in

Un buen ministro de Jesucristo debe estar muy alerta ante el ataque de los apóstatas

Es un privilegio para mí, amable oyente, compartir este tiempo con Usted. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy en la primera epístola de Pablo a Timoteo. Este estudio bíblico es parte de la serie titulada: Claves para ser un buen ministro de Jesucristo. En esta oportunidad vamos a ver que un buen ministro de Jesucristo debe estar muy alerta ante el ataque de los apóstatas.

Un buen ministro de Jesucristo es alguien que toma conciencia de la presencia de apóstatas en medio de la congregación. La palabra apóstata está relacionada con el verbo apostatar, que es la traducción del verbo griego “afístemi” que cuando se usa intransitivamente significa mantenerse apartado, o apartarse de. Un apóstata es alguien que finge ser genuino creyente, se congrega como si fuera creyente, ora como si fuera creyente, alaba al Señor como si fuera creyente, habla como si fuera creyente, pero en algún momento se muestra tal como es en realidad, un incrédulo disfrazado de creyente, y abandona la comunión de los creyentes para nunca más volver. Claro que para entonces habrá causado mucho sufrimiento y división en la iglesia local. El apóstol Juan habla de los apóstatas, a quienes llama anticristos, y declara lo que leemos en 1 Juan 2:19 donde dice: Salieron de nosotros,  pero no eran de nosotros;  porque si hubiesen sido de nosotros,  habrían permanecido con nosotros;  pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.
Ahora que tenemos claro en nuestra mente lo que es un apóstata, veamos como el apóstol Pablo advierte a Timoteo en cuanto a la presencia de los apóstatas. Si tiene una Biblia a la mano, ábrala en 1 Timoteo 4 a partir del versículo 1. Lo que primero notaremos es la advertencia sobre la presencia de los apóstatas. En la primera parte del versículo 1 leemos lo siguiente: Pero el Espíritu dice claramente. Esto puede entenderse tanto en el sentido que mediante el Espíritu Santo, Pablo estaba recibiendo ese momento la revelación sobre la presencia de los apóstatas en la iglesia en Efeso, y consecuentemente, mediante la obra del Espíritu Santo, llamada inspiración, estaba escribiendo lo que se le estaba revelando, o también puede entenderse en el sentido que Pablo estaba haciendo referencia a lo que antes ya había advertido a los ancianos de la iglesia en Efeso, con respecto a los apóstatas. Hechos 20:29-30 dice: Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces,  que no perdonarán al rebaño.
Act 20:30  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.
Lo que para Pablo era algo futuro cuando estaba advirtiendo a los ancianos de la iglesia de Efeso, ya se había hecho una realidad para el tiempo que Timoteo se quedó en la iglesia de Efeso. La apostasía ha estado y está presente en las iglesias locales en todo el mundo. En segundo lugar notamos la época en la cual aparecen los apóstatas. En el versículo 1 dice: Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos. Así es amable oyente. Los apóstatas harán su aparición en los postreros tiempos. ¿Qué significa esto de los postreros tiempos? Pues, los postreros tiempos significa todo el periodo de tiempo entre la primera y la segunda venida de Cristo. Durante este tiempo, la apostasía o la obra de los apóstatas irá en constante aumento hasta que llegará a su clímax durante la tribulación cuando se manifieste la persona del Anticristo. 2 Tesalonicenses 2:3-4 dice: Nadie os engañe en ninguna manera;  porque no vendrá sin que antes venga la apostasía,  y se manifieste el hombre de pecado,  el hijo de perdición,
2Th 2:4  el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto;  tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios,  haciéndose pasar por Dios.
En tercer lugar encontramos el número de los apóstatas. Una vez más en el versículo 1 dice: Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe. No es uno, sino algunos los que apostatarán de la fe. A medida que avanza el tiempo entre la primera y la segunda venida del Señor, irá en aumento el número de los apóstatas. Cuando el texto habla que algunos apostatarán de la fe, no está dando a entender que los apóstatas eran genuinos creyentes que habían dejado de ser creyentes. Esta posibilidad no existe. Lo que significa es que había algunos que simulaban ser creyentes, pero en el fondo no lo eran, y en su momento se alejan de todo lo que antes parecían apoyar. En cuarto lugar Pablo indica el origen de toda falsa doctrina que atrapa a los apóstatas. El versículo 1 dice que algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios. Los espíritus engañadores es una referencia a los falsos maestros en quienes habitan espíritus malignos, que engañan a los falsos creyentes. Pablo describe la enseñanza de estos falsos maestros como doctrina de demonios. Esto significa que toda falsa enseñanza se origina en el mundo espiritual maligno. Usted puede pensar en todas las sectas falsas que conozca y cada una de ellas ha sido iniciada o es impulsada por demonios que utilizando falsos maestros esparcen la falsa doctrina. En quinto lugar, Pablo habla en cuanto a la conducta de los apóstatas. 1 Timoteo 4:2-3 dice: por la hipocresía de mentirosos que,  teniendo cauterizada la conciencia,
1Ti 4:3  prohibirán casarse,  y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.
Los apóstatas son hipócritas mentirosos. La palabra hipocresía en su idioma original está relacionada con la acción de usar una máscara para esconder la verdadera identidad. Esto es lo que hacen los apóstatas y por tanto son mentirosos. Por fuera parecen verdaderos creyentes por sus palabras y sus acciones, pero por dentro son lobos rapaces que no perdonarán el rebaño. Estos apóstatas tienen cauterizada la conciencia. Cuando Pablo habla de cauterizar está usando una expresión del campo de la medicina que tiene que ver con la acción de quemar con fines quirúrgicos. Los apóstatas tuvieron una conciencia sensible a las cosas de Dios en algún momento de sus vidas, pero resistieron la verdad de la palabra de Dios y de esta manera su conciencia quedó cauterizada, insensible a la verdad de la palabra de Dios. En estas condiciones, los apóstatas decidieron patentar su propia doctrina, según su propia manera de pensar. En este estado se les ocurrió que para servir a Dios es obligatorio ser soltero. De aquí nace el celibato. El matrimonio es una institución creada por Dios y por tanto goza de la bendición de Dios. De manera que, mal podría Dios exigir que los que le sirven deben ser solteros. El apóstol Pablo habla de algunos beneficios de servir a Dios siendo soltero, pero esto de ninguna manera se debe entender en el sentido de que ser soltero es requisito indispensable para servir a Dios. Además de esto, los apóstatas enseñaban que los que querían servir a Dios debían abstenerse de algunos alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes, quienes han conocido la verdad. La dieta puede tener su importancia para el bienestar del cuerpo, pero en ningún lugar el Nuevo Testamento especifica lo que se puede o no se puede comer como requisito para servir a Dios. En sexto lugar, Pablo habla del error de los apóstatas cuando mandan abstenerse del matrimonio y de algunos alimentos. 1 Timoteo 4:4-5 dice: Porque todo lo que Dios creó es bueno,  y nada es de desecharse,  si se toma con acción de gracias;
1Ti 4:5  porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.
El error de los apóstatas que enseñan a abstenerse del matrimonio y de algunos alimentos radica en pensar que algunas cosas que Dios creó no son buenas, pero la Biblia dice que todo lo que Dios creó es bueno, dentro de ello el matrimonio y todos los alimentos, y por tanto nada es de desecharse, de modo que los creyentes deben disfrutarlo con gratitud. La razón que da Pablo es muy sencilla. Porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado. La palabra de Dios nos da testimonio de que el matrimonio es bueno y todos los alimentos que Dios creó son buenos. De manera que los creyentes podemos orar y todo es santificado, o dedicados para un buen propósito, un propósito que trae gloria a Dios. De esta manera, Pablo advierte a Timoteo acerca de los apóstatas y su obra, la apostasía. Un buen ministro de Jesucristo no debe ser ingenuo pensando que en la congregación donde sirve no habrá ninguna amenaza de los apóstatas y la apostasía. Un buen ministro de Jesucristo estará siempre alerta para detectar y neutralizar la obra de los apóstatas y la apostasía.

LA BIBLIA DICE… es un ministerio sin fines de lucro, que se mantiene gracias a las oraciones y ofrendas de muchos hermanos alrededor del mundo, si Dios ha puesto en su corazón el deseo de apoyarnos, contáctese con nosotros para indicarle la forma de hacerlo y… antes de finalizar el programa de hoy quiero invitarle a visitar nuestra página Web y conocer la respuesta a la PREGUNTA DEL DÍA ¿Por qué Jesús cuando estuvo a punto de morir, no dijo Padre mío, Padre mío, sino Dios mío, Dios mío?. Nuestra dirección es: labibliadice.org en donde puede escuchar nuevamente el programa de hoy, le repito nuestra dirección triple w.labibliadice.org. Bendiciones y le esperamos en nuestra próxima edición.

La forma como mira a la iglesia local un buen ministro de Jesucristo

Lo que se debe tomar en cuenta para ser un buen ministro de Jesucristo