz, pero esto no puede suceder lejos de Jesús, obedecer es difícil, obedecer significa que no siempre las cosas serán como lo esperábamos, ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús de todo corazón?

Al final del Sermón del Monte en Mateo 7: 24-25 Jesús termina con una historia de un hombre sabio y uno insensato, Él dice “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace” Lo ves, podemos escuchar y saber muchas cosas de Jesús, pero si no las ponemos en práctica de nada sirven, pero si oímos sus palabras y las ponemos en práctica todo cambia, Jesús dijo; “le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca”. El libro de Lucas relata la historia diciendo que el hombre excavo profundamente hasta encontrar la roca sólida, Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó. Pues estaba construida sobre una base sólida, estaba construida sobre la Roca.

Mateo 7:26-27 dice “Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina”. Jesús no está diciéndonos como construir una casa, sino como construir nuestras vidas, ¿estás dispuesto y preparado para construir sobre la Roca, a leer la Palabra de Dios y obedecerla, aun cuando esto sea difícil? cuando las inevitables tormentas vengan y los desafíos de la vida se levanten, ¿estaremos dispuestos a obedecerle incondicionalmente?

Todos sabemos que obedecer es difícil, así que tenemos que tomar una decisión, ¿vamos a entregar nuestra vida a nuestra propia voluntad o vamos a rendirla a la voluntad de Cristo? Tentaciones y desafíos llegan cada momento, así que, este es el camino que tenemos delante de nosotros.

Somos todos Dioses al igual que Dios

El inicio del ministerio del Señor Jesús