in

El propósito de la carta

Doy gracias al Señor por la oportunidad de compartir este tiempo con Usted, amiga, amigo oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Estamos estudiando la primera carta de Pablo a Timoteo, en la serie titulada: Claves para ser un buen ministro de Jesucristo. En esta ocasión vamos a considerar el saludo de la carta, la fecha de escritura de la carta y el propósito de la carta.

Si tiene una Biblia a la mano, le animo a abrirla en 1Timoteo 1 versículo 2. En este versículo, el apóstol Pablo identifica al receptor de la carta. Se trata de Timoteo, a quien Pablo califica como su verdadero hijo en la fe por el hecho que fue él quien guió a Timoteo a los pies del Señor Jesucristo para hallar salvación. Una vez que Pablo identifica al receptor de la carta, prosigue con el saludo de la carta. La segunda parte de 1Timoteo 1:2 dice: Gracia,  misericordia y paz,  de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor.
El saludo normal de Pablo en la mayoría de sus cartas es: Gracia y paz, pero tanto en la primera como en la segunda carta a Timoteo y en la carta a Tito, Pablo añade la palabra misericordia a su saludo. Gracia significa el favor no merecido que otorga Dios a los que confían en él, comenzando por la salvación y pasando por todo lo que Él ha derramado sobre los que somos creyentes. Misericordia tiene que ver con que Dios no nos paga conforme a lo que merecemos por ser pecadores sino que nos trata con compasión. Paz es el resultado de tomar conciencia de que hemos sido el objeto de la gracia y la misericordia de Dios. Habiendo sido enemigos de Dios, por la gracia y misericordia de Dios mediante la obra de Cristo en la cruz, los pecadores que creemos y hemos recibido a Cristo como Salvador, estamos en paz con Dios. Gracia, misericordia y paz provienen de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. La salvación fue diseñada por Dios nuestro Padre y se hizo posible por la obra perfecta de su Hijo, Cristo Jesús, nuestro Señor, cuando ofreció su vida en la cruz del Calvario en lugar del pecador. Avanzando con nuestro estudio, hablemos un poco en cuanto a la fecha de la carta. Para esto es necesario considerar la última parte del relato histórico registrado por Lucas en el libro de Hechos. Hechos 28:30-31 dice: Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada,  y recibía a todos los que a él venían,
Act 28:31  predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo,  abiertamente y sin impedimento.

Hasta donde se puede discernir, el arresto domiciliario de Pablo en Roma terminó por el año 61 DC. Todo parece indicar que Pablo salió en libertad y reanudó sus viajes misioneros. Si se asume que habrá tomado de uno a tres años para hacer sus viajes hasta pasar por Efeso en camino hacia Macedonia, se deduce que la primera epístola a Timoteo debe haber sido escrita entre el año 62 a 64 DC. Con todo esto en mente, vayamos al propósito de la carta. Para ello, leamos 1 Timoteo 1:3-4. La Biblia dice: Como te rogué que te quedases en Efeso,  cuando fui a Macedonia,  para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina,
1Ti 1:4  ni presten atención a fábulas y genealogías interminables,  que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe,  así te encargo ahora.

Resulta obvio que Timoteo debe haber estado acompañando a Pablo en el viaje misionero, una vez que Pablo fue liberado de la prisión en Roma. Otros discípulos de Pablo también deben haber formado parte del equipo misionero. Cuando llegaron a Efeso, es muy probable que Pablo habrá quedado aterrado con lo que encontró en la iglesia que él mismo había fundado pocos años atrás y a la cual le había dedicado años de paciente y constante cuidado. Los que quedaron como líderes se habían desviado del camino correcto. Pablo reconoció que estaban enseñando diferente doctrina. La doctrina correcta es la doctrina que enseñó Pablo y los otros apóstoles y profetas. Hablando de la iglesia de Cristo, Pablo dice en Efesios 2:20 que está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo. Toda doctrina que se aleja, no importa si es por poco o por mucho, de la doctrina de los apóstoles y profetas, es diferente doctrina. La doctrina de los apóstoles y profetas, sobre la cual se fundamenta la iglesia es en esencia la enseñanza del Nuevo Testamento, la cual tiene sus raíces en el testimonio del Antiguo Testamento y por tanto comprende la Biblia en general. Los líderes de la iglesia en Efeso estaban cometiendo el error garrafal de poner a un lado la doctrina de los apóstoles y profetas. Antes de ser arrestado en Jerusalén, Pablo personalmente convocó a una reunión a los líderes de la iglesia de Efeso, y les advirtió sobre este peligro. Note lo que les dijo, según Hechos 20:28-31 Por tanto,  mirad por vosotros,  y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos,  para apacentar la iglesia del Señor,  la cual él ganó por su propia sangre.
Act 20:29  Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces,  que no perdonarán al rebaño.
Act 20:30  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.
Act 20:31  Por tanto,  velad,  acordándoos que por tres años,  de noche y de día,  no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.

No deben haber pasado muchos años desde que Pablo dijo estas palabras a los líderes de la iglesia en Efeso, hasta el momento que Pablo constató que algunos de estos mismos líderes estaban enseñando diferente doctrina. Este fenómeno no sucedió solamente en los albores de la iglesia de Cristo sino que a medida que pasa el tiempo el fenómeno se va acentuando más y más. El mismo apóstol Pablo lo anunció cuando en 1 Timoteo 4:1 dijo lo siguiente: Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,  escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;
Hoy vivimos en una época de mucha confusión doctrinal. Las sectas falsas se cuentan por miles y cada día aparecen más. Las enseñanzas que imparten estas sectas falsas son tan abominables e inverosímiles, que se hace difícil entender que haya personas que estén dispuestas a escucharlas y peor aceptarlas, pero la triste realidad es que no son pocas sino muchas las personas que son arrastradas en el error. La única explicación posible es que está en acción un poder espiritual maligno que engaña a la gente. Es inconcebible, pero mucha gente está dispuesta a escuchar a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios pero esa misma gente es reacia a escuchar la doctrina de los apóstoles y profetas. Cuan necesario es que los ancianos, obispos o pastores nos mantengamos en guardia permanente para evitar ser arrastrados por esta poderosa corriente de diferente doctrina. La única manera para mantenernos firmes es conocer la palabra de Dios, vivir la palabra de
Dios, exponer la palabra de Dios y mostrar como se aplica la palabra de Dios al diario vivir. Pablo debe haber estado tan impactado por lo que encontró en la iglesia en Efeso, que rogó a su discípulo Timoteo que se quede en Efeso mientras él proseguía su camino hacia Macedonia. Pablo pudo ordenar a Timoteo que se quede en Efeso, pero no lo hizo, sino que le rogó. Timoteo debe haber compartido el sentir de Pablo y no debe haber tenido ningún inconveniente para responder positivamente a ese ruego. La misión de Timoteo era mandar a algunos en la iglesia de Efeso que no enseñen diferente doctrina. Timoteo tenía toda la autoridad dada por el apóstol Pablo para cumplir con este propósito. Los falsos maestros en la iglesia de Efeso, abandonaron la doctrina de los apóstoles y profetas y se dedicaron a prestar atención a las fábulas. Esta palabra es la traducción de una palabra griega de la cual proviene nuestra palabra mito, que significa una ficción alegórica, una leyenda, algo no real. Los falsos maestros en Efeso también se dedicaron a prestar atención a las genealogías interminables, con el propósito de sustentar sus torcidos razonamientos. Ocuparse en cosas como estas, es equivalente a abrir la puerta a disputas más bien que edificación de Dios que es por fe. Timoteo ha recibido el solemne encargo de acabar con este terrible mal en la iglesia de Efeso. El tema de la primera epístola de Pablo a Timoteo tiene que ver con las claves para ser un buen ministro de Jesucristo. Ya tenemos la primera clave. No desviarnos ni lo más mínimo de la enseñanza de los apóstoles y profetas, lo cual lo encontramos en la Biblia. Cuidado amable oyente con dejarse llevar por las fábulas, los mitos, las leyendas, las interminables genealogías. Vaya por lo seguro, aprenda la Biblia, viva la Biblia, enseñe la Biblia, solamente así podrá ser un buen ministro de Jesucristo.

¿Cómo se puede vencer la tentación a la pornografía? Visite nuestra página Web y en la sección PREGUNTA DEL DÍA encontrará la respuesta a esta inquietud. Además puede hacernos llegar sus consultas y sugerencias y por supuesto escuchar nuevamente el programa de hoy. Le recuerdo nuestra dirección: triple w.labibliadice.org Hasta la próxima y que Dios le bendiga grandemente.

Primera epístola de Pablo a Timoteo

El resultado de enseñar la doctrina correcta