in

“Semillas”

A lo largo de la Escritura vemos esta verdad innegable de que Dios se prueba a sí mismo a aquellos que Él llama. Creo que Jesús quiere demostrárselo a usted también.

Pasar por un puente sobre aguas turbulentas requiere fe, pero la fe debe estar respaldada por la evidencia. Entonces, ¿a dónde va uno a buscar esa evidencia cuando el puente sobre la cruz es espiritual? Hoy Ron Moore responde esa pregunta con ejemplos de la vida de personas como nosotros. Gente que descubrió que la evidencia apoyaba ampliamente la fe.

Pero antes, quiero que sepas sobre el recurso de audio gratuito de Ron «Bajo tierra». En este mensaje desafiante, descubrirás cómo construir una vida que supere la difícil prueba del tiempo. «Bajo Tierra» está disponible en www.labibliadice.org

Hablamos la última vez sobre el constructor sabio que excavó profundamente y sentó las bases de su vida en tierra firme. También te desafiamos a involucrarte en un estudio de las cosas fundamentales en la vida cristiana y hablamos sobre lo que significa reconocer a Jesucristo como tu único Señor a través de la conversión de Pedro en aquella barca.

Mira, cuanto más te acercas a Dios, más te das cuenta de lo pecador que eres. Es por eso que, aquellos que están siguiendo de cerca de Dios, demuestran gran humildad, pues te das cuenta de que no eres digno de Él. Pero esto es lo que Jesús siempre dice a los que vienen a Él, Él nunca nos aleja. Vamos a Lucas 5 versos del 10 al 11: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.

Recuerdas lo que paso aquí, Pedro había llegado después de no haber pescado nada durante toda la noche, y Jesús le dice que vuelvan a la barca y arrojen las redes, entonces ellos son testigos de un milagro de bondad increíble. “Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.” Piensa en esto: ellos se alejaron de todo. Se alejaron de toda comodidad y comenzaron a seguir a Jesús. ¿Por qué hicieron eso? Pues porque Jesús les dio pruebas.

Cuando estábamos planeando este segundo sermón de la serie, dije que iba a ir y mirar el llamado de todos los discípulos; y estaba seguro de encontrarlo pues aquellos hombres dejaron todo y siguieron a Jesús y eso es verdad. Pero cuando estaba estudiando esto, vi algo que creo más importante que eso. ¿Por qué dejaron todo? La respuesta es porque Jesús siempre se los demostró a ellos. Él siempre demostró quién era. Jesús siempre se mostró claramente a ellos. Es por eso que lo siguieron.

Le hizo eso al escéptico Nathanael. Recuerda a Natanael ¿verdad? Philip, su amigo, viene a Natanael y dice que encontraron al Mesías: Jesús de Nazaret. ¿Recuerdas lo que dijo Natanael? Él dijo: “¿Nazaret?, tienes que estar bromeando. Nada bueno puede venir de Nazaret. Pero está bien Philip, iré contigo. Conoceré a este tipo. Juan capítulo 1 dice: “Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi” (Juan 1:47 y 48). Una higuera era un lugar de sombra y a menudo un lugar donde la gente iba a estudiar. Jesús dijo que te vi allí. “Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel (Juan 1:49).

Amo lo que Jesús dijo: “¿Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, crees?” (Juan 1:50). Hombre, solo espera. Vas a ver algunas cosas geniales, realmente geniales. Jesús se demostró a sí mismo a Natanael. Entonces Nathanael dejó todo y lo siguió. Le hizo lo mismo a Pablo. ¿Lo recuerdas? Pablo era un enemigo rebelde de los cristianos. Él estaba en camino a Damasco. La Escritura dice «respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote” (Hechos 9:1). Pablo, en ese entonces Saulo, estaba en camino a poner a algunos en la cárcel para que los ejecutaran, «mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”. (Hechos 9: 3-6). Y allí fue y conoció a un hombre llamado Ananias y tuvieron una relación significativa y fue Ananias quien hizo que Pablo comenzara su viaje.

Entonces permítanme hacerles una pregunta: ¿Pedro, Santiago y Juan habrían dejado todo para seguir a Jesús si no fuera por la pesca milagrosa? Yo creo que no, Jesús se demostró a sí mismo ante ellos. ¿Natanael habría creído que Jesús era el Mesías si Jesús no se hubiera probado a sí mismo? ¿Hubiera comenzado Pablo a seguir a Cristo si Jesús no se hubiera probado a sí mismo?, ¿Abraham habría creído que Dios hizo un pacto justo con él, si Dios no se probara a sí mismo al enviar a Isaac?, ¿Moisés habría sacado a los hijos de Israel de Egipto si Dios no se hubiera probado a sí mismo con las plagas? Josué estaba en el lado equivocado de la Tierra Prometida hasta que Dios abrió el río Jordán, lo llevó a la Tierra Prometida y ahora está parado entre él y la Tierra Prometida, es la ciudad más fortificada, con muros de unos 30 pies de alto y 6 pies de espesor una ciudad llamada Jericó y Dios hace que esas paredes se derrumben.

A lo largo de las Escrituras, vemos esta verdad innegable: Dios se prueba a sí mismo a aquellos a quienes llama. Creo que Jesús quiere demostrárselo a usted. Creo que Jesús quiere dejar en claro, cuál es el siguiente paso que debes dar y voy a pedirte que hoy le digas: “Jesús, demuéstrate a ti mismo”. Algunos de ustedes no son creyentes.

Muchos no han confiado en Cristo y dicen cosas como: “Sí, Jesús es un gran maestro y líder y todo eso, pero nada más” Pues bien, hoy quiero pedirte que ores conmigo, quiero que le pidas al Señor, de todo corazón, que muestre a sí mismo. Jesús siempre se prueba a Sí mismo antes de llamarnos. Algunos de ustedes, saben que necesitan cavar profundo. No puedes continuar viviendo en esta base superficial. Eso es algo muy peligroso e ingenuo. Entonces repite conmigo: “Jesús demuestra tu valía, demuéstrame que esto es lo que quieres que haga. Necesito profundizar más este año”.

Algunos de ustedes han sido creyentes durante mucho tiempo, pero necesitan refrescarse, así que pidan a Cristo que se pruebe a sí mismo. “Señor, muéstrame que necesito refrescarme contigo este año. Jesús se prueba a Sí mismo antes de llamarnos a algo significativo. Entonces di: “Pruébalo, Señor. Demuéstrame que este es el próximo paso que quieres que haga” Ahora, no esperes una voz audible y no esperes ser cegado como lo fue Pablo. Mira, yo no sé cómo Dios se probará a ti. Pero, antes que nada, Él está trabajando a nuestro alrededor no lo vemos porque estamos muy ocupados y muy distraídos.

Entonces, una cosa más, Él abrirá nuestros ojos para ver todo lo que Él trabaja en nuestra vida. Quizás esto suceda cuando leas Su Palabra, su carta de amor para ti, y entonces habrá un pasaje de la Escritura que te habla de una manera particular. Tal vez ya lo habrás leído antes, pero ese día, Dios usará eso para demostrarte a ti algo especial y tú sabrás que eso vino de Dios. A veces sentimos la presencia de Dios a través de un extraño calor. Pero si quieres profundizar, voy a pedirte que le pidas a Dios que se pruebe a sí mismo. En Jeremías 29 Dios dice: «Porque yo sé los planes que tengo para ustedes», declara el Señor, «planes para prosperar y no para dañarlos, planes para darle esperanza y un futuro«. Entonces me llamarás y vendrás a orar a mí, y yo te escucharé [Él siempre lo hace]. Me buscarás y me hallaréis cuando ¿qué? Cuando Tú me busques con todo tu corazón» (Jeremías 29: 11-13, para).

Entonces puedes decir: “Dios, con todo mi corazón, hoy te digo que solo necesito esa seguridad de que estás allí. Necesito esa prueba de lo que quieres que haga. Señor, estoy listo para hacer algunas cosas importantes. Demuéstrame a mí mismo, porque el próximo paso que daré es saber que estás allí conmigo”. Algunos de ustedes han tenido momentos en que estaban ardiendo por Cristo. Dios te estaba usando de maneras significativas y puedes contar historias de esa época en la que Dios se demostró a ti. Mostró que Él estaba trabajando en tu vida y sentiste su presencia. Pero algo pasó en el camino. Estuviste en una iglesia y te decepcionaron, pasaste por un momento desafiante y te desanimaste, entonces te alejaste de Dios. Tuviste un gran fracaso y a pesar de que tú conoces el perdón de Dios, tú has decidido creer en la mentira de Satanás, esa mentira en la que te dicen que Dios, realmente no quiere usarte de nuevo.

Sabes que puedes llegar al cielo, pero eso es todo. Tuviste tu oportunidad y fallaste, así que Dios te puso a un lado. ¿Sabes? Alguna vez hubo un seguidor de Jesús cuyo fuego se apagó, fue Pedro. Cuando veo a Pedro, veo un hombre fuerte. Él era un líder voal.  Cuando Jesús dijo que iba a morir, Pedro dijo que moriría consigo y lo dijo en voz alta, para que todos pudieran oír. Entonces Jesús dijo: Pedro, este es el trato, antes de morir, me negaras públicamente tres veces, tan verbal como ahora en tu confesión. Y él lo hizo.  En fin, tú sabes esa historia ¿vedad?

Jesús fue a la cruz y al tercer día resucitó de los muertos, entonces Él se apareció a los discípulos. Ya ha habido algunas otras apariciones que tuvo antes con los discípulos, pero en esas apariencias nunca vemos ninguna conversación entre Jesús y Pedro, hasta que llegamos a Juan capítulo 21. En los versos 2 y 3 dice: «Estaban juntos Simón Pedro, Tomás llamado el Dídimo, Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos de sus discípulos. Simón Pedro les dijo: Voy a pescar

Este es Pedro diciendo: ¿sabes qué?, estoy volviendo a mi negocio. Caminé con Cristo, pero le fallé, Él nunca podrá usarme de nuevo. Entonces es hora de volver a pescar. “Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada. Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; mas los discípulos no sabían que era Jesús. Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No. Él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces” (Juan 21: 3-6).

¿Esta historia te suena familiar? «Cuando lo hicieron, no pudieron transportar la red debido a la gran cantidad de peces». Y entonces el discípulo a quien Jesús amaba le dijo a Pedro: «¡Es el Señor!»

 

“El verdadero fundamento 2”

“Semillas 2”