in

Comunidad. Lo que hemos descuidado II

39 Comunidad. Lo que hemos descuidado II (Haz clic y descarga el texto)

Hay cuatro pasos que Jesús recomienda en los siguientes versos para restaurar a una oveja que se ha ido lejos. Leamos Mateo capítulo 18 versos del 6 en adelante: “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar. ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego”

Así que este tiempo, vamos a considerar los cuatro pasos que están basados en el amor de Dios por la comunidad y su amor por cada una de las personas de la comunidad, vamos a darle una mirada al libro de Mateo, capitulo 18 versículo 15, “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.” Aquí está el primer paso para la restauración, y a propósito, esto no es algo que me lo pueden gritar al salir de la iglesia hoy, ¿está bien? ¿Alguien ha pecado contra ti?

No se lo vayas contando a cada persona con la que te encuentras en la vida, no envíes esto por correo electrónico a tus amigos para decirles el daño que te han hecho, no pongas este dolor en tu muro de Facebook, no llames al cuerpo Pastoral para que te escuchen, ¿qué es lo que dice Jesús? busca a esa persona y estando los dos solos, arregla tu problema, si esa persona te escucha ya has ganado a tu hermano, no te reúnas para discutir el problema, no le digas quién de los dos crees que tiene la razón, no te reúnas con esa persona para devolverle el dolor que tú has recibido, ve humildemente, la persona puede ser inconsciente de lo que lo que hizo, él no puede saber el daño que te causó, tal vez esta persona también acude humildemente, con una convicción en su corazón de hacer lo correcto en ese mismo momento.

¿No es esto grandioso? nadie más va a saber sobre aquello, sé que esto es difícil, es difícil aceptar las disculpas y es aún más difícil disculparse, pero esto es exactamente lo que Jesús dice que debemos hacer, si somos seguidores de Cristo, hacer lo correcto siempre es algo muy difícil, Levítico 19:17 dice, “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado.” tú eres el que debe tomar el primer paso para la restauración, una vez más, esto es algo para la Comunidad Cristiana.

Aquí está el segundo paso, mira el verso 16, “Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra.” Así que el segundo paso es buscar a unos testigos para lograr la restauración.

Has buscado a esta persona, le has dicho que ha pecado contra ti, esto no es sólo un rumor, es algo qué ha sucedido realmente, así que tú has decidido dar el primer paso para restaurar esta situación, pero esta persona no quiere escucharte, así que después de algún tiempo, y esto no es una hora más tarde o al día siguiente, si no que tú le has dado algún tiempo para considerarlo, entonces, regresas con uno o dos testigos, los testigos deben demostrar total seriedad con este asunto, y deben documentar los hechos de ambos lados, los testigos deben tener muy claro para que están ahí, no están en ese lugar para sacar de proporción lo que está pasando, ellos están ahí para escuchar las dos versiones del problema, y tal vez puede ser los que traigan a un consenso la situación. El libro de Proverbios capítulo 18 verso 17 dice, “Justo parece el primero que aboga por su causa; Pero viene su adversario, y le descubre.”

Si alguien que es atrapado en un pecado sexual, tienen que llamar a una persona que de alguna manera tenga una relación con el individuo al cual van a confrontar, alguien que realmente sepa de la situación, no alguien que esté lejano, sino alguien que conozca a fondo la situación, por eso es tan crítico que nos relacionemos, por eso creemos que esto es uno de los cinco elementos necesarios para que un creyente crezca, debemos relacionarnos con otros creyentes, y debemos ir con ellos, escuchar la situación y hacer lo que dice Gálatas 6:1, “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.”

Si alguien te llama para ser testigo, tienes que acudir. Este no es un tiempo para debilidades, este no es un tiempo para calendarios ocupados, este es un tiempo para que tú puedas ir, porque Dios te ha puesto en esa situación y tienes que ir con ellos en humildad y valor, y cada vez que hagas esto, particularmente cuando se trata de algún pecado sexual, todo lo que escuches debe quedar clasificado, reservado, vas a escuchar algunas cosas que no quisiera saber, por eso Pablo dice que debes tener cuidado, o tú también puedes ser tentado, ahora, mira el verso 17, “Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia;” Si aún después de haber hablado con los testigos la situación no se resuelve, es tiempo de buscar a las autoridades, ellos son los que deben encontrarse ahora con este individuo.

Ahora es tiempo de que las autoridades evalúen el caso también, y éste es un punto de mucha responsabilidad porque esto es algo muy serio, el tercer paso entonces es que las autoridades conversen con esta persona en busca de la restauración, mira el verso 17, “Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.” esto es muy fuerte ¿verdad? la disciplina de la iglesia con un propósito de restauración. Les puedo decir que estos son tiempos muy difíciles y dolorosos para las autoridades de las iglesias, sabemos de alguien que fue buscado para arreglar una situación, este hombre no quiso escuchar, llamaron algunos testigos y tampoco quiso oírlos, entonces acudieron a las autoridades de la iglesia y tampoco quiso escucharlos, fue disciplinado y ahora está lejos de la iglesia.

Son las autoridades de la iglesia las que deciden que esta persona ya no puede disfrutar del compañerismo que tenemos aquí, ¿dime Ron, ustedes realmente hacen esto, realmente ustedes le dicen a alguien que ya no puede permanecer aquí en la iglesia después de ese proceso? Sí, porque esto es algo que Jesús propone, alguien que está participando de la comunidad no puede decidir qué cosas de la palabra de Dios quiere obedecer y cuáles no quiere obedecer, incluido el arrepentimiento y la reconciliación, muchos tal vez dicen; ¿entonces dónde está la gracia en todo esto? Bien, déjame preguntarle algo; si vas llegando a tu casa y ves a tu hijo jugando en la mitad de una calle peligrosa, ¿qué es lo que haces? ¿vas y te pones a jugar con él? ¿esto es gracia? ¿o lo sacas de ese lugar y lo pones en un sitio más seguro? Y si él se niega y te dice que quiere seguir jugando ahí, ¿qué es lo que haces?

Es muy probable que tú vayas a administrar algún tipo de disciplina, esto no es por maldad sino porque no quieres que tú hijo se haga daño, es por su seguridad y a veces la aplicación de la gracia es difícil, no todos hacen lo que tienen que hacer, no todos valoran la gracia y a veces la gracia nos ama tanto que se involucra en nuestra vida. Entonces, vamos en busca de una oveja que se ha perdido y que está muy lejos, pero a pesar de eso Dios la ama, la verdad es que a veces este distanciamiento de la oveja también es por protección de la iglesia, ponemos a una oveja en disciplina, lejos de la comunidad. Piensa en esto, te mudas aún barrio nuevo conoces a algunos de tus vecinos y sabes de un tipo que abandonó a su esposa y un buen día, caminando por el parque, te lo encuentras abrazado con su nueva novia, ¿tú le invitas a tu iglesia, como si no hubiera pasado nada? Entonces ¿Cuál es el concepto que la gente va a tener de la iglesia?

Mira, no basta solamente con llegar y poner tu nombre en una Biblia, si son personas que no quieren hacer lo que la Biblia dice no sirve de nada que vayas a distraerte con tu comunidad cristiana, tampoco sirve que lleves en tu automóvil, cartela o celular la Biblia si nunca pones por obra lo que ella dice, mira, la Biblia no es un libro más que puedes leer cuando estas aburrido, la Biblia es un manual de vida, es la palabra misma de Dios hablando a tu vida, si bien hoy en día no escuchas la voz audible de Dios si lo escuchas a cada vez que tu mente y tú corazón lo buscan en la Biblia.

Ahora, permíteme preguntar ¿Permitiremos que cualquier persona haga algo parecido? ¿Permitiremos que vaya gente a la iglesia y que al salir siga llevando su misma vida de pecado y de un mal ejemplo sobre lo que significa ser parte del cuerpo de Cristo?

Sinceramente no creo que la gente quiera ser parte de una comunidad así, cuando hablamos de no creyentes, le damos la bienvenida a cualquier persona, pues todos somos pecadores, pero si alguien se hace miembro de nuestra iglesia, están comprometiéndose a un nivel diferente de crecimiento espiritual, esta persona ha hecho un convenio con la comunidad, y como autoridades la iglesia tiene la responsabilidad de su bienestar espiritual y su crecimiento, pero no solamente los lideres o las autoridades espirituales tienen esta responsabilidad, cada uno de nosotros, todos los que conformamos el cuerpo de Cristo tenemos la responsabilidad de estar pendientes del proceso de ingreso de los nuevos miembros de la comunidad. Recuerda, si esta persona ha sido alguna vez disciplinado por alguna iglesia, y sencillamente llega a nuestra iglesia deseando ser un miembro, tenemos que asegurarnos de que la disciplina que ha sido impuesta en otra iglesia sea correctamente cumplida.

Nos preocupamos mucho por estas personas y deseamos de todo corazón que puedan entender lo significativo de su pecado, que se arrepientan y vivan una vida de humildad verdadera, han existido muchos abusos en la historia de la iglesia con este tema, J. C. Ryle dice: “las iglesias no tienen la culpa de cometer tantos errores, hemos sido muchas veces negligentes o hemos estado llenos de seriedad ciega, de todos modos es imposible negar que la disciplina en la iglesia es algo que ha estado en la mente de Cristo, y cuando es aplicada sabiamente promueve la salud en la iglesia y el bienestar en la comunidad cristiana, nunca podremos alcanzar a todas las personas de este mundo, pero la pureza debería ser lo que nos caracteriza.”

Quiero agradecerles por acompañarnos hoy aquí en “Estudio Bíblico” y por considerar estos pasos hacia la restauración que viene directamente de la Escritura. La comunidad es algo complicado y siempre vamos a tener tiempos difíciles discrepando con nuestros hermanos, pero el deseo de Dios y su orden es justamente para que los creyentes aprendamos a solucionar nuestras diferencias, y esto es lo que quiero pedirte hoy. También quiero pedirte que descargues el estudio de hoy y lo compartas con personas que tú sabes que están en una encrucijada o que tienen algún conflicto en su relación. Cuando hay conflictos en la iglesia, esto hace daño a todas las personas; por la gracia y la misericordia de Dios espero que ores por estos amigos y que ellos puedan escuchar la instrucción de Dios, seguir su palabra y conducirse, y resolver sus conflictos de un modo bíblico; entonces la iglesia les demostrará que cuando caminamos junto a Dios y hacemos las cosas a su manera, su camino siempre es el camino correcto.

¡He encontrado mi oveja que se había perdido! Esa es la frase que pronunció el pastor al encontrar a su oveja. Esto denota que había un vínculo tan especial entre la oveja perdida y el pastor. Ella era de él y él era de ella, por eso el pastor dice: Mi oveja. Pues, exactamente esto es lo que hace el Señor Jesús con el pecador. Dejando su hogar celestial vino a este mundo sumido en el pecado. Una vez aquí, fue menospreciado y finalmente entregado para morir crucificado. Pero eso no fue un precio demasiadamente alto para que Él no lo pague. Lo hizo y de esa manera nos halló. Cuando nos encontró no nos castigó ni nos recriminó, sino nos tomó del fango del pecado y nos elevó hasta ponernos sobre sus hombros. En ese lugar, encontramos dignidad, sentido de pertenencia, seguridad, descanso, amor y todo lo demás.

Dime cómo vives y te diré que tal te va, y esta es una verdad que se muestra claramente en la vida de los reyes del Antiguo Testamento. Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa, escucha nuestro programa e ingresemos en un apasionante estudio sobre aquellos reyes que impactaron a toda una nación. Bendiciones

 

Comunidad. Lo que hemos descuidado

El Rey David