in

La extraordinaria habilidad del Anticristo para engañar y arrastrar a condenación a tantas personas durante la tribulación

Cordiales saludos amable oyente. Sea bienvenida, bienvenido al estudio bíblico del día de hoy en la segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses. Este estudio bíblico es parte de la serie titulada: Ánimo para una iglesia en apuros. En esta oportunidad vamos a ver la extraordinaria habilidad del Anticristo para engañar y arrastrar a condenación a tantas personas durante la tribulación.

Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en 2 Tesalonicenses 2:9-12. Lo último que vimos en nuestro último estudio bíblico fue que cuando venga por segunda vez el Señor Jesús, derramará su juicio sobre el Anticristo. 2 Tesalonicenses 2:8 dice que el Señor lo matará con el espíritu de su boca, y lo destruirá con el resplandor de su venida. Esto no significa que el Anticristo será aniquilado. La Biblia dice en Apocalipsis 19:20 que cuando venga por segunda vez el Señor Jesucristo, el Anticristo y el falso profeta serán lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Después de esto, se establecerá el reino milenial de Cristo en la tierra. Al final de este reino de mil años, Satanás también será lanzado al lago de fuego y azufre, según Apocalipsis 20:10. Y ¿sabe con quienes se va a encontrar en el lago de fuego y azufre? Pues con el Anticristo y el falso profeta, quienes llegaron a ese lugar mil años antes. Esto demuestra que el Anticristo no será aniquilado cuando venga el Señor Jesucristo por segunda vez, sino que será arrojado al lago de fuego y azufre donde sufrirá tormento eterno. Tal vez, alguien podría objetar la severidad con que Dios va a castigar al Anticristo, pero de ninguna manera esta objeción sería válida, porque primeramente Dios es justo, no puede hacer nada injusto y en segundo lugar, el terrible castigo del Anticristo guarda relación con la extrema perversidad de su carácter. El apóstol Pablo nos permite dar un vistazo al perverso carácter del Anticristo, o el inicuo, el hombre de pecado, el hijo de perdición. Note lo que dice 2 Tesalonicenses 2:9. inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos,(D)
El Anticristo, o el hombre de pecado, o el hijo de perdición, o la bestia, o el inicuo, es la obra maestra de Satanás. Pablo dice que su advenimiento es por obra de Satanás. Ninguno en la tierra estará en capacidad de enfrentarse al Anticristo, porque el Anticristo estará energizado por Satanás. Apocalipsis 13:4 dice: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?
Satanás dotará a este falso mesías de un gran poder y de la capacidad de hacer señales y prodigios mentirosos. De esta manera, el Anticristo será una burda imitación del Señor Jesucristo, quien fue varón aprobado por Dios con las maravillas, prodigios y señales. Esto es digno de notar amable oyente. No todo lo milagroso proviene de Dios. El diablo y sus agentes también realizan milagros. El Anticristo será experto en milagros. Apocalipsis 13:13-15 dice: También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.
Rev 13:14  Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.
Rev 13:15  Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase.
Un milagro simplemente indica que ha estado en acción un poder sobrenatural, pero no necesariamente un poder divino. Así como no todo lo que brilla es oro, no todo milagro proviene de Dios. Mucho cuidado con atribuir a Dios todo lo milagroso amable oyente. No olvide que Satanás y sus demonios pueden hacer milagros, pero no para acercar a la gente a Dios por medio de Cristo, sino para alejar a la gente de Dios y acercar a la gente a Satanás, o a los falsos maestros, o a las falsas doctrinas. Pablo confirma esta idea cuando dice que el advenimiento del Anticristo será por obra de Satanás con gran poder y señales y prodigios, mentirosos, no verdaderos. Pablo prosigue mostrando el propósito del Anticristo para ese despliegue inusitado de poder sobrenatural durante la tribulación. Note lo que dice 2 Tesalonicenses 2:10-12. y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.
2Th 2:11  Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira,
2Th 2:12  a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.
El Anticristo desplegará todo su poder maligno para engañar durante la tribulación, una vez que la iglesia de Cristo ya no esté más en este mundo. El engaño de iniquidad se refiere a vender algo falso como si fuera verdadero. Satanás ha usado este método desde que tentó a Eva en el jardín del Edén. Satanás es un hábil falsificador. Usted sabe. Mostrando el fruto del árbol que Dios había dicho a Adán y Eva que no lo comieran, porque si lo comían ciertamente iban a morir, Satanás dijo a Eva: No moriréis, sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Eva cayó en el engaño y en lugar de ser como Dios, se encontró escondiéndose de Dios. Algo parecido hará el Anticristo durante la tribulación, sólo que él echará mano de los milagros y señales para promover su engaño de iniquidad. La pregunta importante es: ¿Quiénes caerán en el engaño del Anticristo y en el fondo, en el engaño de Satanás, durante la tribulación? Pues el texto leído dice: Para los que se pierden. Esto significa los que voluntariamente han rechazado su oportunidad de ser salvos, antes de que ocurra el arrebatamiento de la iglesia, pero obstinadamente cerraron sus oídos a las buenas nuevas de salvación. Estas personas caerán en el engaño del Anticristo por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Note que el verbo recibir está en tiempo pasado. No dice no reciben, tiempo presente, o no recibirán, tiempo futuro, sino no recibieron, tiempo pasado. Esto denota que las víctimas del engaño del Anticristo durante la tribulación, serán los que tuvieron su oportunidad de ser salvos antes del arrebatamiento de la iglesia, pero no aprovecharon esa oportunidad recibiendo a Cristo. Estas personas ya no tendrán más oportunidad. A veces la gente que todavía no ha recibido a Cristo como Salvador dice: Si ocurre el arrebatamiento de la iglesia, entonces sabré que todo lo que dice la Biblia ha sido verdad, y por tanto recibiré a Cristo como mi Salvador. Que triste, porque una persona así, no tendrá otra oportunidad después del arrebatamiento de la iglesia. Lo único que le espera es caer en el engaño del Anticristo. Es muy lamentable. Hoy en día existen personas que no prestan oído a Cristo, y si entran en este estado a la tribulación, prestarán su oído al Anticristo. Será Dios mismo quien hará posible que estas personas caigan en el engaño del Anticristo. El texto leído dice que por cuanto estas personas no recibieron el amor de la verdad para ser salvos, Dios mismo les envía un poder engañoso para que crean la mentira. La mentira se refiere a pensar que el Anticristo es el verdadero Cristo y el verdadero Dios. No olvide amable oyente que a la mitad de la tribulación, el Anticristo se sienta en el templo de Dios, como Dios, haciéndose pasar por Dios. Pero no vaya a pensar que Dios tiene la culpa de que estas personas crean la mentira. No olvide que estas personas tuvieron su oportunidad para recibir a Cristo como Salvador, pero por su incredulidad no lo hicieron, y en consecuencia, Dios hizo una entrega judicial, para que en lugar de recibir a Cristo, reciban al Anticristo. No es culpa de Dios sino del pecador. Por eso, hablando de estas personas, el texto leído dice: A fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. Esto es algo terrible amigo oyente. Describe a una persona que oye el Evangelio, lo entiende muy bien, sabe que debe recibir a Cristo como Salvador, pero no lo hace. Es muy posible que como consecuencia del reiterado rechazo a Cristo, Dios mismo endurezca el corazón de esta persona, al punto que no sólo cometa todo tipo de pecado, sino que lo haga con un gusto especial, sin rastro alguno de remordimiento. A esto se refiere Pablo cuando dice que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia. Tenga mucho cuidado amable oyente. Si ha oído el mensaje del evangelio y sabe que debe recibir a Cristo como su Salvador, hágalo lo antes posible, porque de otra manera está en riesgo de endurecerse y ser entregado a una vida de impiedad, al punto que acepte lo malo como si fuera bueno, o la mentira como si fuera la verdad y por tanto, Usted también no sólo practique la injusticia sino que se complazca en la injusticia. No espere más. Este mismo instante hable con Dios, reconozca que es pecador, reconozca que merece castigo por su pecado, reconozca que Dios le ama y por ese amor envió a Su Hijo el Señor Jesús para que muera en la cruz en lugar de usted, y en un acto de fe, reciba a Cristo como su Salvador. Cuando lo haga, llegará a ser hijo de Dios y tendrá vida eterna y en consecuencia saldrá de este mundo antes que venga la apostasía y se librará para siempre de ser engañado por el Anticristo. Que Dios le guíe a tomar esta decisión. Amén.

Dios es soberano, nada escapa de su conocimiento y control

El maravilloso destino de los que voluntariamente hemos recibido a Cristo como Salvador