in

“Arrepentimiento radical”

Esta interacción con Jesús y Zaqueo no es una historia para niños. Dietrich Bonhoeffer, y su libro: “Costo para el Discipulado” dicen que este es uno de los pasajes más peligrosos de todas las Escrituras.

A veces cambiar nuestra mente y nuestro corazón puede ser peligroso. Puede alterar el valor más preciado de nuestros valores y creencias. Bueno, hoy Ron Moore advierte sobre este tipo de peligro y la vida abundante que promete.

Pero antes, quiero que sepas sobre el recurso de audio gratuito de Ron «Bajo tierra». En este mensaje desafiante, descubrirás cómo construir una vida que supere la difícil prueba del tiempo. «Bajo Tierra» está disponible en www.labibliadice.org

Bueno, sí creciste en la iglesia o en sus alrededores, sin dudas estarás familiarizado con la historia de Zaqueo, de hecho, existe una canción infantil acerca de la historia de Zaqueo. Muchas veces, cuando escuchamos esas historias y tenemos canciones que van con esas historias, las ponemos en nuestras mentes como una historia para niños, ¿verdad? Y así, incluso cuando somos adultos, cuando leemos las Escrituras, llegamos a la historia de Zaqueo y decimos: ¡oh, sí! Lo recuerdo como una historia infantil. Es una historia para niños

Pero esta interacción con Jesús y Zaqueo no es una historia para niños. Dietrich Bonhoeffer en su libro “Costo para el Discipulado” dice que este es uno de los pasajes más peligrosos en todas las escrituras. Así que, toma tus Biblias y ve a Lucas capítulo 19 versículo 1: dice: «Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad» Eso es interesante porque Jesús estaba de paso. Al final del capítulo, veremos la entrada triunfal cuando Jesús va a Jerusalén. Eso fue un domingo, el lunes irá al templo y limpiará a los cambistas y para el viernes, Él está en la cruz.

La historia tiene lugar en Jericó, una de las ciudades más ricas de Palestina. La tierra era fértil. Uno de los templos de Herodes estaba allí y era una ciudad fronteriza. Así que, las personas intercambiaban y salían de la ciudad por lo que el dinero era abundante. Mire el versículo 2: «Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico» Ahora el gobierno romano atormentaba a los judíos con la pobreza. El impuesto era un tema candente, en ese entonces y ahora también lo es ¿verdad?

Bueno, en esa época, un recaudador de impuestos era un judío que se había alineado con el gobierno romano. Era un hombre que había decidido olvidar a su gente e ir a trabajar a Roma para ganar algo de dinero trabajando para Roma y conocidos por sus sobornos. Ellos fueron odiados y despreciados. De hecho, dentro del grupo de pecadores, los recaudadores de impuestos tenían su propia categoría. Ellos fueron los peores pecadores. Pero Zaqueo no era solo un recaudador de impuestos, él era el jefe recaudador de impuestos. Así que él, estaba a cargo de todos los recaudadores de impuestos en esta rica ciudad de Jericó. Este tipo era realmente rico. Era el jefe de los recaudadores de impuestos y fue muy bien compensado. Mire el versículo 3: «procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.» Cuando leo eso, siempre me quedo fascinado. No sé qué estaba sucediendo en su vida, en su casa, o en su negocio, pero él «Quería ver quién era ese hombre llamado Jesús, pero siendo bajo no pudo verlo, así que corrió, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí» (Lucas 19: 3-4).

Tal vez él quería ver a Jesús por lo que había escuchado de Él. Cuando Jesús estaba entrando a Jericó, a las afueras, había un mendigo ciego en el camino, y Jesús había sanado a este hombre. Entonces, tal vez Zaqueo quería ver a ese hombre que sana a las personas ciegas. Tal vez en su vida las cosas no iban bien, tal vez había un agujero en su corazón. Luke dice que Zacarias era tan pequeño que, si él solo fuera y estuviera en una multitud, no podría ver nada, así que decidió subir a un gran árbol sicómoro para poder ver a Jesús.

Ahora solo piensa en esto: ¿Te imaginas al creador de Microsoft o Mark, Facebook, Google o Yahoo, corriendo tan rápido como pueden a través de una ciudad ocupada y trepando en un árbol a ver a Jesús? Esto es lo que pienso cuando leí esto: ¿Por qué hizo eso? ¿Por qué hay tanta urgencia? ¿Por qué hay tal riesgo y tanta humildad? Tal vez, al final del día, muchas personas concluyen que el dinero y el poder simplemente no los llenan, te dejan vacío. Como dijo el inglés Francis Bacon: «El dinero es un gran servidor, pero un mal amo».

La historia de Zaqueo es un gran recordatorio de que puedes tener todo y nada al mismo tiempo. Puedes tener un armario lleno de ropa y estar espiritualmente desnudo. Puedes tener una casa llena de cosas y estar espiritualmente vacía. Puedes tener una cartera abultada y un corazón arrugado. Y Zaqueo, este poderoso y rico hombre odiaba y al mismo tiempo envidiaba a mucha gente. Pero eso es lo que ahora nosotros también hacemos. ¿verdad? Mire el versículo 5: “Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa”

Si lees el Evangelio de Lucas, verás la palabra “debe” más que cualquiera de los otros Evangelios. Hay una urgencia en la escritura de Lucas, “date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.” (Lucas 19:6). Ahora hay algunas cosas interesantes en los versículos 5 y 6.

Entonces, lo que quiero hacer es solo un pequeño método de estudio de la Biblia. Observación; puedes hacer esto todos los días cuando estudies la Palabra de Dios. Veamos qué está pasando en el versículo 5. Lo primero que veo es autoridad. ¿Qué crees que se preguntaron las personas de la multitud cuando escucharon a Jesús decir: «Zaqueo, baja?»? Ahora, ¿cómo es que Jesús sabía él el nombre de Zaqueo? La gente debió estar diciendo: “Espera, espera un momento. Aquí hay un hombre con autoridad”. ¿Recuerdas que en programas anteriores miramos a Pedro y una pesca milagrosa y Jesús se lo demostró a Pedro, e incluso te desafié a pedirle a Dios que te demostrara a ti también su poder?

Ahora, déjame leerte algo: esto está escrito por un tipo que había estado en nuestra capilla durante muchos años, este hombre se llama Tim y su esposa, se llama Debbie. Él dijo: «Hace algunas semanas, usted dirigió a la congregación en oración por una señal para que cada uno de nosotros reconociera que ahora era el momento de dar el siguiente paso hacia una relación más cercana con Jesús. La semana antes de Navidad, estaba soportando una gran ansiedad y estrés por los resultados de las pruebas médicas y debía ver a mi oncólogo el martes. Karen, una vieja amiga, le dijo a Debbie que el lunes por la noche, antes de ir a los resultados de mi examen, Tom se despertó durante la noche y le dije que estaba pensando en mí y sabía que necesitaba sus oraciones. Entonces salieron de la cama y oraron por mí. Ni Karen ni Tom tenían idea de que yo estaba pasando por estas pruebas médicas. Si eso no es una señal de parte de Dios para mí, nada lo será jamás». Entonces, Dios conocía a este hombre que estaba bastante ansioso por algunas pruebas y por eso le habló a otra pareja para que se levantaran de la cama y oraran por este hombre, sin saber que él estaba pasando por esta prueba. Jesús no solo muestra su autoridad en esta historia, sino que también muestra que cuando Jesús trabaja con nosotros, siempre es personal.

En medio de la multitud, Jesús llama a Zaqueo por su nombre. Él tiene una conversación personal con Zaqueo y todavía lo hace con usted y conmigo. Él nos conoce íntimamente. Él se preocupa por nosotros profundamente. Él sabe exactamente por lo que estás pasando. Y aun con tantos millones de personas en el mundo, Jesús nos llama por su nombre. Éxodo 33:17 dice esto: «Y Jehová dijo a Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre.». Aquí hay una gran historia que solo nos recuerda que Jesús nos conoce íntimamente.

Otra observación que quiero hacer es, “la urgencia” Jesús dice: «Baja de inmediato. Debo ir a tu casa. Y Zaqueo bajó de inmediato» Hay una urgencia aquí. Cuando Jesús nos llama a hacer algo, no nos pide que esperemos y lo pensemos para ver si encaja en nuestro horario y no sabemos si realmente tenemos un lugar para Jesús, ¿verdad? Él dice que no me importa tu horario. Tú debes programar tu vida alrededor de Jesús.

Otra observación es, “relación”. Jesús siempre trabaja dentro de una relación. Entonces, Él se autoinvita a la casa de Zaqueo. No muchas personas, incluso personas con autoridad no suelen invitarse a la casa de alguien, pero Jesús sí. Zaqueo, será mejor que avises a tu esposa porque voy a tu casa. La implicación es que vamos a compartir algo de comida juntos; es sorprendente los milagros, la enseñanza y las cosas que tienen lugar en torno a la comida en las Escrituras.

Jesús está a punto de dejar que las cosas se calmen en torno a una relación de construcción de comida.

La última observación en esta sección es, “respuesta inmediata”. ¿No te encanta la forma en que Zaqueo baja inmediatamente? Y sé que, para algunos de ustedes, Dios está obrando en su vida y les está pidiendo que hagan algunas cosas que les exige ir más allá de su zona de confort y, tal vez ustedes estén en un árbol viendo a Jesús, pero deben bajar de inmediato y seguir a Jesús dejando tu zona de confort.

La obediencia, sin dudas, puede ser muy difícil, pero Dios quiere que nos apartemos del pecado y quiere que estemos dispuestos a hacer los grandes cambios en nuestra vida.

Ahora, volvamos a Zaqueo, el hecho de que Jesús comiera con el recaudador de impuestos no era muy bien visto por la gente. Mire el versículo 7 «Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador» Ellos decían: ¿Cómo es posible que Jesús pueda hacer eso? Ahora observa la respuesta a esto, versículo 8. “Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado” Este versículo es la mejor descripción del arrepentimiento en todas las Escrituras.

Esta historia, que suelen contar en el estudio bíblico infantil, es la muestra perfecta de la bondad y misericordia, aun para aquellos que creemos son los más pecadores, pero que son capaces de mostrar un genuino arrepentimiento frente a Jesucristo.

El verdadero arrepentimiento siempre implica cambio. Eso es lo que significa el arrepentimiento. Te diriges en una dirección y es la dirección equivocada y te arrepientes de la dirección, los pecados que estás cometiendo, la dirección en la que te diriges y cuando te arrepientes, te das la vuelta y caminas hacia otro lado. Esperamos que nos puedas acompañarnos en nuestro próximo programa. Que Dios te bendiga

“Contando el costo 2”

“Arrepentimiento radical 2”