in

La persecución y la tribulación que viene de afuera de la iglesia

Es motivo de gran gozo saludarle amable oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Seguimos estudiando la segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses en la serie titulada: Ánimo para una iglesia en apuros. Las iglesias pasan por apuros no solamente por la persecución y la tribulación que viene de afuera de la iglesia, sino también por la mala doctrina que viene de dentro de la iglesia. Esto justamente estaba pasando en la iglesia de los Tesalonicences cuando Pablo les escribió la segunda carta. A pesar que Pablo les había enseñado que el día del Señor no vendrá hasta que la iglesia sea arrebatada, algunos falsos maestros estaban enseñando a los Tesalonicenses que ya estaban en el día del Señor y como prueba de su aseveración hacían referencia a la persecución y tribulación que estaba soportando la iglesia. Como hoy en día también sucede, hubo algunos, que sin pensarlo dos veces aceptaron la enseñanza de estos falsos maestros y comenzaron a manifestar una mala conducta, porque la mala doctrina siempre se manifiesta en mala conducta. En nuestro estudio bíblico último, Pablo comenzó a confrontar esta mala doctrina. Comenzó haciendo una advertencia. Los creyentes de Tesalónica no debían permitir ser movidos fácilmente de su modo de pensar con respecto al día del Señor. Este modo de pensar les fue comunicado por el apóstol Pablo tanto cuando estuvo con ellos en Tesalónica como cuando les escribió la primera carta al referirse al arrebatamiento de la iglesia. Los falsos maestros que proclamaban la falsa doctrina usaban varias maneras para engañar a los creyentes de Tesalónica. Algunos decían que eso les había revelado Dios, otros lo anunciaban en sus mensajes y los más osados decían que el mismo Pablo había escrito una carta con esta falsa enseñanza. En el estudio bíblico de hoy, veremos el razonamiento de Pablo para demostrar que los Tesalonicenses, y nosotros los creyentes, todavía no estamos en el día del Señor.

Vamos al pasaje de la Escritura que se encuentra en 2 Tesalonicenses 2:3-4. La Biblia dice: Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,
2Th 2:4  el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto;(B) tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.
Pablo insiste en su advertencia a los Tesalonicenses para que no se dejen engañar, sin importar si es de una persona importante o si es de una persona nada importante. Nadie os engañe, dice Pablo. De la misma manera, Pablo pide que los Tesalonicenses no sean engañados en ninguna manera. Los falsos maestros tenían varias maneras para engañar. Algunos afirmaban que Dios les había revelado la falsa doctrina que enseñaban, otros simplemente declaraban la falsa doctrina con autoridad, como si fuera verídica, y otros argumentaban que Pablo había escrito carta con esa falsa doctrina. Eran las maneras como los falsos maestros pretendían engañar a los Tesalonicenes. Luego de insistir en su advertencia, Pablo declara la verdadera doctrina en cuanto al día del Señor. Dice que el día del Señor no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición. No olvide amable oyente, que el día del Señor se refiere a los acontecimientos que tendrán lugar una vez que ocurra el arrebatamiento de la iglesia. Dentro de esto está la tribulación, la segunda venida de Cristo, el establecimiento de su reino milenial, el juicio del gran trono blanco y algunos otros eventos más. Pablo dice entonces, que primero vendrá la apostasía y después vendrá el día del Señor. La palabra apostasía no es la traducción de una palabra griega, sino la transliteración de la palabra griega apostasía que literalmente significa alejarse o apartarse de algo. En este caso, apostasía significa alejarse o apartarse de la verdadera fe. Desde que nació la iglesia de Cristo ha existido apostasía en el mundo. A medida que avanza el tiempo, la apostasía en el mundo va en constante aumento, pero todavía no ha llegado a su punto más alto. El punto más alto es lo que Pablo llama “la apostasía” en 2 Tesalonicenses 2:3. No es una apostasía cualquiera. Se refiere a una apostasía nunca antes vista en el mundo. Esta apostasía cubrirá el mundo después que la iglesia de Cristo haya sido arrebatada de este mundo. La apostasía estará orquestada por una persona que Pablo identifica como el hombre de pecado, el hijo de perdición. Estas descripciones corresponden a un personaje siniestro conocido también como el Anticristo. Este nombre no aparece en esta carta de Pablo. El único que lo menciona es el Apóstol Juan. El prefijo anti tiene dos significados. En contra de y en lugar de. El Anticristo está en contra de Cristo y pretende ser adorado en lugar de Cristo. Todo esto es obra de Satanás. Satanás siempre ha querido ser adorado y venerado como si fuera Dios. Algún día en el futuro, Satanás sacará a la luz su obra maestra, el Anticristo, quien hará que el mundo adore a Satanás y crea en las mentiras de Satanás. Pablo dice en 2 Tesalonicenses 2:4 que el Anticristo se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto. Esto significa que se opone y se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de adoración. Su oposición contra Dios será hasta el punto de adueñarse del templo de Dios y pretender ser Dios. Esto va a ocurrir durante la tribulación. Un breve vistazo a la obra de este siniestro personaje, el Anticristo, nos muestra en primer lugar, que entrará en la escena de este mundo como un pacífico líder político que ejercerá dominio sobre diez naciones Europeas. El Anticristo traerá un breve periodo de paz sobre el mundo antes de la venida del día del Señor. Parte de su táctica tiene que ver con firmar un pacto con Israel para protegerla y permitir que construya su templo en Jerusalén. Este pacto será por siete años. El templo será construido, pero tres y medio años después de firmar el pacto, el Anticristo romperá este pacto con Israel y tomará posesión del recientemente construido templo en Jerusalén. Entonces habrá ocurrido lo que Pablo llamó la apostasía en 2 Tesalonicenses 2:3. Hasta este punto el Anticristo será un líder político pacífico, liderando diez naciones Europeas, obligado a proteger a Israel. Pero a raíz que rompa el pacto con Israel se mostrará su verdadero carácter, profanando el templo judío y demandando ser adorado por todo el mundo como si fuera Dios. Por el hecho que el Anticristo es energizado por Satanás, no es sorpresa que busque con afán ser adorado como Dios. Satanás siempre ha querido esto de parte del mundo. Han habido varias apostasías en el mundo, cuando diferentes grupos se han ido en contra de la verdad de Dios, pero esta final rebelión del Anticristo será la más grande apostasía de la historia. El hombre de pecado, el hijo de perdición, ejercerá control sobre todo el mundo religioso. De esta manera organizará una sola iglesia mundial, la cual, al adorar a él, estará adorando a Satanás. El Señor Jesús llamó a este evento la abominación desoladora en Mateo 24:15. En este punto, el Anticristo se tornará en un feroz perseguidor de Israel. Note como lo profetizó el Señor Jesucristo. Leo en Mateo 24:15-21. La Biblia dice: Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel(C) (el que lee, entienda),
Mat 24:16  entonces los que estén en Judea, huyan a los montes.
Mat 24:17  El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa;
Mat 24:18  y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa.(D)
Mat 24:19  Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días!
Mat 24:20  Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo;[a]
Mat 24:21  porque habrá entonces gran tribulación,(E) cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.
Será el momento en el cual Satanás manifestará ira abierta contra Israel. Controlará el sistema económico mundial de tal manera que hará que la gente del mundo tenga la marca de la bestia en la frente o en la mano para que pueda comprar o vender. La loca carrera del Anticristo llegará a su fin cuando venga el Señor Jesucristo por segunda vez, en el clímax de la batalla de Armagedón. Hablando del Anticristo, o la bestia, otro nombre para el Anticristo, Apocalipsis 19:19-20 dice: Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército.
Rev 19:20  Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen.(K) Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.
Esto es lo que espera a este siniestro ser llamado el hombre de pecado, o el hijo de perdición, o la bestia, o el Anticristo. Dios es justo. No es prudente provocarlo a ira.

Pablo corrigiendo un error doctrinal que estaba causando mucho problema a la iglesia en Tesalónica

Dios es soberano, nada escapa de su conocimiento y control