in

Comunidad ¿Por qué no funciona?

34 Comunidad ¿Por qué no funciona I (Haz clic y descarga el texto)

¿Y si realmente desearíamos perdonarnos unos a otros, ya que hemos sido perdonados por Dios? No solo leer sobre esto, sino realmente hacerlo, ¿te imaginas el impacto que esto tuviera en nuestra Comunidad?

El palpitar del corazón de una Iglesia sana es la suma del latir de cada corazón que palpita en armonía con el de los demás, tristemente esta no es la condición de muchas comunidades de fe, por el contrario, muchas necesitan un desfibrilador espiritual para provocarles un shock a su ritmo habitual, así pues, en el programa de hoy, haremos un diagnostico divino que nos dará una potente sacudida de parte de Dios.

¿Por qué no funciona la comunidad? Bien, hay varias maneras de responder esta pregunta, muchas personas no están aquí, porque se han dado cuenta que la comunidad no funciona, y podría comenzar a repetir rápidamente todas las cosas que la gente que no va a la iglesia dice, muchos de ustedes han estado lejos por algún tiempo y seguramente pueden tener una lista de cosas que han guardado durante un buen rato, por lo tanto, sé que hay muchos motivos, pero hoy quiero considerar una razón por las que la comunidad no funciona. Esto no solo sucede aquí, estos son obstáculos, y barreras que nosotros mismos estamos creando dentro de nuestras comunidades.

Aquí está la primera razón por la cual nuestras comunidades no funcionan, “La palabra de Dios debe ser el énfasis para todo lo que hacemos, pero ha sido prácticamente ignorada”

Hay algunas Iglesias que desecharon la palabra de Dios hace mucho tiempo, el único momento que tienen para escuchar la palabra de Dios, el Nuevo Testamento y el Antiguo Testamento, es en el horario litúrgico, ya que sólo lo leen durante el servicio, los sermones en aquellas Iglesias se extienden a cuestiones políticas, económicas o cuestiones sociales, leí hace algún tiempo que una iglesia ofrecía una clase de estudio sobre la historia de los Pittsburg Steelers. Mira, yo soy un admirador de los Steelers pero no creo que estudiar sobre su historia tenga algún valor eterno.

Ya son varias las Iglesias alineadas en esta misma moda, a estas iglesias yo las llamo recolectores de sensibilidad, estás Iglesias buscan a personas que se alejaron de otras Iglesias y tratan de recuperarlos, así que ofrecen muchos temas novedosos para atraer a la gente y la música se extiende desde el jazz hasta el hip hop. Los sermones pegajosos que ofrecen en realidad no son sermones, son solo conferencias cargadas de humor. Ahora, es bueno y agradable cuándo se tiene algo de buen humor durante un sermón, pero la instrucción bíblica no puede estar basada en limitadas menciones de algunas frases del apóstol Pablo o del mismo Jesús.

Recuerda esto, una iglesia saludable se caracteriza por la importancia que da a la palabra de Dios. Una iglesia saludable es aquella en la cual se oye, se lee, se estudia, se medita, se memoriza y se practica la palabra de Dios. Cada iglesia local debería ser un centro de enseñanza de la palabra de Dios.

Po ejemplo, aquí en nuestra iglesia nunca hemos hecho esto, el tema principal de nuestros sermones está en el mismo fundamento de la Palabra, leamos Juan 17:17, “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.”  No tenemos nada para decir, a menos que venga de la palabra de Dios, pero aquí está el asunto, hay una diferencia muy grande entre traer tu Biblia a la iglesia, (ya sea en tu Smartphone en tu IPad o hasta en una Biblia muy grande de estudio), hay una diferencia muy marcada entre solo traer la Biblia y hacer lo que la Biblia dice. Hay una diferencia muy grande entre estudiar sobre el matrimonio y realmente conservar nuestro matrimonio en orden.

No podemos hacer nada con las cosas que sucedieron en el pasado, pero lo que sí podemos hacer es que, a partir de este día, nunca más hablemos de divorcio. Hay una gran diferencia entre tener una clase para estudiar el fin del tiempo, y conocer algunos asuntos importantes de los pre-mileniales los mileniales y los post-mileniales, podemos saber mucho sobre el fin del tiempo, pero ¿estamos viviendo con la generación del fin del tiempo?, si realmente nos interesa esto entonces debemos demostrarlo con nuestras acciones y no solo con nuestro conocimiento. Nuestra atención debe estar mejor enfocada, debe estar enfocada en las cosas eternas, en Jesús y no en las cosas pasajeras de este mundo. Hay una diferencia muy grande entre leer lo que la Biblia dice sobre el dinero y entender lo que la Biblia dice sobre no llevar una vida materialista.

¿Qué sucedería si realmente entendiéramos que todo lo que tenemos es un regalo que viene de Dios, y qué debemos utilizarlo para Él? y ¿qué pasaría si entendiéramos que cuando Dios nos da dinero no debemos utilizar ese dinero para comprar una casa más grande o un auto más rápido, sino que deberíamos utilizar ese dinero en el reino?, y ¿si cuidamos con tanto empeño nuestras inversiones en propiedades y dividendos, porque no utilizamos el mismo empeño para cuidar a los nuevos creyentes? ¿Y si realmente desearíamos perdonarnos unos a otros, ya que hemos sido perdonados por Dios? No solo leer sobre esto, sino realmente hacerlo, ¿te imaginas el impacto que esto tuviera en nuestra Comunidad?

Mira, el mayor anhelo de Pablo era que los creyentes conozcan la verdad. La verdad es lo que Dios dice en su palabra. Este conocimiento no sólo tiene que ver con llenarse la mente con la palabra de Dios, lo cual es necesario, sino también con que la palabra de Dios guardada en la mente, se manifieste en un cambio de conducta. Por eso Pablo dice: que es según la piedad. La palabra piedad significa fidelidad y obediencia a Dios. La triste realidad de muchas iglesias hoy en día es que mucha gente sabe mucho de la Biblia, pero sólo intelectualmente, porque su conducta deja mucho que desear en cuanto a poner en práctica lo que saben intelectualmente. Alguien ha dicho con mucha razón que, si los creyentes pusieran en práctica solamente un 5% de lo que saben intelectualmente, el mundo fuera tan diferente.

Vayamos nuevamente al capítulo 1 de Santiago, verso 21, “Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” Piensa en esto, Santiago está diciendo que, si solo escuchamos la Palabra, nos estamos engañando, leamos Santiago capítulo 1 versículos del 23 al25 “Porque si alguno es oidor de la palabra, pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”

Piensa en esto, ¿somos solo oidores o hacedores de la Palabra? No sirve de nada tener la Biblia con nuestro nombre con el mejor forro, totalmente limpia, de nada sirve tan solo tenerla en tu bolso, en tu auto, en tu casa o incluso en nuestras manos, mira tú y yo debemos entender que de nada sirve esto si no hacemos lo que dice la Biblia.

La comunidad no se trata de subrayar algunos versos en la escritura, la comunidad se trata de hacer sacrificios personales de obediencia, y obedecer siempre será un sacrificio. ¿Recuerdas lo que Samuel dijo? Vamos a 1 Samuel capítulo 15 versículo 22, “Y Samuel dijo: ¿Se complace el SEÑOR tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del SEÑOR? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros”

Una de las cosas que me pone un nudo en el estómago es pensar si realmente estamos marcando una diferencia, o si sólo estamos jugando a la iglesia. Últimamente he estado pensando mucho en este asunto y en mi cabeza ha estado constantemente el preguntarme ¿En qué estamos gastando nuestro dinero? Y junto a mi esposa pasamos un buen tiempo considerando esto y considerando dónde está el equilibrio, y es que Dios nos ha concedido tantas bendiciones y nosotros no podemos sencillamente mal gastar ese dinero ¿verdad?

Lucas 12:48 dice, “Porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará” Un impedimento muy grande para que la comunidad cristiana crezca y haga lo que tiene que hacer, es la diferencia que existe entre lo que los cristianos dicen y lo que los cristianos hacen.

En los últimos tiempos existen muchas personas que  comentan en sus casas, trabajos, escuelas, etc., que han ido a la iglesia y vieron a mucha gente llevando sus Biblias y que al entrar vieron los textos de la Palabra proyectados en grandes pantallas, los miembros de la iglesia oran, leen la palabra, a veces alaban al Padre pero, al salir, estas mismas personas que vieron en la iglesia son una más del monto, simplemente en los negocios no son diferentes a cualquier pagano que tiene el mismo negocio, conocen a personas cuyo matrimonio no es diferente al matrimonio de cualquier pagano. Este es justamente uno de los impedimentos más grandes para que la comunidad cristiana no crezca, y es que hablamos mucho, pero hacemos poco.

Mi punto es simplemente esto, la comunidad se derrumba cuando el conocimiento principal no se traslada al cambio de corazón y a la aplicación de la vida.

Entonces ¿Qué es lo que Dios nos está llamando para hacer? ¿Cuáles son los actos de obediencia que Él quiere que nosotros hagamos correctamente? ahora debemos cruzar la calle, debemos salir de nuestras casas, cualquier problema en tu vida necesitas ser tratado de la manera qué lo dice la palabra de Dios, no podemos perdernos, debemos encontrar nuestros puntos ciegos, debemos relacionarnos adecuadamente, somos seguidores de Cristo, debemos estar dispuestos a que él cambie cosas en nuestras vidas, debemos cuidar de nuestros matrimonios, debemos manejar sabiamente nuestro dinero, debemos hacer todo lo que es correcto.

Hoy aprendimos sobre varios impedimentos que existen en la comunidad, varios problemas y desafíos que no permiten que la comunidad funcione como debería, para terminar quisiera recordar estos desafíos, la Palabra de Dios prácticamente ha sido ignorada, la palabra de Dios debe ser el fundamento para toda comunidad, hay muchas Iglesias que desecharon la palabra de Dios hace mucho tiempo, la enseñanza no se puede conseguir en base a lecturas simples del Antiguo Testamento o del Nuevo Testamento, los temas de los sermones muchas veces comprenden sólo cuestiones sociales, políticas y económicas, otras Iglesias han buscado un enfoque más sensible y tienen en cuenta a las personas que se marcharon de las iglesias y tratan de recuperarlos con mensajes novedosos y con una variedad de música que va desde el jazz hasta el hip hop, estos mensajes pegadizos pueden estar bien intencionados pero no contienen la profundidad de la palabra de Dios, están cargados de buen humor y de vez en cuando sólo tienen sencillas acotaciones de parte del apóstol Pablo e incluso del mismo Jesús.

Aquí está una un segundo impedimento para que la comunidad experimente la unidad y el amor que sólo el Señor Jesús nos puede dar; “Expectativas poco realistas”

Recuerda, somos pecadores salvados por la gracia, pero aún somos pecadores. Escucha nuestro próximo programa y conoce, junto a nosotros, más sobre estos impedimentos que la comunidad experimenta.

 

 

 

Comunidad ¿Por qué la necesito? II

Comunidad ¿Por qué no funciona? II