in

“El verdadero fundamento”

Dios me ha dado esta única vida y voy a hacer algo con ella. Voy a cavar una base profunda. Voy a estar listo porque no sé qué puede suceder y porque no sé en qué me vas a usar

 Cuando las tormentas golpeen tu vida, ¿mantendrás tu fe? ¿Acaso tu fe está construida sobre suelo firme con materiales de calidad? ¿Has mirado detrás del atractivo exterior para determinar su fuerza hacia el interior?

Pues en esta transmisión, Ron Moore abre los planos que se encuentran en las escrituras para ayudarlo a comparar su casa espiritual con los estándares celestiales de construcción. Antes que nada, quiero que sepas sobre el recurso de audio gratuito de “La Biblia Dice” En este desafiante mensaje, descubrirás cómo construir una vida que resista la difícil prueba del tiempo. Estos audios están disponibles en nuestra página web www.labibliadice.org

Ahora aquí está Ron con “El verdadero fundamento” en La Biblia Dice.

Bienvenidos a un programa más de La Biblia Dice, hoy vamos a considerar la conclusión del Sermón del Monte, registrada en Mateo 5, 6 y 7.

Hoy empezamos una nueva serie llamada «Bajo tierra». Y vamos a ver la descripción de Jesús acerca de la importancia de una base profunda y sólida. Ahora antes de empezar, quiero que recuerdes que esta es su conclusión de su sermón inaugural llamado el Sermón del Monte. Lo que veremos es aquellos que Él quiere dejar con aquellos que escucharon ese sermón.

Mateo capítulo 7 versículo 24 dice: «Por lo tanto, cualquiera que oye estas palabras mías». Recuerda, Él acaba de predicar un sermón. Todo el que ha escuchado estas palabras que acabo de predicar » y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó» He aquí por qué » porque estaba fundada sobre la roca.  Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas” (Mateo 7: 24-29).

Esta historia trata de dos hombres que decidieron construir una casa, (sé que muchos de ustedes conocen ese proceso). Estos hombres, decidieron diseñar su casa. Tienes que diseñarlo antes de construirlo, ¿verdad? Ellos se tomaron el tiempo para dibujar en papel todas las cosas que iban a construir. Y mientras lo hacían, imaginaban a su familia. Se imaginaban junto a sus hijos jugando y comiendo, mirando películas y bebiendo chocolate caliente. Sin duda, el esposo y la esposa se juntaron para planificar la estructura de la cocina, ellos designaron cada espacio de su hogar. Se tomaron el tiempo para planificar cada lugar especial en la casa, sobre todo, el área de comer, pues ellos sabían que una de las cosas más importantes que hacen las familias es ese simple, pero fundamental acto de tener comidas juntas.

Ambos hombres hablaron sobre los planes. Pero un hombre se puso un poco impaciente. Quería hacer las cosas rápido, así que construyó justo encima del suelo arenoso. Algunas personas le dijeron que era un error, pero él no quiso escuchar. Era una de esas personas que siempre hacía las cosas a su manera. Jesús lo describió como un insensato. Él, terminó la casa antes de lo previsto. Entonces su familia se mudó y comenzaron a tener vecinos para una comida al aire libre y realmente fue una casa impresionante, pero un día, cuando el hombre estaba afuera, cocinando hamburguesas con sus amigos, miró hacia la otra casa y comenzó a reír y dijo: ¿sabes qué? ¿Ves esa casa allí? Comenzamos a construirla al mismo tiempo y ellos apenas están fuera de la tierra, ¿puedes creerlo? Hemos estado en nuestra casa por un mes y ese pobre tipo todavía está construyéndola.

Cuando Lucas relata esta historia en su Evangelio, dice que el hombre excavó profundamente y puso los cimientos sobre una roca. Este hombre sabía que cavar en lo profundo era la parte más importante del proyecto. Sabía que cavar hondo proporcionaba una estructura de apoyo. Tener su casa en tierra firme era más importante que construir la habitación familiar, porque sabía que si la casa no estaba sobre roca sólida, la sala familiar no se mantendría.

Finalmente, su casa estaba terminada. Ambas casas tenían el mismo aspecto; similar de todos modos, impresionante y muy elegante. Entonces, un día, las familias estaban en la habitación familiar y se presentó el aviso meteorológico. Una súper tormenta estaba en camino. Las nubes se juntaron, los cielos se oscurecieron y se abrieron, las corrientes, los lagos e incluso los océanos se elevaron y los vientos volaron a la velocidad del huracán, a 100 millas por hora, golpeando contra la casa.

Ya sabes lo que pasó ¿verdad? Ambas casas se veían estupendas en la superficie. Fueron impresionantes. Pero cuando llegaron las tormentas, la casa construida por el hombre que cavó profundamente se mantuvo firme, pero la casa construida por el hombre que tomó el atajo, el que se negó a tomarse el tiempo para cavar su casa, cayó con gran estrépito.

Bien, ahora pregunto, Jesús no estaba hablando de construcción física, ¿verdad? Él estaba hablando de construir vidas. Él estaba hablando de la importancia de que cada persona construya una base sólida y profunda, porque si no la tiene, su vida se derrumbará.

Ahora sabemos lo que es construir una base para un hogar. Lo hemos experimentado o lo hemos visto; traes los zanjadoras y cavas la base y tienes que asegurarte de que la base obviamente está alrededor de la casa. Pero, ¿qué se necesita para construir una base para tu vida? ¿Qué herramientas usas? ¿Qué recursos usas? Bueno, Jesús lo dice de esta manera. Verso 24 “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca” Por otro lado, el verso26 dice: » Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena”

Entonces, la pregunta para todos nosotros es, ¿qué hay debajo de la superficie? Usted ¿Se ha tomado el tiempo de esforzarse para cavar bases profundas sobre la roca de Jesucristo? Ahora, una cosa más, recuerde que se puede excavar profundamente un lado de la base, pero es posible que tenga otras áreas que no haya excavado tan profundo como se debe. Por lo que es necesario que, continuamente haga una evaluación de corazón

Bien, hoy quiero desafiarte a cavar una base sólida y profunda que se encuentra sobre la verdadera roca, Jesucristo. No podemos hacerlo por ti, realmente nos encantaría poder hacerlo, pero eso es una cuestión personal. Lo que si podemos hacer es comprometernos y asegurarnos de brindarle las herramientas necesarias para que puedas cavar una base sólida y profunda. Pero antes, quiero darte cuatro razones por las que creo que es fundamental que puedas tener una base sólida:

Primero, no puedes construir tu vida espiritual hasta que hayas excavado un fundamento profundo. ¿Recuerdas lo que se necesita para cavar una base profunda? Pues necesitas escuchar las palabras de Jesús y ponerlas en práctica. Ahora bien, tú te preguntaras: ¿Cómo escuchas la palabra de Jesús? Pues para escucharla, necesitas estar en la Palabra de Dios todos los días. No hay atajos para esto. Es un trabajo devocional de recolección y pala. Excavar una base en tu vida espiritual significa que necesitas estar en la Palabra de Dios y debes leerla y hacer lo que dice. No puedes tener una vida espiritual que se mantendrá firme, a menos que hagas eso.

En segundo lugar, su familia depende de eso. Tu familia depende de que construyas una casa con una base sólida. ¿Quién de ustedes construiría una casa en la que ubicaría a su familia y la colocaría sobre la arena sin construir una base? ¿Por qué querrías llevar a tu familia contigo, si tu vida espiritual está construida en la arena?

Número tres, necesitas una cuadrícula espiritual. Lo que quiero decir con eso, es que tú necesitas, en tu corazón y en tu mente, una cuadrícula en la que fluya la información y puedas atrapar el aire a medida que avanza, de modo que, cuando escuches determinados mensajes, algunas cosas simplemente no lleguen a la red y puedas guardar tu corazón.

Esto es lo último, las tormentas son inevitables. Tarde o temprano, una tormenta va a golpear y muchas veces, en la vida no recibimos el aviso meteorológico que dice que el huracán está bajando hacia el sur y que está llegando a la costa este y que, en unos cuatro o cinco días, la tormenta estará aquí, de modo que no tienes tiempo para salir de la ciudad y protegerte. Mira, las tormentas van a venir, y solo aquellos que están profundamente castigados sufrirán esas tormentas.

Concentrémonos en tres cosas: Devoción personal, servicio de sacrificio y relación significativa. No puedes comenzar a cavar una base profunda, a menos que estés en la Palabra de Dios de manera regular. Nadie puede hacer eso por ti. Eso es algo que tienes que decidir hacer por tu cuenta. Mira, te invito a que coloques en tu agenda, diariamente un tiempo especial para ti y Él; lo importante es que nada debe interrumpir eso. Debes asegurarte de que eso suceda si quieres construir una base profunda.

En segundo lugar, servicio de sacrificio. Hay un lugar para que sirvas y necesitas servir. 1 Pedro 4:10 dice que cada creyente tiene al menos un don y debe emplearlo o atacarlo para servir a otros que administran fielmente la gracia de Dios y sus diversas formas. Todos tenemos diferentes dones. Por cierto, déjame decir esto. Los estudios bíblicos son importantes. Todos me oyen decir eso. Pero no quiero que pienses que acudir a un estudio bíblico, semana tras semana, es lo mismo que un servicio de sacrificio. Si lideras el estudio de la Biblia, eso es diferente, pero sentarse en un estudio de la Biblia es un servicio de sacrificio. Piénsalo, es importante que estés sirviendo.

Aquí está la tercera cosa, relación significativa. Ahora déjame explicarte lo que queremos decir con eso. Excavar una base profunda es lo más importante que alguna vez vas a hacer. No será aquello con lo que termines tu vida, pero es fundamental si vas a construir que tienes esa base sólida.

Algunos de ustedes, tal vez este comenzando su viaje espiritual. Esto es hermoso, pero déjame decirte que es justamente en este momento en el debes empezar a cavar. Tú puedes obtener esa base, pero siempre tendrás que tomarte un tiempo y buscar un poco más en algunas determinadas áreas.

Algunos de ustedes han estado en el camino durante 20 años y aún no han excavado esta base. Este es el momento de hacerlo. Este es el desafío que queremos proponerles. Queremos que ustedes se atrevan a cavar una base profunda. Puede hacerlo de la forma que desee, pero queremos que encuentres a una persona que te entrene y te anime para que cada día tomes la decisión de permanecer sobre la única y verdadera roca, Jesucristo.

Esperamos que puedas acompañarnos en nuestro próximo programa, y conocer juntos cómo cavar y permanecer sobre una base sólida. Bendiciones.

 

 

“Esperanza en Crecimiento 5”

“El verdadero fundamento 2”