in

Comunidad ¿Cómo funciona? II

37 Comunidad ¿Cómo funciona II (Haz clic y descarga el texto)

“Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.” Maravillosa instrucción la que recibimos por parte del Señor, “La Unidad” es el tercer principio que estudiaremos en este tiempo juntos, quédate con nosotros y descubre ¿Cuál es el significado de la comunidad en nuestra vida?
Como creyentes a veces solo tenemos que respirar profundamente y ofrecer a las personas el beneficio de la duda, la comunidad es complicada, y a veces tenemos que mostrar gracia. La misma gracia que Dios ha mostrado con nosotros.

Bienvenidos a este apasionante estudio Bíblico sobre la comunidad, lo que realmente deseamos, es lograr entender el verdadero significado de llevar esta vida juntos, ¿Qué diferencia puede hacer en nuestras vidas la Comunidad y que diferencia podemos hacer nosotros al vivir en ella? Con el propósito de responder a esta pregunta, vamos a revisar algunos textos de la escritura, encontraremos algunas palabras muy importantes, y principios que debemos aplicar a nuestras vidas, y permíteme decirte que algunas de estas ideas son no negociables.

Ahora imaginemos un auto, ¿Qué es una de las primeras cosas que piensas al decir la palabra “automóvil”? Los neumáticos, ¿verdad? Y por supuesto, cada uno de estos neumáticos tiene que estar bien inflado para poder rodar ¿cierto? Un neumático desinflado no te permitiría avanzar, así que vamos a pensar en estos neumáticos como en cuatro principios no negociables para avanzar en la comunidad. En el programa anterior vimos dos de estos neumáticos, y en este programa tendremos la oportunidad de dar una mirada a los otros dos neumáticos. Recuerda, estos neumáticos deben estar totalmente inflados para poder asegurarnos de que la comunidad, nuestra comunidad, va a marchar por el camino que nuestro amado Señor Jesús nos ha planteado.

Bien, solo haré una breve revisión a estos dos primeros neumáticos, ¿los recuerdas? Estos neumáticos son: “Congregarnos Juntos” y “El Servicio” y ahora, aquí está el tercer neumático, el tercer principio no negociable, “La Unidad” vemos esto en todas partes de la escritura, Romanos capítulo 12 verso 16 dice, “Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.” ¿Es un gran desafío vivir en comunidad verdad? es un gran desafío tener la comunidad básica en un matrimonio, ya que tenemos personalidades diferentes, tenemos gustos diferentes, deseos diferentes, opiniones diferentes, y muchas otras cosas más, pero tenemos que vivir en la comunidad juntos, tenemos que caminar por el mismo camino, por los mismos motivos, la unidad es crítica en la iglesia y en cualquier comunidad.

Aquí están algunos ingredientes de la “unidad”, el número 1 es la lealtad, Romanos 12: 10 dice, “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.”

Otro ingrediente sobre la unidad es la “Aceptación” Romanos capítulo 15 verso 7 dice, “Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.” Aceptamos a las personas no por lo que ellos son, sino por lo que creemos que ellos pueden llegar a ser, esto no siempre es fácil ¿verdad? Cuando tenemos la orientación prematrimonial, siempre pedimos a la pareja que se miren el uno al otro y les decimos, bien, esta es la persona con la cual te vas a casar, nunca va a cambiar, ¿estás de acuerdo con esto? porque si no es así, deberías terminar ahora mismo con tu intención de matrimonio. Ante esa pregunta tú no puedes responder; “Bueno, me gusta aproximadamente el 80% pero el 20% quiero que cambie” Te aseguro que eso no va a suceder. Nosotros aceptamos a las personas no por lo que son, sino por lo que creemos que ellos pueden llegar a ser, aceptamos a las personas porque son auténticas, no porque se parecen a nosotros.

Otro ingrediente, muy importante para la unidad es “el honor”, leamos Romanos capítulo 12 verso 10, este dice, “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.”
Sumisión, este también es uno de los ingredientes de la Unidad, esto lo podemos encontrar en Efesios capítulo 5 verso 21, “Someteos unos a otros en el temor de Dios.”

Mira, el individualismo en la comunidad no funciona, si quieres tener tu propio camino todo el tiempo, no funciona y no funcionará en el matrimonio, no funciona en la familia, no funciona en la iglesia y no funcionará en ninguna comunidad.

Aquí hay varios ingredientes que no deberán estar; Ninguna Difamación, Santiago dice, “Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.” (Santiago 4:11)

Palabras Imprudentes, vamos a Proverbios capítulo 12 verso 18 “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina.” y Romanos 14:13 dice, “Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.” Ahora, si yo voy y robo un banco, tú puedes venir y decirme lo que dice la Palabra de Dios, que no debo robar, eso está bien. ¿Me arruinaste el robo? No, tampoco estas juzgándome, es solo lo que la Palabra de Dios dice, pero en muchas ocasiones pensamos que sabemos lo que hay en el corazón de las personas.

¿Cuántas veces hemos expresado un juicio sobre alguien sin conocer sus motivaciones, sin conocer la historia completa? Pueden estar pasando por un momento muy difícil, pueden estar bajo presiones que nos derribarían a nosotros mismos, creemos que conocemos su corazón, pero esto no es así, Pablo dice, “ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo”

Efesios 4:2 dice “con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” no siempre vamos a estar de acuerdo, tampoco vamos a animarnos a caminar por el camino incorrecto, debemos perdonarnos los unos a los otros, Efesios 4:32 dice “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” Y en Colosenses 3:13 leemos “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” esto es muy interesante, Pablo siempre nos recuerda quienes éramos, y dónde estábamos, ¿Recuerdas lo que hacías antes? ¿Recuerdas como Dios te permitió entender su palabra? ¿Recuerdas la vida que tenías? ¿Puedes recordar ahora mismo que eres un creyente las cosas que Dios te perdonó? Pues de la misma manera, debemos perdonar a las personas.

Hay muchas cosas que nos hacen daño y hablaremos de esto en una próxima oportunidad. Mira, hay cosas que no deben suceder, estas mismas cosas son aquellas que se tornan más difíciles de perdonar, y estas mismas cosas pueden pasar en cualquier comunidad, pueden pasar en tu matrimonio, en tu familia o en la comunidad cristiana, pero debemos “perdonar, así como Cristo nos perdonó”

El próximo ingrediente es “La Humildad” Pedro dice, “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;” (1 de Pedro 3:8) La humildad sencillamente es no pensar que tú eres mejor que nadie más, escucha lo que dice Dietrich Bonhoeffer, “En una Comunidad, así como en una cadena, todos dependen de sus eslabones, cada Comunidad Cristiana debe tener la capacidad de entender que no solo los débiles necesitan de los fuertes, sino también de que los fuertes, necesitan de los débiles, la desaparición del débil, es la muerte del compañerismo”.

Ahora, escucha esto, si mi pecaminosidad me parece a mí de algún modo más pequeña o menos detestable en comparación con los pecados de otros, entonces no estoy reconociendo está pecaminosidad en absoluto, mi pecado necesariamente es el peor, el más vergonzoso y el más reprensible, ¿Cómo podría servir a otra persona en humildad sincera, si estoy considerando su pecado peor que el mío? ¿Acaso esto no me colocaría por encima de él? ¿Podría él tener alguna esperanza? este servicio sería hipócrita y condenatorio ¿verdad? Mira, cuando pensamos de esta manera, no estamos sirviendo adecuadamente, Pablo lo dejó completamente claro, él dijo; “Yo soy el peor de los pecadores” a menos que tengamos esta misma actitud, nunca experimentaremos la humildad verdadera, uno de los mayores pecados insidiosos es el orgullo espiritual, y es muy común en aquellos qué sirven en grandes ministerios de la iglesia, el orgullo espiritual es algo que llega cuando estamos sirviendo a otros. No podremos llegar a la unidad mientras tengamos esta actitud.

Aquí está otro neumático, otro principio no negociable para la comunidad, este es “El Amor” Jesús dijo en Juan capítulo 13 versos del 34 al 35; “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” Mira, no importa cuánto dinero des, no importa en donde sirves, no importa cuánto hagas, en realidad nada de esto es importante si no tenemos amor los unos por los otros. En el verso 8 del capítulo 13 del libro de Romanos Pablo dijo esto, “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.”

Ahora, no sé lo que tú piensas cuando escuchas la palabra amor, es muy común oír esta palabra en cada canción religiosa o secular, y esto es a veces un poco confuso ¿verdad? Muchos deben querer decir ¿Qué es esto? ¿Qué es el amor? Así que vamos a la escritura para descubrir qué es el amor, en 1 de Corintios 13 vemos que el amor no es una emoción confusa. El amor es el neumático que nos mantiene seguros en la carretera, pero esto es difícil, es complicado, es decir, no es nada fácil mantener este neumático bien inflado. Mira este versículo, 1 de Corintios 13 verso 4 dice “El amor es sufrido, es benigno; [¿alguna vez perdiste la paciencia con alguien?] el amor no tiene envidia, [cada quien tiene lo que se merece] el amor no es jactancioso, [no necesitar decirle a nadie sobre tus títulos profesionales] no se envanece; [esto es orgullo, nos hace sentir bien, pero no está nada bien] no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor” no siempre tienes que salirte con la tuya, hay personas que siempre les gusta ganar, pero esto no es una señal de amor. Leamos esto “no hace nada indebido, [vive de manera honrosa] no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;” (1 de Corintios 13:5)

Muchos creyentes llevan consigo una mochila con piedras pesadas y cuando se sienten ofendidos por alguien o por algo, ellos sacan estas piedras y lastiman a otras personas. Esta es una manera muy dolorosa de vivir y esta puede ser una mochila muy pesada para llevar, ¿verdad? La vida es demasiado corta para cargar con remordimientos y rencores, 1 de Corintios 13:6 dice “no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.” “Todo lo sufre, [el amor es capaz de consolar a otros] todo lo cree, [cuando confías en las personas puedes mostrarles gracia] todo lo espera, todo lo soporta.” (1 de Corintios 13:7) Solo sigue adelante, no te rindas.

“El amor nunca deja de ser” (1 de Corintios 13:8) Así es como trabaja el amor en la Comunidad, bien, tenemos que congregarnos, tenemos que hacer lo correcto, tenemos que servir, y tenemos que permanecer unidos, el amor no debe ser una idea confusa, el amor es trabajo duro, paciencia y responsabilidad, toma tu pala y empieza a trabajar, esto es la Comunidad, así funciona esta Comunidad, y cuando lo hacemos, Dios nos bendice.
Hoy hemos aprendido que la esencia de la comunidad se encuentra en la persona de Dios y la expresión de la comunidad se encuentra en la gente de Dios, cómo creyentes, como cristianos, tenemos que ser aquellos que nos congregamos para adorar, nos servimos unos a los otros, nos animamos unos a los otros, sentimos amor unos por otros, cuando la comunidad vive de esta manera, donde quiera que estemos, nuestro caminar espiritual va a ser de bendición, nos necesitamos el uno al otro.

Queremos agradecerte por acompañarnos en este camino, nos veremos la próxima vez en este mismo lugar, para continuar con nuestro estudio sobre la comunidad.

¿Es un gran desafío vivir en comunidad verdad? Te invitamos a escuchar y participar con nosotros de este maravilloso recorrido por nuestro manual de vida, la Biblia, escucha nuestro programa y descubramos juntos cuál es la diferencia que la comunidad hace en nosotros y qué diferencia podemos hacer nosotros al vivir en ella. Bendiciones

Comunidad ¿Cómo funciona?

Comunidad. Lo que hemos descuidado